Sri Lanka: la contrarrevolución provoca una explosión social

0 46

El lunes 9 de mayo, dramáticos acontecimientos sacudieron Sri Lanka. El Primer Ministro Mahinda Rajapaksa hizo una apuesta desesperada para establecer el orden y salvar su propio pellejo político, tras meses de turbulencias económicas y semanas de movilizaciones masivas en las calles. Pero su brutal represión le salió el tiro por la culata de forma estrepitosa.

Al anochecer, Mahinda se escondía en una base naval, mientras que las residencias de decenas de diputados estaban en llamas. Al final del día, ocho personas habían muerto, entre ellas un diputado y dos policías, y los hospitales estaban llenos de heridos.

Este es un momento importante de «antes y después» para la lucha. Las capas más moderadas han quedado en estado de shock por los incidentes del 9 de mayo. Mientras tanto, algunos de los autodenominados «líderes» se preparan para vender un compromiso.

Las capas más avanzadas de la juventud deben aprender las lecciones de estos días dramáticos.

La última partida de dados de Mahinda

El enorme y profundo movimiento de masas en Sri Lanka lleva ya más de seis semanas. A medida que se desarrollaba, los hermanos Rajapaksa -el presidente Gotabaya Rajapaksa y el primer ministro Mahinda Rajapaksa- veían claramente que no iban a salir de esto con el pellejo político intacto. Cada uno ha buscado su propia autopreservación a costa del otro.

Por eso, el viernes, cuando Gota exigió la dimisión de Mahinda, éste no estaba dispuesto a irse en silencio. Mahinda calculó que, después de más de un mes en las calles, el movimiento se estaba agotando. Decidió que ahora era el momento de golpear, de soltar a sus matones, y que una vez que despejara el movimiento de las calles no habría necesidad de dimitir en absoluto. Esta es una valiosa visión de la psicología de estos gánsteres.

El lunes 9 de mayo puso en marcha su plan. Pero como Marx explicó una vez: «La revolución necesita a veces el látigo de la contrarrevolución para impulsarla».

La contraofensiva de Mahinda fracasó de forma espectacular.

La violencia de la contrarrevolución

Gracias a las poderosas conexiones de su época en la presidencia entre 2005 y 2015, Mahinda estaba bien situado para organizar una represión no oficial. El lunes 9 de mayo, utilizando estos vínculos con el Estado y su considerable número de matones leales, preparó un enfrentamiento con el movimiento.

Por la mañana, las bandas de lumpenes fueron enviadas en autobús a un mitin progubernamental organizado por él mismo y Namal, su hijo y príncipe de la familia Rajapaksa, en la residencia oficial del Primer Ministro en Temple Trees, en Colombo. Los asistentes, que habían pagado, fueron agasajados con alcohol y luego se convirtieron en una turba.

Luego, al grito de «necesitamos a Mahinda», fueron enviados desde Temple Trees a los campamentos antigubernamentales permanentes situados a unos cientos de metros: primero a «Maina Go Gama», frente a Temple Trees, y luego, a unos cientos de metros, a «Gota Go Gama», en Galle Face Green.

Fue un asalto bien coordinado y despiadado. Cientos de matones fueron traídos en autobuses. La mayoría eran lacayos del régimen, aunque algunos presos fueron traídos de las cárceles para amotinarse durante el día. Mientras tanto, se habían dado órdenes a la policía de no obstruir a esta turba progubernamental, sino de hacerse a un lado y dejarles crear el caos.

El resultado fue una brutal orgía de violencia. Pronto circularon por las redes sociales vídeos de manifestantes antigubernamentales siendo golpeados con tablones y palos. Otro mostraba a matones progubernamentales arrancando el hijab de una mujer musulmana y golpeándola hasta hacerla caer al suelo. Las tiendas de campaña de la ocupación fueron pisoteadas e incendiadas, y se presenciaron escenas similares en «Gota Go Gama», en Kandy, una ciudad del centro de la isla.

El pueblo contraataca

La violencia contrarrevolucionaria encendió rápidamente un polvorín de indignación y rabia.

