1 diciembre, 2021

La Revolución Rusa como nunca antes vista:

Por Corriente Marxista Internacional

Hace ciento cuatro años, la clase trabajadora rusa tomó el poder. Para celebrar el aniversario de estos increíbles acontecimientos, nos complace poner a disposición de una audiencia en línea el siguiente relato de un testigo ocular de la Rusia revolucionaria de 1920. Muchos de estos asombrosos artículos y fotografías no se han visto desde su publicación hace más de un siglo. Son un panorama invaluable de la Revolución Rusa en su tercer año.

En el verano de 1920, el Partido Laborista británico y el TUC (Congreso de Sindicatos) enviaron una delegación a Rusia para presenciar el desarrollo del proceso revolucionario. El periodista Walter Meakin formó parte de esta delegación. Pero a diferencia de muchos de sus co-observadores, que pasaron todo el viaje con contrarrevolucionarios, Meakin estaba decidido a contar la verdad a una audiencia británica.

Walter Meakin

El periodista Walter Meakin viajó a Rusia con una delegación laborista británica en 1920 y dio un relato escrupulosamente honesto de lo que encontró. Estamos orgullosos de presentar aquí, por primera vez, una colección de sus artículos y fotografías de esa visita.

Las observaciones resultantes, publicadas en una serie en el Daily News bajo el título “Lo que vi en Rusia”, pintan una imagen única de la vida del pueblo ruso y de la revolución.

El cuadro es el de una revolución asediada por enemigos; hambriento y frío; de la industria y el transporte plagados por el caos y el colapso tras años de las tribulaciones más desesperadas. Sin embargo, en medio de todo esto, el proletariado ruso se esforzaba heroicamente por construir el primer Estado obrero de la historia, comenzar la construcción del socialismo, difundir la revolución mundial y crear un futuro digno de vivir para toda la humanidad.

Una tragedia en Rusia causada por el imperialismo

Está de moda que los historiadores burgueses seleccionen cuidadosamente algunos de los horrores y tragedias experimentados por el pueblo ruso en los difíciles años de la Revolución y la Guerra Civil que vino después, y echar la culpa a los dirigentes de la Revolución misma.

De hecho, la responsabilidad de los horrores de esos años – y de la consiguiente degeneración estalinista del primer Estado obrero de la historia – debe recaer directamente en los pies de la contrarrevolución y, sobre todo, en los pies de las potencias imperialistas.

En noviembre de 1917, bajo la dirección del partido bolchevique, la clase trabajadora rusa tomó el poder, primero en Petrogrado y luego en toda Rusia. Este fue el acontecimiento más grande que la historia humana ha presenciado hasta ahora: por primera vez, en la escala de una vasta nación, los trabajadores y campesinos explotados se deshicieron de sus explotadores parásitos y tomaron el poder en sus propias manos. A través de consejos de trabajadores elegidos democráticamente llamados «soviets», la clase trabajadora ejerció el poder y dio dirección a todas las capas explotadas de la sociedad rusa.

Sin embargo, todas las esperanzas para la Revolución Rusa se basaban en el éxito o el fracaso de la revolución mundial. Rusia era un país atrasado, semifeudal, arruinado por años de guerra. La base material para construir una nueva sociedad no existía dentro de sus fronteras. La perspectiva de los bolcheviques, sin embargo, era precisamente que la Revolución Rusa formaría simplemente un eslabón en la revolución mundial, y que el socialismo solo era posible a escala mundial.

Inmediatamente, los trabajadores rusos lanzaron un grito de guerra a los trabajadores de todo el mundo para poner fin a la barbarie de la Guerra Mundial y deshacerse del yugo de la explotación capitalista. De hecho, una ola revolucionaria se extendió por Europa. La Revolución Rusa fue un brillante faro de esperanza para millones de trabajadores, campesinos y soldados en toda Europa y mucho más allá.

Pero el imperialismo internacional lo entendió tan bien como los bolcheviques y procedieron a extinguir este brillante ejemplo. Ningún medio era demasiado vil y ninguna atrocidad era demasiado terrible para la clase capitalista cuando se trataba de defender su propia propiedad. En lo que concierne a ellos, cuanto mayor fuera su éxito en convertir a Rusia en un infierno en la Tierra, más grave sería la advertencia que enviaría a los trabajadores de otros países para que no emularan el ejemplo ruso. Así, la toma del poder por los soviets en noviembre de 1917 fue seguida inmediatamente por la invasión de Rusia por 21 ejércitos de intervención extranjeros.

La guerra civil se convirtió en una tormenta de fuego con la ayuda de estos ejércitos, dejando a Rusia completamente devastada. La tragedia de la Primera Guerra Mundial y el sabotaje económico de los terratenientes y capitalistas que siguió a la revolución se multiplicó por mil. El transporte quedó devastado y el hambre y el frío acecharon a las ciudades, que quedaron parcialmente despobladas a medida que millones de trabajadores regresaban a las aldeas donde al menos se podía encontrar comida.

Y, sin embargo, contra todas estas dificultades, la Revolución mostró la resistencia más inspiradora. Aunque las esperanzas de los capitalistas y terratenientes desposeídos habían surgido gracias a la intervención extranjera, la vieja clase dominante seguía estando completamente desacreditada y aislada. Mientras tanto, un Ejército Rojo muy disciplinado de millones de campesinos y trabajadores se forjó en medio de la lucha bajo el liderazgo de León Trotsky.

Pero simplemente para sobrevivir, la Revolución tuvo que recurrir a las medidas más desesperadas, que sin embargo fueron concebidas como males temporales pero necesarios.

Los partidos políticos fueron prohibidos cuando tomaron las armas contra la República Soviética uno tras otro. A fines de 1918, en respuesta al terror blanco contrarrevolucionario contra los trabajadores y campesinos, un terror rojo fue lanzado contra los antiguos capitalistas y terratenientes. Se hizo necesaria la requisa del grano a los campesinos para alimentar las ciudades y al Ejército Rojo. Había que restaurar el orden en la industria, sin dejar espacio para experimentaciones en la democracia obrera cuando se introdujo la gestión individual. En los ferrocarriles en particular, la clave para una victoria militar y económica, se instaló una dura disciplina.

Sin embargo, gracias al heroico esfuerzo de la Revolución, el Ejército Blanco contrarrevolucionario había sido efectivamente aplastado en el año 1920. El llamado “virus bolchevique” se estaba extendiendo incluso a las bases de los propios ejércitos de intervención extranjera. Las fuerzas expedicionarias británicas, francesas, estadounidenses y canadienses experimentaron serios motines y uno por uno se retiraron.

Tres años después de la revolución, parecía como si la nueva república soviética pudiera finalmente comenzar el proceso de reconstrucción económica. Pero en ese mismo momento, se lanzó una nueva ofensiva contra la Rusia soviética, esta vez por parte del ejército del dictador polaco, Piłsudski, con el pleno respaldo de las potencias imperialistas. A finales de 1920, los soviéticos se enfrentaban a una situación desesperada.

Heroísmo frente a terribles obstáculos

Estas eran las circunstancias en las que el proletariado ruso —y su vanguardia organizada en el partido bolchevique— luchaban con todas sus fuerzas para rechazar al imperialismo; mantener una alianza con la mayoría del campesinado; crear un Estado obrero saludable; y sobre todo para ayudar a los trabajadores del resto del mundo a derrocar a su propia clase dominante.

Trágicamente, el proletariado en el resto de Europa no pudo tomar el poder en la ola de revoluciones que siguió a la Revolución Rusa, principalmente debido a la inexperiencia de los partidos comunistas. Por tanto, los trabajadores rusos permanecieron aislados.

Desesperado, desmoralizado y en gran medida dispersado en el Ejército Rojo o habiendo regresado a las aldeas, el proletariado fue apartado por una burocracia en ascenso que eventualmente elevaría a Stalin al poder.

A pesar de las mentiras de los historiadores a sueldo de la clase dominante, que arrojan niveles industriales de calumnias contra la Revolución Rusa, no había ningún «defecto inherente» en el bolchevismo que condujera inevitablemente al estalinismo. No es de extrañar que el régimen de una democracia obrera sana finalmente sucumbiera bajo los brutales golpes del imperialismo, el terror blanco y el estrangulamiento de una economía ya atrasada. Lo que es más notable es la resistencia de la Revolución y el heroísmo del proletariado ruso y su vanguardia, a pesar de los horrores que se le infligieron.

Para los marxistas que luchan hoy por derrocar el sistema capitalista, la Revolución Rusa sigue siendo un faro que brilla intensamente del que continuamos inspirándonos tremendamente y del que continuamos aprendiendo lecciones vitales.

Los historiadores burgueses de la época tenían pocos escrúpulos para difamar la Revolución Rusa con todo tipo de mentiras y distorsiones. Los artículos aquí, de Walter Meakin, son por lo tanto más valiosos como un relato honesto de un testigo ocular. Meakin, que también tomó muchas de las fotos aquí reproducidas, era un sindicalista comprometido.

Uno de los fundadores de la Unión Nacional de Periodistas (y más tarde presidente de la misma en 1924-25), había trabajado para el Manchester Guardian (ahora The Guardian) desde 1911 hasta 1917. Durante ese tiempo cubrió el Levantamiento de Pascua en Dublín y los conflictos posteriores en Irlanda. Más tarde se unió al periódico de izquierda Fleet Street, el Daily News, y se convirtió en su corresponsal industrial y laboral. Así fue como fue invitado a acompañar a la Delegación Laboral Británica del TUC a visitar Rusia.

Walter nació en una comunidad minera de Nottinghamshire y comenzó a trabajar en 1894 como «Office Youth» (Joven de la oficina) para Midland Railway con el salario principesco de 8 chelines a la semana (equivalente a 40 céntimos en moneda decimal).

Los editores de marxist.com deseamos extender nuestro enorme agradecimiento a Steve Musgrave, nieto de Walter Meakin, por preservar esta notable pieza de historia y por ponerla a nuestra disposición para su publicación. La introducción anterior y las leyendas que acompañan a las fotos son de Ben Curry.

Galería

La siguiente galería de fotos estaba en posesión de Walter Meakin tras regresar de su visita a Rusia en 1920. Algunas de ellas fueron sacadas por el propio Meakin, mientras que otras fueron entregadas a Meakin por la agencia de prensa soviética, «Departamento de Photo-Cine de toda Rusia».

 

Revolución Rusa 1920

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *