La monarquía británica: el carnaval ha terminado

0 11

Los italianos tienen una frase para esto: È Finita la Commedia – la comedia ha terminado. Tras 10 días de «luto nacional» impuesto oficialmente, el lunes 19 de septiembre se celebró en la Abadía de Westminster -la histórica iglesia donde se coronan los reyes y reinas de Gran Bretaña- el funeral de Estado de la reina Isabel.

Hay que confesar que hoy en día nadie hace este tipo de cosas mejor que los británicos. ¿Y por qué no? A lo largo de muchas generaciones, lo han convertido en un arte. Y en un momento en que las masas sienten la necesidad de tales cosas, pueden desempeñar un papel muy útil para distraer la atención de la gente de los problemas más acuciantes.

En un momento en el que se insta constantemente a la población a hacer sacrificios y a aceptar profundos recortes en su nivel de vida, no se escatimaron gastos para el desfile real. No importa que millones de familias en Gran Bretaña tengan que elegir entre calefaccionar sus hogares o poner comida en la mesa. Las necesidades del cadáver de una anciana debían ocupar el primer lugar en la agenda.

El féretro de la Reina, rematado con el Estandarte Real, la Corona Imperial de Estado y el orbe y el cetro de la Soberana, fue transportado en el Carro de Armas de Estado de la Marina Real, tirado por 142 marineros, cuyos servicios fueron evidentemente requeridos para compensar el creciente coste de la gasolina.

Como de costumbre, la Brigada de Guardias realizó todos los movimientos con maravillosa destreza y aplomo. Ningún otro ejército del mundo puede igualar su severa disciplina en tales ocasiones ceremoniales. Otros pueden tratar de imitarlos, pero de alguna manera carecen del sentido de la dignidad y la gravedad que se derivan de siglos de gobierno imperial y de la abrumadora convicción de que, aunque Britannia ya no gobierna los mares, al menos somos buenos en algo.

Y así, el cadáver real desfiló por Londres (o al menos por la parte elegante, que hoy en día está habitada principalmente por ricos jeques petroleros árabes y sus allegados), mientras la multitud de admiradores se mantenía a una distancia segura gracias a nuestra maravillosa policía británica, que últimamente ha dedicado la mayor parte de su tiempo a detener a cualquiera que tuviera un aspecto sospechoso de ser republicano.

Todo el asunto fue amenizado por un acompañamiento musical de lo más entretenido, proporcionado cuidadosamente por los gaiteros de los regimientos escocés e irlandés, que dirigieron la ceremonia, junto con miembros de la Royal Air Force y los Gurkas. El punto álgido de la tarde consistió en una interpretación muy animada de la Marcha Fúnebre del Sr. Frederick Chopin.

Y así, los restos de la Reina fueron transportados cómodamente por el trabajo humano, acompañados por altos miembros de la Familia Real, incluido el nuevo rey, conocido cariñosamente por sus leales súbditos como el Orejón. Pero que ahora, según se rumorea en los círculos de la Corte, responde al nombre de Rey Carlos III.

Sus dos hijos, el príncipe Guillermo y el príncipe Harry, hicieron un loable intento de ocultar su odio mutuo e imperecedero tras una muestra de amor fraternal realmente conmovedora. Su nueva madrastra, Camilla Rosemary Shand, más tarde Parker Bowles, (también conocida como Reina Consorte del Reino Unido) hizo un valiente intento de parecerse a la Reina.

Pero, lamentablemente, no tuvo mucho éxito, posiblemente porque el público la detesta, aunque pocos tienen el valor de decirlo en público, por miedo a ser arrestados al instante y enviados a la Torre de Londres acusados de alta traición y de lesa majestad.

En caso de que piense que estoy bromeando, basta con ver los hechos. Todo el periodo de «luto nacional» ha sido descrito como la mayor operación de seguridad jamás realizada en Gran Bretaña, y todas las voces disidentes fueron reprimidas por las fuerzas del Estado. Un hombre de Oxford llamado Symon Hill fue detenido tras gritar «¿quién lo ha elegido?» cuando pasaba por delante de una ceremonia de celebración del nuevo Rey.

Dos personas fueron detenidas en Edimburgo después de que una de ellas sostuviera un cartel en el que se leía «Fuck imperialism, abolish monarchy» [A la mierda el imperialismo, abolir la monarquía]. Un tercero fue detenido por increpar al Príncipe Andrés mientras caminaba detrás del coche fúnebre que transportaba a la Reina. Todos fueron acusados de «alteración del orden público».

Un abogado que protestaba con un papel en blanco en la plaza del Parlamento, habló con un agente de policía que le confirmó que, si se hubiera atrevido a escribir las palabras «no es mi rey», habría sido detenido. Y, en un incidente especialmente rocambolesco, un hombre de Aberdeen fue detenido después de que supuestamente se le viera llevando huevos al paso del cortejo fúnebre de la Reina, alegando que podría haber estado planeando lanzarlos.

Este despliegue masivo de represión policial contra la Amenaza Republicana se consiguió despejando todas las zonas de la Metrópoli, excepto el pequeño espacio que rodeaba la partida de la Reina de este mundo. Londres se convirtió así, de la noche a la mañana, en un verdadero paraíso para los delincuentes. No es de extrañar que todos los ladrones, carteristas y asesinos en serie del país se hayan unido con entusiasmo al coro universal de «¡Dios salve al Rey!».

En resumen, todo salió espléndidamente.

¿O no?

El papel de los medios de comunicación

Para algunas personas, esto fue sin duda una distracción bienvenida del hecho evidente de que Gran Bretaña se enfrenta ahora a la crisis más profunda de su historia. Durante unos días, todas las malas noticias sobre la crisis del costo de la vida, la guerra en Ucrania y las luchas intestinas en el Partido Tory desaparecieron milagrosamente.

Desde el punto de vista de la clase dirigente, se trataba de una diversión muy bienvenida. Y si alguien tenía la más mínima duda sobre la magnificencia de estos procedimientos, la habría disipado al instante el coro unánime de alabanzas que emitían constantemente todos los canales de noticias.

Parece que todos los aduladores conocidos del universo (así como algunos desconocidos) habían descendido repentinamente a la capital del Reino Unido, trayendo consigo los más ardientes elogios por montones.

Estas criaturas aduladoras se precipitaron en la indecente prisa por abrirse paso a codazos en la Lista de Honor de Año Nuevo. Ningún halago era demasiado burdo, ningún himno de alabanza demasiado extremo para estos cortesanos corruptos y prostitutas a sueldo. Y estos mismos señores y señoras tienen la desfachatez de criticar a Vladimir Putin por ejercer un control absoluto sobre los medios de comunicación.

Día tras día, las pantallas de televisión se llenaron de imágenes de multitudes que supuestamente hacían cola para llorar la muerte del monarca. La realidad es que la gran mayoría permaneció en casa, más o menos indiferente a todo el asunto.

Los medios de comunicación del establishment trataron de fabricar un espectáculo en torno al «descanso de la Reina», con canales de noticias que ofrecían una transmisión en directo de 24 horas de «La Cola» para mostrar las supuestas hordas de dolientes que acudían a presentar sus respetos. Sin embargo, al rascar el fino barniz monárquico se descubre un abismo entre la realidad y el mito monárquico que el establishment británico ha cultivado cuidadosamente.

Para empezar, el número de personas que hacían cola para ver el féretro de Su Alteza Real fue deliberada y groseramente exagerado. Los comentaristas de la BBC, entre otros, trataron de describirlo como un caso de peregrinación de todo el país a Westminster Hall. Se mencionó con frecuencia la cifra de «más de un millón».

Sin embargo, incluso el secretario de cultura tory, que se supone que no es republicano, estimó que el número de personas que habían hecho cola durante horas para ver a la Reina yaciendo en paz era aproximadamente una cuarta parte de esa cifra. Esto es menos que el número de personas que acudieron a ver a Winston Churchill o a Jorge VI, el padre de la reina Isabel II, tras su fallecimiento.

Y esto a pesar del constante bombardeo de propaganda que emanaba de los principales medios de comunicación.

Todo el asunto estuvo muy bien gestionado de principio a fin. Esto contrasta con el masivo estallido de dolor popular que siguió a la muerte de Diana, que fue totalmente espontáneo. Las multitudes que salieron a las calles fueron mucho más grandes que cualquier cosa vista antes o después, y ciertamente empequeñecieron el número de personas que acudieron al funeral de la Reina.

La BBC ha afirmado que 5.100 millones de personas vieron el funeral de Estado de la Reina en todas las plataformas de los medios de comunicación mundiales: alrededor de dos tercios de la población del planeta, y sólo un poco menos de los que tienen acceso a un televisor o un ordenador. Esta absurda afirmación debe tomarse con una fuerte pizca de sal. Pero incluso si fuera cierto, el funeral de la princesa Diana en 1997 fue visto, según algunas estimaciones, por 2.500 millones de personas, antes del acceso generalizado a Internet, únicamente a través de las emisiones de televisión.

El contraste en el estado de ánimo también puede medirse, en parte, por el relativamente modesto montón de ramos de flores depositados en el Palacio de Buckingham para la Reina. Tras la muerte de Diana, el océano de flores que los dolientes depositaron fuera de los Jardines de Kensington tenía metro y medio de profundidad en algunos lugares.

La motivación de los que acudieron no estaba en absoluto tan clara como los medios de comunicación trataron de mantener. Mientras que el estado de ánimo del público cuando murió Diana era de auténtico dolor, en este caso no lo era.

Más de la mitad de los que hacían cola en la llamada «Línea Elizabeth» vivían en Londres y no habían viajado muy lejos para presentar sus respetos. Un número significativo -el 4%- eran turistas, que sin duda disfrutaban de las vistas que ofrecía la cola. La mayoría de los encuestados, por su parte, dijeron que lejos de sentirse «tristes» o «ansiosos», se sentían «emocionados» y «tranquilos». Y «estar allí para un momento histórico» y «sentirse parte de un grupo más amplio» se dijo que era una motivación para los que hacían cola tanto como cualquier sentimiento pro-monarquía.

Por cada persona que se enjugaba una lágrima, había otras que parecían tener un espíritu bastante jocoso. Este estado de ánimo contradictorio fue comentado en un artículo de Andy Beckett, publicado en The Guardian el 15 de septiembre:

«La idea de que todo el país está de luto por la Reina y da la bienvenida a su sucesor es una ficción: difundida enérgicamente, seductora para muchos en un momento de división, pero una ficción al fin y al cabo. No hay un único «estado de ánimo nacional» sobre la familia real, y nunca lo ha habido, digan lo que digan la mayoría de los periodistas y políticos.

«En cambio, hay una variedad de sentimientos, incluso fuera del Palacio de Buckingham. Durante un par de horas entre la multitud allí el día después de la muerte de la Reina, escuché a la gente bromear sobre su vuelta a la vida, chismorrear sobre uno de sus nietos y su vida sexual, y afirmar que había habido más flores fuera del palacio después de la muerte de Diana. La gente que llevaba flores era ciertamente minoritaria; la mayor parte de la multitud estaba sentada o arremolinada, con un aspecto más curioso que triste, observando la escena y todas las cámaras de televisión que los observaban. Las conversaciones eran un poco silenciosas, probablemente por respeto. Pero en los pubs cercanos, la gente gritaba y bebía como si fuera una noche de viernes más».

«Pan y circo»

El gran negocio supuestamente «da al público lo que quiere», es decir, el capital da al público lo que cree que debe tener; una dieta constante de basura, sexo, deporte, escándalo con un mínimo de política y cultura; una dieta que está perfectamente adaptada a las necesidades de los banqueros y capitalistas.

Pero incluso en cosas como la adoración de las estrellas de cine y los futbolistas podemos ver algo importante, algo que revela un anhelo de cosas que se apartan de las monótonas trivialidades de la vida cotidiana, algo que no es ordinario en absoluto, sino extraordinario. Algo por lo que soñar.

Y esto es importante. Es importante porque la vida de la gente está tan vacía que, sin esas cosas, sería bastante intolerable. Es una necesidad psicológica. Y si ignoramos estas necesidades es por nuestra cuenta y riesgo.

El poder de los mitos, el simbolismo y las ilusiones es mucho mayor de lo que se puede suponer. Lo explicó con admirable claridad Walter Bagehot, el autor del siglo XIX de la obra más conocida sobre la Constitución inglesa.

Refiriéndose en un lenguaje muy poco halagador a la reina Victoria y a Alberto Príncipe de Gales, se preguntaba por qué el pueblo británico debía pagar una gran cantidad de dinero cada año para mantener a «una viuda jubilada y a un joven desempleado». Y respondió de la siguiente manera:

«Para los miles de personas educadas existe el aspecto «eficiente», todo el sistema de Parlamentos, Gabinetes, Gobierno del Partido, y lo demás. Para los millones no inteligentes existe el aspecto «digno» (descrito también como «teatral», «místico», «religioso» o «semirreligioso»), que deleita la vista, despierta la imaginación, proporciona fuerza motriz a todo el sistema político y, sin embargo, nunca pone a prueba los recursos intelectuales del más ignorante o del más estúpido. Está, por supuesto, atado a la Monarquía; de hecho, a todos los efectos, es la Monarquía». (Walter Bagehot, The English Constitution, p. xviii.)

Y continúa subrayando la importancia de la pompa y la ceremonia para mantener el apoyo a la monarquía entre las masas ignorantes:

“Este respeto místico, esta sumisión religiosa que forman la esencia de una verdadera monarquía, provienen de pensamientos y de sentimientos que ningún poder legislativo podría crear en ningún pueblo, fuera este el que fuera. Este afecto casi filial hacia el gobierno, es cosa de herencia en absoluto, como el verdadero sentimiento filial en la vida ordinaria.” (Bahegot, p. 4 – La Constitución inglesa – traducido por Adolfo Posada )

No hay nada nuevo en esto. Siempre ha sido entendido por las clases dirigentes desde los tiempos más antiguos. Los desfiles, el espectáculo, la ceremonia, la pompa y las circunstancias desempeñan un papel importante en la necesaria tarea de hipnosis de las masas. En el pasado lejano, esta función la cumplían las marchas triunfales que acompañaban a los generales victoriosos (y a los aspirantes a emperadores) en su regreso a Roma.

Tal era el efecto hipnótico de estos fastuosos acontecimientos que incluso podían producir un efecto exagerado en el cerebro del héroe triunfante, que siempre tenía un esclavo a su lado que le susurraba al oído: «Recuerda: ¡Tú también sólo eres un mortal!»

El mismo papel desempeñaban los sangrientos concursos de gladiadores que se celebraban a intervalos regulares en el Coliseo, y en lugares menos espectaculares, en todo el Imperio Romano. Y cuando estos macabros espectáculos dejaban de representarse, su lugar lo ocupaban las carreras de carros, un deporte de lo más peligroso que a menudo terminaba con miembros rotos y una muerte dolorosa. Tal era el fervor que despertaba este espectáculo que, en toda Constantinopla, los partidarios de los aurigas rivales -los verdes y los azules- eran frecuentemente responsables de sangrientos disturbios que amenazaban la estabilidad del Imperio bizantino.

El poder de los mitos

La clase dirigente es muy consciente de esta profunda necesidad psicológica, que en la antigua Roma se resumía en el conocido lema: «pan y circo». Hoy en día, todavía pueden ofrecer circos a una escala infinitamente mayor que la que podían ofrecer los emperadores romanos, aunque el pan es cada vez más escaso a medida que el nivel de vida se desliza cada vez más hacia abajo.

Y qué mejor circo se puede imaginar que el espléndido espectáculo que los ricos y poderosos han ofrecido tan cuidadosamente para el entretenimiento de las masas en Gran Bretaña, para celebrar (si esa es la palabra correcta) la prematura muerte de la reina Isabel II a la temprana edad de 96 años, después de 70 años de un feliz reinado.

Durante todo este tiempo (así nos lo aseguran) el sol siempre brilló y nunca hubo una nube en el cielo, no hubo ningún Vladimir Putin que perturbara nuestra existencia con fastidiosas invasiones, ninguna crisis del costo de la vida, ninguna fiesta con alcohol en el número 10 de Downing Street, y la gente estaba feliz y contenta. En resumen, todo era para bien, en el mejor de los mundos capitalistas.

Esto fue, por supuesto, un mito. La verdadera historia de las últimas siete décadas ha sido la de un continuo declive, durante el cual el antiguo taller del mundo ha quedado reducido a un páramo industrial, el Imperio sobre el que nunca se ponía el sol se ha derrumbado ignominiosamente, y tras su indigna salida de la Unión Europea, Gran Bretaña ha quedado relegada a una isla sin importancia frente a la costa de Francia: un satélite servil de los Estados Unidos de América, que, escondiéndose tras la vacía fórmula de la Relación Especial, la trata con un desprecio mal disimulado.

Para empeorar las cosas, el país que solía llamarse Reino Unido parece que va a ser reducido aún más, de Gran Bretaña a Pequeña Inglaterra, ya que la cuestión nacional, que se ha estado cocinando a fuego lento tanto en Escocia como en Irlanda del Norte durante algún tiempo, está puesta en primer plano de forma amenazante.

El descontento general de la población ha llegado a su punto de ebullición en Escocia, donde el apoyo a la independencia, que podría estar temporalmente silenciado por el ruidoso estruendo de la propaganda monárquica, se extenderá cada día más. Las cosas llegarán a su punto álgido cuando los escoceses vean las alegrías que les esperan cuando el reinado de la reina Isabel II sea sustituido por el de la señora Elizabeth Truss y su socio en el crimen, el rey Carlos III.

E Irlanda del Norte sigue siendo un barril de pólvora, a la espera de que alguien encienda una cerilla: un acto de locura que sólo un completo idiota podría contemplar, y por lo tanto un papel para el que está admirablemente capacitada nuestra flamante Primera Ministra.

Alienación

Pero la disposición de un gran número de personas a tragarse las artimañas de la clase dirigente debe, a su vez, explicarse. Para entenderlo, hay que penetrar en lo más profundo de la psique colectiva, adentrándose en un ámbito envuelto en el misterio y transmitido desde las épocas oscuras de la prehistoria: el ámbito de la religión.

En las brumas de la prehistoria, el hombre creaba un ídolo con sus propias manos y se postraba ante él. El sujeto se convierte en objeto y viceversa. En el mundo alienado de la religión, todas las relaciones se invierten. Aquí tenemos la manifestación original de la alienación en su forma pura y no adulterada.

Pero en la prehistoria, los primeros hombres y mujeres eran bastante más prácticos que sus descendientes modernos. Si el ídolo no daba los resultados esperados, apartándose evidentemente de todas las oraciones, súplicas y sacrificios, los mismos hombres que los crearon los arrojaban, los golpeaban con palos y los pisoteaban en el polvo.

El capitalismo tiende a aislar, atomizar y alienar a las personas, a las que se enseña a verse como «individuos», es decir, como átomos aislados. Esto refleja la realidad social de la burguesía y la pequeña burguesía, que compiten constantemente entre sí. La filosofía de la burguesía moderna quedó resumido en el famoso eslogan de Margaret Thatcher: «La sociedad no existe».

La alienación alcanza su expresión más extrema en el período de decadencia capitalista. La vieja sociedad se derrumba. Una a una, las viejas certezas se desmoronan. Los hombres y las mujeres sienten que el suelo tiembla bajo sus pies. Por todos lados, se sienten atrapados en un mundo de contradicciones y crisis insolubles en el que no hay punto de apoyo.

La vida sin sentido

Para la gran mayoría de las personas, la vida cotidiana es una experiencia sin sentido, aburrida, que consiste principalmente en una tediosa repetición de tareas insignificantes. Para sentirse realmente vivo, es necesario recurrir al mundo ficticio del cine, la televisión y el fútbol, un mundo que, aunque sea por un breve momento, sirve para llenar un vacío inmenso y sin sentido, para proporcionar al menos una muestra de la vida tal y como debería ser, para satisfacer un anhelo profundamente arraigado de algún tipo de emoción.

No tengo vida propia, y para vivir algún tipo de vida, me veo reducido a ver los llamados reality shows en la televisión como sustituto de la vida real. Soy insignificante, pero me siento partícipe de un gran acontecimiento histórico. No tengo familia, pero aquí tengo a la Familia Real, de la que, según me dicen, soy una parte vital e integral.

Por supuesto, todo es un gran show, una gran ilusión de prestidigitador. Pero por un momento, creo en esta ilusión. Y es más importante para mí que cualquier otra cosa en este momento. En tales circunstancias, la gente puede buscar apoyo en la religión, o en alguna figura que todavía goce de una apariencia de confianza y autoridad. Tal figura fue proporcionada para muchas personas en la persona de la Reina Isabel II. Ella proporcionó a la clase dirigente un arma inestimable para convencer a amplios sectores de la sociedad de que, a pesar de todo, todo estaba bien, y todavía había alguna esperanza en el futuro.

Ahora, de repente, ese punto de apoyo ha desaparecido. Tarde o temprano, el colosal vacío en el corazón de la monarquía británica quedará expuesto a la vista de todos. El desventurado Carlos III no podrá llenar ese vacío. Con su estupidez y desatino, acelerará la desaparición de la monarquía. El último vestigio de creencia en esa institución será desgarrado sin piedad por los acontecimientos.

¿Y ahora qué?

Aquellas personas que hicieron cola pacientemente durante muchas horas para pasar unos minutos en presencia de un ataúd cubierto con una bandera, en la creencia de que estaban participando de alguna manera en un momento histórico, no estaban del todo equivocadas. Pero no en ningún sentido del que sean conscientes.

Durante las últimas siete décadas, la Reina presentó una reconfortante imagen de estabilidad y continuidad. Ahora todo eso ha pasado a la historia y los nubarrones ya se están acumulando. El estado de ánimo fue captado con bastante precisión en un artículo del diario The Guardian.

«A corto plazo, el largo adiós de la Reina probablemente reavivará el apoyo a la monarquía. Pero a más largo plazo, el reinado de su hijo, más conflictivo y con menos resonancia histórica, puede hacer que esa oleada se desvanezca y que el declive de la popularidad real se reanude, incluso se acelere. Con Carlos, conocido por su impaciencia con el personal y su extravagante estilo de vida, el sentido del derecho, que es tan fundamental para la familia real como el sentido del deber, es más evidente.

«El país más pobre en el que probablemente se convertirá el Reino Unido en los próximos años también puede ser menos tolerante con una de las monarquías más fastuosas del mundo. El carácter anticuado y relativamente sencillo de la Reina en público, y la duración de su reinado -hasta cierto punto, siguió siendo juzgada por los estándares bastante deferentes de mediados del siglo XX- significa que el apetito de la Gran Bretaña moderna por un gobernante menos autocomplaciente aún no se ha puesto a prueba».

The Guardian concluye:

«Si eres un republicano, estos días de fervor monárquico pueden ser dolorosos en muchos aspectos pequeños: tener que evitar la BBC, tener que escuchar confesiones de afecto por la Reina de compañeros republicanos, incluso sentir que no perteneces a tu propio país. Pero para los monárquicos, de aquí al lunes puede ser lo mejor que hay».

Esta es una suposición razonable. El fallecimiento de Isabel II fue, en efecto, un punto de inflexión. Los efectos de esta juerga no serán duraderos, fue una gran fiesta nacional. Pero como toda buena fiesta, la mañana siguiente trae un enorme dolor de cabeza. El Financial Times escribió el 9 de septiembre:

«Otros tories de alto nivel dijeron que el cambio de monarca aumentará la sensación de inestabilidad en el Reino Unido. Todas las encuestas muestran que la gente está preocupada por el estado del mundo: miran a Ucrania y a la economía y ahora la Reina se ha ido», dijo la persona del partido. (Énfasis mío)

Está bien dicho. Los golpes de martillo de los acontecimientos son necesarios para cambiar el pensamiento de la gente en un país como Gran Bretaña. No hace mucho tiempo, Gran Bretaña era vista como el país de Europa más estable política y socialmente, y probablemente también el más conservador.

Ahora esto se está convirtiendo en su contrario. A pesar de todo el circo mediático en torno a la muerte de la Reina, existe una fuerte corriente subterránea de revuelta contra el establishment.

Millones de personas siguen aferrándose a la idea de que vamos a volver a los míticos «buenos tiempos». Esa ilusión es la verdadera base psicológica del reformismo. Esa era la ilusión que poseía la mente de la masa de gente que salió a participar en el funeral de la reina Isabel II.

La gran fiesta en torno a la muerte de la Reina fue, para usar una frase de Michael Gove, «unas vacaciones de la realidad». Pero después de unas vacaciones viene la vuelta a la realidad. Y este será un regreso muy doloroso, de hecho, para millones de personas que se enfrentan al drama de un invierno gélido y a salvajes recortes en su nivel de vida.

Según Ipsos, en 2012, cuando la Reina cumplió 60 años de reinado, el 80% de los británicos dijo que apoyaba la monarquía. 10 años después, la misma empresa de sondeos informa de que el apoyo a la monarquía ha caído 18 puntos, hasta el 62%. Puede que esa tendencia se invierta o al menos se detenga tras el bombardeo mediático de los últimos 10 días, pero el efecto no durará mucho.

La nostalgia del pasado es una fuerza poderosa. Pero ese pasado se ha desvanecido y nunca volverá. El sueño no sobrevivirá al espectáculo. Como todos los sueños, se disolverá ante la fría realidad. Y el despertar será de lo más violento.

Leave A Reply

Your email address will not be published.