A medida que la noticia se extendía, las masas enfurecidas descendieron al campo desde los bloqueos de carreteras cercanos que se habían producido en protesta por la falta de gas para cocinar. Los trabajadores abandonaron en masa sus puestos de trabajo para salir en defensa del movimiento. Los sindicatos y los sindicatos de estudiantes también hicieron un llamamiento a sus miembros para que bajaran a los lugares de los ataques.

Las masas se defendieron con fuerza. Galle Face Green fue rápidamente recuperado.

Desde Temple Trees, los matones progubernamentales huyeron a las aguas poco profundas de la orilla del lago Beira. Sólo al caer la noche la policía los sacó (a regañadientes) del agua sucia.

Pronto, los autobuses que se habían utilizado para llevar a los presos y a los matones del SLPP a los lugares de la protesta fueron quemados y destrozados. En un caso, un autobús fue arrojado a un lago, mientras que otro fue destrozado con una excavadora JCB.

Fuera de Colombo, la erupción de ira fue aún más feroz. Toda la furia de las masas se dirigió a los ministros y diputados de este gobierno ladrón. Se declaró un toque de queda policial en toda la isla, pero las masas permanecieron impávidas. Por su parte, la policía no hizo mucho para impedir que las masas antigubernamentales llevaran a cabo su contraataque.

Está claro que, por la mañana, las bases de la policía tenían órdenes de mantenerse al margen mientras los lúmpenes destrozaban «Gota Go Gama». Sin duda, muchos siguieron las órdenes a regañadientes, y ahora se sienten satisfechos con el contraataque de las masas. De hecho, al menos en un lugar los agentes de policía se unieron a la protesta.

El partido gobernante, el SLPP, había sembrado el viento y cosechado el torbellino. Sus oficinas fueron completamente destrozadas. Todos los símbolos del partido en el poder fueron destruidos. Una estatua del patriarca Rajapaksa fue derribada. El jeep de un ministro fue arrojado a un lago. En otro caso, la colección de Lamborghinis de un diputado fue incendiada.

Por todas partes, las residencias de los diputados del partido en el poder y de los ministros del gobierno fueron asediadas por grandes protestas antigubernamentales. Al anochecer, al menos veinte o veintitrés de estas residencias eran ruinas humeantes, quemadas por las masas, incluida la casa ancestral de la propia familia Rajapaksa.

En medio de la confusión, circularon naturalmente ciertos temores de que los provocadores iniciaran los incendios. ¿Es esto probable? La forma en que se desarrollaron los acontecimientos sugiere que no: en primer lugar, es dudoso que el régimen se haya autoinfligido un daño de tal magnitud.

En segundo lugar, si los provocadores estuvieran trabajando a una escala seria, presumiblemente lo harían con algún fin, como proporcionar el pretexto para un golpe de estado.

Pero, como sugieren los casos de relativa pasividad policial, la clase dirigente no puede apoyarse de forma fiable en los cuerpos armados del Estado, al menos no en este momento. El martes, el oficial de policía de alto rango que, un día antes, había colaborado con los disturbios de Mahinda, se vio rodeado y golpeado por una furioso multitud antigubernamental. Una vez más, sus oficiales no intervinieron para proteger a su propio comandante.

Un golpe de Estado o cualquier otra intervención del ejército en este momento sería una maniobra muy arriesgada. Podría acabar de forma desastrosa para el régimen, haciendo que las masas salieran en gran número y provocando la ruptura del ejército en líneas de clase.

Mahinda fuera

Cuando la magnitud de la ira de las masas se hizo evidente, Mahinda Rajapaksa no sólo se vio obligado a presentar su dimisión, sino a huir para salvar su vida.

Siguiendo su ejemplo, los ministros del gobierno comenzaron a dimitir. Pero las masas no iban a dejarlos escapar tan fácilmente. Se establecieron bloqueos en las carreteras y en el exterior del aeropuerto para impedir que los diputados intentaran escapar del país. Incluso los coches de la policía fueron detenidos y controlados por el pueblo. Cuando el coche de un diputado del partido gobernante fue bloqueado en una autopista entre Colombo y Kandy, éste abrió fuego contra los manifestantes, matando a uno e hiriendo a otros. Tras intentar huir a un edificio cercano, se suicidó, disparándose a sí mismo.

