7 febrero, 2016

¿Que ha sucedido con las negociaciones por el aumento al salario mínimo? ¡Los grandes empresarios preparan un fraude, preparémonos para la lucha!

Falta poco para que el Consejo Nacional del Salario Mínimo (CNSM) dictamine el nuevo aumento al salario mínimo, en un momento de crisis económica mundial los trabajadores debemos poner una atención especial a como se están desarrollando las negociaciones entre los tres sectores que conforman dicho consejo (Representantes de los trabajadores, de la empresa privada y el gobierno).

Falta poco para que el Consejo Nacional del Salario Mínimo (CNSM) dictamine el nuevo aumento al salario mínimo, en un momento de crisis económica mundial los trabajadores debemos poner una atención especial a como se están desarrollando las negociaciones entre los tres sectores que conforman dicho consejo (Representantes de los trabajadores, de la empresa privada y el gobierno).

A pesar que la Ministra de trabajo apoyó la propuesta de FESPAD para que las discusiones fueran públicas (con acceso a los medios de comunicación o cualquier interesado) esta fue rechazada por el sector empresarial y por los mismos representantes de los trabajadores.

Creemos que la ANEP tratará de comprar a los representantes del sector trabajador al igual que lo hicieron hace tres años, desde ya condenamos cualquier intento de pactar con la patronal, con un muy cuestionable procedimiento para la elección de los representantes de los trabajadores la única forma para controlar que estos no claudiquen es la movilización y la protesta, creemos que estos deben convocar inmediatamente asambleas de trabajadores para informar que se discute en el CNSM, en caso de no hacerlo o de no defender los intereses de su clase deben ser sustituidos de forma inmediata y  democrática.

Aplaudimos las acciones de los sindicatos consecuentes, como la CSTS y FESTRASPES que el pasado 4 de febrero realizaron una protesta frente al Ministerio de Trabajo denunciando la burla de aumento que impulsa la ANEP, otros sindicatos consecuentes, como la FESS también defienden una propuesta a favor de la clase trabajadora y la juventud.

Creemos que estos sindicatos, el FMLN, organizaciones consecuentes, los trabajadores y la juventud debemos preparar desde ya una movilización con fecha y hora definida para boicotear la propuesta de la ANEP y conseguir de una buena vez un aumento salarial justo.

¡La organización y la movilización son nuestras mejores herramientas! 

1) Revisión anual del salario mínimo de manera permanente

De forma inmediata la revisión del salario debe ser declarada anual, a pesar que la ley declara que la revisión no debe exceder los tres años esto deja abierto a que se tenga que esperar este periodo, el costo de la vida sube anualmente y también de forma anual los trabajadores generamos ganancias que van a parar a las “exclusivas” manos de los empresarios. Los trabajadores debemos poner un freno inmediato a esto.

2) Reducción de la tabla salarial a dos únicos salarios

Actualmente existen nueve salarios mínimos distribuidos entre la ciudad y el campo, sin embargo el costo de la vida no es diferenciado, los trabajadores del campo son los compañeros naturales de los trabajadores en la ciudad, la eliminación de esa diferenciación salarial es el primer paso para la unificación de un solo salario para los trabajadores sin distinción, en un primer momento la diferencia no puede ser menor a $25.00 pero debe ser contemplado un plan para la eliminación de esta  en un plazo no mayor a tres años.

3) Aplicación de manera inmediata del aumento, ¡Nada de aumento por “etapas”!

Los grandes empresarios se excusan en que un aumento inmediato no podría ser absorbido por las pequeñas empresas, olvidando de forma conveniente que los culpables de la miseria son las grandes empresas que están en posesión de unas pocas manos, a esto respondemos: apertura de los libros contables de las grandes empresas para que los trabajadores puedan darse cuenta con sus propios ojos que esto puede ser factible y a partir de esto imponer un impuesto a las grandes empresas para que el Estado pueda subsidiar a aquellas pequeñas empresas que demuestren previa auditoria que no puedan aplicar el aumento al salario mínimo.

 

4) Escuchar a los trabajadores: ¡El salario mínimo no debe ser menor a $300!

 

¡Nada de migajas!, ¡un salario digno para los trabajadores!, ¡desconfianza inmediata de todos aquellos “representantes obreros” que traten de pactar con la patronal!, los trabajadores debemos prepararnos en dado caso se nos quiera vender la idea que un aumento sustancial no es posible.

 

5) Nacionalización inmediata de las grandes empresas que no quieran pagar un salario digno

Aquellas empresas que quieran boicotear el aumento deben ser inmediatamente puestas en manos del Estado, si las empresas presentan “perdidas” inmediatamente deben ser rigurosamente auditadas por un comité conformado por representantes del Estado y un comité de trabajadores delegado por una asamblea general de trabajadores de la empresa a auditar o por el sindicato de dicha empresa, el gobierno del FMLN debe posicionarse abiertamente al lado de los trabajadores y no debe permitirse que ningún gran empresario se burle nuevamente de nosotros.