13 noviembre, 2020

La lucha negra y la revolución socialista

Los Estados Unidos es el país más rico y poderoso del planeta, con una riqueza más que suficiente para proporcionar una alta calidad de vida a todos sus habitantes. Y, sin embargo, un grado de desigualdad impactante y el veneno del racismo lo impregna todo, y de hecho son una parte integral para la continua dominación del capitalismo estadounidense. A pesar de las luchas masivas del pasado y las reformas de los últimos cuarenta años, los negros, junto con otras minorías raciales y étnicas, siguen siendo la capa más explotada y oprimida de la sociedad estadounidense. Los jóvenes negros se enfrentan al hostigamiento e intimidación de forma diaria por parte de la policía, y sufren tasas de desempleo desproporcionadamente altas. Los negros representan solo el 13% de la población y, sin embargo, son encarcelados y ejecutados por el Estado en un porcentaje mucho más alto. Los negros continúan sufriendo linchamientos y violencia a manos del Estado, organizaciones e individuos racistas, además de verse obligados a vivir en condiciones de pobreza masiva, explotación y opresión.


El desastre y las secuelas del huracán Katrina revelaron la verdadera cara fea del racismo institucionalizado, la pobreza y la indiferencia insensible ante el sufrimiento de millones de personas en los Estados Unidos. La gentrificación de los centros de las ciudades para dar cabida a viviendas de lujo y zonas comerciales ha expulsado a cientos de miles de personas, destruyendo muchas comunidades predominantemente negras en todo el país. Se estima que la población de afroamericanos en Nueva Orleans ha descendido de un 67 a un 58%. Decenas de miles de familias trabajadoras y pobres han sido desplazadas y es posible que nunca puedan regresar. Las zonas de la ciudad que han recibido la mayor cantidad de fondos e inversiones ahora son predominantemente blancas. Después del huracán, el congresista republicano Richard Baker de Louisiana dijo lo siguiente en relación con el éxodo forzado de los pobres, en su mayoría residentes negros de un vecindario cerca del mundialmente famoso y, por lo tanto, lucrativo Barrio Francés: «Por fin hemos limpiado las viviendas públicas en Nueva Orleans. Nosotros no pudimos hacerlo, pero Dios sí».

Shante Gruld lleva a Janeka Garner, de 5 años, a un lugar seguro después de que fueron rescatadas de su casa inundada en un bote en Nueva Orleans el 29 de agosto de 2005. El área se inundó después de que el huracán Katrina azotara el área.

Años de racismo, acoso policial y condiciones sociales terribles han producido una mezcla volátil en muchas ciudades, especialmente entre la juventud negra y latina. Esto ha resultado de forma periódica en explosiones sociales, por ejemplo, los disturbios de 1992 en Los Ángeles, una de las ciudades más ricas de los Estados Unidos. Pero los disturbios no tienen perspectiva y surgen espontáneamente debido a las condiciones de pobreza. Si los dirigentes sindicales ofrecieran una alternativa de lucha real, entonces las energías de estos jóvenes podrían aprovecharse en una dirección positiva.

El caso de los “Jena Six” y otros incidentes de sogas encontradas en lugares de trabajo y escuelas demuestran que, si bien se acabó con el racismo en teoría, su legado sigue arrojando su sombra sobre todo el país. El veneno del racismo es fomentado deliberadamente por la clase dominante como un medio para mantener dividida a la clase trabajadora, para desviar la atención lejos de los problemas reales del capitalismo estadounidense. Temen el surgimiento de una clase trabajadora negra poderosa y su tendencia inherente a unirse en acción con sus compañeros de trabajo, independientemente de su raza o etnia.

Esta política de «divide y vencerás» en líneas raciales, étnicas, nacionales o religiosas, ha sido una característica común de la clase dominante a nivel internacional. Como Bobby Seale, miembro de Black Panther, escribió con razón: “El racismo y las diferencias étnicas permiten que la estructura de poder explote a las masas de trabajadores en este país, porque esa es la clave gracias a la que mantienen su control. Dividir a las personas y conquistarlas es el objetivo de la estructura de poder… » Y como Malcolm X explicó: «No se puede tener capitalismo sin racismo». En otras palabras, la discriminación racial es un producto y parte integral del capitalismo, sin el cual no podría existir. Por lo tanto, la única forma de sentar las bases para acabar con el racismo y la discriminación es poner fin al capitalismo.

La lucha contra el racismo y la discriminación es de suma importancia para los marxistas revolucionarios. Luchamos en todo momento contra todas las formas de opresión y discriminación. Pero hacemos esto mientras luchamos por la unidad total de la clase trabajadora, sobre las líneas de género, raza, etnia y religión, siempre vinculando esto con la lucha por la transformación socialista revolucionaria de la sociedad. No hay solución dentro de los límites del capitalismo.

Es sobre todo una cuestión de clase, y como siempre, empezamos con nuestro programa general. Nuestra tarea como marxistas es elevar la unidad de clase, la conciencia y la confianza. No luchamos solo por reformas inmediatas, sino también para elevar la perspectiva y el potencial de pleno empleo, atención médica, vivienda digna y educación para todos bajo el socialismo. No buscamos simplemente un reparto «más justo» de la escasez capitalista.

La organización de base posterior a Katrina en torno a la vivienda y el derecho al retorno, las movilizaciones para defender a los Seis de Jena y los esfuerzos iniciales para construir el Partido de Reconstrucción, inspiran a todos los trabajadores para construir un nuevo partido que represente a la mayoría. Todo esto es un indicio de lo que está por venir. La lucha de clases unida es el único camino a seguir. Como una sección sobreexplotada de la población, los trabajadores y jóvenes negros jugarán un papel clave en la próxima revolución socialista.

Condiciones a las que se enfrentan los trabajadores y juventud negra hoy

Más de cuarenta años después de la heroica lucha de las masas negras y sus aliados contra la segregación y para la igualdad, la calidad de vida de muchos afroamericanos ha mejorado de una forma significativa . Los afroamericanos han logrado avances en lo que respecta a los empleos de ingresos medios en el sector público, y tienen el doble de probabilidades que los blancos de trabajar para el gobierno. En 2001, más de la mitad de los hogares negros de parejas casadas ganaban $50.000 o más. Las tasas de graduación de la escuela secundaria y la asistencia a la universidad han mejorado sustancialmente . El mejor acceso a empleos y educación ha llevado al surgimiento de una pequeña burguesía negra y una capa de trabajadores relativamente bien remunerados. Como resultado, algunos negros se encuentran entre las personas más ricas e influyentes de la sociedad estadounidense. Por ejemplo, Oprah Winfrey y el fundador de Black Entertainment Television, Bob Johnson, son multimillonarios. Figuras como Condoleezza Rice, Colin Powell y Barack Obama se han encumbrado a la fama política. Figuras deportivas como Michael Jordan y Kobe Bryant, y artistas como Michael Jackson y Will Smith perpetúan el mito de que a través del trabajo duro y la perseverancia, cualquiera puede tener éxito si se esfuerza lo suficiente.

Pero a pesar de estas mejoras para algunos, para la gran mayoría de los trabajadores negros, junto con el resto de la clase trabajadora, las condiciones se están deteriorando rápidamente. No es posible una igualdad genuina en un sistema dividido entre ricos y pobres, un sistema que utiliza la raza para dividir y debilitar a la clase trabajadora. Lo que nos importa como marxistas no es el color de la piel de una persona, sino los intereses de clase que él o ella representa y defiende. La gran mayoría de las personas negras en los Estados Unidos son trabajadoras. Por ello, tienen los mismos intereses fundamentales que la clase trabajadora en su conjunto.

Los trabajadores en los EE. UU. enfrentan una disminución constante en sus niveles de vida y ataques implacables de las grandes empresas y el gobierno. En los últimos treinta años, la disparidad de riqueza entre ricos y pobres ha aumentado espectacularmente . Los salarios reales para la mayoría de los trabajadores estadounidenses aumentaron durante cada década, de 1830 a 1970. Pero desde mediados de la década de 1970, los salarios reales ajustados por la inflación se han estancado o disminuido. Mientras que los salarios reales cayeron y literalmente millones de trabajadores industriales fueron despedidos entre 1998 y 2006, la productividad de los trabajadores en el sector manufacturero creció un 43,7%. Esto significa un aumento masivo en la explotación laboral: menos trabajadores están haciendo más trabajo por menos salario. Los trabajadores son despedidos o trabajan más duro mientras que se les paga menos, mientras que los ricos se hacen más ricos.

Por ejemplo, en 2004, el ingreso promedio aumentó un 6,8%, pero la mayor parte del aumento fue a la décima parte superior del 1% de todos los estadounidenses, cuyos ingresos anuales aumentaron un 27,5%. Durante el mismo período, los ingresos del 20% más pobre de la población, aproximadamente 60 millones de personas, aumentaron solo un 1,8%. Pero una vez que se tiene en cuenta la inflación, el resultado es una disminución neta en los ingresos.

Después de años de tasas de pobreza decrecientes, la tendencia ahora se ha invertido y ha habido un fuerte aumento del empobrecimiento en los últimos años. Ahora hay 38 millones de estadounidenses, o el 13,2% de la población, que viven en la pobreza. Pero para los negros la situación es aún peor. Las tasas de pobreza para la población negra es del 25,3% (casi 9 millones de personas), más del doble de la tasa de los estadounidenses blancos (10,5%, casi 23 millones de personas). Las mujeres negras en particular tienen más probabilidades de vivir en la pobreza.

Si bien la tasa oficial de desempleo es relativamente baja, esto es artificial, ya que millones de personas han estado desempleadas durante tanto tiempo que ya ni siquiera se considera que estén «buscando trabajo». Pero incluso las cifras oficiales demuestran la enorme disparidad entre diferentes sectores de la población. En 2007, la tasa de desempleo de los blancos era del 3,9%, mientras que para los negros era más del doble, del 8,2%.

La situación es aún más evidente cuando se trata de tasas de encarcelamiento. Estados Unidos encarcela a más población que cualquier otro país del mundo (incluso mucho más que China, que tiene cuatro veces más habitantes). Más de 2,3 millones de personas están en prisión, uno de cada 99,1 adultos. Un increíble 1.384 hombres de cada 100.000 están en prisión o en la cárcel. Pero la tasa de encarcelamiento de hombres negros es aún más impactante: 4.789 por 100.000. Compare esto con las cifras del apartheid en Sudáfrica (1993), cuando 851 por 100.000 hombres negros estaban encarcelados. Y para los jóvenes negros de 25 a 29 años, la tasa es de 11.695 por 100.000, un asombroso 11,7%.

La llamada «guerra contra las drogas» se ha utilizado para atacar a los negros pobres de la clase trabajadora y otras minorías con el fin de privarles de sus derechos, criminalizar y aplastar sus aspiraciones de una vida mejor. Por ejemplo, las directrices de sentencias por posesión de cocaína crack, que es mucho más predominante en barrios pobres y minoritarios, han sido históricamente 100 veces más duras que las de posesión de cocaína en polvo, que es la droga elegida por los estadounidenses más ricos. Cuatro de cada cinco acusados en casos relacionados con la cocaína crack son negros. Toda una generación de jóvenes negros ha sido criminalizada y conducida permanentemente a las sombras de la sociedad. Y de las 799 personas ejecutadas por el Estado desde que se reintrodujo la pena capital en 1976, 374 de ellas, o el 34%, eran negras.

Se puede observar la misma disparidad en lo que respecta a los ingresos y la vivienda. En 2005, los trabajaores negros ganaban solo el 65% de los salarios de los blancos en trabajos comparables, frente al 82% en 1975. Y aunque los ingresos medios de los hombres negros superaron el nivel de las mujeres de cualquier raza y de los hombres hispanos, todavía es solo el 76% del nivel de los hombres blancos. El ingreso medio de las familias negras en 1999 fue de $33.255 en comparación con $53.356 para las familias blancas. Cuando el auge de la vivienda despegó en 2001, parecía que el «sueño americano» de ser propietario de una vivienda finalmente se convertiría en una realidad para millones de estadounidenses de bajos ingresos, incluidos muchos más negros. Pero los negros y otras minorías están siendo los más afectados por la crisis crediticia y de las hipotecas de alto riesgo, y hasta 2 millones o más de familias de bajos ingresos corren el riesgo de perder sus hogares. Como resultado, los negros están sufriendo la mayor pérdida de riqueza en la historia moderna de los Estados Unidos. El colapso de este castillo de naipes llevará a los prestatarios negros a perder entre $72 mil millones y $93 mil millones de dólares.

A pesar de las heroicas luchas del pasado, se puede concluir de lo anterior que a pesar de tal o cual mejora, para la gran mayoría de los negros que viven en los Estados Unidos, las cosas han permanecido igual o incluso han empeorado.

La esclavitud y los inicios de la lucha negra

bslavery

Los africanos negros llegaron por primera vez a las tierras que luego se convertirían en los Trece Estados originales alrededor de 1619, como sirvientes contratados, aunque los españoles habían traído esclavos negros con ellos a lo que más tarde se convertiría en Nuevo México y Arizona ya en 1539. En ese momento, estaban en una posición similar a la de muchos ingleses pobres que, a cambio de un pasaje a América, habían vendido varios años de su trabajo por adelantado. Al principio, no se hacía ninguna distinción entre los sirvientes contratados de ascendencia europea o africana. La discriminación basada en la raza como «norma» social no surgió hasta alrededor de la década de 1680, en parte como respuesta a la rebelión de Nathaniel Bacon en 1676. La concepción de raza simplemente no existía en el mundo antiguo o medieval; la discriminación racial es un producto de la sociedad capitalista. A lo largo de la historia, el dueño de esclavos o señor feudal despreciaba a sus esclavos o siervos como inferiores, pero esto se debía a su posición social, a la relación de clase entre ellos, no al color de su piel. Malcolm X dijo una vez: «No se puede tener capitalismo sin racismo». Agregaríamos: «No se puede tener racismo sin capitalismo».

La formación de una ideología racial internacional moderna que define a los blancos como «buenos» y a los no blancos como «malos» se puede rastrear a través de la documentación histórica hasta la institución de la esclavitud económica moderna (más específicamente a la transición de la servidumbre por contrato a la esclavitud como propiedad) y el período formativo del capitalismo. Se desarrolla por motivos muy materiales a lo largo de los siglos XVI y XVII. Incluso se puede rastrear el uso cambiante del lenguaje en las cartas escritas en las colonias, es decir, el racismo que vino a definir las colonias americanas no existió antes de las colonias. Por racismo se entiende una ideología internacional de superioridad e inferioridad «racial» compartida basada en el color de la piel. Esta distinción binaria, una vez desarrollada, se propaga como una enfermedad desde su origen estadounidense, enmarcando la concepción de raza a nivel internacional, desde el Caribe hasta Sudáfrica.

La geografía y el clima del sur de los EE. UU. eran adecuados para la producción a gran escala de ciertos cultivos, pero solo si se disponía de una gran fuente de mano de obra barata. Sin embargo, con tanta tierra barata disponible en los territorios occidentales, era difícil mantener a los sirvientes contratados trabajando después de que finalizara su período de servicio y eran libres para marcharse y establecerse por su cuenta. Por tanto, fue necesario imponer un sistema de trabajo obligatorio para aprovechar el potencial agrícola del Sur. Con el virtual exterminio de los nativos americanos, los propietarios de las plantaciones recurrieron al ya existente comercio Atlántico de esclavos con África, donde la mano de obra agrícola era abundante y estaba acostumbrada al calor y la humedad del Sur. En otras palabras, los esclavos fueron traídos a los Estados Unidos con un propósito: crear enormes cantidades de riqueza para sus dueños.

El comercio Atlántico de esclavos, anteriormente dominado por los árabes, se convirtió rápidamente en un negocio masivo y lucrativo, ahora bajo el control de los europeos. En total, se estima que 12 millones de negros africanos fueron arrancados de sus países de origen y enviados a las Américas entre los siglos XVI y XIX. De estos, se estima que 645.000 (5,4%) fueron llevados en cadenas a lo que ahora es Estados Unidos (la inmensa mayoría de estos se enviaron a Brasil).

En 1790, poco después de la fundación de los Estados Unidos, había unos 700.000 esclavos negros. La importación de nuevos esclavos a los EE. UU. se prohibió oficialmente en 1808, pero el contrabando ilegal siguió siendo un negocio rentable durante las próximas décadas, y la población de esclavos creció, especialmente después de la invención de la desmotadora de algodón en 1793. En 1840, la población de esclavos había aumentado a casi 2,5 millones, y en 1860, en vísperas de la Guerra Civil de los Estados Unidos, había casi cuatro millones de esclavos negros de una población total de poco más de 12 millones de personas en los 15 estados en los que la esclavitud era legal. Otros 500.000 negros libres vivían en los EE. UU.

La esclavitud de propiedad, en la que el esclavo es propiedad real de su dueño, es un modo de producción ineficiente en comparación con el trabajo «libre» del capitalismo, donde el trabajador puede vender su fuerza de trabajo al mejor postor. No obstante, dado el bajo coste de cuidar y mantener vivos a los esclavos, la esclavitud de propiedad era rentable cuando se perseguía en una escala lo suficientemente grande. Y con un color de piel diferente al de la mayoría de la población libre, la nueva clase de esclavos podría identificarse fácilmente y mantenerse en cautiverio, separada del resto de la sociedad.

Pero en una época que proclamaba la «Libertad, Igualdad y Fraternidad» de la humanidad, había que encontrar algún tipo de justificación para el renacimiento de la esclavitud, un modo de producción y relación social que se había extinguido en Europa siglos antes, y que era naturalmente vilipendiado y menospreciado. Por lo tanto, la piel negra, no el trabajo esclavo en sí, se transformó en la marca de la inferioridad social. Fue así como surgió por primera vez el concepto de «raza» basado en el color de la piel.