Cuando se supo que Mahinda Rajapaksa estaba refugiado en la muy fortificada base naval de Trinco, grandes multitudes rodearon todas sus entradas. Muchos incluso se subieron a los barcos para rodear la base y asegurarse de que ningún yate privado en el que viajara el ex primer ministro pudiera escapar de la isla. Este movimiento ha adquirido rasgos insurreccionales impresionantes en todo el país. Y como reflejo de la enorme presión ejercida desde abajo, 2.000 sindicatos convocaron una huelga general.

Pero la convocatoria a la huelga general duró poco. La furia explosiva del movimiento no tardó en poner en jaque a los elementos más moderados y de clase media, que se han retirado asustados, entre ellos los dirigentes sindicales.

Autodefensa

Los dramáticos acontecimientos del lunes marcan un punto de inflexión fundamental en la situación.

Desde el primer día, el movimiento ha insistido en su estricta adhesión a la no violencia. La abrumadora mayoría del pueblo esperaba sinceramente que los Rajapaksas pudieran ser expulsados pacíficamente. Después de los acontecimientos del lunes, un gran número de trabajadores, campesinos y jóvenes pudieron ver claramente que esto ya no es posible.

Sin embargo, al caer la noche del lunes, algunas de las capas de la clase media del movimiento, especialmente en las redes sociales, empezaron a sucumbir al nerviosismo. Aterrados por la ira que había provocado la contrarrevolución, suplicaron a las masas que volvieran a los métodos pacíficos del movimiento.

Pero si la gente no hubiera salido en masa después de que los matones de Mahinda hubieran atacado a «Maina Go Gota» y «Gama Go Gota», la violencia habría sido mucho, mucho peor. En lugar de la «violencia» de la autodefensa, el régimen -habiendo probado la sangre y percibiendo la debilidad- habría entrado a matar. Habrían desencadenado un reino del terror con una represión contrarrevolucionaria masiva y la incitación a los asesinatos comunales.

La respuesta de las masas lo impidió. Como siempre ha sucedido en la historia, fue la contrarrevolución la que volvió a iniciar la violencia. Lo que vimos de las masas fue la autodefensa. Y la autodefensa no sólo está justificada, sino que es absolutamente necesaria. Lo que le falta es organización y un programa claro. Esto es lo que dio al estallido del lunes un carácter convulso.

No, no podemos condenar la «violencia» de las masas. Ante la violencia contrarrevolucionaria, la autodefensa es absolutamente necesaria. Y el golpe que recibió el régimen les obligará a moverse con más cuidado en el futuro.

Dirección y programa

Lo que se necesita es una organización clara: comités de lucha y autodefensa en los lugares de trabajo y en las comunidades, vinculados a nivel de distrito y nacional. Pero más que eso -y como requisito previo- el movimiento necesita una dirección clara y un programa claro. Esto es precisamente lo que le falta.

Hasta ahora, el movimiento, comprensiblemente, ha evitado los partidos políticos, rechazándolos a todos con disgusto y rabia. Pero la naturaleza aborrece el vacío. Con el tiempo, debe surgir una dirección. Y de hecho, ha surgido un tipo de liderazgo.

El fracaso de los líderes sindicales en la movilización significó su abdicación de la dirección del movimiento. En su lugar, las capas de clase media asumieron una posición de predominio en las ocupaciones y en el movimiento en general.

Pero estos «líderes» autoproclamados de la clase media han tratado activamente de impedir la discusión de cualquier programa político o económico para el movimiento. En efecto, han tratado de mantener el movimiento en su forma más temprana y «espontánea», impidiendo que las masas aclaren las cuestiones esenciales. Esto ha provocado la confusión de las masas en asuntos de importancia fundamental.

Como la dirección ha impedido que surja del movimiento un programa decidido democráticamente, han surgido inevitablemente grupos marginales con sus propias ideas.

El Colegio de Abogados de Sri Lanka (BASL), que goza de un gran prestigio debido al poderoso papel que han desempeñado los abogados en el movimiento, ha dado un paso adelante con un programa que, según afirma, puede ofrecer una salida a la crisis. Pero este «programa» representa una completa rendición a la clase dominante.

Su propuesta pide la formación de un gobierno provisional de unidad nacional de todos los partidos, con Gotabaya Rajapaksa todavía en el poder durante cuatro o seis meses. Este gobierno (nos dicen) devolverá al país a un sistema de primer ministro, tras lo cual el país irá a las urnas para elegir un nuevo gobierno.

¿Y van a permanecer las masas en las calles durante seis meses para garantizar que ese gobierno interino cumpla sus promesas? Plantear la pregunta es mostrar lo absurdo de esta propuesta.

Peor aún, la BASL explica que ese gobierno también debería encargarse de pedir ayuda al FMI y a otros acreedores imperialistas. La confusión sobre el significado de un rescate del FMI está actualmente muy extendida en el movimiento, principalmente por la falta de una dirección clara y socialista capaz de explicar el verdadero carácter del imperialismo.

El programa de la BASL pide incluso una mayor participación de las cámaras de comercio en el proceso parlamentario, es decir, ¡representantes directos de la misma clase capitalista que ha llevado a Sri Lanka a una situación tan catastrófica!

Que una organización que goza de prestigio en el movimiento presente semejante programa es maná del cielo para la clase dominante.

¿Qué sigue?

Tras los incidentes del 9 de mayo, los elementos más moderados quedaron en estado de shock. Seguían albergando la utópica esperanza de que el movimiento pudiera triunfar de forma totalmente pacífica a través de vías puramente legales.

Mientras tanto, la última información es que Gota ha intentado aplicar las propuestas de la BASL, habiendo nombrado a Ranil Wickremesinghe -el único diputado del derechista UNP- como Primer Ministro.

Pero no está nada claro que estas medidas consigan desactivar el movimiento.

En primer lugar, el principal objetivo del movimiento aún no se ha alcanzado: Gota sigue en el poder. En segundo lugar, ¡no es seguro que los partidos en el parlamento sean capaces de llegar a un acuerdo por sí mismos! La última información es que tanto el SJB como el JVP han dicho ahora que no se unirán a ese gobierno. Esto no será un paso hacia la «unidad nacional», sino que será un gobierno de crisis continua.

Por último, la oposición es tan odiada como el partido en el poder. Es poco probable que las masas se aplaquen con una remodelación de la cúpula, incluso si la oposición se incorpora. El lunes, cabe destacar que el líder del SJB, Sajith Premadasa, fue expulsado bajo un aluvión de patadas e insultos cuando intentó visitar «Gota Go Gama».

Está claro que el SJB, a pesar de su autoridad, no habla en nombre de todo el movimiento, y tendrá grandes dificultades para vender ese compromiso. Entre los abogados más radicales, han empezado a surgir voces de desacuerdo contra el intento de entrega. La Asociación de Jóvenes Abogados, por ejemplo, ha exigido que la BASL incluya como mínimo la dimisión de Gota en sus demandas y que rechace el rescate del FMI.

Pero tanto si el movimiento sigue avanzando como si decae temporalmente a causa de la confusión sembrada por algunos líderes de clase media asustados, está claro que se ha alcanzado un punto de inflexión. La primera prueba seria del movimiento ha puesto de manifiesto sus debilidades: su falta de programa y de organización, y la incapacidad de sus autoproclamados «líderes».

Y si un nuevo gobierno abre el camino para un rescate del FMI, las masas recibirán otra amarga lección sobre la verdadera naturaleza de la medicina de los imperialistas.

Es hora de que los elementos más revolucionarios y con conciencia de clase del movimiento aprendan la lección y se preparen para la próxima gran prueba. Esa lección es principalmente ésta: la tarea más urgente es la formación de un partido revolucionario con un claro programa socialista. En la situación actual, tal partido crecería rápidamente a medida que sus pronósticos se confirmen con los acontecimientos y las masas aprendan por sí mismas la imposibilidad de resolver sus problemas sobre una base capitalista. A su vez, un partido revolucionario eliminaría la confusión que existe actualmente en el movimiento y abriría el camino a la lucha por el poder de la clase obrera de Sri Lanka.

 
Leave A Reply

Your email address will not be published.