2 julio, 2021

NFT y SPAC: la locura del capitalismo de casino

Por Nelson Wan

En medio de la pandemia, algunas partes de la economía están en auge. Las inversiones especulativas continúan de manera frenética. Las últimas modas impulsadas por las celebridades, los NFT y las SPAC, se encuentran entre las locas expresiones de este torbellino de especulaciones.

El capitalismo se encuentra actualmente en la peor crisis de su historia. Se predice que gran parte del daño económico causado por la COVID-19 y los confinamientos posteriores en todo el mundo serán permanentes, y se entiende ampliamente que no se retornará a la economía que se tenía antes de la pandemia.

Sin embargo, aún en medio de esta destrucción económica, ciertas áreas de la economía parecen estar en auge.

Los precios del mercado de valores han alcanzado nuevos máximos este año, después de recuperarse de las caídas experimentadas durante la primera ola de la COVID-19 en 2020, y también el Bitcoin ha alcanzado máximos históricos. Los precios de las propiedades en el Reino Unido también desafiaron la crisis y aumentaron un 7.5 por ciento en el año hasta enero de 2021. En otras palabras, mientras las economías reales sufren los efectos de la crisis, las inversiones especulativas se han incrementado a un nivel sin precedentes.

Esto es sintomático de un sistema en declive que carece de lógica o razón. El capitalismo global solo ha podido mantenerse a flote en medio de la mayor crisis de su historia gracias a los billones de dólares inyectados a la economía por los bancos centrales. En lugar de ser utilizados para reparar el daño, los capitalistas están lanzando este dinero a todo tipo de burbujas especulativas absurdas.

En los últimos meses, parece haber una nueva locura, en gran parte impulsada por las redes sociales y las celebridades, por los llamados NFT y SPAC, con algunos inversores comunes que se abalanzan por una porción del pastel en medio de la promesa de dinero fácil.

NFT: Tokens No Fungibles

Un NFT -por sus siglas en inglés- es un «token no fungible» único que se almacena en la cadena de bloques (blockchain). No son replicables y se han creado para activos como imágenes y obras de arte digitales y están destinados a proporcionar al comprador un reclamo de propiedad único, como un certificado.

En marzo, un collage en línea del artista digital Beeple, autenticado con un NFT, se vendió en Christie’s por $69.3 millones de dólares. Su venta ha alimentado una demanda frenética de estos tokens.

El problema es que cuando se trata de activos digitales como el collage en línea de Beeple, la creación de un NFT es un intento de crear una escasez artificial donde no la hay. Cualquiera puede crear un NFT para un activo digital, ¡incluso si no hay ningún activo real detrás de él! El propietario del NFT puede afirmar que posee el token «original» del activo, sin embargo, el activo en sí no está controlado de ninguna manera por el NFT.

El supuesto valor del NFT está en la idea que este certificado de propiedad digital único es valioso por derecho propio. Sin embargo, en relación con el activo digital real, ya sea un archivo de foto .jpeg u otra pieza de medio digital, estos pueden ser copiados y distribuidos libre y fácilmente por cualquier persona en Internet. Y a diferencia de un activo físico como una pintura al óleo única, por ejemplo, ¡cada copia de una obra de arte digital es exactamente igual que la original! Al final del día, estas obras de arte son solo datos e información que se pueden duplicar con un clic del mouse.

De hecho, muchos comentaristas han señalado que los NFT ni siquiera ofrecen derechos adicionales más allá de los derechos de autor estándar.

Estos NFT son solo otro esquema para hacerse rico rápidamente que ha sido llevado a alturas estratosféricas por la especulación y el bombo de las redes sociales. No hay valor real en los propios NFT y la burbuja que los rodea es simplemente un reflejo de la irracionalidad del sistema capitalista.

Además de esto, los NFT son muy dañinos para el medio ambiente, porque la codificación de obras de arte en blockchain implica cálculos complejos que consumen mucha energía. En seis meses, un solo NFT de un artista criptográfico consumió la electricidad equivalente al consumo de energía promedio de un ciudadano de la Unión Europea durante 77 años. Esto, naturalmente, da como resultado una huella de carbono significativa.

Este es un problema que se aplica a la tecnología blockchain de manera más general. Por ejemplo, la criptomoneda original Bitcoin (BTC) tiene un consumo de energía anual estimado en el rango equivalente a aproximadamente el 0.45 por ciento de la producción total de electricidad del mundo.

Este despilfarro es otro sello distintivo de la senil decadencia del sistema capitalista, que ya ha arrojado al planeta a una crisis ambiental existencial.

SPAC

La locura por los NFT es solo una de las locas burbujas que se están inflando en este momento. Los inversores también están acumulando enormes cantidades de dinero en lo que se denominan «SPAC». Los inversores se refieren a las SPAC, o «empresas de adquisición con fines especiales», como una empresa de «cheques en blanco».

Estas empresas, que no poseen activos y no tienen actividad comercial, solo existen para obtener capital a través de una Oferta Pública Inicial (venta de sus acciones al público) vendiendo acciones a $10. El iniciador de la SPAC luego promete a sus inversionistas que buscarán y encontrarán una empresa privada para comprar, que sus inversionistas pueden conservar o vender, con la esperanza de obtener ganancias.

La loca carrera por estas empresas sin valor ha alcanzado proporciones vertiginosas. Solo en el primer trimestre de 2021, las SPAC ya superaron su total de recaudación de fondos de 2020, alcanzando los $79.4 mil millones a nivel mundial en marzo. Al igual que los NFT, las SPAC atraen a los inversores con la promesa de obtener buenos rendimientos con poca o ninguna actividad.

Las perspectivas a largo plazo de los objetivos de inversión de las SPAC rara vez se analizan. De hecho, la SPAC promedio pierde el 10% de su valor después de comprar una empresa, ¡y solo una pequeña minoría gana dinero por sus inversores!

En febrero, el muy publicitado fabricante de automóviles estadounidense Lucid Motors cerró un acuerdo SPAC sin haber producido un solo automóvil. Y, sin embargo, un frenesí en las redes sociales hizo que las acciones subieran a $60 cada una, antes de caer a $30 poco después. El mayor accionista actual de Lucid, el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita, se ha beneficiado generosamente, ya que la empresa que cotiza en bolsa tenía un valor de $64 mil millones, a pesar de que las estimaciones de su valor real son solo $12 mil millones.

No hay problema. Para aumentar la locura que los rodea, incluso celebridades como Serena Williams y Jay Z están participando en el acto ofreciendo su respaldo.

Incluso la desastrosa empresa de bienes raíces We Work espera cotizar en bolsa por un valor de $9 mil millones a través de una fusión con SPAC. Esto es a pesar de que ya fracasó en una OPI en 2019 y perdió $3.5 mil millones ese año, ¡seguido de una pérdida de $3.2 mil millones en 2020!

Y, sin embargo, We Work está actualmente en conversaciones con una SPAC llamada BowX Acquisition Corp, que ha contratado a la ex estrella del baloncesto Shaquille O’Neal como asesor. Este mercado parece desafiar toda lógica.

El enfoque en la promoción de celebridades entre los inversores minoristas (gente común) es un intento cínico de atraer a pequeños inversores de clase media y trabajadora crédulos, que es más que probable que ya hayan sufrido, como resultado de la actual pandemia y crisis económica.

Con millones de trabajadores en todo el mundo perdiendo sus puestos de trabajo, y quienes todavía tienen empleo teniendo que trabajar más y más duro y por menos dinero, la promesa superficial de riqueza y seguridad financiera a través de la inversión es atractiva para algunos, especialmente si una celebridad ya rica y famosa promete que esa inversión regresará.

Las únicas personas garantizadas para beneficiarse de esto son los fundadores de las SPAC y también los accionistas existentes de las empresas compradas, que esperan que la locura de las redes sociales impulsada por las celebridades infle artificialmente el precio de sus acciones.

Estas escenas recuerdan a todas las demás burbujas de especulación que le precedieron, desde la burbuja de la crisis de los tulipanes holandeses del siglo XVII hasta la burbuja de las “punto-com” de finales de los noventa y principios de la década de 2000. En este caso, los inversores se amontonaron en cualquier empresa que estuviera relacionada de alguna manera con Internet. Las consecuencias fueron devastadoras, con un estimado de $ 4-6 billones de ‘valor’ para los accionistas que se evaporó en la década de los 2000 cuando finalmente estalló la burbuja.

Capital ficticio

Karl Marx describió esta compra y venta de acciones que impulsa los precios de las acciones cada vez más, creando «valor» en el mercado sin ningún equivalente en el mundo real como la creación de «capital ficticio».

El intercambio de acciones en el mercado de valores no es un intercambio real de mercancías (es decir, de valores). De hecho, las acciones representan un derecho a valores futuros o ganancias que aún no se han obtenido. Los movimientos en el mercado de valores, por lo tanto, no reflejan necesariamente la suerte de las propias empresas o la salud de la economía en su conjunto.

La reciente explosión en el precio de las acciones de Gamestop es un ejemplo perfecto de esto. Los inversores de WallStreetBets impulsaron el precio de las acciones de Gamestop hacia arriba y hacia arriba, ¡pero eso no significaba que las tiendas de Gamestop fueran a volverse más rentables por eso!

El frenesí por los NFT y la creación de las SPAC para comprar otras empresas es solo otro ejemplo de cómo los capitalistas se están comportando como jugadores en un casino. No se crea ningún valor y no se genera nada productivo. A lo sumo, es una apuesta que el valor de la inversión inicial suba o baje.

En el caso de las SPAC, y en general con las inversiones especulativas, los capitalistas están poniendo las cosas cabeza abajo. En lugar de invertir en empresas reales o en la producción de materias primas, los inversores están tirando dinero en las SPAC con la esperanza que una inversión finalmente dé sus frutos. Marx describió cómo la última fantasía capitalista era ganar dinero con dinero, sin preocuparse por el engorroso proceso de inversión en la producción misma.

En última instancia, esta tendencia a la especulación es producto de la crisis orgánica del capitalismo. En lugar de invertir en la economía productiva, debido a la falta de inversiones rentables, los capitalistas buscan cada vez más evitar la molestia de la producción en sí e inyectar dinero en los mercados de valores y otras áreas especulativas.

Los estímulos estatales masivos que actualmente están apuntalando al capitalismo han dejado a los mercados inundados de efectivo en busca de un lugar para invertir. El resultado ha sido un enorme casino de locas burbujas especulativas.

Nacionalizar los grandes bancos

Si bien la clase trabajadora en todas partes ha experimentado una década de austeridad y recortes en los niveles de vida, y ha sufrido de manera desproporcionada durante la pandemia de la COVID-19, la clase capitalista solo ha aumentado su riqueza y sus ganancias.

Las promesas a la gente común de enriquecerse a través de las SPAC y los NFT son vacías y superficiales, ya que las ganancias reales solo las obtendrán aquellos que ya están en la cima.

La única forma que tiene la clase trabajadora de poner fin a su miseria colectiva es acabar con este sistema podrido en su totalidad. Esto significa nacionalizar los grandes bancos y las casas financieras, acabar con el improductivo y parasitario casino del capital financiero y expropiar, sin compensación, los principales monopolios bursátiles para utilizar esta riqueza para el bien de toda la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *