29 julio, 2015

Hacia la nacionalización del transporte colectivo por la construcción del socialismo en El Salvador

El paro parcial del transporte colectivo, causado hipotéticamente por la amenaza de grupos delincuenciales hacia los transportistas. Es claro hasta ahora que esto solo es parte de un plan estratégico de la burguesía para desestabilizar el gobierno y crear confusión en las masas.

 


El paro parcial del transporte colectivo, causado hipotéticamente por la amenaza de grupos delincuenciales hacia los transportistas. Es claro hasta ahora que esto solo es parte de un plan estratégico de la burguesía para desestabilizar el gobierno y crear confusión en las masas.

 

Por lo tanto, denunciamos que el presente suceso es una estrategia burguesa puesta en marcha a través de los grupos lumpen de la sociedad con la complicidad de los empresarios del transporte, para crear las condiciones de desacreditación del gobierno de turno. El desarrollo de este plan y en concreto este hecho, está sirviendo a la burguesía para analizar su margen de acción, -ya sea por acciones golpistas de “mecha lenta” (una desestabilización progresiva al gobierno para derrocarle en la próxima elección), o de mecha rápida (golpe de Estado inmediato ante la “incapacidad” del gobierno). Estas acciones surten efectos en la conciencia de las masas, en el peor de los casos pude ser que la situación no se preste para desarrollar un movimiento de lucha, lo cual le permitiría a la reacción continuar con medidas más concretas y el segundo es que el pueblo organizado salga a las calles a luchar en contra de la reacción. Sobre esta última idea hemos podido ver que en las últimas horas se han producido situaciones interesantes, los trabajadores saben que este ataque representa no solo un golpe para el gobierno sino también más claramente para ellos, todo los inconvenientes que le genera a los trabajadores el hecho que haya paro: cobros excesivos en unidades piratas, tener que caminar largas distancias, tener que acortar las horas de descanso para tener que tomar el autobús, situación que a los empresarios no les interesará, si los trabajadores llegan tarde, se les descontara o se les despedirá.

¿Cómo debe el FMLN combatir esta estrategia?

Las masas populares, han visto a la dirección girando a posiciones a favor de los empresarios por lo que se sienten traicionados y excluidos, la izquierda en el poder debe mirar hacia abajo, hacia sus bases, que son revolucionarias y -que aun con fuertes conflictos ideológicos- le respaldan, plantearles un programa de transición claro, concreto, creíble y realizable, esta es la tarea del momento, la presión de la base del partido puede servir para agilizar esta tarea. El poder de la explosión social reside radicalmente en las masas, estos deben exigir que el FMLN gire a la izquierda con un programa revolucionario y socialista, así las masas le respaldaran fácilmente en la calle, en la lucha contra la burguesía. Es decir, deber ser, un proceso reciproco que debe culminar necesariamente en satisfacer las necesidades de la clase trabajadora.

El reciente paro parcial de transporte colectivo

El gobierno ha sacado unidades para intentar aliviar la situación, pero es insuficiente, algunos trabajadores han mostrado solidaridad entre sí, el gobierno ha dado un buen ejemplo con el Sitramss –que a pesar de ser una empresa pública-privada- demuestra que nuestro país puede tener transporte de calidad. El partido ha reconocido que es un intento de desestabilización por parte de la oligarquía basándonos de esto, esté debe armar comités conformados por soldados, trabajadores sindicalizados y militantes del partido, armados que vayan a las rutas de autobuses, que hagan funcionar los autobuses asegurando que los motoristas que se sumen a esta medida no sean despedidos, aquellos empresarios que se nieguen a esta medida deben entregar sus unidades al Estado, quién podría indemnizar a los empresarios y comenzar a armar una red de transporte realmente público.
La solución está en la nacionalización del sector transporte, y ponerlo a funcionar en manos de los comités de trabajadores, para acabar de una vez por todas con los monopolios de transporte, sin dejar de lado que ante esto, la burguesía reaccionara con su carácter represor y seguirá atacando a la población para evitar o desarticular dicha medida, por medio del lumpen que por su condición termina indirecta o directamente a su servicio.

¿En qué consiste la nacionalización?

Es preciso afirmar que para que esta medida funcione debe ser acompañada por la renacionalización de los servicios públicos privatizados (electricidad, telecomunicaciones, pensiones, etc.) ya que no se debe implementar como método aislado de los demás bienes y servicios del país. Por tanto, la nacionalización específicamente del sector transporte, es descubrir principalmente que el secreto comercial de este sector, radica en los monopolios que lo dominan, después de esto poner a funcionar la administración del transporte en manos de los comités de obreros, que tendrán claramente el control del Estado –responsable de esta medida- para que la ganancia acumulada por este servicio, sea invertida en beneficios sociales (educación, salud, ciencia, arte, etc.) y en la innovación de estos.
Esta medida debe de ir de la mano con la nacionalización de la industria, la banca y las tierras, será premisa para la consolidación de una economía planificada, el primer paso hacia la construcción del socialismo en el país, que debe llamar a una revolución mundial para sobrevivir a los ataques y bloqueos del gran capital.

¡Alto a los ataques de la burguesía!
¡Por la nacionalización del transporte colectivo!
¡Por un programa revolucionario y socialista!