27 julio, 2015

Paro de transporte: un ataque más a la clase trabajadora

Esta mañana de lunes despertamos con la noticia de un paro parcial de algunas rutas del transporte colectivo. La mayoría de rutas que no están trabajando son del área oriental (Zacatecoluca, San Miguel y Usulutan 133, 177, 512, 417, 302, 153,193), y rutas de la zona norte de San Salvador (Mejicanos, Apopa, Quezaltepeque, Aguilares, Chalatenango 6, 30 y 30-B, 44, 168, A1, 135, 38A, B, C, F y 45 AB).


Esta mañana de lunes despertamos con la noticia de un paro parcial de algunas rutas del transporte colectivo. La mayoría de rutas que no están trabajando son del área oriental (Zacatecoluca, San Miguel y Usulutan 133, 177, 512, 417, 302, 153,193), y rutas de la zona norte de San Salvador (Mejicanos, Apopa, Quezaltepeque, Aguilares, Chalatenango 6, 30 y 30-B, 44, 168, A1, 135, 38A, B, C, F y 45 AB).

 

Se reportaron además ataques contra conductores y pasajeros de microbuses y autobuses entre ayer y hoy que han dejado más de tres fallecidos. El día de hoy, se ha reportado otro ataque a un policía en la ruta 205, de Sonsonate.

¿Por qué aumenta la violencia y se obliga a un paro?

Las autoridades manejan la hipótesis que las pandillas están obligando a los dueños de los autobuses y microbuses a paralizar las unidades. Esto puede responder a un plan que no precisamente viene de las pandillas como actores independientes, en contra del gobierno. En los últimos días, hemos sufrido una cantidad de ataques a los niveles de vida de las clases trabajadoras como el alza en los precios del frijol y maíz, aumento de asesinatos, y otros delitos, que son parte de estos ataques evidentes. La desestabilización y el fracaso del gobierno del FMLN le convienen políticamente a la derecha. No hay una relación clara –orgánica- entre las pandillas y la burguesía, pero es claro, que la burguesía puede pagar los servicios de las pandillas para debilitar al gobierno. De hecho, el señor Louers y Mijango, deben estar siendo financiados por algún “patrocinador” en su trabajo de coordinar con las pandillas.

¿Cómo debe responder al gobierno del FMLN ante estos ataques?

Vemos que el gobierno está aplicando mayor represión policial y militar ante el accionar de las pandillas, sin embargo, no hay resultados positivos. Grupos dentro de la burguesía plantean dos estrategias contra el gobierno. Forzar a una tregua con las pandillas, que desacreditaría electoralmente al FMLN –Luers y Mijango-, y forzar a ejercer mayor represión –ANEP, públicamente con consejos de Giuliani-.

Ninguna de las dos recetas funciona. Se han probado, y los resultados están a la vista. Una manera efectiva puede ser la convocatoria a movilizaciones en todo el país, por parte de los trabajadores y organizarles, que estos elijan grupos que se encarguen de la autodefensa del pueblo, decretar la nacionalización de todas las rutas del transporte y ponerlas a funcionar bajo administración obrera. Esto debe ser un paso efectivo para responder a la guerra de la burguesía, que reaccionara inmediatamente desenmascarando sus planes golpistas, usando a las pandillas e incluso al ejército mismo contra la clase trabajadora. Se debe declarar la lucha inmediata por la expropiación de la burguesía para resolver los grandes males del capitalismo.

¡Transporte público del Estado, bajo control obrero!

¡Organización de las autodefensas electas democráticamente por las comunidades y trabajadores!