12 diciembre, 2020

Luchar contra los especuladores de la pandemia – ¡Nacionalizar las grandes farmacéuticas!

Por Dora Dimitrova y Joe Attard

Las noticias sobre vacunas potencialmente viables ofrecen un rayo de luz al final del túnel. Pero, mientras que los trabajadores sufrirán la peor parte de la crisis del coronavirus, los principales monopolios farmacéuticos empiezan a frotarse las manos. Millones de personas en todo el mundo están jubilosas porque pronto esté disponible una vacuna COVID-19.

Los gobiernos burgueses, que priorizan las ganancias capitalistas sobre las vidas humanas, no han logrado contener esta pandemia. Las masas no tienen fe en los políticos y están poniendo sus esperanzas en una cura. Pero no hay cura para la enfermedad del sistema capitalista, que buscará sacar provecho de este avance en detrimento de la humanidad.

Incertidumbre

La clase dominante está ansiosa por una vacuna que funcione: no porque se preocupe por las personas que sufren, sino porque quiere volver a la actividad económica «normal». Por lo tanto, se han invertido enormes sumas de dinero público en una variedad de fármacos candidatos a vacuna

Dos de ellos, uno fabricado por la firma Moderna con sede en Boston y el otro por el gigante farmacéutico estadounidense Pfizer en colaboración con su socio alemán BioNTech, han producido resultados provisionales que sugieren que tienen una eficacia de entre el 90 y el 95 por ciento.

Si bien estas son cifras alentadoras, los ensayos clínicos aún no están completos. Además de esto, existe un proceso de presentación de aprobaciones antes de que la vacuna pueda comenzar a fabricarse y distribuirse.

La línea de tiempo para un lanzamiento general aún no está clara.[1] El gobierno conservador, por ejemplo, está afirmando que se dará prioridad a los «trabajadores clave». Esto no incluye a los maestros, que corren el riesgo de infección en aulas abarrotadas.

El rápido cambio también ha causado preocupaciones comprensibles sobre la seguridad, que también podrían obstaculizar la vacunación masiva. La culpa de esto recae directamente en los gobiernos burgueses, cuyos mensajes contradictorios y la torpeza de la crisis han minado la confianza del público.

Intereses capitalistas

Sin embargo, el optimismo de la clase capitalista se reflejó inmediatamente en un rebote en el mercado de valores, con el FTSE 100 subiendo casi un 5 por ciento.

Estas vacunas tan necesarias representan una bonanza para los capitalistas farmacéuticos y sus accionistas. Esto incluye al ministro conservador británico, Rishi Sunak, cuyo antiguo fondo de cobertura Theleme Partners ha invertido mucho en Moderna. Esto demuestra cómo el Estado burgués podrido está ligado a los intereses capitalistas por mil hilos.

Mientras tanto, la carrera por una vacuna ha sido cínicamente explotada como parte de un tira y afloja geopolítico entre gobiernos burgueses. Las grandes potencias imperialistas están compitiendo para que sus capitalistas crucen la línea primero, obtengan patentes y superen a sus rivales en el escenario mundial.

Sin embargo, con los casos de COVID-19 aumentando vertiginosamente en todo el mundo, estos desarrollos son un destello de luz al final de un túnel oscuro para miles de millones de trabajadores que luchan bajo la pandemia y la agitación económica que ha provocado. Pero no deberíamos hacernos ilusiones sobre los motivos del engaño de las grandes farmacéuticas.

Pfizer y BioNTech pueden ganar 13 mil millones de dólares con las ventas de su vacuna. Estados Unidos ha pedido 100 millones de dosis; la UE 200 millones; y el Reino Unido 40 millones.

Moderna ha declarado que podría fabricar entre 500 millones y mil millones de dosis en 2021. Esto generaría entre 14 mil millones y 29 mil millones de dólares en ganancias para la empresa y sus propietarios.

Apoyo estatal

A pesar de que el sector privado se está lucrando con la muerte, todas las vacunas que se someten a las pruebas de la etapa 3 dependen de la investigación y / o la financiación del sector público. Moderna, por ejemplo, fue financiada por la ‘Operation Warp Speed Initiative’ de la Administración Trump.

A pesar de que Pfizer afirma que «nunca ha recibido dinero» del Estado, el producto que ha creado con BioNTech se basa en tecnología desarrollada por los gobiernos de Estados Unidos y Alemania.

El Gam-Covid-Vac de Rusia fue desarrollado por el Ministerio de Salud; y las vacunas de la etapa t3 de China provienen del Instituto de Productos Biológicos de Pekín y de la empresa Sinovac, de participación mayoritariamente estatal.

Lejos de impulsar la innovación, el sector sanitario privado simplemente se despoja del Estado y luego se embolsa las recompensas. El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla (que vendió personalmente sus acciones por valor de $5,6 millones) descartó la idea «radical» de que las empresas no deberían esperar beneficiarse de una vacuna COVID-19.

“¿Quién está encontrando la solución? El sector privado”, dijo Bourla. Otro vocero corporativo agregó: «Desde el principio hemos estado invirtiendo en riesgo», porque a Pfizer solo se le pagará por entregar una vacuna que funcione.

Pero son los trabajadores quienes están arriesgando sus vidas y sus medios de subsistencia frente a esta pandemia mortal. Mientras tanto, ¡estos peces gordos buscan enriquecerse utilizando la investigación y los recursos que el público financió en primer lugar!

Propiedad y ganancias

De hecho, las grandes farmacéuticas esperan que la gente corriente pague dos veces por estas vacunas. La vacuna Pfizer-BioNTech estará disponible en los EE.UU. por 39 dólares por un paquete de dos inyecciones, mientras que la de Moderna será de 50 dólares.

Es probable que los precios para países distintos a los EE.UU. varíen, ya que aún se están negociando contratos de suministro. Pero Moderna ya proyecta un rango de entre 32 y 37 dólares por dosis. Esta tarifa tendrá que ser cubierta por los individuos, o de otra manera absorbida por servicios de salud pública que ya están sobrecargados.

Hemos escuchado una y otra vez que “estamos todos juntos en esto”. Pero para la clase trabajadora y los pobres, esta es una broma enfermiza.

Esta injusticia es aún más grave en el llamado mundo en desarrollo. Los países más ricos ya han comprado la mayor parte de las dosis de los principales fármacos candidatos. Y hay pocas posibilidades de que las grandes farmacéuticas pongan sus productos a disposición a precios asequibles en los países pobres. Este no sería un movimiento rentable.

Los intentos de los gobiernos de India y Sudáfrica para evitar que las empresas farmacéuticas hagan cumplir los derechos de propiedad intelectual hasta que se alcance la inmunidad global fueron bloqueados por el lobby de las grandes farmacéuticas.

Como señala Oxfam, independientemente de los resultados prometedores de los ensayos clínicos, la vacuna tendrá una “eficacia cero por ciento” para millones de personas a las que no les llegará por el precio.

Lanzamiento

Otro aspecto descuidado de estos anuncios de vacunas es la costosa cuestión de su administración y almacenamiento una vez fabricadas. Se ha estimado que llevar a cabo la vacunación de de Pfizer en el Reino Unido, por ejemplo, costaría $2 mil millones y tardaría meses. Y esto asumiendo que los trabajadores de salud jubilados regresen para ayudar.

Los primeros meses de la pandemia revelaron cuán poco equipados estaban los sistemas de salud para una crisis como esta, que ha sido devastada por la austeridad durante décadas.

La situación es mucho peor en los países menos desarrollados. Nigeria, por ejemplo, tiene solo 40.000 médicos para una población de casi 200 millones. ¿Cómo se supone que un país con un gasto sanitario per cápita de 74 dólares (en comparación con 3.000 libras del Reino Unido) financiará un programa de vacunación masiva? ¿O adquirir los costosos congeladores especializados para la vacuna Pfizer-BioNTech, que debe almacenarse a -70 ° C?

Este requisito también ha causado dolor de cabeza en Gran Bretaña, donde las desastrosas negociaciones del Brexit plantean la posibilidad de largas colas de camiones de mercancías en la frontera, en las que estas dosis de alguna manera tendrán que mantenerse a temperaturas superbajas.

Anarquía del capitalismo

Todo esto solo sirve como recordatorio de que la producción bajo el capitalismo es anárquica. Incluso para los bienes esenciales que salvan vidas, como las vacunas contra una pandemia mortal, el sistema capitalista produce solo sobre la base de las ganancias, no por preocupación por la vida o las necesidades humanas.

Nosotros decimos: nacionalicemos las empresas farmacéuticas, sin compensación y bajo el control de los trabajadores, para garantizar que una vacuna esté disponible gratuitamente. ¡Por un servicio de salud de propiedad totalmente pública, bajo el control y la gestión de los propios trabajadores de la salud!

En última instancia, solo una economía socialista planificada a escala internacional puede garantizar que todos puedan beneficiarse de los avances de la ciencia médica, que deben liberarse del dominio de las ganancias.

————————

[1] En la UE se estima que el 29 de diciembre se aprobará la aplicación de la vacuna de Pfizer y el 9 de enero la de Moderna. Por otro lado, el gobierno británico ya ha autorizado la vacunación de la población, comenzando por los trabajadores sanitarios. (Nota de LdC)

Deja un comentario