El pasado lunes 30 de noviembre los trabajadores de la empresa LIDO se fueron a la huelga por unas horas.  La decisión fue tomada democráticamente unos días antes en una asamblea general del sindicato.  Después de estar todo el año en negociaciones con la patronal, ateniéndose a los procedimientos legales sin ningún resultado los trabajadores toman esta decisión. “La paciencia tiene un limite, hemos estado negociando con la empresa tratando de llegar a un acuerdo en la mesa pero ellos solo son pretextos” nos dijo el secretario general del sindicato.


El pasado lunes 30 de noviembre los trabajadores de la empresa LIDO se fueron a la huelga por unas horas.  La decisión fue tomada democráticamente unos días antes en una asamblea general del sindicato.  Después de estar todo el año en negociaciones con la patronal, ateniéndose a los procedimientos legales sin ningún resultado los trabajadores toman esta decisión. “La paciencia tiene un limite, hemos estado negociando con la empresa tratando de llegar a un acuerdo en la mesa pero ellos solo son pretextos” nos dijo el secretario general del sindicato.
Nuestra intervención como BPJ fue de apoyo y solidaridad con los compañeros trabajadores de la empresa desde fuera frente al portón principal donde acompañamos con canciones y consignas revolucionarias.  También llegaron otros trabajadores de otras organizaciones para acompañar la lucha.
¿Quiénes son los dueños de la empresa?  La respuesta a esta pregunta en tiempos normales es obvia, los mismos trabajadores dicen que la patronal.  Pero en una huelga la situación cambia totalmente.  En la practica los trabajadores son los dueños de la empresa, ellos deciden que se hace, quien entra y quien sale, si se trabaja o no.  Cuando decimos que sin el amable permiso de la clase trabajadora no gira una rueda y no suena un teléfono, en la empresa LIDO esto se llevo a la práctica. 
El ambiente entre los trabajadores era muy combativo y entusiasta.  Parece que habían estado esperando que estallara la huelga desde hace rato para demostrar su fuerza y capacidad.  Muchos nos agradecieron la presencia y el apoyo y nos decían que era muy importante para su lucha.
La actividad duro casi cinco horas y se suspendió luego que la patronal se comprometió atender las demandas de los trabajadores.  La lucha aun no ha terminado, en los próximos días veremos que pasa.  Muchos dirigentes sindicales nos decían que si los patronos toman represalias “entonces vamos a topar”, es decir, llegar hasta las últimas consecuencias.

¡Vivan los trabajadores de LIDO!
¡Viva la clase trabajadora salvadoreña!

3 de diciembre de 2009

 

Deja un comentario

Check Also

No más violencia contra la mujer en El Salvador

“Hombres y mujeres somos iguales, ¿por qué tiene que haber un Día Internacional de la Elim…