Que las diferentes poblaciones humanas tienen piel de diferente color es bastante evidente. No obstante, el concepto de raza como categoría biológica ha sido completamente desacreditado por la ciencia genética moderna. Los humanos modernos son tan similares entre sí a nivel genético que es imposible determinar la «raza» basándose únicamente en el ADN de una persona. La raza, por tanto, es una relación construida socialmente basada en las necesidades de la explotación capitalista. En biología ha dejado de tener relevancia. Pero en la sociedad el concepto de raza está vivo y coleando, y es utilizado por la clase dominante para dividir y dominar a los trabajadores.

La esclavitud fue un componente vital en la fase de “acumulación primitiva de capital” de la clase capitalista estadounidense. La vasta riqueza creada por millones de esclavos no solo enriqueció a los propietarios de las plantaciones del sur, sino que también hizo posible la revolución industrial en la industria textil en Gran Bretaña, y más tarde en el norte de los Estados Unidos, tal y como Karl Marx explicó en una carta a Pavel Annenkov:

La esclavitud es el soporte sobre el que se basa nuestro industrialismo actual, tanto como la maquinaria, el crédito, etc. Sin esclavitud no habría algodón; sin algodón no habría industria moderna. Es la esclavitud la que ha dado valor a las colonias; son las colonias las que han creado el comercio mundial; y el comercio mundial es la condición necesaria para industria maquinizada a gran escala. En consecuencia, antes de que comenzara el tráfico de esclavos las colonias proveían al Viejo Mundo de muy pocos productos, y no producían aún un cambio apreciable en la faz de la tierra. La esclavitud es por lo tanto, una categoría económica de importancia primordial. Sin esclavitud, Norteamérica, la nación más avanzada, se habría transformado en un país patriarcal. Basta con borrar a Norteamérica del mapa para tener anarquía, decadencia total del comercio y de la civilización moderna. Y hacer desaparecer la esclavitud sería borrar a Norteamérica del mapa. En tanto categoría económica, la esclavitud ha existido en todas las naciones, desde que comenzó el mundo. Todo lo que las naciones modernas han logrado es disfrazar la esclavitud en sus propios países e importarla abiertamente hacia el Nuevo Mundo.

La imposición de este sistema y su defensa, requirieron leyes cada vez más duras y violencia inhumana en nombre de los propietarios de esclavos. Pero de ninguna manera los esclavos, desplazados y separados de todos los lazos con sus antiguas tierras, familias y cultura, golpeados, torturados, humillados y tratados como animales o peor, aceptaron esto sin luchar.

Levantamientos de esclavos

Durante literalmente cientos de años, los levantamientos de esclavos y otras formas de resistencia, incluyendo fugaz al norte de los EE. UU., Canadá o hacia la Florida española, caracterizaron la lucha de los negros en los EE. UU. Se han documentado unas 250 insurrecciones o rebeliones de esclavos que involucrasen a diez o más esclavos. Ya en 1663, la primera gran revuelta tuvo lugar en Gloucester, Virginia.

Estas rebeliones y sus resultados llevaron a una crueldad cada vez mayor, por parte de los dueños de esclavos. Uno de los puntos de inflexión en la institucionalización del sistema, fue la Rebelión de Stono de 1739 (también conocida como Rebelión de Cato) en Carolina del Sur. Los esclavos habían previsto que tuviera lugar antes de que entrara en vigencia la Ley de Seguridad de 1739, que exigía a todos los varones blancos portar armas los domingos. En el curso de la rebelión, cuya demanda principal fue «¡Libertad!», se incendiaron siete plantaciones y más de 20 blancos fueron asesinados, junto con 44 esclavos. Después de ser abatidos por una milicia privada de esclavos y propietarios de plantaciones, los esclavos sobrevivientes fueron decapitados y sus cabezas fueron clavadas en postes separados a una milla de distancia, a lo largo del camino entre ese lugar y Charleston. La sublevación de Stono llevó a una moratoria de 10 años sobre las importaciones de esclavos a través de Charleston, y a la promulgación de un código de esclavitud más severo, que prohibía a los esclavos ganar dinero y recibir educación.

nturner

Quizás el levantamiento de esclavos más importante en términos del impacto que tuvo en la conciencia pública, fue el levantamiento de Nat Turner en agosto de 1831, en el condado de Southampton, Virginia. Comenzando con solo un puñado de amigos de confianza, Turner reunió a más de 50 esclavos y negros libres en el transcurso de la rebelión que duró 48 horas, matando a unos 57 hombres, mujeres y niños blancos. Aunque el levantamiento fue rápidamente reprimido, Nat no fue capturado hasta finales de octubre. Luego fue juzgado, ahorcado, desollado y descuartizado. Otros 55 negros fueron ejecutados bajo sospecha de estar involucrados en la rebelión, y otros 200 que no tenían nada que ver con el levantamiento, fueron golpeados, torturados y asesinados por turbas blancas enojadas.

Estos eventos polarizaron fuertemente al Sur, acelerando la tendencia hacia una mayor represión y revirtiendo el modesto crecimiento de sentimientos abolicionistas dentro de la propia Virginia. El miedo a que se repitiera el levantamiento de Turner llevó a políticas aún más represivas contra los esclavos negros y libres, cuyas libertades fueron severamente restringidas. Se prohibió cuestionar al sistema esclavista, con el argumento de que cualquier discusión tal podría alentar revueltas de esclavos.

Los abolicionistas

Además de los levantamientos armados de los propios esclavos, el movimiento abolicionista también libró una lucha contra la esclavitud. Constituido en primer lugar por negros y blancos libres que se oponían a la esclavitud por una variedad de razones religiosas, económicas y políticas, algunos estaban a favor de la abolición inmediata e incondicional de la esclavitud, mientras que otros favorecían un proceso gradual de emancipación. Algunos se opusieron a la esclavitud por motivos morales, pero creían que los negros eran inferiores y debían ser enviados de regreso a África, en lugar de ser emancipados. Otros estaban a favor de la igualdad racial total, e incluso otros temían a la creciente población negra, creían en la «pureza racial y moral» de los blancos y favorecían el reasentamiento de los negros en otros lugares. La idea del reasentamiento fue apoyada por una gran variedad de individuos y organizaciones, debido a una gran variedad de razones. En 1821–22, la Sociedad Estadounidense de Colonización estableció la colonia de Liberia en África Occidental y, durante las siguientes cuatro décadas, ayudó a miles de antiguos esclavos y negros libres a mudarse allí desde Estados Unidos.

Algunos abolicionistas del Sur simplemente reconocieron que la esclavitud ya no era tan rentable como antes, y que se habían alcanzado sus límites geográficos; simplemente, una mayor expansión del sistema hacia el oeste no era viable. Muchos políticos del Norte estaban resentidos por la dominación política del país por parte del Sur, y entendieron que el fin del sistema esclavista rompería ese yugo político. Otros, miembros de la naciente clase capitalista del Norte, simplemente querían acabar con la esclavitud para liberar a millones de trabajadores más para la producción capitalista. Algunos trabajadores del norte temían que la afluencia de esclavos liberados se utilizaría para degradar los salarios y las condiciones de trabajo, mientras que otros entendieron que, como explicó Karl Marx, «el trabajo no puede emanciparse la piel blanca si la piel negra está marcada».

El movimiento de abolición había comenzado incluso antes de la fundación formal de los Estados Unidos. El primer artículo a favor de la abolición publicado en los Estados Unidos fue escrito nada menos que por Thomas Paine, y apareció el 8 de marzo de 1775. La primera organización abolicionista formal en los Estados Unidos fue la “Sociedad para el socorro de negros libres ilegalmente cautivos”, formada primeramente por cuáqueros en abril de 1775 en Filadelfia, quienes se oponían fervientemente a la esclavitud sobre bases religiosas. Después de una breve pausa durante la Revolución Americana (durante la cual, por cierto, muchos negros lucharon del lado de los colonos por la libertad contra el imperio británico), se reactivó en 1784, con Benjamín Franklin como su primer presidente.

Los abolicionistas evangélicos protestantes como William Lloyd Garrison y John Brown, eran tan fervientes con la Declaración de Independencia como con la Biblia. En 1854, Garrison escribió:

“Creo en esa parte de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos en la que se establece, como una de las verdades evidentes, “que todos los hombres son creados iguales; que están dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad». Por lo tanto, soy un abolicionista. Por lo tanto, no puedo dejar de contemplar la opresión en todas sus formas, y sobre todo, aquella que convierte a un hombre en una cosa, con indignación y aborrecimiento… Convénceme de que un hombre puede legítimamente convertir a otro en su esclavo, y ya no suscribiré la Declaración de Independencia. Convénceme de que la libertad no es un derecho inalienable de todo ser humano, de cualquier complexión o clima, y entregaré ese instrumento al fuego devorador. No sé cómo se puede abrazar la libertad y la esclavitud a la vez”.

jbrown
John Brown

Otros abolicionistas eran negros libres o antiguos esclavos escapados, como Frederick Douglass o Harriet Tubman, quienes lucharon incansablemente para emancipar a sus hermanos y hermanas aún encadenados. Douglass se convirtió quizás en el abolicionista más renombrado de todos, un orador genial e inspirador, en cuyos elocuentes artículos y discursos, puede encontrarse la más apasionada condena del sistema esclavista. Él consideraba que los Estados Unidos era la patria legítima de los negros que vivían aquí, incluso si originalmente habían sido traídos por la fuerza. Como él lo expresó: “Toda esta conversación sobre tierras nativas no tiene sentido. La tierra natal del negro americano es América». También sostuvo que la Constitución era un documento contra la esclavitud y que la Guerra Civil era una guerra para acabar con la esclavitud, no simplemente para «preservar la Unión». Con este fin, consideraba que se debía permitir a los negros tomar las armas y luchar por la libertad de todos los esclavos. El famoso carril subterráneo, creado por Tubman, quien personalmente ayudó a liberar a más de 300 personas, era una red informal de casas seguras y rutas secretas para ayudar a los esclavos a escapar hacia el norte, a México o a ultramar.

Pero fue el intento fallido de John Brown de provocar un levantamiento general de esclavos, con su incursión en la armería federal en Harpers’ Ferry en 1859, lo que hizo que la guerra sobre la cuestión de la esclavitud fuera casi inevitable. Él afrontó su destino con las siguientes palabras:

“Ahora, si se considera necesario que yo pierda mi vida, para el avance de los fines de la justicia, y mezcle mi sangre aún más con la sangre de mis hijos, y con la sangre de millones en este país esclavo, cuyos derechos son desconocidos por actos malvados, crueles e injustos, yo digo que se haga”.

En el día de su ejecución escribió:

“Yo, John Brown, ahora estoy bastante seguro de que los crímenes de esta tierra culpable no serán nunca purgados, sino es con sangre. Ahora pienso, me había hecho ilusiones en vano al pensar que sin mucho derramamiento de sangre ello podría hacerse”.

El Sur comenzó a armarse en serio, y con la elección en 1860 de Abraham Lincoln, del anti esclavista Partido Republicano, la secesión de los estados esclavistas, comenzando con Carolina del Sur, era una conclusión inevitable. Y con la secesión, la guerra.

La Guerra Civil

En las décadas que siguieron a la fundación de los Estados Unidos, las tensiones políticas, económicas y sociales estaban conduciendo inexorablemente hacia la Guerra Civil. Se habían intentado varios compromisos para mantener un equilibrio político entre el Norte y el Sur, pero finalmente, los intereses fundamentalmente opuestos entre las dos partes tuvieron que ser resueltos por la fuerza de las armas.

Si bien aquellos que lucharon en la guerra pudieron haberla librado a favor o en contra de la preservación de la unión, a favor o en contra de la emancipación de los esclavos, o a favor o en contra de la autoridad federal frente a los derechos de los estados, la Guerra Civil de los EEUU fue, en su raíz, una guerra entre el capitalismo ascendente del norte y la esclavitud sureña en decadencia. Al permitir que la esclavitud continuase después de la guerra revolucionaria que liberó a los Estados Unidos del Imperio Británico, tal confrontación fue finalmente inevitable. Ninguna coexistencia duradera entre estos dos sistemas socioeconómicos, totalmente contradictorios, era posible. Como Abraham Lincoln explicó en un famoso discurso:

«Una casa dividida en contra de sí misma no puede sostenerse. Este Gobierno no puede perdurar, permanentemente, mitad esclavo y mitad libre.» No espero que la Unión se disuelva, no espero que la casa se caiga, pero sí espero que deje de estar dividida. Todo se convertirá en una cosa o en la otra”.

Era necesaria una solución revolucionaria a la contradicción existente entre un sistema basado en el trabajo esclavo y un sistema basado en el trabajo libre. A pesar del terrible derramamiento de sangre, destrucción y sufrimiento que causó, esta fue una guerra progresista -la “Segunda Revolución Americana”-, que aplastó al sistema esclavista y despejó el camino para el desarrollo sin trabas del capitalismo.

El capitalismo siempre ha sido un sistema explotador y opresor. Tal como explicó Karl Marx en El Capital:

«El descubrimiento del oro y la plata en América, la extirpación, esclavitud y sepultura de la población aborigen en las minas, el comienzo de la conquista y saqueo de las Indias Orientales, la transformación de África en una madriguera para la caza comercial de pieles negras, señalaron la rosada aurora de la era de la producción capitalista». Si el dinero… llega al mundo con una mancha de sangre congénita en una mejilla, el capital rezuma de pies a cabeza, por todos sus poros, con sangre y suciedad”.

Pero a finales del siglo XIX, todavía tenía un papel históricamente progresista que desempeñar en el desarrollo de las fuerzas productivas y el fortalecimiento de la clase trabajadora, sentando así las bases materiales para la transformación socialista de la sociedad. La victoria del Norte era casi una conclusión inevitable, a pesar de los generales ineptos que lucharon para la Unión. La economía del estado de Nueva York por sí sola, era cuatro veces mayor que la de todo el sur. Esto, en último análisis, determinó el resultado final de la guerra. Karl Marx fue un ferviente partidario de la guerra, e incluso escribió a Lincoln felicitándolo por su reelección en 1864, instándolo a continuar la guerra aún más enérgicamente, con el grito: «¡Muerte a la esclavitud!»

Cientos de miles de negros tanto del Norte como del Sur, participaron y jugaron un papel clave en el resultado final de esta larga y sangrienta guerra. En el sur, los esclavos se vieron obligados a construir fuertes, cavar trincheras, transportar artillería y suministros, establecer campamentos militares, cocinar y desempeñarse como sirvientes de los oficiales y soldados confederados. Algunos negros libres incluso lucharon por la Confederación. Pero a medida que los negros del sur se dieron cuenta cada vez más de lo que significaría una victoria de la Unión para ellos, hasta 500.000 escaparon al norte, muchos de ellos terminaron combatiendo en el ejército de la Unión. Otros que desertaron a las líneas del Norte sirvieron como exploradores, mensajeros y espías. La disciplina en las plantaciones se estaba quebrando rápidamente cuando la guerra comenzó a volverse contra el Sur. En respuesta, los dueños de esclavos impusieron severas restricciones a sus esclavos, incluso moviendo plantaciones enteras para alejarse lo más posible del contacto con las fuerzas del Norte. La pena para los negros capturados con uniforme de la Unión, y para los oficiales blancos que los comandaban, era la muerte.

robertgouldshawl
Robert Gould Shaw

En el norte, los negros libres intentaron alistarse en el Ejército de la Unión desde el comienzo de la guerra. No solo querían luchar para liberar a sus hermanos y hermanas en el sur, sino que entendían que sus propias libertades en el norte solo podían asegurarse y ampliarse si ganaba la Unión. Un gran número de hombres libres y ex esclavos fueron utilizados como trabajadores, pero debido al miedo racista de armar a un gran número de negros, no se les permitió luchar hasta finales de 1862.

El 54º Regimiento de Massachusetts, fue la primera unidad totalmente negra en el Ejército de la Unión. En dos meses más de 1.000 hombres negros de todo el norte se ofrecieron como voluntarios, y fueron dirigidos por el coronel Robert Gould Shaw, hijo de prominentes abolicionistas de Boston. Las filas del 54º fueron diezmadas y Shaw murió en su heroico ataque al fuerte Wagner, pero su ejemplo abrió el camino para que miles de soldados negros más lucharan en la guerra. Al final de la guerra unos 220.000 negros libres se habían unido al Ejército de la Unión, y 40.000 perdieron la vida.

Por temor a provocar la secesión de los estados fronterizos de propietarios de esclavos que no se habían separado, Lincoln no liberó inmediatamente a los esclavos. Pero después de la victoria del Norte en Antietam, emitió una proclamación preliminar declarando que si los estados confederados no se reincorporaban a la Unión antes del 1 de enero de 1863, declararía a sus esclavos «libres para siempre». La esclavocracia no acató, y la Proclamación de Emancipación entró en vigor. Sin embargo, dado que la proclamación afectó solo a los estados en rebelión contra la Unión, en realidad no liberó a ningún esclavo al principio. Fueron las propias tropas de la Unión las que hicieron cumplir la proclamación a medida que avanzaban por el sur, siendo Texas el último estado en ser emancipado en 1865. No fue sino hasta la 13º Enmienda, promulgada el 18 de diciembre de 1865, que todos aquellos mantenidos en esclavitud fueron liberados formalmente. La liberación de los esclavos, que no eran vistos como humanos sino como piezas de propiedad, fue una de las más grandes expropiaciones de propiedad privada en la historia del mundo.

La reconstrucción

La rendición de Robert E. Lee en el Palacio de Justicia de Appomattox, el 9 de abril de 1865, marcó el final de la Guerra Civil. Menos de una semana después, Abraham Lincoln fue asesinado. Ahora, la cuestión a la que se enfrentaba el Norte victorioso era cómo reconstruir la infraestructura en ruinas del Sur, y reincorporarla a la Unión, sin la esclavitud como su base económica. El objetivo económico y político del Norte, era imponer las relaciones de propiedad capitalistas y la dominación política en el Sur. Para hacer esto, lanzaron un programa llamado la reconstrucción, que fue apoyado con gran entusiasmo por los esclavos liberados y los blancos pobres en todo el sur. Tal fue el alcance de la reconstrucción, que muchos se refieren a ella como la «Segunda Guerra Civil».

La primera fase de este período se conoce como reconstrucción “Presidencial” o “Moderada”, y fue iniciada por los presidentes republicanos Lincoln y su sucesor Andrew Johnson. Duró aproximadamente desde la Proclamación de Emancipación de 1863 a 1866. Su objetivo era unir rápidamente al país, y propusieron condiciones muy flexibles para el reingreso de los antiguos estados confederados a la Unión. A esto se opuso el ala radical del Partido Republicano, que consideraba que la secesión había colocado a esos estados en una situación similar a los territorios recién conquistados.

En marzo de 1865, Lincoln y el Congreso establecieron la «Oficina de Refugiados, Libertos y Tierra Abandonada». Conocida como la «Oficina de los libertos», su objetivo era ayudar a los antiguos esclavos -que ahora se encontraban sin trabajo, hogar o tierra-, en sus esfuerzos por incorporarse a la sociedad. Incluía programas para brindar educación, atención médica y encontrar empleo. El trabajo de la Oficina de Libertos tuvo diversos grados de éxito, y tuvo que lidiar con el sabotaje abierto por parte de los antiguos propietarios de esclavos, que hicieron todo lo posible para continuar explotando a los antiguos esclavos, tan despiadadamente como lo habían hecho anteriormente.

blackcodes

A principios de 1865, el general de la Unión William T. Sherman había emitido las «Órdenes especiales de campo 15», un decreto que dividía las tierras abandonadas por los propietarios de las plantaciones entre los antiguos esclavos. Esto se conoce popularmente como «cuarenta acres y una mula», y simboliza la compensación que el gobierno federal debía pagar a los ex esclavos para ayudarlos a establecerse . En pocos meses, se establecieron 10,000 esclavos liberados en 400,000 acres de tierra en Georgia y Carolina del Sur. Pero esta orden fue revocada por el presidente Johnson, y este retroceso inicial a los esfuerzos de reconstrucción más radicales marcó un tono siniestro para el futuro.

Si bien la ex clase esclavista tuvo que aceptar el fin del sistema esclavista, no aceptaron la igualdad de las razas. Una pista de lo que vendría después en forma de la ley «Jim Crow» fueron los «Códigos Negros» promulgados en todos los estados del Sur inmediatamente después de la guerra. Estos estatutos restringieron severamente los derechos, las oportunidades de empleo y la movilidad de los ex-esclavos, o «liberados», que habían sido emancipados, pero que aún no eran ciudadanos de los Estados Unidos. Los Códigos Negros fueron el primer intento por parte del Sur de institucionalizar la segregación racial entre hombres y mujeres «libres». Estos códigos fueron anulados por la Ley de Derechos Civiles de 1866, que otorgó a los liberados plena igualdad legal (excepto el derecho al voto). Pero fueron reemplazados rápidamente por un código informal de discriminación, que serían reintroducidos como leyes «Jim Crow» después del colapso de la Reconstrucción.

Por su parte, el presidente Johnson se alineó cada vez más con el más conservador Partido Demócrata, que dominó el Sur y se opuso a extender la igualdad a los negros. Se opusieron a la 14a Enmienda propuesta (finalmente aprobada en 1868), que requeriría que los estados brinden igual protección bajo la ley a todas las personas dentro de sus jurisdicciones. Este fue un intento de asegurar los derechos de los ex-esclavos, al menos en el papel. Johnson reclamó el poder ejecutivo de guerra para decidir cómo proceder para reintegrar al Sur, pero en las elecciones intermedias de 1866, los republicanos radicales obtuvieron el control del Congreso y comenzaron a implementar la fase de reconstrucción «radical» o «congresional», que duró hasta aproximadamente 1873. Después de un debate considerable, incluso entre los republicanos radicales, la ciudadanía plena, así como los derechos civiles y de voto se extendieron a todos los ex-esclavos, mientras que el derecho al voto se les quitó temporalmente a unos 10,000 o 15,000 hombres blancos que habían sido funcionarios confederados o altos oficiales.

La educación pública (aunque segregada) y las campañas de alfabetización se implementaron, a menudo como resultado de los esfuerzos de los ex-esclavos, y el Sur se modernizó a través de la expansión de los ferrocarriles. Los republicanos radicales tenían como objetivo lograr una mayor integración racial de las instituciones políticas del sur y la sociedad en general, y durante varios años, se hicieron enormes progresos en esta dirección. Respaldada por la ley marcial en el Sur, impuesta por tropas federales, incluidos soldados negros, una ola de cambio político se extendió por el Sur en las elecciones de 1868. La Decimoquinta Enmienda fue aprobada en 1870, que decretó que los derechos de voto no podían ser negados debido a la raza el , color o la condición previa de servidumbre. En el transcurso de la Reconstrucción, unos 1.500 afroamericanos ocuparon cargos públicos en el sur. Los blancos pobres también obtuvieron ganancias económicas y políticas durante este período.

La derrota de la reconstrucción

Pero la Reconstrucción Radical no iba a durar, ya que el poder económico y político seguía en gran parte en manos de los antiguos dueños de esclavos. Los liberados obligaron a los propietarios de las plantaciones a negociar por su trabajo, lo que resultó en el sistema de aparcería, que al menos en el papel dio a los antiguos esclavos una mayor independencia económica. Sin embargo, los medios de producción (tierra, herramientas, animales de tiro) todavía eran propiedad de los grandes propietarios de las plantaciones y, al no poder sustentarse produciendo cultivos comerciales como el algodón, que son propensos a precios volátiles en el mercado mundial, muchos aparceros pronto cayerón en deuda permanente y se redujerón a un estado de esclavitud virtual. Algunos liberados incluso fueron subastados como sirvientes cuando no pudieron pagar sus deudas.

Incluso durante la fase más radical de la Reconstrucción, las fuerzas de la contrarrevolución ya estaban trabajando para resistir todos los esfuerzos de una mayor integración racial. Desataron una ola de terror contra los trabajadores negros, los aparceros, los empleados del gobierno federal y las Ligas Leales armadas organizadas por los republicanos. También perseguidos fueron los llamados «cuneros»: norteños que se habían mudado al sur después de la guerra y que desempeñaron un papel importante en la implementación de las políticas de reconstrucción; y «scalawags»: simpatizantes blancos sureños que se unieron al Partido Republicano. El Ku Klux Klan (KKK), fundado en 1866 por veteranos del Ejército Confederado, intimidó físicamente, golpeó, torturó y asesinó a miles de negros y sus aliados blancos. Aunque las tropas federales en ocasiones tomaron medidas enérgicas contra la violencia abierta contra los negros, en otras ocasiones se negaron explícitamente a hacerlo y permitieron que continuara. El reinado del terror político, económico y físico que más tarde se establecería bajo Jim Crow ya había comenzado.

kkk

La crisis económica de 1873 afectó particularmente al Sur, arruinando a muchos norteños que habían invertido en los ferrocarriles. Los precios del algodón se derrumbaron a la mitad y muchos pequeños comerciantes y terratenientes quedaron en la bancarrota. El Partido Republicano estaba cada vez más dividido y perdía su influencia después de la Guerra Civil. Durante la llamada «Redención», que duró de 1873 a 1877, el progreso revolucionario que la Reconstrucción había logrado para mejorar la condición económica, política y social de los antiguos esclavos y blancos pobres estaba llegando a su fin. Para 1877, cuando el presidente Rutherford B. Hayes retiró las tropas federales restantes del Sur, todos los gobiernos estatales republicanos se habían derrumbado o habían sido rechazados. Los capitalistas del norte habían logrado lo que querían: erradicar el sistema de esclavos e imponer relaciones de propiedad capitalistas. Ahora podían dejar de lado las fuerzas sociales en las que se habían apoyado para lograr sus objetivos. Como dijo Thomas Hall, un ex esclavo entrevistado en la década de 1930: «Los yanquis nos ayudaron a liberarnos, dicen, pero nos dejaron volver a ser esclavos.»

La esclavitud había sido derrocada, pero la necesidad de mano de obra agrícola barata y a gran escala se mantuvo. Para obligar a millones de antiguos esclavos aparentemente»libres» a regresar a las plantaciones, tuvieron que restablecer las relaciones sociales del antiguo sistema de esclavos en una nueva forma. Para lograrlo, adaptaron las relaciones sociales del obsoleto y derrotado sistema esclavista —discriminación racial, prejuicio y segregación— a las necesidades de la producción capitalista. Las antiguas leyes de vagancia y los Códigos Negros fueron desempolvados, expandidos y se les dio una nueva forma. Cientos de miles de negros fueron arrestados y condenados por los delitos más leves y los obligaron a trabajar en las grandes bandas de encadenados que construyeron los ferrocarriles. Ahora marcado de por vida como convictos, se hizo casi imposible encontrar trabajo decente, vivienda o recibir educación. Así comenzó la era de “Jim Crow” y el legado de discriminación, explotación, criminalización y el círculo vicioso de pobreza que continúa para millones de negros estadounidenses hasta el día de hoy.

El racismo, que había sido una herramienta necesaria para el sistema de explotación de esclavos del sur, se convirtió en una herramienta especial y necesaria de la explotación capitalista estadounidense, no solo en el sur, sino en toda la nueva nación unida.

Los amargos frutos de la derrota

Desde 1877 hasta aproximadamente 1900, los «Redentores» retrasaron lenta pero seguramente el reloj de la Reconstrucción. Hicieron cada vez más difícil que los negros fueran elegidos o incluso que votaran, una política de privación institucionalizada que continúa hoy. Varios casos importantes de la Corte Suprema revirtieron la legislación de derechos civiles del período posterior a la Guerra Civil, por ejemplo, el infame caso de Plessy contra Ferguson de 1896, que afirmó que la segregación era legal siempre que hubiera disposiciones para instalaciones «separadas pero iguales». No sería revocado hasta el caso de Brown contra Topeka en el consejo de Educación en 1954.

Bajo Jim Crow, los negros no podían ir a las mismas escuelas que los blancos; no podían comer en los mismos restaurantes, viajar en los mismos vagones del tren, vivir en los mismos vecindarios o comprar en las mismas tiendas. Tampoco podían ser jurados, lo que significaba que tenían poco o ningún recurso legal. Los blancos podían golpear, robar o incluso matar a los negros a voluntad por infracciones menores, y a menudo lo hacían. El reinado del terror que se insinuó en los «Códigos Negros» y el surgimiento del KKK, se estableció firmemente bajo Jim Crow con el resurgimiento generalizado de las milicias supremacistas blancas que forzaron la segregación racial y cometieron los actos de brutalidad más bárbaros. Se estima que entre 1889 y 1922, unas 3.500 personas, casi todas negras, fueron asesinadas en actos de violencia racial. Como el senador de Carolina del Sur Ben Tillman proclamó en 1900:

“Hemos hecho todo lo posible [para evitar que los negros voten] … nos hemos qyebrado la cabeza para averiguar cómo podríamos eliminar al último de ellos. Manipulamos las urnas. Les disparamos. No nos avergonzamos de ello”.

Después de la histórica derrota de la Reconstrucción, siguió un período de desesperación y aislamiento de la lucha de clases en los Estados Unidos. Esto llevó al surgimiento de figuras como Booker T. Washington, quien argumentó que los negros deberían enfocarse en mejorar sus condiciones individualmente a través de la “autoayuda”, el trabajo duro y la cooperación con la clase dominante blanca, renunciando efectivamente a la lucha política por la igualdad.

El surgimiento del nacionalismo negro y la Asociación Panafricana de Mejoramiento Universal del Negro (UNIA) de Marcus Garvey, fundada en agosto de 1914 con el objetivo de unir a toda África y su diáspora en «una gran jerarquía racial», fue otra reacción a esta derrota y la opresión viciosa que siguió. Muchos creen que la UNIA fue el movimiento de negros más grande en la historia de Estados Unidos, con más participantes que el movimiento de derechos civiles de las décadas de 1950 y 1960. Garvey fue el principal defensor del movimiento «Regreso a África», que se centró sobre todo en el desarrollo económico de la colonia de Liberia para permitir el reasentamiento de los estadounidenses de ascendencia africana. Él creía que los negros estadounidenses deberían tener una patria permanente en África:

“Nuestro éxito educativo, industrial y político se basa en la protección de una nación fundada por nosotros mismos. Y la nación no puede estar en ningún otro lugar que no sea África”.

Sin embargo, muchos otros buscaron mejorar su situación saliendo del Sur. Ya a fines de la década de 1870, decenas de miles de negros se mudaron del sur profundo para buscar fortuna en las ciudades del norte y el medio oeste. A principios de siglo, el 95% de los negros vivían en el sur, en el llamado «Cinturón negro», que representa un tercio de la población allí, en comparación con solo el 1% en el norte. Pero a partir de 1915, la intolerable represión en el sur llevó a lo que se conoce como la «Gran Migración.» Se estima que 1.6 millones de negros abandonaron la región entre 1910 y 1940 en busca de mejores oportunidades de empleo y educación. Sin embargo, no podían escapar del racismo, que, como parte integrante del sistema capitalista estadounidense, se encontraba en todas partes. En muchas áreas, el racismo se intensificó con la afluencia de negros del sur.

La segregación de facto era la norma en el norte, particularmente en el empleo, la vivienda y la educación. En muchas áreas, los negros no podían formar parte de jurados, y muchas ciudades establecieron una política para hacerlos sentir «no bienvenidos», por cualquier medio necesario. Los linchamientos fueron menos frecuentes que en el sur, pero no desconocidos, con ataques en grupo o «disturbios raciales» contra los negros en todas partes, desde Filadelfia a Houston, a Duluth Minnesota a East St. Louis. Investigadores y académicos prominentes produjeron “evidencia científica” de la inferioridad de los negros para justificar su estatus de segunda clase.

El demócrata sureño Woodrow Wilson fue elegido presidente en 1912, y llevó sus francas ideas supremacistas blancas a la máxima autoridad de la nación. Introdujo una legislación que limitaba los derechos civiles de los negros y, de hecho, volvió a segregar el gobierno federal. Era un gran admirador de la película de 1915 Nacimiento de una nación, que celebró la fundación del Ku Klux Klan, que había resurgido y estaba ganando protagonismo nacional. En 1924, el nuevo Klan tenía unos 4 millones de miembros y control o influencia en varios gobiernos estatales, no solo en el sur, sino en Indiana, California, Oklahoma y Oregon. Algunos historiadores incluso sostienen que el sucesor de Wilson, Warren G. Harding, fue incluido en el Klan en una ceremonia celebrada en la Casa Blanca.

Fue durante este período de derrota, abandono por parte de la amplia clase obrera y segregación forzada por la violencia despiadada que una conciencia y movimiento nacionalista negro masivo que busca formar un estado separado podría haber echado raíces. Con una gran concentración de negros en varios estados del sur, la base material para tal desarrollo estaba presente. De hecho, por un tiempo, las ideas de Marcus Garvey recibieron un cierto eco entre las capas importantes de la población negra. Pero a partir del período posterior a la Primera Guerra Mundial, y especialmente a mediados de la década de 1930 con el surgimiento del CIO, la lucha de los negros había vuelto a tomar la forma de una acción masiva unida con los trabajadores blancos contra sus explotadores comunes. Esto fue acompañado por una creciente élite cultural e intelectual negra en lugares como Harlem y Chicago, que, como el movimiento abolicionista anterior, cruzó las líneas raciales y luego jugaría un papel importante en la lucha contra la segregación. Más importante aún, las fábricas se estaban integrando cada vez más a medida que los capitalistas contrataban a un mayor número de trabajadores negros en las ciudades de todo el país.

Como Marx había explicado décadas antes, la Guerra Civil y la destrucción de la esclavitud eran la condición previa necesaria para el desarrollo del capitalismo en el continente americano. Esto a su vez condujo al fortalecimiento del movimiento de la clase trabajadora:

“En los Estados Unidos de América del Norte, todos los movimientos independientes de los trabajadores estaban paralizados mientras la esclavitud desfigurara una parte de la República. El trabajo no puede emanciparse en la piel blanca donde en el Negro este segregado . Pero de la muerte de la esclavitud surgió de inmediato una nueva vida. El primer fruto de la Guerra Civil fue la agitación de las ocho horas, que corrió con las botas de siete leguas de una locomotora del Atlántico al Pacífico, de Nueva Inglaterra a California. La convención general del Sindicato Nacional del Trabajo en Baltimore (16 de agosto de 1866) declaró: “La primera y gran necesidad del presente, para liberar al trabajo de este país de la esclavitud capitalista, es la aprobación de una ley por la cual ocho horas será el día normal de trabajo en todos los Estados de la Unión Americana. Estamos decididos a poner todas nuestras fuerzas hasta lograr este glorioso resultado». (Capital vol. 1, Capítulo X., Sección 7)

Las terribles condiciones de explotación y la crisis económica al principio de los años treinta eventualmente resultaron en un aumento masivo del movimiento laboral y las amargas luchas que llevaron a la fundación del Congreso de Organizaciones Industriales (CIO). Cientos de miles de trabajadores se unieron a través de líneas raciales en defensa de sus intereses de clase fundamentales.

El ascenso del CIO

Después del colapso de Wall Street de 1929, el movimiento sindical tuvo la cabeza gacha durante unos años, mientras los trabajadores luchaban solo por sobrevivir. Pero a medida que la economía revivió, el movimiento recuperó su confianza y pasó a la ofensiva contra los patrones.

Una de las preguntas fundamentales que durante mucho tiempo se debatió fue cómo organizar mejor a los trabajadores en las nuevas industrias masivas. Con algunas excepciones, como Mineros y Trabajadores de Cerveceras Unidos, trabajadores que pertenecían a la Federación Estadounidense del Trabajo (AFL) se habían organizado tradicionalmente en pequeños sindicatos de artesanos, según el tipo de trabajo especializado que realizaban (carpinteros, impresores, ingenieros de ferrocarriles, etc.). Pero este tipo de sindicatos solían tener un enfoque extremadamente limitado, centrado exclusivamente en las reglas y condiciones laborales de sus propios miembros, guardando celosamente «su» jurisdicción sobre ciertos tipos de trabajo, etc. Existía una estricta jerarquía entre los miembros plenos y los aprendices, y la exclusión de los trabajadores menos calificados, así como de los negros, judíos, católicos, mujeres, nacidos en el extranjero, etc. Estos tipos de sindicatos no estaban a favor, y de hecho pensaban que era imposible organizar sobre la base de toda la industria, es decir, en una sola unidad de negociación que representaría a todos los trabajadores de producción en un lugar de trabajo dado, en lugar de organizarlos por separado sobre la base del tipo de trabajo realizado dentro del proceso de producción general. Algunos líderes de la AFL incluso trabajaron abiertamente para sabotear los esfuerzos de organización industrial.

Los partidarios del sindicalismo industrial entendieron que dividir el lugar de trabajo en pequeñas subunidades basadas en los diferentes tipos de trabajo no solo debilitaría el poder colectivo de los trabajadores, sino que también dejaría a la mayoría sin representación, ya que la mayoría de estos nuevos trabajos no eran calificados en el sentido tradicional.

Además, la dirección de la AFL tenía una política de colaboración de clases con los patrones, como lo ejemplifica el “sindicalismo empresarial” de Samuel Gompers. Sentían que «lo que es bueno para los patrones es bueno para los trabajadores», incluso si eso significa recortes salariales, despidos, empeoramiento de las condiciones, etc. Por lo tanto, no movilizaron miembros para prepararse o ganar huelgas. Pero una ola de huelgas militantes en Minneapolis (Camioneros), San Francisco (Estibadores) y Toledo (Trabajadores automotrices) en 1934, sacudió tanto a los jefes como a los líderes de la AFL. En la huelga de los Teamsters, por ejemplo, se utilizaron tácticas militantes de lucha de clases para movilizar a toda la ciudad detrás de las demandas de los camioneros.

Sobre la base de este aumento, el CIO se fundó formalmente en noviembre de 1935. Luego de esto se obtuvo una gran victoria en 1937 cuando el United Auto Workers obtuvo el reconocimiento de General Motors después de una amarga lucha que incluyó una huelga de cuarenta y cuatro días. Posteriormente, Chrysler y Ford se sindicalizaron. La industria del acero también se estaba organizando a gran escala. En el sur, los trabajadores textiles se estaban organizando, pero sindicalizarse era una amarga lucha cuesta arriba no solo frente a los patrones y una historia de huelgas y campañas de organización derrotadas, sino también frente al conservadurismo y al racismo de muchos trabajadores blancos e incluso de organizadores sindicales. Sin embargo, se lograron importantes avances, y otros sindicatos independientes lograron éxitos aún más impresionantes al unir a los trabajadores blancos y negros a través de métodos más militantes.

El racismo de ninguna manera fue eliminado, incluso dentro de las capas más progresistas del movimiento obrero, pero los trabajadores negros en particular se beneficiaron de la ola masiva de huelgas y organización que acompañó la formación del CIO. A principios de la década de 1930, menos de 100.000 trabajadores negros eran miembros de un sindicato. Para principios de la década de 1940, esta cifra era cercana a los 500.000, y muchos negros ascendieron a posiciones de liderazgo dentro de los sindicatos. La lucha de clase unida logró en pocos años lo que parecía virtualmente imposible en las décadas posteriores a la derrota de la Reconstrucción.

Fue por esta época cuando comenzó la “Segunda Gran Migración”, que duró aproximadamente entre 1940 y 1970, que transformó aún más la demografía del Sur y de todo el país. Durante la Segunda Guerra Mundial, los trabajadores negros fueron arrastrados a la industria de la guerra en grandes cantidades, con un enorme éxodo de unos cinco millones de personas desde los estados del sur a los centros proletarios del norte, medio oeste y oeste, y desde el sur rural y agrario a los principales polos económicos de la región. Después de la guerra, esta tendencia de dispersión geográfica continuó. Además, casi un millón de negros sirvieron en el ejército y lucharon en la Segunda Guerra Mundial, una guerra que supuestamente se libró en nombre de la “libertad”, mientras que ellos no tenían esa libertad en casa. La ironía no pasó desapercibida para los soldados veteranos, muchos de los cuales participaron en el movimiento de masas por la igualdad, los derechos civiles y contra la segregación en los años posteriores a la guerra. Fue esta proletarización y urbanización masiva de la población negra, antes rural y atomizada, lo que sentó las condiciones materiales para la explosión del movimiento por los derechos civiles. Los aparceros y agricultores no tienen un poder económico concentrado. Los trabajadores lo tienen.

El Movimiento por los Derechos Civiles

A mediados de la década de 1950, la discriminación, la opresión y el estatus de segunda clase que aún se enfrentaban los negros en una sociedad llamada «libre» ya no podían tolerarse más. El resultado fue el movimiento de los Derechos Civiles, considerado por muchos como una «Segunda Reconstrucción». Esta fue una revuelta masiva de trabajadores y jóvenes negros y sus aliados blancos que sacudió a la sociedad estadounidense hasta sus cimientos. Exigiendo una igualdad genuina y el fin de la segregación, logró derribar el Jim Crow, a pesar de la brutal represión y violencia desatada contra éste. El boicot de autobuses de Montgomery, la «Marcha en Washington por el empleo y la libertad» y otras protestas históricas, sentadas y batallas judiciales, a menudo acompañadas de la intervención violenta de las tropas estatales y federales, finalmente obligaron al gobierno a aprobar una legislación integral en derechos civiles.

Frente a un movimiento tan valiente y masivo , la clase dominante hizo algunas concesiones sobre el voto y las libertades civiles en el Sur, pasó a integrar las escuelas públicas y las universidades e hizo esfuerzos para combatir la discriminación. Pero, sobre todo, buscó mantener el movimiento dentro de límites que no amenazaran al sistema capitalista. Para hacerlo, trabajaron para canalizar el movimiento a través del Partido Demócrata pro-capitalista, mientras orquestaban los asesinatos de Martin Luther King Jr., Malcolm X y varios líderes de las Panteras Negras, que buscaban ir más allá del capitalismo y los Demócratas.

Junto con el movimiento de Derechos Civiles más amplio, hubo un resurgimiento del nacionalismo negro entre algunos sectores de la población. La explosión de los guetos en la década de 1960 llevó al surgimiento de los Musulmanes Negros, las Panteras Negras, la Liga por los Trabajadores Negros Revolucionarios y otras organizaciones que lucharon no solo por la igualdad política, sino que por el «Poder Negro». Estos movimientos también se inspiraron en la revolución colonial que se estaba desarrollando en África, Asia y América Latina. Su determinación para encontrar una solución a los problemas que enfrentaban los negros mostró el potencial revolucionario entre las capas más oprimidas de la sociedad estadounidense. Stokely Carmichael, uno de los líderes de las Panteras Negras, planteó por primera vez el eslogan de «Poder Negro» como un grito de guerra para que los negros se unieran y desafiaran la dominación blanca de la sociedad. Las demandas por un mayor control sobre la comunidad negra, por la dignidad racial y por la solidaridad con las luchas anti-coloniales, representaron un paso adelante, en la medida en que representaron una radicalización de la conciencia política y una ruptura con los liberales blancos tanto del Partido Demócrata como del Republicano.

Las Panteras Negras estaban abiertos a las ideas del marxismo y estaban a favor de la creación de un nuevo partido obrero. En poco tiempo evolucionaron desde una perspectiva mayoritariamente nacionalista negra a la perspectiva de la revolución socialista. Según Bobby Seale: “Luchamos contra el racismo con solidaridad. No luchamos contra el capitalismo explotador con el nacionalismo negro. Luchamos contra el capitalismo con el socialismo básico. Y no luchamos contra el imperialismo con más imperialismo. Luchamos contra el imperialismo con el internacionalismo proletario». Desafortunadamente, la falta de un programa y una perspectiva de la clase obrera completamente desarrollados en las Panteras Negras sirvió para descarrilar el movimiento. Sujetos a una brutal represión estatal, las Panteras Negras entraron en crisis y sufrieron toda una serie de escisiones.

De manera similar, Malcolm X, que había comenzado su actividad política como Musulmán Negro y Nacionalista, llegó a comprender que, dado que representaban solo el 13% de la población en su conjunto, los negros nunca podrían transformar la sociedad por sí mismos. Hacia el final de su vida comenzó a llegar a la conclusión de que lo que era necesario era una lucha de clases unida contra el sistema capitalista mismo. Como él lo dijo: «Es imposible que un pollo produzca un huevo de pato. Solo puede producir de acuerdo con lo que ese sistema particular fue construido para producir. El sistema en este país no puede producir libertad para los afroamericanos. Es imposible para este sistema, este sistema económico, este sistema político, este sistema social, este sistema y punto”. En otra ocasión lo explicó así: “El racismo es rentable, si no fuera rentable no existiría”.

Martin Luther King Jr., había comenzado con un enfoque pacifista y reformista, pero pronto se dio cuenta de que la igualdad política formal no eliminaría la desigualdad económica institucionalizada y las raíces profundas de la discriminación racial. Se estaba moviendo rápidamente hacia una posición de clase en la víspera de su asesinato. Durante un discurso en Frogmore, SC en noviembre de 1966, dijo lo siguiente:

«No se puede hablar de resolver el problema económico del negro sin hablar de miles de millones de dólares. No se puede hablar de acabar con los barrios marginales sin antes decir que se debe eliminar el lucro de los barrios marginales… estamos pisando aguas difíciles, porque realmente significa que estamos diciendo que algo anda mal… con el capitalismo… Debe haber una mejor distribución de la riqueza y tal vez Estados Unidos debe avanzar hacia un socialismo democrático.

Estaba en Memphis para apoyar a los trabajadores de recolección de basura en huelga cuando fue asesinado en abril de 1968.

Trágicamente, Malcolm X y Martin Luther King, Jr. fueron asesinados antes de que pudieran desarrollar completamente estas ideas, pero está claro en qué dirección se dirigían. El magnífico movimiento de Derechos Civiles, si hubiera podido vincularse con la lucha de la clase obrera en su conjunto, podría haber sido una enorme fuerza para el cambio social, el cambio revolucionario. Por eso estos líderes tuvieron que ser eliminados. Desafortunadamente, los líderes del movimiento sindical, que seguían una política de colaboración con los empresarios y sus partidos políticos, fueron incapaces de liderar el movimiento contra la discriminación y la opresión, y de unir a todos los trabajadores en una base de clase. Ningún movimiento social puede seguir en fermento indefinidamente. Se introdujeron una serie de reformas importantes conocidas colectivamente como políticas de “Acción Afirmativa”, pero a finales de la década de 1960 el movimiento comenzó a decaer y los elementos más radicales fueron eliminados físicamente o cooptados por el Partido Demócrata. Gradualmente, la lucha se desvió de las calles y las fábricas hacia las cámaras de votación, las salas de juntas directivas, los bufetes de abogados y los tribunales.

El resultado es la situación que tenemos hoy. Para un reducido numero de negros, que se han beneficiado de las concesiones hechas por la clase dominante, las cosas van bastante bien. Pero para la vasta mayoría, las cosas están tan mal o incluso peor que hace 50 años.

Cuando miramos la historia de la lucha negra, queda claro que la tendencia principal, incluso antes de la Guerra Civil, ha sido la lucha contra la discriminación y la segregación, y por la libertad, la igualdad y la integración en la vida económica, política y social estadounidense. Esto fue ejemplificado por el período de la Reconstrucción, un movimiento democrático revolucionario de las masas negras y pobres contra el antiguo poder esclavista en el Sur, después de su derrota militar por parte del Norte capitalista. Este potencial fue vendido consciente y deliberadamente por los capitalistas del norte, que se fusionaron con los antiguos esclavistas y establecieron el Jim Crow, haciendo que millones de negros «libres» volvieran a una posición de servidumbre forzada, explotación, degradación y discriminación racial institucionalizada.

Esto explica en parte el potencial revolucionario decisivo de los trabajadores negros, que se debe no solo a la superexplotación sufrida tanto como trabajadores y como minoría racial oprimida, sino porque incluso el derecho democrático básico a la igualdad no puede lograrse de manera significativa dentro de los límites de capitalismo. Por lo tanto, la lucha por una igualdad genuina es necesariamente una lucha contra el mismo sistema capitalista , que no puede existir sin el veneno del racismo, que conscientemente suele dividir para derrotar a la clase trabajadora. En el próximo período, los trabajadores negros, junto con los trabajadores latinos y la clase trabajadora en general, estarán a la vanguardia de un movimiento revolucionario de masas en lucha por la transformación socialista de la sociedad. La revolución socialista en Estados Unidos significará no solo la liberación de la clase trabajadora y los oprimidos en Estados Unidos, sino del mundo entero.

Los marxistas y la «cuestión negra»

El papel que desempeñarán los trabajadores negros en la revolución socialista estadounidense ha sido durante mucho tiempo una cuestión de enorme importancia para los marxistas. Nuestro enfoque hacia la lucha contra el racismo y todas las formas de discriminación es un aspecto crucial del trabajo de construir una organización bolchevique en los Estados Unidos. Al igual que con cualquier otro campo de trabajo en el que participamos, comenzamos con nuestro programa, ideas, métodos y tradiciones generales. También partimos del punto de vista de que, en el análisis final, no puede haber solución al flagelo del racismo dentro de los límites del capitalismo. Nuestro objetivo en todo momento es aumentar en los trabajadores la conciencia de clase, la unidad y la confianza en su capacidad para transformar colectivamente la sociedad. Para hacer esto, planteamos demandas de transición que cierren la brecha entre las luchas de hoy y la necesidad del socialismo.

bworkers

Se han escrito innumerables volúmenes sobre la lucha de los negros estadounidenses y ha habido muchos desacuerdos agudos sobre el tema. Esto es comprensible, ya que hay muchas preguntas complejas que deben abordarse. Por ejemplo, ¿sufren los negros en los Estados Unidos opresión nacional o racial? ¿Es apropiada la demanda de autodeterminación? ¿Cómo podemos lograr la unidad de todos los trabajadores de la manera más efectiva en una lucha unida contra nuestros opresores comunes? Si mantenemos una perspectiva y un enfoque de clase obrera claros, podemos desenredar gran parte de la confusión que ha surgido en torno a estas y otras preguntas relacionadas.

El Marxismo y la Cuestión Nacional

La posición clásica de los marxistas sobre la cuestión nacional se puede encontrar en los extensos escritos de Lenin y Trotsky sobre el tema. Para comprender su posición, debemos comenzar con un análisis de los orígenes de las nacionalidades y el estado nación. A lo largo de la historia de la humanidad, las personas que comparten actividades económicas, sociales, lingüísticas, religiosas y culturales comunes se han congregado en diferentes partes del mundo para formar comunidades más o menos uniformes. Sin embargo, antes de que el capitalismo se convirtiera en la forma dominante de organización económica y social humana, no había fronteras nacionales ni países tal como los entendemos hoy.

El propósito histórico del estado nación era organizar un mercado más o menos uniforme entre un grupo de personas que vivían dentro de ciertas fronteras con una moneda, un sistema de pesos y medidas y un sistema político común, a menudo con un idioma y religión común, etc. Esto fue con el fin de proporcionar un campo más amplio y menos restringido para el desarrollo de las relaciones económicas capitalistas de lo que era posible dentro de los estrechos límites de los estados feudales pequeños y descentralizados, cada uno de los cuales tenía sus propias leyes, carreteras de peaje, sistemas monetarios, etc., lo que hacía que el comercio y el desarrollo económico fueran extremadamente ineficientes. Por ejemplo, hasta hace aproximadamente 150 años, no había una «Italia» o «Alemania» en el sentido moderno, solo colecciones sueltas de diferentes regiones, ciudades estados, reinos y principados. Pero la necesidad de un mercado cada vez más grande y estable para el sistema capitalista y la clase capitalista en expansión, que surgieron del antiguo sistema feudal, empujó hacia la unificación y mayor centralización de estas regiones en estados naciones. Esto se logró a menudo por la fuerza, impuesta por la potencia más fuerte de la región (por ejemplo, Prusia en el caso de Alemania). En otras palabras, el estado nación es producto de las necesidades económicas y la lógica interna del modo de producción capitalista.

Pero el estado nación capitalista, una vez históricamente progresista, en el sentido de que permitió un mayor desarrollo de los medios de producción de lo que había sido posible bajo el feudalismo, ahora se ha convertido en un obstáculo para el mayor desarrollo de la economía y la sociedad. Es por eso que vemos el impulso irresistible del capitalismo hacia la “globalización”, los bloques comerciales regionales y entidades como la Eurozona que busca crear un escenario para la actividad económica más amplio de lo que es posible dentro de los límites de los relativamente pequeños estados europeos. Y, por supuesto, tenemos la lucha de la clase obrera internacional por el socialismo mundial y la abolición de todas estas fronteras artificiales y restrictivas. Sólo entonces se desatará el vasto potencial de la humanidad para desarrollar de manera cooperativa y democrática los medios de producción sin restricciones y en interés de todos.

En muchos estados nación modernos, existen minorías nacionales que viven dentro de las fronteras de las naciones más poderosas, a menudo en contra de su voluntad y sufriendo una terrible opresión. La opresión nacional y las aspiraciones no realizadas de diferentes naciones históricamente desarrolladas para su propio territorio son la raíz de la incapacidad del capitalismo para desarrollar los medios de producción y proporcionar lo suficiente para todos. La clase trabajadora de una nacionalidad, raza o religión no tiene interés en oprimir a los trabajadores de ninguna otra nacionalidad, raza o religión. Pero cuando hay escasez, las personas se volverán unas contra otras en función de las diferencias de religión, idioma, color de piel, etc. La clase capitalista fomenta estas divisiones para desviar la atención de los problemas reales que enfrentan los trabajadores. Defienden cínicamente los intereses de «su» religión o nacionalidad a expensas de los demás, para «dividir y conquistar».

La cuestión nacional, por lo tanto, es un problema de la tardanza de la revolución socialista y las contradicciones inherentes al sistema capitalista anticuado. Como tal, no existe una solución genuina y duradera a los problemas que enfrentan las minorías nacionales oprimidas, dentro de los límites del capitalismo. Todas las naciones pequeñas se utilizan como peones desechables en el gran juego de dominación mundial que juegan las grandes potencias. La única forma en que las nacionalidades oprimidas pueden aspirar a lograr su propio territorio o región autónoma libre de la opresión imperialista es a través de la revolución socialista, que solo puede lograrse mediante la unión en la lucha de clases contra nuestros opresores comunes.

El Derecho de las Naciones a la Autodeterminación

Los marxistas no definimos una nación subjetiva o psicológicamente. Tampoco procedemos según definiciones abstractas, formales. Comenzamos con una evaluación concreta de los procesos vivos, de las cosas a medida que se desarrollan, cambian y evolucionan. Una nación no es algo fijo y estático. Puede cambiar y evolucionar, y de hecho lo hace. Se pueden crear naciones donde antes no existían, o ser absorbidas o destruidas y dejar de existir como entidades separadas. Históricamente, las naciones se han formado a partir de la materia prima disponible en condiciones de guerras, invasiones y revoluciones, que disuelven viejas conexiones y fronteras y crean otras nuevas. Sin embargo, podemos dar una definición general de una nación como una comunidad históricamente evolucionada con una historia, cultura y conciencia compartidas, unidas por poderosos lazos económicos en un territorio común, a menudo compartiendo un idioma y/o religión común.

El derecho a la autodeterminación de las naciones tiene un significado muy preciso para los marxistas. Significa que una minoría nacional que vive dentro de las fronteras políticas de otra nación tiene derecho a determinar su propio destino, libre de coacción, hasta la formación de un estado separado, inclusive, aunque también puede tomar la forma de algún tipo de autonomía dentro de los límites del estado existente, o la decisión de mantener la relación existente. Se aplica solo a las naciones o las minorías raciales oprimidas que están en proceso de convertirse en naciones. No se aplica a grupos, minorías religiosas, razas o individuos. El enfoque correcto de Lenin a esta pregunta jugó un papel clave en la victoria de los bolcheviques en la Revolución de Octubre de 1917.

Antes de la revolución, Rusia era una «prisión de naciones», con literalmente docenas de diferentes nacionalidades obligadas por la fuerza a vivir dentro de las fronteras del imperio zarista, que estaba dominado por la gran nacionalidad rusa. Para forjar la unidad entre los trabajadores y los campesinos de estas nacionalidades, los bolcheviques defendieron el derecho a la autodeterminación como una forma de demostrar en la práctica que la clase obrera rusa no tenía interés en continuar la opresión que estas nacionalidades habían sufrido bajo el régimen del zar. Explicaron que si las nacionalidades oprimidas querían separarse y formar su propio Estado, tenían el derecho absoluto de hacerlo y que su decisión sería respetada. Pero los bolcheviques no tomaron esta posición porque querían dividir el imperio zarista en pequeños Estados; al contrario, siendo iguales todos los demás factores, es preferible un Estado más grande ya que permite un desarrollo económico mayor y más eficiente, lo que a su vez hace que sea más fácil satisfacer las necesidades de todos. Tomaron esta posición para extraer los intereses de clase comunes de los trabajadores de todas las nacionalidades, sobre la base de la lucha unida contra sus explotadores comunes. Al unirse para derrocar al zar, los trabajadores de las distintas naciones podían decidir amigablemente qué relación querían tener entre sí, en igualdad de condiciones.

Sin embargo, el derecho a la libre determinación es un derecho relativo. La demanda de autodeterminación y la Cuestión Nacional en general siempre ocupan una posición subordinada a la lucha de clases en general y la perspectiva y las necesidades de la revolución proletaria mundial. Es cierto que en un puñado de casos antes de la Revolución Rusa de 1917, los marxistas en realidad apoyaron la separación. Esto fue solo bajo circunstancias muy específicas, en las cuales esas luchas de liberación nacional podrían potencialmente debilitar el imperialismo y provocar un movimiento revolucionario más amplio. Pero nunca ha sido una obligación absoluta para los marxistas apoyar todos y cada uno de los movimientos para la autodeterminación. De hecho, en la mayoría de los casos, al defender el derecho de las nacionalidades oprimidas a determinar sus propios destinos, los marxistas han argumentado pacientemente en contra de la separación y en favor de la máxima unidad de clase a través de las líneas nacionales, étnicas y religiosas. La razón es porque solo a través de la lucha unida podemos derrocar al sistema capitalista que nos explota a todos, y solo entonces las diversas minorías nacionales pueden determinar sus propios destinos, libres de coacción . Los bolcheviques querían la mayor unión de los pueblos , pero de forma voluntaria. Esta se puede reflejar en una federación socialista.

Entonces, aunque el derecho a la autodeterminación significa que las nacionalidades oprimidas tienen derecho a separarse, el objetivo de la posición es aumentar la unidad de clase, la conciencia y la confianza. Durante la Revolución Rusa, esta política logró unir a los trabajadores de diversas nacionalidades en la lucha contra el zarismo y el capitalismo. Después de la victoria de la revolución socialista, la mayoría de las diferentes nacionalidades finalmente eligieron formar parte de la URSS, en una federación voluntaria de repúblicas soviéticas.

¿Opresión nacional o racial?

Al elaborar nuestro enfoque sobre la cuestión de la opresión de los negros en los Estados Unidos, es natural que los marxistas consideren la posición clásica sobre la cuestión nacional como punto de partida. Es innegable que los negros son una capa súper oprimida de la sociedad estadounidense. Que hayan sufrido siglos de explotación, violencia y discriminación es un hecho indiscutible. Que hayan hecho contribuciones tremendas, claramente «negras» a la historia y la cultura estadounidense, está fuera de toda duda. Pero, ¿son los negros en los Estados Unidos una nacionalidad separada? ¿O sufren de una forma especial y aguda de opresión racial y discriminación en el marco del capitalismo estadounidense? ¿Está la «experiencia negra» cualitativamente separada de la «experiencia estadounidense» en su conjunto? ¿O es un componente esencial de él? Si los negros estadounidenses no son una nación separada, ¿tienen el potencial de convertirse en una? Si es así, ¿qué probable es esta perspectiva en el próximo período? ¿Es apropiado elevar la demanda de autodeterminación? En otras palabras, ¿es la «pregunta negra» simplemente una variación de la pregunta nacional? ¿Es suficiente aplicar la experiencia de las nacionalidades oprimidas en el imperio zarista a la situación que enfrentan los negros en los Estados Unidos? ¿O la situación es única en muchos aspectos, dados los orígenes y génesis peculiares de la opresión negra en este país? ¿Cuál ha sido la tendencia dominante en la lucha negra a lo largo de la historia? ¿Cuál es la lucha de curso más probable para los negros en los Estados Unidos en el próximo período?

Todas estas son preguntas importantes que deben abordarse. Para los marxistas, la cuestión de si los negros en los EE.UU. sufren o no de la opresión nacional versus racial es mas que una cuestión académica. No podemos adoptar un enfoque emocional, sino que debemos basarnos en los principios fundamentales de la lucha de clases elaborados por los grandes marxistas, y en los hechos concretos tal como existen hoy. Nuestras conclusiones y perspectivas deben surgir del estado actual de las cosas, a medida que examinamos la historia de la lucha negra y elaboramos el curso más probable de los sucesos futuros, para anticiparnos e intervenir efectivamente en ellos.

Hemos visto cómo históricamente, el color negro de la piel se convirtió en una marca de inferioridad social, debido a las necesidades especiales del modo de producción de la esclavitud. Hemos visto cómo, aunque el sistema de esclavos fue abolido como resultado de la Guerra Civil, el veneno del racismo como una relación socialmente construida sigue siendo un componente especial y necesario de la explotación capitalista. Y cuando examinamos la historia de la lucha negra en los Estados Unidos durante los últimos 400 años, queda claro que la tendencia dominante ha sido la lucha masiva contra la discriminación y la segregación, y por la igualdad y la integración en la vida económica, política y social de los Estados Unidos.

Esto es todo lo contrario de las luchas clásicas y actuales por la autodeterminación nacional en el imperio zarista, Europa y el mundo colonial. Estos involucran nacionalidades históricamente evolucionadas que ocupan un territorio definido que lucha contra la ocupación, la explotación, la opresión y la represión del idioma, la religión, las costumbres, etc. por parte de la nación dominante o el poder colonial imperialista. El objetivo de estas luchas es la separación voluntaria o la autonomía, no la integración. Entonces, si bien hay similitudes importantes, la cuestión de la opresión negra en los Estados Unidos no es de ninguna manera análoga a la cuestión nacional en general. Es en muchos sentidos único, y debemos desarrollar nuestra comprensión de él no de acuerdo con un esquema preconcebido, sino en función de la situación tal como se ha desarrollado a lo largo de la historia y tal como existe hoy.

Lo que se puede llamar «identidad negra» en los Estados Unidos está íntimamente relacionado con la ardiente sensación de indignidad ante la desigualdad institucional que sufren las personas negras simplemente por el color de su piel. Es un deseo ardiente aplastar esa desigualdad y lograr la igualdad plena y genuina. Es abrumadoramente una identidad racial, no una identidad nacional en el sentido marxista de la palabra. Sin embargo, eso no quiere decir que los negros estadounidenses no sean una capa de la sociedad especialmente oprimida y, por lo tanto, especialmente revolucionaria.

Hay dos polos básicos alrededor de los cuales la lucha negra se ha manifestado en los últimos siglos: hacia la integración y hacia la separación. La tendencia hacia la integración ha sido abrumadoramente dominante, con solo un breve período después de la derrota de la Reconstrucción cuando el potencial para un movimiento nacionalista negro de base amplia que exigía la separación existió, pero nunca se realizó por completo. Ese potencial se vio atravesado por profundos cambios económicos, políticos, sociales y demográficos, que transformaron por completo la situación. Por supuesto, es teóricamente posible que el movimiento negro en los EE.UU. pueda desarrollarse en algún momento en el futuro en la dirección de la conciencia nacional de masas y el deseo de un Estado separado o alguna forma de autonomía dentro de las fronteras existentes de los EE.UU. Hasta que el capitalismo sea derrocado, pueden surgir todo tipo de variaciones. Mucho dependerá del curso de la lucha de clases en los Estados Unidos e internacionalmente en los próximos años. Sin embargo, no es el curso de desarrollo más probable. Debemos basar nuestras perspectivas sobre todo en el curso más probable de los acontecimientos, no en todas las posibilidades teóricas más o menos abstractas.

Desde la década de 1930, y especialmente desde la Segunda Guerra Mundial, a pesar de este o aquel aumento periódico de apoyo a las ideas del nacionalismo negro entre algunas capas de la población, la tendencia principal entre la masa de trabajadores negros ha sido la acción conjunta y de masas en conjunto con otros trabajadores . La gran mayoría de los negros en los Estados Unidos son de clase trabajadora y comparten los mismos intereses que cualquier otro trabajador. Incluso entre muchos de los que forman parte del movimiento nacionalista negro, la tendencia es llegar a la clase trabajadora más amplia, a los trabajadores inmigrantes y a los sindicatos, para construir un movimiento unido que pueda luchar colectivamente contra nuestros opresores comunes: la clase capitalista y su sistema. Por lo tanto, debemos ganar a los mejores trabajadores y jóvenes negros sobre la base de nuestro programa de clase trabajadora, no adaptándolo y nuestro enfoque a las ideas del nacionalismo, que son en esencia ajenas al internacionalismo de la clase trabajadora.

En la actualidad no existe un movimiento nacionalista negro entre amplios sectores de la población negra. Por lo tanto, plantear el eslogan de autodeterminación no es relevante ni apropiado. Sin embargo, si tal movimiento de masas se desarrollara, si surgiera una conciencia nacionalista negra a gran escala y los negros en los Estados Unidos decidieran que querían avanzar hacia la formación de un Estado separado o algún tipo de autonomía regional, defenderíamos el derecho de autodeterminación. Lo haríamos para forjar la máxima unidad de clase al demostrar en la práctica que la clase trabajadora en su conjunto luchará con uñas y dientes contra la opresión sufrida por los negros bajo el capitalismo, y que no impedirá que los negros formen un Estado separado o autónomo zona si eso es lo que decide la mayoría. Sin embargo, enfatizaríamos los intereses de clase comunes de todos los trabajadores, independientemente de su raza, etnia, religión, etc., que el enemigo común y el opresor es la clase capitalista, y que solo a través de la lucha unida podemos esperar terminar con el sistema capitalista que explota todos los trabajadores.

En el próximo período, en condiciones de crisis capitalista y escasez, la sociedad estadounidense se polarizará cada vez más. La clase dominante inevitablemente intentará confundir y dividir a la clase intensificando el veneno del racismo. Sin embargo, la perspectiva más probable no es la de un aumento de la conciencia negra nacional y separatista a escala masiva, sino más bien la tendencia hacia la lucha de clases unidas a través de líneas raciales y étnicas. Los marxistas y el movimiento laboral en general deben estar a la vanguardia de la lucha contra el racismo y la discriminación, de forjar la unidad entre todos los trabajadores al luchar por empleos de calidad, atención médica, vivienda y educación para todos.

El nacionalismo negro y la revolución socialista

Como muestran los ejemplos de Malcolm X y las Panteras Negras, la experiencia de muchos que parten de una perspectiva nacionalista negra los lleva a la conclusión de que es necesaria una perspectiva de clase y lucha. Para muchos, el nacionalismo negro expresa un rechazo progresista del status quo, de las condiciones de opresión, brutalización y explotación económica que enfrentan millones de trabajadores y jóvenes negros. Es indignación por la falta de reconocimiento de las grandes contribuciones hechas por los negros a la historia mundial, la cultura y la ciencia. Muchos nacionalistas negros también están fervientemente contra el imperialismo estadounidense y sus guerras, y los efectos que tienen aquí en casa. Y aunque algunos nacionalistas negros están de hecho a favor de la separación y en contra de la unidad de todos los trabajadores en líneas raciales, lo que juega un papel negativo en el sentido de que sirve para dividir a la clase, debemos entender la esencia del sentimiento nacionalista negro en general, que es en esencia una expresión del deseo de luchar contra la opresión y la discriminación racial, no el deseo de un Estado separado.

Malcom X

Muchos jóvenes negros, cuando se radicalizan políticamente por primera vez, recurren a las ideas del nacionalismo negro. Debemos relacionarnos de manera amigable con aquellos que tienen sentimientos nacionalistas, especialmente cuando están en el proceso de separarse políticamente del Partido Demócrata. De ninguna manera simplemente «rechazaríamos» su deseo sincero y urgente de encontrar una solución a los graves problemas que enfrenta la mayoría de los negros. Pero la clave para ganar a los trabajadores y jóvenes negros más militantes es presentarles un programa claro de la clase trabajadora y demandas de transición para la transformación socialista de la sociedad.

Debemos ofrecer un apoyo paciente y de camaradería crítica a los nacionalistas negros que avanzan en la dirección de la lucha de clases, explicando y alentando la necesidad de un programa y una perspectiva de la clase trabajadora. Debemos extraer y construir sobre puntos clave de acuerdo mientras explicamos pacientemente nuestros puntos de desacuerdo, mientras luchamos hombro con hombro en la lucha contra el racismo y la discriminación y por empleos de calidad, salarios, condiciones, educación, atención médica y vivienda para todos. En resumen, debemos explicar pacientemente el programa, las ideas y los métodos de la Corriente Marxista Internacional , haciendo hincapié en la necesidad de una lucha de clases unida. Esto no siempre será fácil y tendremos muchos desacuerdos agudos. Pero no hay atajos para construir nuestra organización revolucionaria y la unidad de la clase obrera en general.

Por ejemplo, varias organizaciones comunitarias y nacionalistas negras han pedido al gobierno de los Estados Unidos que cumpla su promesa incumplida de «40 acres y una mula», es decir, que repare a los descendientes de los antiguos esclavos. Aunque algunos exigen algún tipo de compensación monetaria individual, la principal demanda es de reparaciones sociales. La Coalición Nacional de Negros para Reparaciones en los Estados Unidos pide «políticas para corregir las desigualdades raciales y las barreras a las oportunidades en las comunidades negras, como los recursos para la educación, la atención médica y la promoción del crecimiento económico». Otros argumentan apasionadamente que las reparaciones en forma de cheque no son suficientes, que el sistema en sí mismo , que genera racismo y brutalidad policial, debe demolirse.

El instinto de clase y el deseo de transformar fundamentalmente la sociedad que se encuentra detrás de estas demandas es claro. Debemos extraer la esencia de estas demandas a través de la discusión paciente y la lucha unida para mejorar la calidad de vida de todos los trabajadores. La única forma de lograr realmente una reparación total en compensación por siglos de discriminación y brutalidad es luchar por la expropiación de los capitalistas, cuya riqueza y poder se basan en la explotación de la clase trabajadora, y que usan el racismo para obtener las máximas ganancias. Debemos explicar que solo a través de la transformación socialista de la sociedad podemos sentar las bases para poner fin a la discriminación y la desigualdad inherentes al sistema capitalista.

En conversaciones con un trabajador o joven nacionalista negro, si él o ella abogaran por la separación, explicaríamos que defendemos absolutamente el derecho de los negros a hacerlo si eso es lo que la mayoría decide. Pero también podríamos argumentar pacientemente en contra y por la máxima unidad de la clase, explicando que en la práctica solo la revolución socialista victoriosa podría hacer esto posible. En sus conversaciones con el Partido Socialista de los Trabajadores (SWP) en la década de 1930, Trotsky explicó la posición que tomaríamos al discutir esta cuestión concretamente con los trabajadores nacionalistas negros:

Nuestros camaradas negros pueden decir: “La Cuarta Internacional dice que si deseamos ser independientes, nos ayudará de todas las formas posibles, pero la elección es nuestra. Sin embargo, yo, como miembro negro de la Cuarta, sostengo que debemos permanecer en el mismo Estado que los blancos», y así etcétera.

Las discusiones de Trotsky con el SWP

Un punto de referencia importante sobre el tema de la lucha negra en los Estados Unidos son las discusiones que Leon Trotsky tuvo con miembros del SWP en la década de 1930. Junto con VI Lenin, Trotsky fue uno de los dirigentes de la Revolución de Octubre en Rusia en 1917, y el fundador de la Cuarta Internacional. Sus discusiones con el SWP sobre este tema son un tesoro de la teoría y la práctica marxista. Desafortunadamente, ha habido mucha confusión y muchos errores cometidos debido a una mala interpretación de estos textos. Por ejemplo, el énfasis excesivo que muchos grupos trotskistas le dan a la perspectiva de que la lucha negra tomará el camino de la separación nacional o la autonomía puede atribuirse a una comprensión unilateral de estas conversaciones con el SWP.

Lo más importante para entender es el método de Trotsky, así como el contexto histórico y político en el que se llevaron a cabo estas discusiones. También debe tenerse en cuenta que estos son extractos de transcripciones de conversaciones no corregidas, no documentos completamente resueltos. Sus comentarios sobre la cuestión se basaron en consideraciones generales sobre el derecho de las naciones a la autodeterminación, en particular en su aplicación a Europa y al imperio zarista y la experiencia de la Revolución rusa de 1917. Como él mismo admitió, sus observaciones no se basaron en un conocimiento profundo de la situación especial de la opresión racial que sufren los negros en los Estados Unidos, que es, en muchos sentidos, una cuestión cualitativamente diferente.

Debido a su composición en gran parte agraria y rural, Trotsky se acercó a las masas negras tanto como a los pueblos atrasados del imperio zarista, que después de siglos de gran opresión rusa solo podrían despertar a la conciencia nacional sobre la base de grandes acontecimientos: en el caso de Rusia, los estragos de la Primera Guerra Mundial, el desmoronamiento del imperio zarista y la revolución socialista. En estas condiciones, el derecho de las naciones a la autodeterminación desempeñó un papel revolucionario en el derrocamiento del zarismo y el capitalismo y la formación de la URSS. En una época de inestabilidad aún mayor que se abrió en la década de 1930, Trotsky instó a los camaradas del SWP a permanecer abiertos a la posibilidad de un desarrollo similar para los negros en los Estados Unidos bajo los golpes de los acontecimientos.

Las catástrofes del fascismo, el estalinismo y la Segunda Guerra Mundial se cernían sobre la humanidad, y acontecimientos históricos que sacudían la tierra estaban próximos. La Cuarta Internacional estaba en sus primeras etapas de formación, habiendo roto recientemente con la Tercera Internacional dominada por los estalinistas (el «Comintern»). La Cuarta Internacional defendió las ideas, métodos y tradiciones de Lenin y el Partido Bolchevique, luchando por el internacionalismo y el socialismo mundial, en oposición a la caricatura burocrática y totalitaria del estalinismo y la idea reaccionaria del «socialismo en un solo país». Las fuerzas embrionarias del trotskismo luchaban para romper el control que los reformistas y estalinistas tenían sobre la clase trabajadora en los Estados Unidos e internacionalmente.

El Partido Comunista (PC) controlado por los estalinistas estaba logrando avances en el sur de Estados Unidos, especialmente entre los trabajadores negros en la industria textil, debido a su enérgica organización sindical y campañas contra la discriminación. Con la reactivación del movimiento obrero en la década de 1930, los trabajadores negros se involucraron en una lucha enérgica y decidida para mejorar su calidad de vida en unidad con muchos trabajadores blancos, cuyos intereses de clase eran fundamentalmente los mismos. En ese momento, el PC estaba inyectando artificialmente la demanda de autodeterminación de los negros y la idea de un estado negro separado en un momento en que no existía tal sentimiento entre la gran mayoría de la población negra. Por el contrario, los negros luchaban por la integración y la igualdad, no por la separación. De hecho, muchos trabajadores negros se vieron desanimados por el énfasis del PC en la autodeterminación, que muchos de ellos percibían comprensiblemente como una demanda a favor de la segregación. Fue en este contexto general que el SWP abordó la cuestión de la autodeterminación de los negros en los Estados Unidos.

Estas discusiones también estaban dirigidas en parte a «doblar el palo» contra la posición algo formalista y mecánica presentada por «Johnson» (CLR James, un miembro destacado del SWP en ese momento), que parecía caracterizar la demanda por el derecho a la autodeterminación de los negros que viven en los Estados Unidos como «reaccionarios» de principio a fin, a pesar de aceptar que si esta fuera realmente la demanda de las masas negras, debería ser apoyada «por reaccionario que sea en todos los demás aspectos». » Trotsky rechazó la caracterización de esta demanda como «reaccionaria», ya que bajo ciertas circunstancias podría tener un contenido progresista, y muchos de sus comentarios se centraron en la presentación de la pregunta por parte de Johnson.

En 1910, el 90% de los negros vivía en el sur. A pesar de la «Gran Migración», en la década de 1930, tres cuartos de los negros de EE. UU. Todavía vivían en doce estados del sur. En 189 condados de la región, los negros representaban más de la mitad de la población. Este fue el llamado «Cinturón Negro». En dos estados, Mississippi y Alabama, representaban más del 50%. Trotsky explicaba:

“Los negros son una raza y no una nación: las naciones surgen del material racial en condiciones definidas… Nosotros, por supuesto, no obligamos a los negros a convertirse en una nación; si lo son, entonces esa es una cuestión de su conciencia, es decir, qué desean y por qué se esfuerzan. Decimos: si los negros quieren eso, entonces debemos luchar contra el imperialismo hasta la última gota de sangre, para que ganen el derecho, donde y cómo quieran, de separar un pedazo de tierra para ellos…”

Sin embargo, no estaba a favor de abogar por la demanda de autodeterminación en un momento en que no había ningún sentimiento por la población negra. Si bien dijo que, bajo ciertas condiciones específicas, tal movimiento podría ser positivo, en ningún momento dijo que necesariamente sería positivo o que debía ser defendido. Esta diferencia es importante. Fue muy cuidadoso en su análisis, dejando en claro que tal desarrollo no era del todo seguro.

En otras palabras, mucho de lo que dijo en relación con este tema fue hipotético y condicional. Instó a los camaradas del SWP a permanecer abiertos a la posibilidad de que tal estado de ánimo se desarrolle, en un período en el que se estaban produciendo eventos tremendos que podrían cambiar significativamente la situación. Tenía en mente los acontecimientos que cambian la historia y que podrían afectar la tendencia histórica general de la lucha negra por la igualdad y la integración. Dijo, por ejemplo, que una invasión de los Estados Unidos por parte de Japón, la victoria del fascismo en los Estados Unidos o el estallido de la revolución socialista podrían empujar a los negros hacia el desarrollo de una conciencia genuinamente nacional y el deseo de un estado separado.

En tales condiciones, Trotsky explicó que los marxistas defenderían el derecho de autodeterminación de los negros, y esto significaba su derecho a formar un estado separado si así lo deseaban. Como lo expresó: «Debemos permanecer neutrales en el asunto y mantener la puerta abierta para ambas posibilidades y prometer nuestro pleno apoyo si desean crear su propio estado independiente». Pero como sucede a menudo con perspectivas históricas amplias y condicionales, ninguna de esas perspectivas posibles surgió.

No hubo invasión de Japón, ni el fascismo llegó al poder en los Estados Unidos. De hecho, la clase dominante de los Estados Unidos tomó la ruta opuesta con la política de reformas, intervención estatal y programas sociales de Franklin D. Roosevelt, que se oponía a la línea fascista. El potencial para la revolución socialista también se vio mermado por la movilización masiva para la guerra y el posterior auge económico de la posguerra. Los negros no se congregaron en el sur ni expresaron de manera masiva que no querían tener nada que ver con la «guerra del hombre blanco». De hecho, hubo una tremenda «Segunda Gran Migración» del sur y un millón de negros se unieron al ejército. Todo esto corto el camino potencial para el surgimiento de una conciencia nacional negra a escala masiva.

Además, contrario a la comprensión general de Trotsky sobre la cuestión, los negros en los Estados Unidos no son un pueblo campesino atrasado. Los negros habían estado organizando y luchando por la libertad y la igualdad durante literalmente siglos, y especialmente al final de la guerra, estaban altamente proletarizados. Si en algún momento hubiera tenido lugar el potencial de un movimiento mayoritario hacia la separación, habría sido después de la derrota de la Reconstrucción y antes del surgimiento del CIO (Congreso de Organizaciones Industriales), en un momento en que había, además del potencial político, una abrumadora concentración de negros en el «Cinturón negro».

Sin embargo, la base material para el desarrollo de una conciencia nacional verdaderamente negra, a diferencia de la conciencia negra racial, cambió dramáticamente. Este no es un asunto secundario. El método y las conclusiones de Trotsky eran absolutamente correctos en ese momento. Pero algunos de esos grupos que se aferran a sus formulaciones hoy, sin considerar los cambios colosales que han tenido lugar desde entonces, están sacando conclusiones fundamentalmente falsas. Si los negros en los Estados Unidos eran una minoría racial especialmente oprimida y no una nacionalidad separada en el momento de las discusiones de Trotsky, en ningún momento desde entonces se han transformado en una nacionalidad distinta y separada. Con la migración de un número significativo de la población negra fuera del Sur, combinada con su absorción en la clase trabajadora, la tendencia hacia una conciencia nacional se ha desvanecido por completo.

Cambios demográficos

En 1890, el 80% de todos los negros y el 85% de todos los negros del sur vivían en zonas rurales. Para el año 2000, alrededor del 58% de los negros vivían en grandes áreas metropolitanas. Se trata de una población negra de aproximadamente 39,9 millones de personas, o el 13,8% de la población total de los Estados Unidos. En el momento del censo de 2000, el 54,8% de los negros vivía en el sur, el 17,6% en el noreste, el 18,7% en el medio oeste y el 8,9% vivía en el oeste. Los negros se concentran principalmente en grandes áreas urbanas, con Nueva York, Texas, Georgia, Florida y California, como los estados con el mayor número de negros. La ciudad de Nueva York tiene la población urbana negra más alta del país, con más de 2 millones de residentes negros (28% de la ciudad). Chicago, con 1,6 millones, el 18% del área metropolitana, ocupa el segundo lugar. Gary, Indiana y Detroit, Michigan tienen el mayor porcentaje de negros (84 y 82% respectivamente). Otras concentraciones urbanas importantes de negros se encuentran en Baltimore, Atlanta, Memphis, Washington, DC y Nueva Orleans.

Hay quienes proponen la idea de que puede surgir una conciencia nacional donde antes no existía, de una manera más o menos abstracta, sin una base geográfica, material y económica. Sin embargo, el derecho a la libre determinación tiene un significado muy específico para los marxistas. Significa el derecho de formar un estado separado o zona autónoma. Esto claramente requiere una conciencia nacional y un territorio definido y fronteras políticas dentro de las cuales desarrollar la economía nacional y relacionarse con otras naciones estados o regiones. Como dijo Malcolm X cuando aún era un nacionalista negro estridente: «La tierra es la base de toda independencia». El Dr. James Turner, director del programa de Estudios Africanos en la Universidad de Cornell a fines de la década de 1960, explicó que «sin control sobre la tierra, los recursos y la producción, no puede haber autodeterminación para un pueblo».

El nacionalismo se basa en la pertenencia de un pueblo con un terreno definido. Los cambios demográficos del período posterior a la Segunda Guerra Mundial transformaron dramáticamente la situación. ComoTheodore Draper explicó en 1970 en su libro “ The Rediscovery of Black Nationalism”

“Estos movimientos de población han producido problemas desconcertantes no solo para las ciudades sino también para el nacionalismo negro … Si la migración negra interna ha sido del sur al norte y del campo a las ciudades, ¿dónde está la ‘nación negra’ en los Estados Unidos?”

En otras palabras, la idea de un estado negro separado en los Estados Unidos se ha vuelto completamente inviable. Es por eso que elevar la demanda del derecho de autodeterminación para los negros no es apropiado en este momento. Como explica Draper: “Los ghettos negros no tienen una existencia económica viable aparte de sus zonas de influencia predominantemente blancas; están separados unos de otros, a menudo por cientos de millas … » Es imposible que los negros en Detroit, Atlanta, Harlem, Chicago, Houston, Filadelfia, Los Ángeles, Nueva Orleans, etc., se unan en un estado separado o en una región autónoma, que es la única forma que puede tomar la autodeterminación. La idea de que estas poblaciones en gran parte económicamente deprimidas podrían separarse del resto de la sociedad estadounidense no solo es imposible sino reaccionaria.

Por lo tanto, es hipotético en extremo, en las condiciones actuales, poner un énfasis excesivo en la perspectiva de que pueda surgir un movimiento nacionalista negro de masas en el próximo período. Desafortunadamente, muchos grupos han tratado esto como el escenario más probable y se han orientado al movimiento negro en consecuencia. Al hacerlo, en un grado u otro han adaptado sus programas y su enfoque a una pequeña capa de nacionalistas negros, en lugar de explicar pacientemente la necesidad de una perspectiva de la clase trabajadora.

Es indispensable para nosotros referirnos a los clásicos del marxismo, que arrojan luz y profundizan nuestra comprensión de cuestiones complejas. Pero en la gran mayoría de los casos, simplemente citar esta o aquella frase no es suficiente. Debemos llegar a la esencia de la pregunta involucrada, en particular el contexto social, económico y político, la audiencia prevista y la intención del autor (es decir, es un documento público, una discusión interna, una polémica, una ilustración educativa , una perspectiva amplia, ejemplo histórico, etc.). En el caso de las discusiones de Trotsky con el SWP, debemos comprender su método y enfoque generales, los orígenes y el desarrollo de la lucha negra en los Estados Unidos, las condiciones que existían en el momento en que se llevaron a cabo esas discusiones, así como los desarrollos posteriores durante los últimos 75 años Si Trotsky no hubiera sido abatido por un asesino estalinista en 1940, seguramente habría cambiado sus perspectivas sobre esta y otras cuestiones, de acuerdo con las condiciones cambiantes.

Uso del término «autodeterminación»

Como se explicó anteriormente, para los marxistas, el término «autodeterminación» tiene un significado científico muy preciso: el derecho de una nación oprimida a formar un estado separado si esa es la voluntad de la mayoría, aunque también puede tomar la forma de algún tipo de región autónoma dentro del estado existente, o la decisión de mantener la relación actual. Se aplica a las naciones históricamente desarrolladas o las minorías raciales en el proceso de convertirse en naciones. Otros pueden usar el término «autodeterminación» en un sentido más general y más flexible, muy probablemente tomado de las luchas anticoloniales en África y Asia. Pero como marxistas, debemos ser claros en cómo usamos nuestra terminología.

Otros términos como «fascismo», «imperialismo», «comunismo», etc., también han entrado en la corriente principal en un sentido mucho más general y desde una perspectiva marxista, impreciso. Si bien tenemos en cuenta que para algunas personas estos términos pueden tener otras interpretaciones, debemos ser precisos al explicar cómo nosotros, como marxistas, usamos estas palabras. Si borramos la línea entre la terminología del socialismo científico y el «discurso popular», nos quedaremos sin una brújula clara que nos guíe a través de los eventos convulsivos y las presiones que surgen inevitablemente en el curso de la lucha.

El hecho de que muchas comunidades minoritarias hayan planteado el lema de «autodeterminación» como una forma de exigir una mayor toma de decisiones sobre lo que sucede en sus vecindarios y escuelas es una reacción comprensible a la impotencia que tanta gente trabajadora y pobre siente frente a la dominación corporativa de nuestras vidas. Pero creemos que, en el fondo, esto refleja los comienzos de un despertar a la conciencia política, la organización y la movilización para mejorar la calidad de vida de la comunidad, no una demanda amplia del derecho a decidir si se formará o no un estado separado o una región autónoma. Debemos extraer pacientemente el contenido real de estas demandas y orientar el movimiento hacia la lucha de clases unidas para mejorar la calidad de vida de todos los trabajadores.

Por ejemplo, el SWP de EE. UU. Comenzó a usar el término de manera más «flexible» en la década de 1960, debido a que entró en un «discurso popular». Trataron la demanda de los grupos negros de «autodeterminación» en sus comunidades, lo que significa que querían más control sobre su gobierno local, escuelas, etc., como una forma de autodeterminación real. En efecto, interpretaron el término «autodeterminación» como el significado de que cualquier cosa que una comunidad minoritaria decida en un momento dado equivale a haber sido «autodeterminada» y, por lo tanto, debe ser apoyada. Esto representó un abandono de la definición marxista del término. Prestaron un énfasis excesivo a la perspectiva de que una conciencia nacionalista negra se desarrollaría a gran escala, y que alguna forma de separación por parte de los negros de los EE. UU. no solo sería posible bajo el capitalismo, sino incluso progresista, algo que defender. En ese momento, el SWP caracterizó a los negros en los Estados Unidos como de una nacionalidad separada.

En los años cincuenta y sesenta hubo un movimiento masivo, sacrificado y heroico de personas negras en los Estados Unidos. Si bien hubo un resurgimiento del sentimiento nacionalista negro entre ciertas capas, la gran mayoría se vio a sí misma como una población racialmente oprimida dentro de la sociedad estadounidense. La gran mayoría no luchaba para formar un estado nación separado o para alguna forma de región autónoma, sino para exigir que fueran aceptados y tratados como miembros iguales del estado y la nación existentes.

Que esto a veces tomó la forma de exigir mayores inversiones para el funcionamiento de sus comunidades es una primera etapa natural y comprensible de desarrollo de la lucha cuando se enfrentan a un estado hostil y a su racismo institucional. Pero para llegar a la conclusión de que esto representó el primer paso hacia la formación de una verdadera conciencia nacional y, además, que esto debería alentarse en lugar de enfatizar la necesidad de una lucha unida de todos los trabajadores contra la discriminación y mejorar la calidad de todos los trabajadores de la vida, era absolutamente incorrecto. En un aparente intento de encontrar un atajo para ganar trabajadores y jóvenes negros radicalizados, el SWP siguió el movimiento y, en resumen, adaptó su programa a las demandas de la «comunidad negra», es decir, a los elementos pequeñoburgueses en el liderazgo.

¿Un partido negro aparte?

Es importante aclarar la cuestión de si es correcto o no para los marxistas abogar por la formación de un partido político por separado basado en líneas nacionales, raciales o étnicas, en oposición a las líneas de clase unidas. Durante toda su vida, Lenin luchó contra la influencia del nacionalismo burgués en el movimiento obrero y se opuso enfáticamente a la idea de dividir las organizaciones de trabajadores. Los bolcheviques querían la máxima unidad de los trabajadores y, por lo tanto, emprendieron una campaña contra cualquier mancha de nacionalismo dentro del movimiento. Representaban un solo partido unificado de trabajadores y organización sindical en todo el imperio ruso. La idea de que los marxistas abogarían por un partido exclusivo para los negros o cualquier otro grupo minoritario se habría considerado un crimen.

Desafortunadamente, las perspectivas errónea del SWP los llevaron, en la década de 1960, a abandonar los principios básicos del bolchevismo cuando abogaron por un partido separado para los negros. Esto fue muy diferente de prestar apoyo crítico u orientar como camaradas a un partido ya formado con nuestro programa y perspectivas de clase trabajadora. Lo que se defendía era una nueva formación política para los «negros» en general, independientemente de sus antecedentes o intereses de clase. En lugar de abogar por una ruptura de todos los trabajadores con el Partido Demócrata, más o menos descartaron a los trabajadores blancos, al menos por el momento. En efecto, adoptaron el enfoque de «primero la unidad de los negros, luego, en algún momento en el futuro, la unidad de la clase trabajadora en su conjunto».

trotsky1932
Trotsky 1932

Para justificar esto, el SWP afirmó basarse en las discusiones de Trotsky en la década de 1930 con el partido. Aquí está lo que dijo en relación con este tema:

“Si otro partido hubiera organizado tal movimiento de masas, seguramente hubiéramos participado como una fracción, siempre y cuando incluyera a trabajadores, pequeños burgueses pobres, granjeros pobres, etc. Pero la pregunta sigue siendo si podemos tomar la iniciativa de formar una organización de negros como negros, no con el propósito de ganar algunos elementos para nuestro partido, sino con el propósito de hacer un trabajo educativo sistemático para elevarlos políticamente … Teóricamente me parece absolutamente claro que se debe crear una organización especial para una situación especial… Esta organización solo puede justificarse ganando trabajadores, aparceros, etc. … Si tiene éxito, estaremos muy contentos porque tendremos una organización masiva de negros”.

Lo que está claro de lo que dijo Trotsky fue que la formación de una organización de masas o movimiento de negros en los EE. UU. podría ser progresista, siempre y cuando tuviera una base de clase trabajadora a la que pudiéramos orientarnos con nuestras ideas y programas para elevar la conciencia de clase. De la misma manera, una organización masiva tipo frente unido en torno a la cuestión de los derechos de los inmigrantes sería un desarrollo progresista en la situación actual, siempre y cuando tuviera una base masiva de trabajadores a la que pudiéramos orientarnos con nuestro programa y perspectiva de clase. Esto es cualitativamente diferente a abogar por la creación de un partido político separado para los negros o cualquier otro grupo minoritario.

Como Trotsky explicó en sus conversaciones con el SWP solo dos meses antes de su muerte:

“El medio más importante y común es una publicación en el idioma de la minoría en cuestión. La educación de los trabajadores se ve obstaculizada por las diferencias de idioma. Incluso la parte más centralizada debe encontrar los medios para comunicarse con diferentes nacionalidades. El partido nunca es un total de organizaciones nacionales. No es una federación de agrupaciones nacionales y cada trabajador es miembro de una organización común. Se deben crear canales para la expresión de estos trabajadores. Esto es cierto para los trabajadores mexicanos, chinos, judíos, polacos, etc., pero los negros no tienen nada que ver con el idioma. Es una cuestión social determinada por su piel. Pero no es necesario crear un nuevo periódico; por eso no está en el mismo nivel. Es por eso que no se necesita un tipo diferente de medios”.

Como se explica en el documento de la Tendencia Marxista Internacional El marxismo y la cuestión nacional, defender un partido separado va completamente en contra de todo lo que defendían los bolcheviques. De hecho, uno de los episodios definitorios en los años formativos del RSDLP fue la lucha contra el Bund, un intento de la pequeña burguesía judía de tener un «control» exclusivo sobre los trabajadores judíos en virtud de ser judíos. Una parte integral de la política de Lenin sobre la cuestión nacional fue su insistencia en la necesidad de mantener la sagrada unidad de la clase trabajadora y sus organizaciones por encima de todas las distinciones de nacionalidad, idioma, raza o religión. Se opuso implacablemente a los intentos del Bund judío de organizar a los trabajadores judíos por separado y aparte de los trabajadores rusos. En este punto fue muy enfático:

“A diferencia de las disputas nacionalistas de los diferentes partidos burgueses sobre cuestiones de lenguaje, etc., la democracia obrera plantea la demanda: unidad absoluta y amalgamación completa de los trabajadores de todas las nacionalidades en todas las organizaciones de trabajadores, sindicatos, cooperativas de consumidores, educativas y de cualquier otro tipo, para contrarrestar el nacionalismo burgués de todo tipo. Solo esa unidad puede salvaguardar la democracia, salvaguardar los intereses de los trabajadores contra el capital, que ya se ha vuelto y se está volviendo cada vez más internacional, salvaguardar los intereses del desarrollo de la humanidad hacia una nueva forma de vida en la que todos los privilegios y toda explotación serán ajenos”.

Como se explica en el marxismo y la pregunta nacional: “Una cosa es combatir el racismo y el chovinismo en la nacionalidad mayoritaria. Otra cosa es dividir a la clase trabajadora en líneas nacionales, lingüísticas, religiosas o raciales.

“Esta nunca fue la posición del Partido Bolchevique, o el RSDLP antes que él. Ninguna de las tendencias de la socialdemocracia rusa (si excluimos a los líderes del Bund judío) estuvo de acuerdo con dividir el movimiento en líneas nacionales. Los mencheviques tenían la misma posición sobre esta cuestión que los bolcheviques. La cuestión fue debatida a fondo desde el primer período, cuando se planteó la demanda de dar a los socialdemócratas judíos una organización separada dentro del RSDLP. El Bund (la organización socialdemócrata judía) que era muy fuerte en el oeste de Rusia y Lituania, donde había una gran población judía, exigió que solo ellos tuvieran el derecho de hablar en nombre de los trabajadores judíos y también que debería tener el derecho a establecer una organización judía socialdemócrata separada. Esta demanda fue resueltamente rechazada por Lenin y los marxistas rusos que insistieron en que debe haber un partido de los trabajadores y un sindicato. Tal sigue siendo nuestra posición hoy en día. El arma más importante en manos de la clase trabajadora es la unidad. Esto debe mantenerse a toda costa. Nos oponemos radicalmente a la división de la clase trabajadora en términos de nacionalidad, raza, idioma, religión o cualquier otra cosa. En otras palabras, tomamos una postura de clase”.

Este extracto describe claramente la posición de los marxistas en relación con la creación de partidos políticos (o sindicatos) separados en líneas nacionales, raciales o étnicas. Incluso en las condiciones radicalizadas de la década de 1960, era absolutamente incorrecto que los marxistas abogaran por un partido separado para los negros en los Estados Unidos, y hacerlo hoy sería un abandono aún mayor del ABC del bolchevismo.

Los problemas que enfrentan los trabajadores negros son los problemas de la clase trabajadora en su conjunto, solo que en una forma mucho más aguda. Forman un sustrato especialmente oprimido de la clase trabajadora. Pero no se trata de pedir a las capas súper oprimidas de la clase que simplemente esperen hasta que la clase trabajadora en general esté bien y lista para luchar. Como marxistas estamos a la vanguardia de la lucha diaria contra el racismo y la discriminación. El ardiente deseo de luchar contra la opresión debe aprovecharse para aumentar la conciencia y la unidad de clase, para separar a todos los trabajadores del Partido Demócrata, para construir un partido de trabajo masivo que pueda representar los intereses de todos los trabajadores. La lucha contra la doble opresión de los negros y otras minorías debe estar vinculada a la lucha de la clase trabajadora en su conjunto. En el análisis final, la única forma en que los negros y otras minorías en los Estados Unidos pueden lograr su emancipación es a través de la transformación socialista de la sociedad.

Un buen ejemplo de un enfoque basado en principios es la posición de la CMI en relación con la cuestión nacional en el País Vasco, aunque existen diferencias importantes entre la cuestión negra en los EE. UU. y la situación que enfrentan los vascos. Los vascos son una nacionalidad históricamente desarrollada que ocupa un territorio definido con el derecho de autodeterminación en el sentido más completo. Nuestra defensa de ese derecho, coherente y basada en principios, combinada con nuestra posición implacable sobre la necesidad de una lucha de clase unida contra los explotadores comunes, nuestra negativa a adaptar nuestro programa y perspectivas a las fuertes presiones del nacionalismo vasco, incluidas las ilusiones genuinas y sinceras de decenas de miles de trabajadores y jóvenes vascos hartos de la grosera y brutal opresión nacional del estado español, ha valido la pena en los últimos años. La experiencia de las últimas tres décadas ha confirmado nuestro análisis y perspectivas, y las capas crecientes del movimiento nacionalista vasco están abiertas a nuestras ideas y métodos. Sí, tomó 30 años, pero ahora en España estamos creciendo más rápido precisamente en el País Vasco, en base a nuestra firme perspectiva y orientación de clase. No hay atajos para construir una organización bolchevique, y cualquier concesión al nacionalismo burgués o pequeñoburgués puede tener el efecto más negativo y destructivo en nuestro trabajo.

Acción afirmativa

En la superficie, la lucha de masas dirigida por los negros en los años 50 y 60 fue contra la segregación y por la igualdad de derechos y oportunidades para todos. Pero la causa fundamental de este aumento fueron las lamentables condiciones de vida que enfrentaban las masas negras como resultado de Jim Crow y su más sutil pero igualmente pernicioso equivalente norteño. La población negra cada vez más proletarizada estaba harta de un estatus de segunda clase, trabajos de segunda clase, escuelas de segunda clase y viviendas de segunda clase. Se produjo una lucha larga y amarga, que galvanizó la atención de los Estados Unidos y el mundo. Bajo esta presión, la clase dominante hizo algunas concesiones para calmar la situación y mantener el dominio del capital. No nos engañemos—las reformas bajo el capitalismo nunca son el resultado de la «buena voluntad» de la clase dominante — se producen solo a través de la presión masiva desde abajo y, en última instancia, la amenaza de la revolución social. La legislación Jim Crow fue abolida y se aprobó una legislación integral de Derechos Civiles, al menos en papel.

Como hemos visto, otro aspecto de la estrategia de los capitalistas fue orquestar los asesinatos de los líderes más radicales del movimiento y comprar o presionar a otros para que «cumplan con las reglas». Políticamente, el movimiento se descarriló en el Partido demócrata pro-capitalista, el partido de los antiguos dueños de esclavos. Es cierto que como resultado de estas luchas heroicas, el racismo y la discriminación se han reducido en cierta medida. Pero el hecho es que las condiciones de vida para la mayoría de los afroamericanos son en muchos aspectos incluso peores hoy, como hemos visto anteriormente.

Como parte de las iniciativas legislativas de la era de los Derechos Civiles, surgió el término «acción afirmativa». Fue utilizado por primera vez por el presidente John F. Kennedy en una orden ejecutiva en 1961, y nuevamente por Lyndon B. Johnson en otra orden ejecutiva en 1965. En los Estados Unidos, se entiende que incluye una amplia gama de leyes, políticas y programas, que van desde leyes contra la discriminación hasta el lenguaje para alentar a los empleadores a «hacer esfuerzos adicionales para emplear a las minorías» al uso de cuotas de raza o género para empleo y educación. La motivación de estas políticas es corregir los efectos de la discriminación pasada y actual alentando a los lugares de trabajo, las escuelas y las instituciones públicas, como los departamentos de bomberos y de policía, y el gobierno federal a ser más representativos de la población.

jfk
John F. Kennedy

En términos generales, amplios sectores de la población tienen una percepción positiva de la acción afirmativa. Pero también hay muchas ideas falsas sobre qué es la acción afirmativa y qué no es. Si bien no nos basamos en definiciones académicas o encuestas de opinión, el siguiente extracto de un informe titulado Diez mitos sobre la acción afirmativa da alguna indicación de cuántos estadounidenses perciben este tema:

“Las encuestas de opinión pública sugieren que la mayoría de los estadounidenses apoyan la acción afirmativa, especialmente cuando las encuestas evitan una elección de todo o nada entre la acción afirmativa como existe actualmente y ninguna acción afirmativa en absoluto. Por ejemplo, una encuesta de Time/CNN descubrió que el 80% del público sentía que «los programas de acción afirmativa para las minorías y las mujeres deberían continuar en algún nivel» (Centro Roper para la Opinión Pública, 1995a). A lo que el público se opone son las cuotas, los apartados y la «discriminación inversa». Por ejemplo, cuando la misma encuesta preguntó a las personas si estaban a favor de los programas «que requieren que las empresas contraten un número específico o una cuota de minorías y mujeres», el 63% se opuso a dicho plan (Roper Center for Public Opinion, 1995b). Como indican estos resultados, la mayoría de los miembros del público se oponen a las preferencias raciales que violan las nociones de justicia procesal; no se oponen a la acción afirmativa”. (Plous, S. 2003).

Como marxistas, apoyamos a la gran mayoría de las políticas que se enmarcan en el amplio término «acción afirmativa». Sin embargo, debemos examinar sus componentes y definir nuestra actitud hacia cada uno de ellos, no agruparlos a todos. Partimos de la perspectiva de cómo una política determinada afecta a la clase trabajadora en su conjunto, en particular a su conciencia de clase, tomando cada caso en concreto. Por ejemplo, estamos firmemente a favor de leyes como el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964. Exigimos la implementación y el cumplimiento de las leyes contra la discriminación y la desagregación, y cuando sea necesario, sin duda utilizaremos los tribunales capitalistas para defender nuestros derechos democráticos.

También estamos a favor de hacer esfuerzos adicionales para garantizar que todos tengan un acceso verdaderamente igual al empleo y a las oportunidades educativas, independientemente de su raza, género, experiencia, formación académica, etc. Estamos a favor de la capacitación laboral y educación continua para que todos los trabajadores puedan adquirir el conocimiento y las habilidades que necesitan. Estamos a favor de la creación de organizaciones de contratación controladas por los sindicatos en las comunidades pobres para llegar a aquellos que están poco representados en la fuerza laboral. Sobre todo, luchamos por empleos de calidad, atención médica, vivienda y educación para todos.

Sin embargo, no estamos a favor de las cuotas, que equivalen a dividir la escasez capitalista «de manera más justa» sobre la base de la raza, etnia, género, religión, etc. La causa raíz del racismo y la discriminación es la escasez de empleos, educación, atención médica, vivienda, etc. que existe bajo el capitalismo. El problema político con las cuotas es que hacen que los trabajadores piensen en cómo podemos compartir la pobreza del capitalismo, confiando en la «imparcialidad» del estado capitalista, en lugar de en cómo todos podemos tener más bajo el socialismo. La tarea de los marxistas revolucionarios no es solo luchar hombro a hombro por las mejoras diarias en la calidad de vida de la clase trabajadora, sino también mostrar el panorama general. Debemos elevar los horizontes de los trabajadores más avanzados, planteando claramente la necesidad de unir a la clase para luchar por el derrocamiento del capitalismo y el socialismo, y reclutarlos para nuestra organización.

Otra razón por la que no estamos a favor de las cuotas es el papel pernicioso que puede y ha jugado en el movimiento laboral, los partidos políticos e incluso los frentes unidos, cuando los líderes se selecciona en función de la raza, el origen étnico o el género, y no en el programa político e intereses de clase representados por los posibles candidatos. No hay atajos para lograr una mayor representación de las mujeres y las minorías. Las cuotas no pueden garantizar que tengamos candidatos o representantes que defiendan un programa y una perspectiva de la clase trabajadora.

Algunos de la izquierda creen que a veces podría ser apropiado apoyar el uso de cuotas en las contrataciones y promociones, y señalan ejemplos en los que se utilizaron cuotas ordenadas por la corte para integrar un lugar de trabajo. Sin embargo, este enfoque no eleva la conciencia y la confianza de la clase ni sirve para movilizar a la clase en una lucha unida por nuestros intereses comunes. Las cuotas no abordan el problema fundamental de la escasez bajo el capitalismo. Quitan el foco de la desigualdad inherente al sistema capitalista y, en cambio, hacen que los trabajadores luchen entre sí por los desechos. Siempre provocan resentimiento y situaciones en las que los trabajadores de una raza, género o etnia culpan a los trabajadores de otra raza, género o etnia por «robarles su trabajo».

A pesar de que el racismo sigue siendo rampante en la sociedad estadounidense, eliminación de la segregación racial en el lugar de trabajo se ha logrado en gran medida en muchos sectores. En los últimos 40 años, los trabajadores negros han ingresado a la industria, los servicios y los trabajos federales, estatales y municipales en grandes cantidades. Los trabajadores negros representan una gran proporción de los miembros del sindicato de hoy, y muchos de los trabajadores actuales de mayor antigüedad son negros. Cuando existen disposiciones de antigüedad, esto obliga contractualmente a los jefes a ofrecer puestos de trabajo o espacios de capacitación primero a aquellos trabajadores con la mayor antigüedad . En el caso de los despidos, va al revés. Dado que este sistema se basa solo en años de trabajo, la antigüedad es, de hecho, una defensa contra el racismo y el sexismo de los patrones, ya que protege a todos los trabajadores de mayor antigüedad por igual.

La antigüedad recompensa a los trabajadores por años de servicio con salarios más altos, mejores protecciones laborales y oportunidades de ascenso, etc. Aún así, algunos de la izquierda creen que puede ser apropiado en algunos casos derogar el sistema de antigüedad dentro de los sindicatos para dar prioridad a los trabajadores negros y otras minorías cuando se trata de promociones o para evitar despidos. El problema con esto es que cuando existe un sistema de antigüedad, si permitimos esta o aquella excepción, los jefes lo usarán para dividir aún más a la clase. Si los trabajadores son promovidos o despedidos selectivamente según su género o el color de su piel, y no según su tiempo de servicio o calificaciones laborales, los jefes podrían explotar o crear divisiones entre los trabajadores enfrentándolos entre sí.

Luchamos por trabajos de calidad para todos y contra todos los despidos. Pero si perdemos la lucha contra los despidos en un lugar de trabajo y nos vemos obligados a aceptar recortes de empleos, el sistema de antigüedad, aunque no es perfecto, al menos proporciona un mecanismo estandarizado para determinar quiénes perderán sus empleos. Este método también protege a los trabajadores militantes y delegados sindicales de la victimización por parte de los jefes. Sin antigüedad, los jefes serían libres de elegir a quién despedir, a quién promover a puestos mejor pagados, o a quién seleccionar para programas de capacitación, basados en sus consideraciones subjetivas. El sistema de antigüedad es una conquista básica del movimiento obrero y debe defenderse sin ambigüedades.

Otros apoyan el uso de cuotas debido al supuesto apoyo que les dieron figuras como Martin Luther King Jr., quien dijo esto en uno de sus discursos: “Si la proporción de negros con respecto a la población total fuera del 12%, entonces nosotros pediríamos que el 12% de los empleados sean negros». O el Fondo Popular de Huracanes y la Coalición de Supervisión en Nueva Orleans, que exigían que el 67% de todos los trabajos federales involucrados en la reconstrucción después del huracán Katrina fueran a trabajadores negros (antes del huracan y sus consecuencias, Nueva Orleans tenía el 67% de población negra). Sin embargo, no basamos nuestras posiciones simplemente en lo que dicen los líderes del movimiento negro, incluso los líderes de masas tan influyentes y más hacia la izquierda como Martin Luther King Jr. Nos basamos en forjar la máxima unidad e impulsar los intereses de la clase trabajadora en su conjunto. Más importante aún, hay formas de garantizar que la composición racial de la población local esté representada en la fuerza laboral sin el uso de cuotas, formas que sirven para movilizar a los trabajadores o aumentar la unidad de clase y la conciencia.

Uniendo a la clase obrera

Cuando abordamos la cuestión del racismo y la discriminación, siempre iniciamos con nuestro programa general. Una vez más: luchamos por empleos, atención médica, educación y vivienda para todos. Por una semana laboral más corta sin pérdida del salario como una forma de crear inmediatamente más empleos, por ejemplo, utilizando el eslogan «30 horas de trabajo por 40 horas de pago». Por el control sindical sobre la contratación y el despido, y la creación de oficinas de contratación en las comunidades más afectadas por el desempleo y la baja representación en la fuerza laboral, como una forma de quitarle esa función a los capitalistas que usan la discriminación para dividir a la clase. Por programas de capacitación controlados por sindicatos para proporcionar habilidades laborales a personas no calificadas, también conectadas a las oficinas de contratación. Hacemos un llamado a los sindicatos para que se comuniquen con grupos de desempleados, asociaciones de inquilinos y la comunidad en general para conectar a las personas con los programas de capacitación y las oficinas de contratación. También lucharíamos por la provisión de guarderías en el trabajo y en las escuelas para facilitar la participación de las mujeres.

Plantear estas políticas y demandas sirve para unir y movilizar a los trabajadores y sus sindicatos en defensa de sus intereses colectivos, y si se logra a través de la lucha, significaría integrar y unir el lugar de trabajo al tiempo que desempeña funciones importantes como la contratación y el despido que están en manos de los empleadores, tribunales y abogados. Un sistema basado en cuotas no hace esto. Que los tribunales en algunos casos ordenen cuotas para hacer cumplir la legislación anti discriminatoria no significa que nosotros, como marxistas revolucionarios, aboguemos, exijamos o planteemos ilusiones de que las cuotas o los tribunales pueden resolver esta cuestión. El punto principal es que debemos hacer propuestas positivas que expliquen para qué estamos pidiendo empleos equitativos y oportunidades educativas y de vivienda para todos los trabajadores, no para que los tribunales vuelvan a dividir los recursos escasos por el capitalismo, basados en el género o el color de la piel de un trabajador. Nuevamente, siempre debemos explicar pacientemente que, en el análisis final, no hay solución dentro de los límites del capitalismo.

Las cuotas pueden «integrar» el lugar de trabajo en el sentido de que pueden resultar en un lugar de trabajo que refleje más de cerca el equilibrio racial y de género en la comunidad. Pero sin vincular esto con la lucha por más y mejores empleos para todos, significa abrir oportunidades de trabajo para algunos trabajadores a expensas de otros. Si un sector de la clase trabajadora siente que de alguna manera son víctimas de la «discriminación inversa», entonces esto no unifica más a la clase, sino que, por el contrario, siembra división y sospecha, centrando la atención de los trabajadores en el trabajador que «tomó mi empleo». en lugar de la lucha contra los patrones y su sistema.

El problema de los empleos es un tema central. ¿El movimiento laboral simplemente ignora la discriminación en el trabajo o en otro lugar? ¡En absoluto! Debemos luchar contra la discriminación por el empleo, pero vincularlo a una lucha contra el desempleo y por mejores salarios en su conjunto. Debemos luchar por una alternativa de clase que pueda unir las filas de la clase trabajadora en una lucha común. La discriminación en el lugar de trabajo debe combatirse mediante el control sindical sobre la contratación y el despido. El movimiento laboral debe dejar claro en todo momento que no tolerará la discriminación contra los negros u otras minorías.

Claramente, no es suficiente simplemente pedir control sindical sobre la contratación y el despido y nada más. Muchos líderes sindicales son racistas y misóginos y debemos luchar contra ellos con todo lo que esté a nuestro alcance. Pero nuestro enfoque debe centrarse en la necesidad de unir y movilizar a los trabajadores. La mayoría de los líderes sindicales actuales proponen rápidamente alternativas más «prácticas» como excusa para no movilizar a las bases para luchar contra la discriminación en el lugar de trabajo. Pero a través de su propia experiencia, los trabajadores aprenderán que estos no son los tipos de líderes que necesitan. Aprenderán que en lugar del enfoque actual de colaboración de clases, donde se nos dice que «lo que es bueno para el jefe es bueno para el trabajador», necesitamos un enfoque de lucha de clases que comience desde la perspectiva de que los intereses de los trabajadores son diametralmente opuesto a los intereses de los capitalistas. Sin embargo, el hecho de que la actual dirigencia sindical no pueda librar una lucha efectiva contra la discriminación no significa que cambiemos el enfoque a los abogados, tribunales y burócratas porque es «la única alternativa». Tal enfoque no sirve para elevar la conciencia de clase de las capas más avanzadas, a quienes estamos intentando ganar a las ideas del marxismo revolucionario y a la Corriente Marxista Internacional.

La razón de fondo es que en el período de crisis capitalista en el que hemos entrado, los patrones no pueden tolerar ni siquiera las concesiones más pequeñas que se vieron obligados a dar en el pasado. Quieren una flexibilidad laboral total y están atacando los salarios, las condiciones, las pensiones, la atención médica, la educación, la acción afirmativa y cualquier otra cosa que les impida maximizar sus ganancias. Nos defendemos contra estos ataques, que son parte integral de los ataques que tienen lugar contra la clase en general. Al mismo tiempo, no sembramos ninguna ilusión de que el problema de la discriminación y el racismo pueda resolverse dentro de los límites del sistema capitalista.

Potencial revolucionario

La opresión de los negros en los Estados Unidos es sobre todas las cosas una cuestión de clase. La gran mayoría de los afroamericanos y sus familias son miembros de la clase trabajadora. Como resultado del aumento de la proletarización que comenzó incluso antes de la Segunda Guerra Mundial, una mayor proporción de trabajadores negros han estado en sindicatos que los trabajadores de otros orígenes raciales o étnicos durante la mayor parte de la posguerra. Desde la década de 1960, los negros tenían más probabilidades de trabajar en la industria automotriz fuertemente sindicalizada que los trabajadores blancos o latinos. En 1983, el punto más alto de las tasas de sindicalización de la posguerra, el 27% de los trabajadores negros eran miembros del sindicato, en comparación con el 19% de los blancos. En ese momento, los trabajadores negros tenían un 50% más de probabilidades de ser parte de o estar cubiertos por un sindicato que otros trabajadores. Desde entonces, sin embargo, las tasas de sindicalización de todos los trabajadores han caído precipitadamente, y aún más bruscamente para los negros, como resultado de los viciosos ataques de los patrones y su gobierno, de un cambio en la economía estadounidense de la fabricación a los servicios, y las políticas de colaboración de clases de los dirigentes sindicales.

Según el Centro de Investigación Económica y Política (CEPR): “La proporción de afroamericanos que trabajan en la manufactura disminuyó del 23,9% en 1979 al 10,1% en 2006. Los blancos experimentaron disminuciones ligeramente menores (del 23,5% al 11,9%), mientras que los hispanos experimentaron una caída mayor (del 30,2% al 12,6%) … Durante todo el período 1983-2006, los trabajadores negros han constituido hasta el 13-15% de todos los trabajadores sindicales. Durante el mismo período, la proporción de blancos en la fuerza laboral sindical total cayó del 78,1% al 69,2%, mientras que la proporción de hispanos aumentó del 5,8% al 11,5% de todos los trabajadores sindicales”.

Según el informe, se considera que los negros están «sobre representados» en los sindicatos de fabricación de automóviles, pero «sub representados» en la fabricación en general, con caídas más abruptas en las tasas de sindicación para los negros en el sector manufacturero que los trabajadores de otras razas o etnias. No obstante, los trabajadores negros de hoy todavía tienen alrededor de un 30% más de probabilidades de estar en un sindicato que el resto de la fuerza laboral. En 2006, los negros todavía tenían más probabilidades de estar en un sindicato 16% más que los blancos que tenían un 13,3% o los hispanos con 10,7%, y por lo tanto, el CEPR también los considera «sobre representados» en relación con su proporción general de la población. Esto resalta el carácter abrumadoramente proletario de la población negra, especialmente cuando tenemos en cuenta el desempleo institucionalizado y el encarcelamiento, sin los cuales, incluso más negros serían parte de la fuerza laboral y de los sindicatos.

Los negros también están más involucrados en el proceso político que otros grupos minoritarios en los Estados Unidos, con altos niveles de registro de votantes y participación electoral. Desafortunadamente, los votantes negros siguen en su mayor parte vinculados al Partido Demócrata, que al igual que el Partido Republicano es un partido al servicio de, por y para las grandes empresas. Sin embargo, en el próximo período, esta lealtad se pondrá a prueba, a medida que los demócratas revelen cada vez más su verdadera lealtad a la clase capitalista. Un partido masas de los trabajadores armado con un programa que realmente pueda abordar las necesidades y aspiraciones de los trabajadores, incluido un enfoque de clase para combatir el racismo y la discriminación, obtendría un eco masivo entre los trabajadores negros, que proporcionarán muchos líderes valientes y enérgicos para un partido de esa naturaleza.

jena6march

Los esfuerzos embrionarios para construir el Partido de Reconstrucción, que surgió de la catástrofe del huracán Katrina en Nueva Orleans y está llegando a los trabajadores de todo el país, es una indicación de lo que vendrá. Incluso la elección del nombre del «Partido de Reconstrucción» evoca no solo la necesidad de reconstruir la infraestructura destrozada de la costa del Golfo y las ciudades del interior, sino también el período revolucionario de Reconstrucción del período posterior a la Guerra Civil, cuando la unidad de las masas a través líneas raciales le provocaron tanto miedo a la clase dominante que se vieron obligadas a aplastarlas con terror y violencia.

En el período reciente, los trabajadores y jóvenes negros se han involucrado en muchas luchas importantes en todo el país. Desde la fuerte participación de los miembros negros de la UAW(sindicato automotriz) en los esfuerzos para resistir los ataques de las Tres Grandes compañías automotrices hasta los esfuerzos para sindicalizar el Sur; desde la lucha por reconstruir la Costa del Golfo y la lucha por el derecho al retorno de los desplazados por Katrina hasta las luchas de muchas otras comunidades en gran medida negras contra la gentrificación; desde las movilizaciones para defender a los” Jena Six” hasta la participación en el movimiento contra la guerra, está claro que después de décadas de relativa inactividad, los trabajadores y jóvenes negros se están movilizando una vez más. La CMI debe participar enérgicamente en estas luchas y frentes unidos contra el racismo y la discriminación, por ejemplo, en torno al caso de los “Jena Six” o el asesinato de Sean Bell. Las implicaciones de tal reactivación de la lucha de los trabajadores negros, especialmente en el contexto de la crisis general del sistema capitalista, serán revolucionarias.

El socialismo es la única solución

En el próximo período de mayor turbulencia económica, militar, social y política a escala mundial, el racismo y la discriminación en general se exacerbarán a medida que aumente la escasez y la clase dominante use este veneno para dividir a la clase (ya podemos ver esto en relación a los trabajadores inmigrantes). Es posible que las ideas del nacionalismo negro obtengan un eco más amplio entre ciertas capas de la población en estas condiciones. Sin embargo, creemos que la tendencia más probable será hacia la unión de la lucha de clases superando las diferencias raciales y étnicas. Es por eso que debemos estar allí con nuestro programa, métodos y perspectivas.

Decimos nuevamente: no hay solución posible dentro de los límites del capitalismo, que se encuentra en una etapa de decadencia avanzada. El socialismo es la única solución real y duradera a los problemas que enfrentan los trabajadores negros. El sistema capitalista está en crisis, y en América Latina en particular ya podemos ver las primeras convulsiones revolucionarias a medida que las masas trabajadoras y oprimidas se mueven para tomar sus destinos en sus propias manos. Las revoluciones no respetan las fronteras artificiales del capitalismo, y antes de lo que la mayoría de la gente lo piense, los Estados Unidos estarán en medio de un auge revolucionario. Debemos hacer todo lo posible para asegurarnos de que la potencial energía colosal de la clase trabajadora estadounidense se canalice hacia la transformación revolucionaria de la sociedad. Debemos reclutar a los trabajadores y jóvenes negros más militantes para la Corriente Marxista Internacional sobre la base de nuestro programa.

En una sociedad desgarrada por el racismo, la sospecha y décadas de profunda desconfianza, la idea de la unidad de los trabajadores a través de las líneas de clase puede parecer abstracta o descabellada para algunos. Pero miremos cualquier acto de protesta laboral y veremos negros, blancos, latinos, asiáticos, árabes, hombres, mujeres, etc. En resumen, veremos a los trabajadores defendiendo sus intereses de clase fundamentales a través de la unidad y la organización. Ese es el camino que debemos recorrer

Elevar la consigna de la unidad de clase en la lucha contra la discriminación es nuestro deber primario, incluso si a veces estemos luchando contra la corriente y parezcamos ser una «voz que llama en el desierto». Como León Trotsky explicó una vez, la clase trabajadora «aceptará mañana lo que no acepta por ahora». Es responsabilidad de nuestros cuadros, a través de un trabajo difícil y paciente, como dijo Trotsky, «señalar el camino con un éxito creciente para nuestras ideas y lemas, que se demostrará que son correctos, porque son confirmados por la marcha de eventos y no por evaluaciones subjetivas y personales». Nuestra claridad de ideas y perspectivas es lo que nos hará ganar los unos y los dos, los cuadros que nos permitirán en el futuro ganar a la mayoría de la clase trabajadora a las ideas del socialismo.

El movimiento obrero debe luchar por la igualdad de perspectivas de empleo, salarios y condiciones para todos los trabajadores. La opresión especial de los negros y otras minorías debe estar vinculada a la lucha contra la opresión y la explotación de todos los trabajadores. La estrategia de los patrones de mantener un sector de mano de obra barata ayuda a dividir y debilitar a la clase trabajadora en su conjunto. Esta situación no puede ser combatida con simples palabras, sino que debe ser desafiada por un programa de acción. ¡Por una semana laboral de 30 horas sin pérdida de salario! ¡Un programa intensivo de obras públicas para proporcionar trabajo y vivienda para todos! ¡Un salario digno para todos los trabajadores! ¡Control sindical sobre la contratación y el despido!

Esto debe estar relacionado con la creación de un partido de masas de los trabajadores, un partido que luche por un programa socialista, un partido que represente los intereses de todos los trabajadores. Un gobierno de los trabajadores nacionalizaría los monopolios y bancos corporativos bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores. Una economía planificada socialista liberaría los recursos de la sociedad de la mano muerta de la codicia capitalista para garantizar que todos tengan un buen trabajo con un salario digno, viviendas seguras y asequibles, acceso universal a una atención médica y educación de calidad, y un futuro brillante para sus hijos.

La crisis general del capitalismo estadounidense afecta aún más a los negros y otras minorías. Sin embargo, la liberación de los trabajadores negros es inseparable de la liberación de la clase trabajadora en su conjunto. Como marxistas revolucionarios, tenemos la responsabilidad de ofrecer una perspectiva y un rumbo a seguir al movimiento en cada etapa, explicando sus debilidades y reforzando sus fortalezas. Con la profundización de la crisis, serán los problemas de clase los que inevitablemente saldrán a la luz. La clase obrera estadounidense tomará el camino de la lucha en la misma tradición de las poderosas batallas que rodean la formación del CIO.

Los afroamericanos han hecho contribuciones inmensas e indispensables a la historia mundial, el arte, la música, la literatura, la tecnología y la ciencia. Sin embargo, las mayores contribuciones de los trabajadores negros y los jóvenes aún están por llegar. En unidad con sus hermanos y hermanas de clase de todas las razas y etnias, desempeñarán un papel integral y de dirección en la lucha para derrocar el sistema racista de explotación capitalista de una vez por todas.

¡Únete a la Corriente Marxista Internacional y lucha por un mundo mejor!