6 febrero, 2017

PROSTITUCIÓN INFANTIL: UN MAL ENDÉMICO DE LA SOCIEDAD CAPITALISTA

La prostitución infantil es la utilización de niños, niñas y adolescentes menores de 18 años en actividades sexuales con el objetivo de obtener alguna compensación, económica o de otro tipo, de la que o bien pueden ser ellos mismos los beneficiados, o bien terceras personas. Esta explotación sexual comercial está totalmente invisibilizada en El Salvador.

La prostitución infantil es la utilización de niños, niñas y adolescentes menores de 18 años en actividades sexuales con el objetivo de obtener alguna compensación, económica o de otro tipo, de la que o bien pueden ser ellos mismos los beneficiados, o bien terceras personas. Esta explotación sexual comercial está totalmente invisibilizada en El Salvador.

 

Si bien no hay datos de la explotación sexual comercial y trata en Latinoamérica y el Caribe, estimaciones mundiales del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) afirman que 1.2 millones de niños y niñas son víctimas de la trata cada año, y que 2 millones son explotados sexualmente por medio de la prostitución y la pornografía.

 

La explotación sexual comercial en este país está disfrazada de diferentes formas: salones de bellezas, empresas de edecanes y modelaje, agencias de empleo doméstico, etc. La zona oriental, San Salvador, y los puertos de Acajutla y La Libertad han sido identificados como lugares con mayor afluencia de este delito.

 

En el país no existen datos oficiales sobre el número de menores que son víctimas de la explotación, que está íntimamente vinculado con la trata de personas, que consiste en el traslado forzoso o por engaño de una o varias personas de su lugar de origen, ya sea a nivel interno del país o transnacional, la privación total o parcial de su libertad y la explotación laboral, sexual o similar.

 

Ha indignado a la población el caso de Alejandro Maximiliano González Jiménez, conocido como el "Gordo Max”, que fue arrestado el martes 3 de enero del presente año junto a tres personas más, entre ellas el empresario Ernesto José Regalado O’Sullivan, acusados todos ellos por la Fiscalía General de la República (FGR) del delito de remuneración de actos sexuales con menores de edad. El ministerio público los señala como clientes de una red de prostitución de menores que fue desmantelada en 2014 y por la que ya fueron condenadas ocho personas. Este es sólo uno de muchos casos que se dan a diario en nuestro país (como el famoso caso de 2012 donde se encontraron a 4 adolescentes que mantenían encerradas, sometidas y esperando a que llegaran los clientes de dos cervecerías1).

 

 Esta no es la primera vez que el nombre de González Jiménez sale a relucir en relación a la trata de menores. Ya lo había delatado en 2014 una de las menores prostituidas por la red —quien con 14 años ya tenía relaciones con hasta seis hombres al día y es hoy testigo protegida de la policía—, quien aseguró que le había prestado sus servicios a él y a Regalado entre 2011 y 2012.2

 

Pero, aunque el caso contra la red fue llevado a los tribunales aquel mismo año, la Fiscalía sólo presentó acusaciones contra los tratantes, no contra los presuntos clientes. Eso, pese a que en los documentos de la investigación se incluía el nombre de múltiples personalidades como compradores de los servicios, entre otros el del "Gordo Max". De hecho, González fue tomado como testigo del caso.

 

Así, el 13 de octubre de 2015, ocho de un total de 11 acusados fueron condenados a penas de entre siete y 10 años por el delito de trata agravada de personas. Según la investigación de la FGR, la red atraía a menores y a mujeres jóvenes con la promesa de darles empleo de edecanes y modelos. Sin embargo, cuando ellas acudían a las supuestas reuniones de trabajo, eran vendidas a diversos clientes para mantener relaciones sexuales3.

 

"Tenemos que recalcar que las personas que están vinculadas en la red de trata de personas ya han sido procesadas", dijo este martes (3 de enero) Allan Fernández, jefe de unidades especializadas de la FGR, durante una rueda de prensa ofrecida poco después de las capturas del Gordo Max, Regalado, Salvador Enrique García Arévalo y Luis Alonso Marroquín.

"Hay algunas condenadas y una en calidad de rebeldía que aún está en proceso de investigación. Luego, quedaba la etapa de los clientes, que era una deuda que tenía la fiscalía y que ahora se está saldando con estas capturas", añadió. Ahora la FGR acusa al "Gordo Max",  Regalado,  García Arévalo y a Marroquín de remuneración de actos sexuales con menores, a pesar de que varios sectores piden que la acusación sea por estupro.

 

Durante la presentación, Ana Herrera, oficial de la División Central de Investigaciones (DCI) de la PNC, aseguró que "no se ha acusado de estupro y violación porque cuando pagaron, las menores iban con consentimiento"4.

El estupro implica tener relaciones sexuales con una menor de entre 12 y 17 años valiéndose de la superioridad originada por cualquier relación o situación, y según el artículo 163 del Código Penal de El Salvador quien sea culpable de ello debe ser sancionado con entre cuatro y 10 años de cárcel. Mientras que de acuerdo al artículo 169 del Código Penal, "el que pague o prometa pagar con dinero u otra ventaja de cualquier naturaleza a una persona menor de dieciocho años o una tercera persona para que la persona menor de edad ejecute actos sexuales o eróticos, será sancionado con una pena de tres a ocho años de prisión".

 

El Origen del Problema

 

La globalización del mercado del sexo unida a la pobreza expone a millones de mujeres, niños, niñas y adolescentes al riesgo real de ser víctimas de tráfico y trata. Cualquier individuo puede convertir en realidad sus fantasías con una niña o un niño, esclavizado y obligado a ser un objeto para el uso sexual. Dicha prostitución nunca es voluntaria y va acompañada del miedo, del hambre, las drogas y multitud de circunstancias más, que pueden convertir la existencia tanto de un menor como de un adulto en un auténtico infierno que siempre sobrepasará nuestra imaginación.

 

El Salvador ha ratificado la Convención Contra la Trata de Personas y la Explotación de la Prostitución. Los Instrumentos Internacionales Relacionados con la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes, también ha ratificado el Protocolo Facultativo Relativo a la Venta de Niños, la Prostitución Infantil y la Utilización de Niños en la Pornografía, este cuerpo normativo establece que el delito se configura aunque la víctima haya dado su consentimiento5.

 

Ahora bien hay una parte de la sociedad salvadoreña que se resiste a la abolición de la prostitución porque es un negocio sumamente rentable en el que se genera una cadena de beneficios desde que se contrata el servicio sexual hasta bebidas alcohólicas,  los movimientos de drogas que se dan en algunos bares y casas de prostitución que operan clandestinamente, además de ello el porcentaje no muy despreciable que se lleva el/la proxeneta, de modo que es en un sistema en donde el lucro es lo más importante.

 

De esclavos asalariados de la producción a esclavos sexuales

 

Muchos consideran la prostitución como uno de los “oficios” o “trabajos” más antiguos de la humanidad, esto, aducen ha venido evolucionando con el correr del tiempo, y se han visto involucradas distintas edades y ambos géneros a tal grado que ya no es una actividad ejecutada sólo por el género femenino, esta es una forma muy superficial de abordar el problema ya que un análisis exhaustivo del fenómeno nos lleva a la conclusión de que el problema hunde sus raíces en la conformación clasista y explotadora de la sociedad capitalista.

 

A los patrones de la sociedad de libre mercado ya no les es suficiente abusar de la fuerza de trabajo de la clase trabajadora, también se ensañan con sus hijos e hijas a quienes por unas cuantas monedas los obligan—aunque digan que es con su consentimiento—a tener relaciones coitales con estos degenerados que disfrutan al máximo el poder ver  cómo los cuerpos de dichos menores son corrompidos una y otra vez hasta ver sus fantasías completas, obviamente si fuesen sus hijos e hijas que estuviesen siendo abusados sexualmente, lo más seguro es que no sintiesen el mismo placer; pero son los hijos de sus esclavos asalariados, de sus hacelotodo, los cuales deben seguir el camino de explotación y denigración de sus progenitores.

 

En esta sociedad decadente y sin futuro a la que nos ha llevado el sistema, muchos creen que es suficiente con mantener los valores morales adecuados para evitar incurrir en dichas actitudes nefastas, quieren trazar una línea divisoria entre la forma de producción y apropiación y la forma en que debería ser concebida la sociedad de clases. Los marxistas consideramos la “moral” burguesa como la hoja de parra con la que cuenta la clase que ostenta el poder, y utiliza de cubierta para justificar sus crímenes y fechorías. Su Estado e ideología, con la cual defienden su forma de actuar dependen de la base económica, a la base de la economía le corresponden formas de explotación de los seres humanos por otros, esto abarca hoy en día la explotación en la producción de mercancías y la explotación sexual de la clase obrera.

_____________________

1. http://www.laprensagrafica.com/Las-menores-atrapadas-en-una-cervecería

2. http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38521423

3. http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina