12 agosto, 2020

Trabajo, capitalismo y socialismo

Dana Cooper

“Suena bien en el papel, pero el socialismo nunca funcionará, porque si todos obtienen todo lo que necesitan, trabajen o no, ¡entonces no hay ningún incentivo para trabajar!» Este es uno de los argumentos más típicos y caricaturizados contra el socialismo.

El capitalismo ha tenido más de dos siglos para demostrarle a la clase trabajadora que es el mejor sistema posible y que trabajar bajo el capitalismo te hará feliz siempre que trabajes duro. Curiosamente, un informe publicado en 2010 muestra que la satisfacción laboral en EE. UU. Se encuentra en el nivel más bajo de las últimas dos décadas, y también indica que la satisfacción laboral, a pesar de los altibajos de la economía, está continuamente en espiral descendente. Una encuesta reciente de Gallup muestra que el 71% de los trabajadores estadounidenses «no están comprometidos» o «activamente desconectados» de su trabajo, independientemente de dónde se encuentren en la escala de ingresos.

Estos hallazgos parecen confundir a los economistas burgueses porque en una economía como está, la gente «debería estar agradecida de tener un trabajo». Como no pueden ver más allá de los estrechos límites del capitalismo, son incapaces de encontrar una explicación y una solución real.

Entre los políticos y las empresas, el estudio ha despertado el temor de que la innovación disminuya y, por lo tanto, el éxito en las empresas estadounidenses se reduzca, lo que empeorará aún más la crisis económica.

Por otro lado, la encuesta ha creado un mayor enfoque en qué es lo que hace que los trabajadores estén felices en sus trabajos y, por lo tanto, sean más productivos. Puede que los resultados de esta investigación no le sorprendan, pero las implicaciones son mucho más amplias de lo que a la mayoría de los capitalistas les gustaría.

Efectos secundarios del sistema:  enfermedad y suicidios

Antes de describir los resultados positivos del trabajo, echemos un vistazo a las consecuencias de no participar en un trabajo o ser desempleado.

Según Gallup, «los trabajadores estadounidenses que están emocionalmente desconectados de su trabajo y de su ambiente laboral tienen la misma probabilidad que los desempleados, pero mucho menos de los que están comprometidos en sus trabajos, de informar que gozan de excelente salud».

En artículos anteriores de Socialist Appeal hemos descrito los efectos de la falta de acceso a la atención médica básica en los EE.UU. El ya desigual sistema de atención médica en los Estados Unidos se volvió aún más inaccesible después de la crisis, y este no es un fenómeno reservado unicamente para este gran país capitalista.

Según Reuters: “La austeridad está teniendo un efecto devastador en la salud en Europa y América del Norte, aumentando el suicidio, la depresión y las enfermedades infecciosas y reduciendo el acceso a los medicamentos y la atención…”

Al menos 5 millones de estadounidenses han perdido el acceso a la atención médica directamente debido a la crisis.

La tendencia se vuelve clara cuando se observan todas las estadísticas recientes: no solo hay más personas descontentas con sus trabajos, también hay más personas deprimidas, más personas tienen mala salud, y ya no solo son los jóvenes y los adultos mayores los que dominan las cifras.

Desde el 2009, la cantidad de muertes por suicidio ha superado la cantidad de personas que han muerto en accidentes automovilísticos en los EE.UU. Según estadísticas anteriores, las personas menores de 35 años o los adultos mayores tienen más probabilidades de suicidarse, pero las cifras más recientes sugieren un aumento dramático en suicidios entre personas de mediana edad entre 35 y 64 años durante la última década. No es coincidencia que el mismo grupo de edad dominara a los que no participaban en su trabajo en la encuesta de Gallup, así como a los que tenían menos salud.

Los Centros para el Control de Enfermedades declaran que: “Los posibles factores que contribuyen al aumento de las tasas de suicidio entre los adultos de mediana edad incluyen la reciente recesión económica (históricamente, las tasas de suicidio tienden a correlacionarse con los ciclos económicos, con tasas más altas observadas durante tiempos de dificultades económicas)».

Además que: “Estos resultados destacan la necesidad de estrategias de prevención del suicidio que aborden los problemas de salud mental y el estrés y los desafíos que probablemente enfrentarán los adultos de mediana edad. Tales tensiones incluyen desafíos económicos, responsabilidades de cuidado de (niños y ancianos) y posibles problemas de salud”.

Cuáles podrían ser estas estrategias, no se nos dice.

Sin confianza

Socialist Appeal, muchas veces ha explicado el impacto de la crisis en la sociedad estadounidense. A continuación se muestran algunos números recientes de un informe publicado a principios de este año llamado «Vidas y futuros disminuidos: un retrato de Estados Unidos en la era de la gran recesión». El informe afirma que: “Alrededor del 73 % [de los estadounidenses] perdieron su trabajo ellos mismos, o un miembro de su hogar, un pariente cercano o un amigo perdió su trabajo en algún momento de los últimos cuatro años… Aquellos que fueron despedidos durante la recesión y lo suficientemente afortunados de encontrar un nuevo empleo generalmente se están conformando con menos en sus nuevos puestos».

El hallazgo más desconcertante es que, en general, la gente no tiene ninguna confianza en que la economía se recuperará pronto. “Solo el 32% cree que las condiciones económicas serán mejores el próximo año. Un número igual cree que en realidad empeorarán… Cuando se les preguntó cuánto tiempo pensaban que pasaría antes de que la economía se recuperara por completo, solo el 12% dice que espera que esto suceda en un futuro cercano (uno o dos años). Un tercio piensa que la recuperación completa es de tres a cinco años. La mayoría (54%) piensa que tomará entre 6 y 10 años (25%), o dice que Estados Unidos nunca (29%) se recuperará completamente de la Gran Recesión, o que no ven que esto suceda dentro de una década…»

Aunque Estados Unidos técnicamente ya no está en recesión, esto demuestra que los estadounidenses no tienen mucha confianza en una mejora de sus vidas en el futuro. Se podría decir que aunque el capitalismo suena bien en el papel, en realidad no es más que un desastre humano, incluso en el país capitalista más avanzado de la tierra.

Alienación, o mejor dicho como es el trabajo bajo el capitalismo

“No comprendí, hasta mucho tiempo después, por qué este trabajo era realmente duro y excesivo. Fue menos por su dificultad, que porque fue forzado, impuesto, obligatorio; y solo se hizo por miedo al palo… Una vez se me ocurrió que si se deseaba reducir a un hombre a la nada, castigarlo atrozmente, aplastarlo de tal manera que el asesino más empedernido temblaría ante tal castigo y se asustaría de antemano, sería necesario dar a su trabajo un carácter de total inutilidad, incluso hasta el absurdo”.

Estas palabras de Dostoyevsky describen la tortura del trabajo carcelario, es decir, la tortura de ser obligado a realizar un trabajo sin fin sin un propósito real o sin reconocimiento. No debería sorprender a nadie que las investigaciones recientes en bienestar y productividad demuestran que este tipo de trabajo, cíclico, aburrido, rutinario, incluso cuando es remunerado, es desmoralizador y no aumenta la productividad, sino todo lo contrario.

No estar comprometido con tu trabajo es el resultado de estar alienado de él. El capitalismo existe sobre la base de la producción social de riqueza, con apropiación privada del excedente. ¿Qué significa esto? Significa que la producción bajo el capitalismo se ha concentrado, expandido y desarrollado a una escala tan grande que solo sobre la base de alguna forma de planificación y colaboración puede la sociedad producir las cosas que necesitamos.

También significa que, aunque la mayoría de la población trabaja para producir bienes y servicios, no somos dueños de los medios de producción, que son propiedad de un puñado de capitalistas. Tampoco obtenemos mucho más que las necesidades básicas como fruto de nuestro trabajo. El producto de nuestra creatividad, cerebro, nervios y cuerpos no es nuestro. Lo que producimos en el trabajo pertenece a otra persona, ya que lo que producimos está destinado sobre todo a la venta por los capitalistas en el mercado. Esto es lo que Karl Marx llamó alienación.

“El trabajador, por tanto, solo se siente a sí mismo fuera de su trabajo, y en su trabajo se siente fuera de sí mismo. Se siente como en casa cuando no está trabajando y cuando está trabajando no se siente como en casa. Por tanto, su trabajo no es voluntario, sino coercitivo; es trabajo forzoso. Por tanto, no es la satisfacción de una necesidad; es simplemente un medio para satisfacer necesidades externas a él».

Uno podría pensar que si trabajar es tan desagradable, la gente debería estar feliz de estar desempleada. Pero esto simplemente no es verdad. La pérdida de ingresos y el acceso a la vivienda y la atención médica para ti y tu familia es devastadora. Incluso en países con atención médica gratuita, educación gratuita y altas prestaciones por desempleo, el desempleo provoca tasas más altas de mortalidad, depresión, hipertensión arterial, diabetes, estrés, enfermedades cardíacas y suicidio. No es solo la pérdida de ingresos lo que importa, sino también la pérdida de contactos sociales en el lugar de trabajo, y no sentirse productivo o valorado como contribuyente a la sociedad.

¿Qué es el trabajo y porque las personas lo hacen?

El trabajo es en gran medida lo que diferencia a los humanos del mundo animal. El trabajo (interacción humana con, manipulación y modificación de nuestro entorno natural) jugó un papel decisivo en el desarrollo del cerebro humano y la transición del mono al hombre, como lo explicó Frederick Engels en 1876.

Pero en la sociedad capitalista, el trabajo generalmente solo se reconoce como trabajo «real» si es productivo, es decir, si genera una ganancia para los capitalistas. Esto ha llevado a una comprensión limitada del trabajo como trabajo solo si se paga. De esa conclusión surgen muchos malentendidos sobre cómo funciona el capitalismo y cómo funciona la explotación de clases en general. De hecho, si buscas la palabra «trabajo» en el diccionario, se define como una actividad que implica un esfuerzo mental y/o físico para lograr un propósito o un resultado.

Por lo tanto, el trabajo y el trabajo asalariado es casi todo lo que hacemos como seres humanos, y la mayor parte del trabajo que hacemos no es pagado. Incluso cuando tienes un trabajo remunerado, estás realizando tanto trabajo remunerado como no remunerado. Los salarios promedio se calculan de manera que cubran las necesidades básicas del trabajador y que no sean iguales a la cantidad real de valor que el trabajador ha creado mientras está en el trabajo. Como explicó Marx, la plusvalía producida por el trabajador por encima de lo que recibe como salario es trabajo no remunerado, y es esto lo que forma la base de la renta, el interés y la ganancia.

Marx describió el trabajo humano como una actividad positiva y creativa, pero bajo el capitalismo, el resultado de esta actividad está alienando al trabajador. El argumento de que el principal incentivo para trabajar es el dinero que se le paga, podría ser cierto en muchos casos para los trabajadores bajo el capitalismo, pero de ninguna manera es la única razón por lo que la gente trabaja, y un salario por sí solo no es suficiente para que la gente esté satisfecha con su trabajo.

Incluso bajo el capitalismo vemos actividades creativas positivas pero limitadas en todos los rincones de la sociedad. La gente atraviesa tremendos y tediosos desafíos y esfuerzos sin ningún propósito «productivo» real. ¿Cómo se explica el porqué la gente se molesta en aprender a coser o tejer, cuando a menudo es mucho más barato y de mejor calidad comprar productos producidos en masa en la tienda? ¿Cómo explicar el hecho de que las personas pasan horas interminables plantando y cuidando un jardín, o trabajando en su patio trasero, en lugar de simplemente tumbarse en el sofá? ¿Cómo explicar las interminables horas que las personas pasan aprendiendo a tocar un instrumento a pesar de que las posibilidades de que sean famosas y ricas como resultado son abismalmente pequeñas? ¿Por qué la gente pasa meses entrenando para correr un maratón, que es extremadamente agotador y doloroso, y sin embargo, después de haberlo hecho una vez, a menudo lo vuelven a hacer?

La respuesta es simple. Es una respuesta que los psicólogos y terapeutas ocupacionales conocen desde hace décadas: hacer un trabajo con un resultado claro, impactar en tu trabajo, ver avances en tu trabajo y trabajar con otras personas aumenta tu autoestima y te da más energía. En resumen, te hace más feliz.

El psicólogo de la Universidad de Nueva York, Robert Reiner, y otros han realizado investigaciones que muestran que hacer manualidades desestresa, produce caídas en la presión arterial, enfermedades cardíacas, ansiedad y depresión. De hecho, hacer manualidades como pasatiempo tiene el mismo efecto básico que la meditación. Está claro que aunque el capitalismo solo valora el trabajo asalariado que produce ganancias, no significa que los humanos sean “vagos por naturaleza” o que los humanos prefieren no trabajar en absoluto.

Bajo el capitalismo, a pesar de estar alienados del trabajo por el que les pagan, muchos trabajadores dedican voluntariamente mucho tiempo y energía a tratar de mejorar sus comunidades o ayudar a otras personas. Más de una cuarta parte de todos los estadounidenses mayores de 16 años realizan trabajo voluntario cada año. Esto significa que trabajan para una empresa u organización sin cobrar. Muchas instituciones culturales como museos y bibliotecas tienen una fuerza de trabajo voluntaria permanente.

Además, las escuelas, hospitales e iglesias, que brindan muchos servicios sociales, tienen un número considerable de trabajadores voluntarios. En 2011, los estadounidenses pasaron 7,9 millones de horas trabajando gratis como voluntarios. El valor de estas horas de trabajo voluntario se ha estimado en un promedio de $22.14 por hora, que es muy por encima del salario mínimo, pero generalmente por debajo de lo que costaría contratar a un trabajador para hacer el mismo tipo de trabajo. Esto equivale a $171 mil millones de dólares que los estadounidenses han hecho gratis en medio de una crisis económica.

Es probable que parte de esto tenga la intención de rellenar hojas del curriculum o con la esperanza de ser contratado como empleado regular; sin embargo, se han donado millones de horas sin compensación para «hacer del mundo un lugar mejor». De hecho, el grupo más numeroso de personas que se ofrecen como voluntarias son las de entre 35 y 44 años, personas que muchas veces ya tienen un trabajo y una familia que cuidar.

La mayoría de los trabajos realizados por voluntarios no son particularmente interesantes, únicos o desafiantes. Entonces, ¿cuál es el incentivo para que la gente trabaje gratis? Los mayores incentivos citados son el deseo de ayudar a sus comunidades, aumentar la autoestima «haciendo una diferencia», hacer nuevos amigos, ayudar a otros, desarrollar nuevas habilidades y disfrutar de algo que aman. En otras palabras, las personas se ofrecen como voluntarios para formar parte de su comunidad y su entorno y tener influencia sobre ellos; para ayudar a planificar y realizar un trabajo significativo; mejorar las relaciones sociales con las personas que les rodean; y para aprender.

En la superficie, todos estos son valores o misiones descritos por cualquier empresa que esté tratando de hacer que sus trabajadores se preocupen más por el trabajo que realizan, o al menos darles la ilusión de que están marcando la diferencia. Las investigaciones muestran que incluso cuando se trabaja en un trabajo mal remunerado y poco calificado, trabajar por un objetivo que es de valor personal, y no solo para generar más ganancias para su jefe o para la empresa, hará que los trabajadores sean más felices y mucho más productivos. .

Pagado o no, la gente quiere trabajar; la gente quiere ser buena en algo; quieren ser parte de algo, siempre que tenga algún significado. Pero la realidad es que mientras trabaje por un salario, la única diferencia real y el impacto que tendrá será en las ganancias de la clase capitalista, y esto se está volviendo cada vez más claro para la clase trabajadora cada día.

¿Cómo tener trabajadores más productivos?

La investigación mencionada mostró que, en primer lugar, un entorno de trabajo positivo mejora la satisfacción y la productividad de los trabajadores. En segundo lugar, dar a los trabajadores al menos algo de influencia sobre cómo y dónde quieren trabajar, por ejemplo, si quieren una oficina o no, quieren empezar a trabajar a las 8 am o al mediodía, quieren diseñar su propio escritorio de trabajo si usan uno, también aumenta la productividad. En tercer lugar, el espacio y el tiempo para el ocio y la socialización durante el trabajo, que incluyen cosas como un buen café, buena comida y tal vez incluso una mesa de ping pong o una bolera, aumentan la productividad. En cuarto lugar, una sala para la siesta y un tiempo libre también ayuda, además de garantizar que los trabajadores sean reconocidos por su trabajo y tengan al menos una voz nominal en la toma de decisiones.

En resumen, si se trata bien a los trabajadores, se desempeñarán mejor. Esto ya fue descubierto por el gran socialista utópico, Robert Owen, a principios del siglo XIX, antes incluso de que el capitalismo se hubiera desarrollado a gran escala. Hoy en día, estas prácticas se están realizando hasta cierto punto en empresas de software grandes y ricas como Google y Apple, que dependen de la creatividad de sus trabajadores para competir con otras grandes empresas. Pero en su mayor parte, la investigación y la práctica para mejorar los entornos laborales se limitan estrictamente a los lugares de trabajo que forman parte de la denominada «economía del conocimiento».

Esto significa que para la mayoría de los trabajos, donde se supone que los trabajadores no deben «pensar fuera de la caja», sino que simplemente realizan ciertas tareas predeterminadas, las empresas no están tan dispuestas a gastar dinero en mejorar el entorno o las condiciones laborales. De hecho, la mayor parte del trabajo de oficina ahora se organiza según las líneas de la fábrica y los trabajadores tienen poco control sobre su trabajo. Esto está representado con humor, pero no obstante con precisión, en la película Office Space. La única forma en que los trabajadores están realmente involucrados en el proceso de trabajo es incluyéndolos en la gerencia de bajo nivel, lo que significa hacerlos responsables de programar y encontrar otras formas de mejorar la productividad y la eficiencia, y de llevar a cabo los recortes de los patrones.

Empresas como Apple han hecho mucho para fomentar la ilusión de que no están ahí solo para obtener ganancias, sino para «innovar y ampliar los límites de la creatividad humana». Pero tuvieron un problema de explicación cuando los informes de la fábrica de Foxconn en China, que es uno de los principales proveedores de Apple, llegaron al público. En mayo de este año, tres trabajadores de la fábrica se suicidaron. De hecho, los intentos de suicidio son tan comunes allí, debido a las condiciones monótonas y la presión despiadada de la gerencia, que la fábrica tiene enormes redes esparcidas a su alrededor para atrapar a los trabajadores que intentan acabar con sus vidas saltando de los edificios.

¿Cómo seria el trabajo bajo el Socialismo?

Los detalles de cómo será la vida bajo el socialismo dependerá, por supuesto, de la tecnología y los recursos disponibles una vez que la clase trabajadora llegue al poder político y económico. Los detalles tendrán que ser decididos colectivamente y democráticamente por los miembros de la propia sociedad futura. No obstante, es posible extender algunas de las posibilidades, en función de cómo se hacen las cosas hoy.

El punto principal a destacar es que el trabajo bajo el socialismo, aunque en la superficie se parece más o menos al trabajo que se realiza actualmente bajo el capitalismo, será cualitativamente diferente. Los medios de producción serán de propiedad pública y se planificaran racionalmente bajo el control democrático de los trabajadores. ¿Qué significa esto? Significa que todos los lugares de trabajo y todos los productos de la sociedad serán producidos, distribuidos e intercambiados colectiva y democráticamente, sobre la base de las necesidades y deseos colectivos, no de los beneficios privados.

Significa que en lugar de producir alimentos, productos farmacéuticos, automóviles, ropa y más con el fin de obtener ganancias mientras compiten con otras empresas, los trabajadores de estas empresas ahora de propiedad declarada tendrán voz directa sobre qué y cómo estan siendo producidas las cosas, con salarios altos y condiciones y beneficios excepcionales, en cooperación con la sociedad en general.

En otras palabras, construiremos sobre la producción de riqueza socializada que ya tenemos bajo el capitalismo, pero en lugar de la apropiación privada del excedente creado por nuestro trabajo, tendríamos apropiación social. Al recortar las ganancias de la clase capitalista parasitaria, habría riqueza más que suficiente en la sociedad no solo para financiar completamente escuelas, hospitales, reparar las carreteras, etc., sino también para reducir drásticamente la semana laboral de todos, con pleno empleo para empezar. Los trabajadores que ahora están desempleados, estarían empleados; aquellos que ahora están sin hogar tendrían un lugar para vivir. Hoy en día hay millones de personas que no pueden permitirse ir al médico; bajo el socialismo, todo el mundo tendría atención médica gratuita y de alta calidad.

Bajo el socialismo, entre el trabajo necesario que tenemos que hacer para cubrir nuestras necesidades básicas y el trabajo que hacemos para realizarnos como seres humanos, a menudo conocidos como «pasatiempos», se fundirían entre sí. Con más tiempo libre para perseguir nuestras pasiones e intereses reales, y con trabajos cada vez más serviles y repetitivos automatizados a través de los avances tecnológicos, el trabajo perdería el carácter y las connotaciones desagradables que tiene bajo el capitalismo.

Bajo el socialismo, podrías trabajar en una granja orgánica, ayudar a curar el cáncer, ayudar a desarrollar una industria que no destruya el medio ambiente y tocar en un concierto, ¡todo en el mismo día! Los trabajadores no solo serían parte de proyectos que incluyan a todos, sino que marcarían una diferencia tangible en su trabajo todos los días, serían miembros plenamente realizados de la sociedad y trabajarían para hacerlo mejor, más eficiente y más divertido.

El socialismo no solo será infinitamente más productivo y eficiente que el capitalismo, sino que finalmente permitirá a la humanidad dar rienda suelta y alcanzar su máximo potencial.