22 mayo, 2021

Pandemia de COVID-19: patentes y ganancias

Por Andrea Patanè

Llevamos 16 meses en una pandemia que, según algunos informes, ya se cobró 6,9 millones de vidas y sumió al capitalismo en su crisis más profunda, y la clase dominante todavía está dividida por disputas intestinas sobre los permisos de patentes, prohibiciones de exportación y acuerdos preferentes.

Se han abierto nuevas divisiones entre sectores de la burguesía tras el reciente anuncio de que la administración del presidente estadounidense Joe Biden apoya ahora las «negociaciones» para renunciar a las patentes de la vacuna COVID-19.

Esto es demasiado para los parásitos de las grandes farmacéuticas, que se están embolsando decenas de miles de millones de dólares gracias a su propiedad exclusiva de las vacunas COVID-19 y de otros medicamentos.

Una y otra vez, encontramos pruebas de que el capitalismo, un sistema basado en estrechos intereses nacionales y la búsqueda de ganancias privadas, es completamente inadecuado para su misión. De hecho, como acaba de confirmar una reciente investigación dirigida por la OMS, toda la pandemia se podía haber prevenido. El mercado y los políticos burgueses provocaron este desastre y no logran resolverlo en absoluto.

Beneficios de la propiedad intelectual y las grandes farmacéuticas

En octubre del año pasado, ante la perspectiva de escasez mundial de vacunas y la incapacidad de los países más pobres para adquirirlas, India y Sudáfrica presentaron a la Organización Mundial del Comercio una solicitud para renunciar a los derechos de propiedad intelectual sobre todos los medicamentos y tecnologías relacionados con el COVID-19. Esto permitiría la fabricación de versiones genéricas baratas en cualquier parte del mundo.

Las vacunas y las tecnologías médicas se rigen por los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio sobre derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio, conocidos como ADPIC, que protegen la propiedad intelectual de las principales empresas farmacéuticas.

Según un informe, una renuncia de los ADPIC podría ayudar a vacunar a más del 60 por ciento de la población mundial antes de fin de año. Todos en la Tierra podrían estar completamente vacunados para fines de 2022. La pesadilla pandémica que viven miles de millones de personas podría terminar de una vez por todas.

¿Seguramente entonces, una renuncia a los ADPIC suena como una solicitud sensata y necesaria? Sobre todo teniendo en cuenta que empresas como Pfizer, Johnson & Johnson y AstraZeneca ya han acumulado ganancias de más de 26.000 millones de dólares durante la pandemia. Lo que se pedía tampoco era demasiado radical: un permiso temporal por una sola vez de los derechos de propiedad intelectual relacionados con una sola vacuna.

Además, la Declaración de Doha de 2001 sobre los ADPIC y la salud pública, acordada por todos los Estados de la OMC, sostiene que la salud pública debe tener prioridad sobre la aplicación de los derechos de propiedad intelectual.

Desafortunadamente, las grandes farmacéuticas tienen una visión muy diferente y no van a permitir que algo trivial como la Declaración de Doha socave su reclamo privado de las vacunas COVID-19. Desde su punto de vista, cualquier concesión en este caso particular sentaría un precedente muy peligroso.

Las protecciones de propiedad intelectual otorgadas a las grandes farmacéuticas están negando a grandes sectores de la población mundial el acceso a las vacunas, agravado por el nacionalismo de las vacunas de los países ricos, que pueden permitirse pagar a los proveedores directamente y están devorando los suministros mundiales.

Así como, el Dr. Tedros, director general de la OMS, advirtió en el New York Times que, siguiendo la trayectoria actual de las vacunaciones: “[nos] enfrentamos a la posibilidad muy real de que los países ricos administren refuerzos de bloqueo de variantes a personas ya vacunadas cuando muchos los países todavía seguirán buscando suficientes vacunas para cubrir a sus grupos de mayor riesgo”.

Esta es una perspectiva bastante atractiva para los chupasangres de las grandes farmacéuticas: es decir el COVID-19 se vuelve endémico, muy parecido a una gripe estacional.

Con nuevas variantes que se reproducen fuera de control en países pobres cada año, y vacunas estacionales desarrolladas y distribuidas para aquellos que pueden pagar, miles de millones de dólares continuarían fluyendo a los bolsillos de estas sanguijuelas, potencialmente en los próximos años.

El director ejecutivo de Moderna, Stephane Bancel, ya ha tentado a sus accionistas con tal «modelo de negocio», ¡y ahora está proyectando más de $ 19.200 millones en ventas para este año!

Sin embargo, esta bonanza depende de que las grandes farmacéuticas mantengan un firme control sobre la propiedad intelectual de sus vacunas. Cientos de miles de personas que mueren cada año como resultado de que el COVID-19 se vuelva endémico es una preocupación menor.

Renuncia a los derechos de la patente

El anuncio de Joe Biden a favor de las exenciones de vacunas no es un gesto humanitario, sino un movimiento calculado del imperialismo estadounidense.

Como era de esperar, las grandes farmacéuticas han estado presionando a los gobiernos de todo el mundo contra la exención o renuncia de los ADPIC, y hasta ahora han tenido éxito.

Desde octubre de 2020, EE. UU. y la UE no solo se opusieron a la exención, sino que bloquearon la posibilidad de que se discutiera en las reuniones de la OMC.

Ahora, después de un período criminal de siete meses en el que cientos de miles de personas han perdido la vida a causa de la segunda y tercera oleadas de COVID-19 prevenibles, la administración de Biden se ha manifestado a favor de entablar negociaciones sobre la exención de los ADPIC.

Nuevamente, las grandes farmacéuticas reaccionaron a este anuncio con consternación. El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, argumentó que una exención de la propiedad intelectual «interrumpiría el flujo de materias primas» para la cadena de producción de vacunas.

Una persona puede imaginarse que lo que quiere decir es que se interrumpirá el control exclusivo de las grandes farmacéuticas sobre estas materias primas.

Mientras tanto, Johnson & Johnson calificó la propuesta de la exención como «un paso sin precedentes que socavará nuestra respuesta global a la pandemia y comprometerá la seguridad», al permitir que los países pobres produzcan vacunas.

Esto a pesar de que India produce la mayor cantidad de vacunas del mundo y fue uno de los dos países que primero propuso la exención.

Las grandes empresas farmacéuticas también se quejaron de que una exención de la propiedad intelectual permitiría a países como China acceder a tecnologías de ARN mensajero (ARNm) producidas en Occidente, que además de la producción de vacunas, podrían reutilizarse para, entre otras cosas, la investigación del cáncer (¡qué horror!). No olvidemos que la tecnología de ARNm se desarrolló primero en instalaciones de investigación universitarias financiadas con fondos públicos, antes de que las empresas privadas se apropiaran de ella.

Esto es simplemente un argumento para que los últimos desarrollos de la ciencia médica estén disponibles gratuitamente para todo el mundo, en lugar de ser propiedad privada de este o aquel régimen capitalista.

Un «riesgo calculado»

Lejos de ser un acto de «solidaridad internacional», este último movimiento del gobierno de Estados Unidos es un riesgo político calculado y se llevaría a cabo en interés del imperialismo estadounidense.

Un sector del ala más seria de la burguesía entiende que una recuperación económica adecuada sólo puede ocurrir si se reprime la pandemia en todo el mundo.

Como hemos explicado en otra parte, los países ricos corren el riesgo de perder miles de millones de dólares si la pandemia se controla solo dentro de sus propias fronteras, porque las nuevas variantes (como las de India y Brasil) siempre pueden mutar en otros lugares y reinfectar sus poblaciones, causando más trastornos económicos. .

Por lo tanto, incluso sobre una base capitalista, es conveniente a largo plazo que los países ricos faciliten una campaña mundial de vacunación. ¡Incluso el Papa Francisco bendijo la demanda desde su sillón en el Vaticano!

El anuncio de Biden también es un acto de diplomacia de vacunas.

Los principales rivales de Estados Unidos, China y Rusia, han reforzado sus esferas de influencia distribuyendo sus vacunas Sinopharm y Sputnik V a los países pobres excluidos por el nacionalismo de las vacunas de Estados Unidos y Europa.

Las vacunas chinas y rusas se han exportado a países tradicionalmente bajo esferas de influencia occidentales, incluidos Brasil y Hungría.

Por lo tanto, presionar para renunciar a las protecciones de propiedad intelectual en las vacunas COVID-19 es en parte un esfuerzo para hacer retroceder la invasión de las potencias imperialistas rivales, que hasta ahora han superado a Washington en la campaña mundial de vacunación.

El anuncio de Biden también es un intento de restaurar la posición y la autoridad del imperialismo estadounidense en el escenario mundial, que ha sido golpeado por la política nacionalista de vacunas «Estados Unidos primero» iniciada por Donald Trump y continuada por Biden.

Según el Financial Times, Katherine Tai (principal enviado comercial de EE. UU.) y Jake Sullivan (asesor de seguridad nacional) le expusieron a Biden que presionar por la exención «era una forma de bajo riesgo para asegurar una victoria diplomática», después de ser criticados por no «responder con la suficiente rapidez a la crisis de COVID-19 que se desarrolla en la India».

Aquí lo tenmos directamente de sus propias bocas. Bajo el capitalismo, las vacunas, en lugar de proporcionar una salida a la pandemia, son herramientas para «victorias diplomáticas de bajo riesgo». ¡Como si fuera una especie de partido de fútbol entre líderes mundiales!

En resumen, Biden está interviniendo para priorizar los intereses del imperialismo estadounidense en su conjunto sobre los intereses inmediatos de los capitalistas de las grandes farmacéuticas.

Pero debemos decirlo claramente: este intento cínico de reclamar autoridad moral se produjo solo después de que Estados Unidos usó su enorme influencia económica para asegurar suficientes vacunas para inocular a su propia población varias veces.

Y de hecho, la Ley de Producción de Defensa en tiempos de guerra todavía está en vigor, lo que obliga a los fabricantes estadounidenses a cumplir con las demandas nacionales de equipos médicos antes de que se permitan las exportaciones.

Esta prohibición de facto de las exportaciones ha creado cuellos de botella en la cadena de suministro que ya ha socavado el programa COVAX dirigido por la OMS para vacunar a los países pobres.

Tengamos la seguridad de que la política de Biden sigue siendo «Estados Unidos primero», solo que por medios algo más calculados que su predecesor.

La proteccionista Unión Europea

Mientras tanto, en la zona euro, donde aún abunda la escasez de vacunas, los líderes de la UE respondieron a Biden diciéndole que debería levantar su prohibición de exportación y renunciar a parte del excedente de oferta de Estados Unidos antes de hablar de renunciar a las protecciones de propiedad intelectual.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo que estaba a favor de renunciar a la propiedad intelectual de las vacunas en principio, pero que esta era una prioridad menor que el reclamo planteado a Estados Unidos y Gran Bretaña: poner fin a las prohibiciones de exportación de recursos y renunciar a sus vacunas de repuesto.

«Si queremos trabajar rápido, hoy no hay una sola fábrica en el mundo que no pueda producir dosis para los países pobres debido a la propiedad intelectual», dijo Macron el fin de semana.

“La prioridad hoy no es la propiedad intelectual, no es cierto. Nos estaríamos mintiendo a nosotros mismos. Es producción «.

¡En efecto! Y la producción podría aumentar considerablemente si las grandes empresas farmacéuticas no se contentasen con mantener las fábricas existentes a plena capacidad, en lugar de crear y reutilizar nuevas fábricas que permanecerán inactivas (y no rentables) cuando termine la pandemia.

Cabe señalar que ninguna empresa francesa ha logrado producir una vacuna hasta el momento, lo que significa que la protección de la propiedad intelectual es una preocupación menor desde la perspectiva del capitalismo francés.

Esto es diferente a Alemania, en la que tiene su sede el socio de Pfizer, BioNTech, y cuya canciller Angela Merkel abogó por preservar las protecciones de la propiedad intelectual para garantizar la «innovación» del libre mercado, declarando el viernes pasado:

«Creo que necesitamos la creatividad y la fuerza innovadora de las empresas, y para mí, esto incluye la protección de patentes».

Merkel olvida convenientemente que, desde el comienzo de la pandemia, la intervención estatal ha tenido una influencia mucho más importante sobre la producción de vacunas que la «mano invisible» del mercado.

La investigación que condujo a las vacunas con tecnologías COVID-19 fue abrumadoramente pagada con fondos públicos. La vacuna AstraZeneca, por ejemplo, fue financiada con fondos públicos en un 97 por ciento. Sin mencionar los miles de millones gastados por varios Estados en la compra de dosis.

Esto no tiene nada que ver con la preservación de la «innovación», sino con la protección de los intereses privados del capitalismo alemán.

Supremacía de la vacuna

A pesar de los recelos de países como Alemania, este último movimiento de Estados Unidos podría obligar a la UE a cambiar de opinión.

En una cumbre del Consejo Europeo el fin de semana, el presidente Charles Michel dijo: “[sobre] la propiedad intelectual, no creemos que a corto plazo sea la fórmula mágica, pero estamos dispuestos a abordar este tema tan pronto como se ponga sobre la mesa una propuesta concreta”.

Aun así, Bruselas está amargada con Estados Unidos por negarse a ofrecer algo de su exceso de oferta de vacunas para ayudar con la escasez después de que la UE fracasara en su lanzamiento inicial de vacunas.

Al cierre de la cumbre, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, volvió a afirmar que Europa estaba «abierta a la discusión» sobre la propiedad intelectual, pero aprovechó sobre todo la oportunidad para contraatacar a los EE. UU.:

“La Unión Europea es la farmacia del mundo y está abierta al mundo. Hasta el día de hoy en la Unión Europea se han producido 400 millones de dosis de vacunas y el 50 por ciento de ellas –200 millones de dosis– se han exportado a 90 países diferentes del mundo. Así que invitamos a otros a hacer lo mismo [esto claramente significa Estados Unidos]. Esta es la mejor manera en este momento a corto plazo de abordar los cuellos de botella y la falta de vacunas en todo el mundo”.

El primer ministro belga, Alexander De Croo, utilizó un lenguaje aún más severo:

“Como europeos, no necesitamos ser educados. Estados Unidos no ha exportado una sola vacuna en los últimos seis meses. Europa es la que ha estado produciendo para sí misma y para el resto del mundo estos últimos seis meses».

Ahora que el despliegue europeo está un poco más bajo control (aunque todavía está por detrás de Estados Unidos y Gran Bretaña, por ejemplo), la UE está tratando de perseguir su propia diplomacia de vacunas para competir con China, Rusia y Estados Unidos en la carrera por la supremacía de las vacunas. .

En la cumbre, Leyen anunció planes para enviar más de 600.000 dosis a países de los Balcanes Occidentales, con más donaciones previstas para países del grupo de Asociación Oriental que comprende Europa del Este y el Cáucaso.

Esto incluye en particular a Ucrania, que ya ha pedido vacunas en vano a Washington.

Mientras todo esto sucede, la UE sigue librando una guerra con la empresa británica AstraZeneca, llevándola a los tribunales por retrasos en las entregas de vacunas.

Una vez más, en un momento crítico de la lucha contra la pandemia, cuando más se necesita la cooperación global, los líderes políticos de la burguesía se ven envueltos en recriminaciones y apuntalan sus estrechos intereses nacionales.

¡No más tiempo para esta locura!

Mientras los líderes mundiales se pelean, la pesadilla continúa para los trabajadores apresados por esta pandemia.

En su declaración oficial a la OMC, Tai dijo: “las negociaciones [es decir, la renuncia a la patente] llevará tiempo”. Pero el tiempo es exactamente lo que millones de trabajadores que se enfrentan hoy al virus mortal no tienen.

Debido a que la OMC toma decisiones por consenso, y cualquiera de los 164 estados miembros puede bloquear decisiones, el final de noviembre se considera un «objetivo realista» para presentar un proyecto de acuerdo. ¡Faltan siete meses! Mientras que diariamente se registran decenas de miles de muertes. Cuando nuevas variantes mortales están devastando India y América Latina.

¡Se necesitó menos tiempo para desarrollar la primera vacuna funcional de lo que aparentemente será necesario para acordar una exención de patente sobre esa vacuna! Esto es nada menos que una locura.

Además, la declaración de Estados Unidos a la OMC se quedó corta al hacer una referencia explícita a la transferencia de tecnología y conocimientos especializados en vacunas.

Si la tecnología que sustenta la producción de vacunas no se comparte, incluso con una exención de patente, pasarán meses antes de que los fabricantes puedan aplicar ingeniería inversa a una versión genérica, y meses más para probarla.

Los peces gordos de las grandes farmacéuticas no compartirán su tecnología (que fue financiada primero con fondos públicos) de forma voluntaria.

Están pronosticando ventas por miles de millones de dólares para 2021 y harán todo lo posible para retrasar aún más el desarrollo de versiones genéricas. Pueden darse el lujo de alargar las cosas. Para ellos, el tiempo significa miles de millones en ganancias.

La pandemia de COVID-19 ha demostrado que el capitalismo es lo que es. Más que ser una fuerza de progreso, la propiedad privada y el Estado nación son los principales obstáculos que nos impiden acabar con la pandemia.

Bajo un plan de producción global y democrático, podríamos poner las poderosas fuerzas de la industria y la ciencia al servicio de la sociedad. Toda la investigación, la tecnología y la experiencia necesarias podrían reunirse para combatir este terrible virus.

La producción de vacunas podría incrementarse para llegar a la mayoría de la población mundial antes de fin de año.

Sólo el capitalismo evita que esto sea así. ¡Debemos combatir la pandemia con lucha de clases! ¡Expropiar a los peces gordos de las grandes farmacéuticas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *