Nicolás Maduro fue reelegido para otro mandato en las elecciones presidenciales de Venezuela el domingo 20 de mayo. Victoria obtenida frente a una oposición divida, con una abstención cercana al 54%, principalmente impulsada por los sectores de la derecha aglutinada en el FAVL, lo que le permitió una victoria holgada de 6.245.862 votos, (68%) frente 1.927.387 (21%) del candidato de la fracción de la derecha que decidió participar en las elecciones Henri Falcón, 996.073 por el sacerdote evangélico Bertucci (10 por ciento) y 34.614 por el poco conocido Quijada que se presentó como candidato chavista disidente (0,4 por ciento).

Hipocresía de la derecha

Las elecciones se llevaron a cabo en el marco de un ataque sostenido de la oposición reaccionaria y el imperialismo para impedir que se celebraran. Desde el día en que se convocaron, tanto EE.UU. como la UE anunciaron que no reconocerían su legitimidad y exigieron su suspensión. A ellos se unieron los países del Grupo de Lima, un grupo ad hoc de gobiernos derechistas latinoamericanos establecido para emitir declaraciones en línea con la política imperialista de Estados Unidos cuando no pueden obtener la mayoría en la Organización de Estados Americanos y otros organismos oficiales. La supuesta preocupación por las garantías democráticas de gobiernos como Argentina, Brasil, Colombia, México y Honduras es completamente hipócrita. Ninguno de estos gobiernos ha investigado la ejecución extrajudicial del activista de derechos indígenas Maldonado en Argentina; los cientos de miles de desplazados y desaparecidos en Colombia; la participación y encubrimiento del Estado de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en México y el flagrante fraude electoral en Honduras hace apenas unos meses, por mencionar algunos casos.

Los reaccionarios partidos de oposición venezolanos, ahora agrupados en el llamado Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL), que se pasaron seis meses el año pasado organizando una campaña violenta y terrorista para exigir elecciones anticipadas, ahora llamaron al boicot. La elección tuvo lugar exactamente un año después de que una turba de partidarios violentos de estas damas y caballeros rodearan a Orlando Figuera, un joven partidario chavista de tez oscura, y le pegaran fuego. Orlando murió como consecuencia de las heridas. Este incidente por sí mismo te dice todo lo que necesitas saber sobre el verdadero carácter de la oposición venezolana reaccionaria, oligárquica, proimperialista y racista.

La celebración de las elecciones se llevaron a cabo fue una respuesta clara a estas fuerzas reaccionarias. Sin embargo, la oposición venezolana recibió un duro golpe el año pasado y ahora está dividida y desmoralizada. Todos los intentos que hicieron para movilizar a la gente en las calles en el periodo previo al 20 de mayo fracasaron miserablemente. A medida que se acercaba el día de las elecciones, un número cada vez mayor de líderes de la oposición rompió filas con FAVL y pidió un voto para Henri Falcon, que fue respaldado por su propio partido además del MAS y COPEI.

Pero no lograron alentar a su propia base. La participación fue extremadamente baja en las áreas más ricas de las grandes ciudades, baluartes tradicionales de la oposición de derecha, donde la mayoría de los centros de votación no tenían colas o estaban completamente vacíos durante todo el día.

Por supuesto, Henri Falcón, fiel a la tradición de la oposición venezolana cada vez que pierde una elección, denunció un supuesto “fraude”, habló de 900 casos de irregularidades, dijo que no reconocía el resultado y llamó a convocar nuevas elecciones en octubre. Esto es ridículo. Para todos fue claro que no había sido capaz de movilizar la base de apoyo de la oposición, que siguió en gran medida la llamada de boicot emitida por la FAVL, siguiendo instrucciones de Washington.

Abstención

La primera lectura que consideramos pertinente realizar, a pesar de la aparente contundencia e incluso carácter épico que algunos miembros de la dirección del gobierno pretendan darle al resultado, es que el gobierno y la oposición no abstencionista no logro convencer de la importancia de participar ni siquiera a la mitad del registro electoral. Las convenientes comparaciones con los registros de otros países como Chile, Colombia, Perú, Estados Unidos obvian un detalle de carácter subjetivo que no podemos pasar por alto, en esos países no hubo una revolución y no gobernó un Hugo Chávez en su historia reciente. Si el gobierno no es capaz de analizar, identificar y reconocer, el reflujo en el movimiento de masas y su silente grito desesperado de la necesidad acuciante de solución a las problemáticas más urgentes que viven las grandes mayorías, la creciente desconfianza, no sólo en la revolución, en el gobierno, ya inclusive en la democracia burguesa como mecanismo para superar la crisis y se hace de oídos sordos de esta realidad y asume con soberbia y arrogancia la victoria, abrazados sólo 68% “inmenso y contundente” sin darnos cuenta del silencio del 54% de todo el registro electoral que optó por no participar, puede llevarlo a tomar medidas erradas por su desconexión con las aspiraciones más profundas de las masas.

La mayoría de la oposición reaccionaria, con el apoyo total de Washington, Bruselas y los gobiernos derechistas de la región , llamaron al boicot, lo que provocó en una participación muy baja en las zonas de clase media y alta de las principales ciudades, vemos como municipios dónde generalmente gana la derecha como Chacao, Baruta y el Hatillo, tuvieron una participación de apenas 13,87%; 15,67% y 15,16% respectivamente. Como reacción, muchos en los barrios de clase trabajadora y pobres salieron a votar como una forma de rechazar tal intromisión imperialista descarada. Sin embargo, incluso aquí la participación fue visiblemente menor que en elecciones anteriores.

Desde Lucha de Clases consideramos que no toda la abstención, muy alta para una elección presidencial en nuestra historia reciente, pueda o deba considerarse simpatizante de la derecha, ya que hubo una franja significativa de la misma que es parte del chavismo de base, descontento, desmoralizado y desmovilizado por la fuerte crisis económica e incrédulo en las promesas de prosperidad del Candidato Presidente, además de un 20% de abstención dura histórica, que incluso se abstuvo en las elecciones presidenciales de Chávez del 2012, cuando se registró la más alta participación de la historia del país.

A pesar de que los medios internacionales hablan de “irregularidades masivas” (BBC), de que “Maduro se reeligió” (El País), y de que fue una “farsa de elección” (Financial Times), las elecciones se llevaron a cabo en condiciones normales, sin incidentes y en presencia de observadores internacionales, incluido el ex presidente español Zapatero. La ONU y la UE también fueron invitados a enviar observadores, pero se negaron. Ahora afirmarán que hubo “numerosas irregularidades” a pesar del hecho de que no estaban sobre el terreno para presenciarlas.

Trabajadores y pobres votan en contra del imperialismo

La participación fue mayor en los barrios de clase trabajadora y pobres, que son la base tradicional de apoyo de la Revolución Bolivariana. Muchos aquí votaron para dar una respuesta clara a la campaña escandalosa del imperialismo y la oposición exigiendo que se cancelen las elecciones. Muchos también votaron para defender lo que queda de los logros de la revolución. Existe una comprensión clara de que si la oposición ganara las elecciones, destruirían todo y harían que los trabajadores y los pobres paguen el precio total de la crisis con un brutal programa de “ajuste” inspirado por el FMI. Aún así, la participación fue menor de lo habitual en los bastiones chavistas tradicionales. Hubo filas en muchos colegios electorales, que los medios internacionales deliberadamente ignoraron, pero estas no fueron tan largas ni tan persistentes como lo habían sido en elecciones anteriores. Esto fue a pesar de que el PSUV y el estado usaron sus aparatos para intentar movilizar el voto chavista de una manera sin precedentes. El voto de Maduro fue de alrededor del 30 por ciento del censo total, frente al 40 por ciento cuando fue elegido por primera vez en 2013. Perdió 1,3 millones de votos a pesar de que el censo se había ampliado en 2 millones.

Todavía hay un voto chavista duro, que sale en cada elección por lealtad a la Revolución Bolivariana y la lucha por el socialismo que Chávez representó. Pero cada vez es más difícil que este sector movilice a otras capas más amplias. En la izquierda del movimiento chavista hay una creciente crítica a la dirección y la burocracia, ya que han demostrado que no pueden lidiar con la situación económica y son un obstáculo para la iniciativa revolucionaria de las masas.

En el periodo previo a las elecciones, altos funcionarios gubernamentales intervinieron para revertir esta tendencia e incluso Maduro prometió que ya no habría más desalojos. Una de las principales organizaciones campesinas revolucionarias, la CRBZ, convocó a votar por Maduro pero mantuvo todas sus críticas contra la burocracia y el aparato estatal. Lo mismo fue el caso en la Comuna El Maizal, en Lara, donde el estado todavía no ha reconocido la victoria electoral del vocero de la comuna Ángel Prado, contra el candidato oficial del PSUV en las elecciones municipales de diciembre y a pesar de todo, participaron masivamente el 20 de mayo en las presidenciales votando por Nicolás Maduro.

Somos Venezuela, aumento del voto nulo, descenso del PCV y PPT

El recién surgido Movimiento Somos Venezuela, a pesar de contar con un despliegue propagandístico inmenso, todas las prebendas asociadas al movimiento, entorno al carnet de la patria y sus bonos, una campaña con “caravanas de la esperanza” con autobuses nuevos color amarillo que recorrieron el país y la promoción de figuras del ámbito del espectáculo, empresarios y sectores de una especie de chavismo edulcorado, no logró convencer ni fracturar al chavismo de base de manera significativa al obtener apenas 374.862 votos. El PSUV sigue siendo, con sus 5.277.955 votantes, por mucho, el principal partido que atrae el voto chavista.

Dos hechos particulares vale la pena destacar del resultado electoral, primero, el voto nulo, que no tiene tradición en Venezuela y al cual ninguna organización llamó públicamente a impulsar, paso de 67.000 en las presidenciales del 2013 a 177.480 este domingo 20 de mayo. Lo cual interpretamos como la forma de expresarse de algunos sectores descontentos del chavismo, que no se sintieron representados por el Candidato Nicolás Maduro, pero que no estuvieron dispuestos a hacerle el juego a la derecha proimperialista y su llamado a la abstención. Y es curiosa esta cifra, ya que supera la votación obtenida por partidos a la izquierda del PSUV como PCV o PPT, quienes obtuvieron una votación de 171.043 y 91.547 respectivamente.

La pérdida de votos del PCV y PPT, si la comparamos con 2013 cuando obtuvieron 283.678 y 168.983 respectivamente o inclusive con las municipales de diciembre 2017 donde obtuvieron 271.686 y 208.404 cada uno podríamos interpretarla como un incremento en la desconfianza en su capacidad de presionar al Gobierno, su constante ambivalencia entre criticar y tolerar actitudes negativas del gobierno, sumado a la incomprensión de algunos sectores, que apoyaron con fuerza dichas tarjetas, al tener la audacia política de enfrentar al PSUV, a pesar de las presiones, en el municipio Libertador, postulando a Eduardo Samán, Angel Prado en Simón Planas, Regulo Reina en Temblador, entre otros, y a los cuales, o se le censuró y boicoteó la campaña (caso Samán) o simplemente no se les reconoció la victoria, (casi Prado y Reina).

La persistencia del PSUV en sus arbitrariedades, inclusive en periodo electoral, a pesar de haber firmado sendos pactos con PCV y PPT, incumplía de manera reiterada con parte de sus contenido, despidiendo trabajadores/as, reprimiendo protestas, permitiendo despidos masivos, autorizando calificación de despidos a dirigentes sindicales, manteniendo la bonificación salarial, entre otras cosas, aumentó la desconfianza en las masas en dichos partidos y permitió el descenso de su participación.

Nosotros abogamos por la unidad de la clase trabajadora y de los sectores revolucionarios del chavismo, dicha unidad pasa por la construcción colectiva de un programa revolucionario que permita superar la crisis sin cargarla en los hombros de las y los trabajadores. Consideramos que llego el momento de construir una alternativa revolucionaria para la clase obrera y popular.

Resolver la crisis con una alternativa revolucionaria

El problema es que, sobre la base de su historial, Maduro y la dirección bolivariana no pueden o no quieren implementar las medidas necesarias para enfrentar la crisis económica. En lugar de enfrentar la crisis de frente expropiando a los capitalistas, banqueros y terratenientes, el gobierno hace llamamientos constantes para que inviertan. Mientras ataca el papel que desempeñan en la “guerra económica”, el gobierno les otorga préstamos y acceso a dólares. En su discurso de victoria electoral, Maduro, una vez más, hizo un llamamiento a la oposición para que volviera a la mesa de negociaciones, un llamamiento que extendió al imperialismo estadounidense.

En las próximas semanas veremos una intensificación de la campaña imperialista contra el gobierno venezolano con mayores sanciones. El subsecretario de Estado de Estados Unidos, John Sullivan, hablando en Argentina, dijo que Washington estaba considerando sanciones petroleras, lo que tendría un impacto paralizante en la economía. Esperan derribar al gobierno exacerbando la crisis y asfixiando económicamente al país.

Para las masas bolivarianas, el problema principal será la profunda crisis económica, con hiperinflación, un colapso en el poder adquisitivo de los salarios y la consiguiente escasez de productos básicos. Maduro prometió lidiar con estos problemas después de las elecciones y aseguró que lograría “prosperidad económica”. Estas promesas no se cumplirán y las capas avanzadas de los trabajadores y los pobres se verán empujados a buscar una alternativa real, capaz de enfrentar al imperialismo pero al mismo tiempo avanzar hacia la solución de la crisis económica.

De hecho, solo hay dos soluciones posibles. Una, defendida por todas las alas de la oposición y que cuenta con el respaldo del imperialismo, es un brutal plan de ajuste que incluiría recortes al gasto social y estatal, levantamiento de subsidios, abolición de los alimentos subsidiados del CLAP, privatización de empresas estatales y recursos naturales y despidos masivos en empresas del sector público y privado. Eso sería un completo desastre para los trabajadores y estaría acompañado de un aplastamiento de los derechos democráticos.

La otra sería nacionalizar todas las palancas fundamentales de la economía bajo el control obrero democrático y usarlas para producir para satisfacer las necesidades del pueblo, no el beneficio del puñado de parásitos que componen la oligarquía.

La política a mitad de camino del gobierno de Maduro, con concesiones cada vez mayores a la clase dominante, solo lleva a la desmoralización, el escepticismo, un agravamiento de la crisis y, finalmente, de una forma u otra, a un plan de ajuste brutal que recaiga sobre las espaldas de la clase trabajadora.

Para romper con esta situación, la vanguardia revolucionaria debe fijarse el objetivo principal de construir una alternativa genuina y revolucionaria basada en un programa socialista que ofrezca una solución en beneficio de los trabajadores. Esa es la tarea más urgente, únete a Lucha de Clases e impulsemos la construcción de una alternativa revolucionaria.

Deja un comentario

Check Also

Venezuela: El nuevo comienzo en la política del gobierno bolivariano ¿Hacia dónde nos dirigimos?

El pasado viernes 17 de agosto, el presidente Maduro presentó un conjunto de medidas enmar…