La “democracia de la UES” anula elecciones en Humanidades

Escrito por: Fuerza de Acción Universitaria

Contexto

Desde las últimas luchas estudiantiles que desglosaron en los infantilismos del caso Belloso, y exceptuando otros episodios de lucha en el lustre 2010-15, muy pequeños y de corto alcance, la Universidad de El Salvador, siendo parte del Estado burgués de El Salvador se ha acoplado a una dinámica de funcionamiento burocrático, hoy en día, todo funciona sobre un aparato en su mayoría de burócratas y oportunistas que trabajan tras la política de favoritismo.

Quienes gobiernan la Universidad desde su Asamblea General Universitaria (AGU), desde su Consejo Superior Universitario (CSU) y sus Juntas Directivas de Facultad trabajan y administran el presupuesto de la educación superior bajo esa misma lógica, supeditan el mejoramiento de la educación pública superior a sus intereses que cabe recalcar, por un lado, responden a los intereses del reformismo de izquierda de El Salvador, pues muchos de ellos se declaran revolucionarios e incluso marxistas (!), pero en realidad son caras duras y “cuadros” viejos del FMLN, por otro lado, responde a los intereses de empresarios locales que han metido sus garras e inversiones tras el disfraz de la representación del sector profesional no docente en los órganos de la Universidad.

Y lo que vemos es un gobierno universitario que enrollado en el oportunismo y burocratismo responde indirectamente a los intereses de la clase dominante, de ahí toda su corrupción e incapacidad para mejorar las condiciones del estudiantado de la UES, muy a pesar de los buenos programas que se llevan a cabo como la Universidad en línea, la exoneración de la cuota para estudiantes de extrema pobreza y ahora para quienes provienen de institutos públicos, etc.

Fuerzas involucradas

Las organizaciones “revolucionarias” que manejan el aparataje de chantajes, favores, prebendas, etc., dentro de los órganos de gobierno de la Universidad son personificadas por gremios estudiantiles como el Frente Universitario Roque Dalton (FURD), que plantea reivindicar las mejores ideas de Roque y de Marcial, pero que muy poco tienen que ver sus prácticas con dichas ideas, más bien funcionan bajo políticas de coacción utilizando todos los medios legales, que cabe reconocerles, han ganado lamiéndoles las botas a los empresarios y reformistas que administran el corrupto gobierno de la UES, quien les devuelve su obediencia ciega con favores como becas, puestos de trabajo, viajes al extranjero, etc., tras esa lógica han realizado coaliciones electorales  con otras organizaciones del mismo tipo dando como resultado ACCIÓN, para mantener sus privilegios. Tales acciones no hacen más que recordarnos al funcionamiento mezquino de la camarilla de Stalin en la extinta URSS, aunque de una forma muy caricaturesca.

Ante el oportunismo de estas organizaciones “revolucionarias” que controlan la UES, el descontento de los estudiantes que anhelan un cambio en la UES ha cobrado expresiones organizadas y han surgido una serie de movimientos estudiantiles consecuentes que se plantean cambiar de raíz la situación.

En humanidades en el año 2015, en apoyo a una huelga docente por la contratación de los maestros que trabajan “hora clase”, surgió el Movimiento de Estudiantes de Ciencias y Humanidades (MECH), que en su inicio planteo acciones radicales para conseguir sus demandas, y a través de movilizaciones y presiones al CSU logró la contratación de los maestros y el regreso a clases.

Luego de la lucha se acordó adoptar la vía electoral como única vía hacia una representación estudiantil consecuente divorciada del oportunismo y del burocratismo. En este único camino dudoso se decidió unirse con la Coordinadora Estudiantil de Ciencias y Humanidades (CECH), dando como resultado la coalición MECH-CECH que representaría una alternativa más consecuente ante los tradicionales “revolucionarios”.

La democracia burguesa dentro de la UES

El problema fundamental de la democracia capitalista es que siempre funciona para los intereses de la burguesía, ejemplos claros de ellos son los procesos electorales de Honduras del año pasado. Para la clase dominante la ecuación es clara, cuando los resultados de la democracia no le favorecen o cambia los resultados o ata de pies y manos a quienes son una amenaza para ellos, les aparta de las masas y les vuelve serviles a ellas, utilizando para ello los grandes beneficios del Estado capitalista con altos salarios, carros del año, etc. La democracia de la UES, una democracia burguesa a pequeña escala funciona igual.

La clase dominante le hace creer a la izquierda reformista que ellos gobiernan y les permite algunas concesiones solo cuando se ve sumamente amenazada, les hace creer que trabajan por el pueblo trabajador, cuando en realidad solo están siendo sus siervos pasivos, solo quienes logran comprender esta situación y se apartan de ella abocándose a las masas, son capaces de cambiar de raíz la situación y suplantar la democracia burguesa por la democracia obrera de las masas proletarias.

En la UES la casta burocrática que domina su política administrativa no es capaz de brindar las mínimas concesiones democráticas al estudiantado descontento con la política tradicional de la universidad, pues es servil a los reformistas del gobierno que controlan la educación pública superior aliados a los entes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que monitorean la posibilidad de concretar el asocio público privado para comenzar a lucrarse de la UES, que de hecho, algunos ya lo realizan en proyectos como los llevados a cabo por MIUES, una empresa que se lucran de la enseñanza privada de los idiomas extranjeros funcionando desde dentro de la universidad.

El reciente conflicto en Humanidades

En las pasadas elecciones, programadas para septiembre del año pasado, la coalición MECH-CECH competiría contra ACCION, después de algunas trabas que la última coalición puso a la primera, al principio los “revolucionarios” solicitaron a AGU, donde tienen una fuerte influencia, que en las facultades de Ciencias y Humanidades y en Ciencias Naturales solo se votará por una planilla, haciendo mofa de unas verdaderas elecciones, no lo lograron conseguir en Humanidades pero si en Naturales, esto a su vez, les dio tiempo para poder unirse con UNE, otra coalición oportunista, y repartirse algunos cargos.

Todos los preparativos del Comité Electoral y sus implicaciones se llevaron a cabo hasta octubre, donde AGU también intervino y cambió las fechas, por fin, las elecciones se llevaron a cabo el 31 de octubre. “Al finalizar la jornada electoral el resultado dio como ganadora a nuestra coalición (MECH-CECH) con 1,257 votos ante la Junta Directiva y 1,270 votos en el Consejo Superior Universitario (CSU).” (Tomado de MECH, UES).

Los electos llevaron a cabo todo el proceso para ser acreditados y juramentados y ejercer sus funciones sin mayor problema. Sin embargo, los “revolucionarios” no tardaron en meter un recurso de nulidad de las elecciones a la AGU, sumado a una serie de bloqueos que han tenido los camaradas electos por la mayoría de estudiantes de humanidades, para poder desempeñarse en su cargo, estos bloqueos fueron ignorados por la mayoría de asambleístas, y las sesiones últimas del año pasado se decidió pasar el asunto a Fiscalía de la Universidad, y fueron postergando el punto hasta que terminó el 2017.

En la primera sesión de AGU de este año, la Asamblea acordó que la Junta Directiva de Humanidades puede legalmente sesionar solo con el sector docente y con el sector no docente, excluyendo al sector estudiantil “cuestionado”, cuando en realidad, legalmente JD puede sesionar con 5 miembros, pero contemplando a los tres sectores que la componen.

La dilatación del conflicto en la burocracia de la UES, llego hasta el viernes 26 de enero, cuando en la sesión de AGU decretaron anular las elecciones de humanidades por una serie de factores que contempla el recurso de nulidad como haber entregado la planilla después de la hora establecida, o “faltas” así de irrisorias.

Confianza reformista en la burocracia

Todos estos ataques por parte de los burócratas de la Universidad para negarle el derecho de una sana democracia y un sano debate a estudiantes que no están de acuerdo con sus políticas administrativas, responde a una defensa férrea de sus privilegios, su forma de llevar la UES, y su mala administración.

Así mismo “todos los mecanismos” que pusieron a disposición para que la coalición electa pudiera apelar y luchar en contra de estos ataques resultaron ser métodos burocráticos que entre más tardaban en responder las apelaciones más le favorecía dándoles más tiempo para sus artimañas a estos señores y señoras.

Cabe recalcar, que todo este proceso en contra de la decisión de una parte mayoritaria de estudiantes de CCHH se llevó a cabo, desde las instancias mencionadas, en un periodo de final de ciclo del año pasado, a eso de noviembre, y vino a concretarse en enero cuando la universidad está en asuntos de nuevo ingreso y obviamente no hay estudiantes en clases corrientes. Sin duda, esto les permitió hacer lo que les daba la gana sin la amenaza de movilización y presiones organizadas de los estudiantes.

No obstante, la coalición MECH-CECH en ningún momento se acercó al conjunto de estudiantes que le votaron y manejaron la lucha siguiendo los lineamientos burocráticos que les dio las mismas instancias que resolvieron en su contra. Esta confianza ciega hacia la resolución del conflicto por medios legales les fuerza, pues estuvo dirigida y presidida por una cúpula que estaba alejada de los estudiantes

Fue hasta enero de este año, que la coalición se dio cuenta, a través de la respectiva deliberación, que era necesario seguir con apelaciones legales incluso afuera de la universidad con la PDDH y el Tribunal de Ética, pero acompañar todas estas acciones con movilizaciones y presiones de masas estudiantiles más fuertes que obliguen a la AGU a abolir la anulación de las elecciones y a juramentar a los estudiantes electos.

Perspectivas de lucha

El panorama, hoy en día, pinta sombrío, sobre todo por la ausencia de estudiantes que yacen desinformados de esta coyuntura o están aún terminando sus vacaciones lejos de la capital, pero los que aún estamos aquí y nos hemos involucrado de lleno estamos conscientes que ya se empezaron a dar los primeros pasos para reagrupar las fuerzas de los movimientos, organizarles y marchar en ofensiva.

No podemos permitir que los mínimos derechos democráticos sean violentados dentro de la Universidad de El Salvador, que se mantiene por las contribuciones de los trabajadores salvadoreños y que debería responder a sus intereses, pero que como parte de todo Estado ha sido corrompida y viciada por los peores males del capitalismo: la burocracia y la corrupción. Y que ha llevado hacia la derecha a elementos consecuentes de las fuerzas del proletariado organizado y ha dividido al movimiento estudiantil y a sus justas luchas.

Necesitamos volver a las mejores tradiciones de lucha de nuestro pueblo, y arrebatar ese derecho democrático a través de la movilización y la presión decidida. La próxima semana se estará realizando una Asamblea Estudiantil donde se discutirá las acciones a seguir, esto sienta las bases para un plan de acción más organizado, más masivo y con más fuerza. Algunos estudiantes ya elaboran pancartas, distribuyen afiches para agitar entre quienes ya se pasean por la universidad, se está llevando una campaña de información en las redes sociales y se está invitando a quienes votaron por la coalición a apoyar las acciones.

Hacemos un llamado abierto a todos los estudiantes de toda la universidad, en especial, a los de la Facultad de Ciencias y Humanidades que simpatizan con nuestra causa, y a las organizaciones consecuentes para que se sumen a esta justa lucha. Nosotros desde Fuerza de Acción Universitaria, el brazo estudiantil del Bloque Popular Juvenil, ya estamos participando de lleno, y pondremos muchas de nuestras fuerzas y recursos teóricos y prácticos para conquistar estas demandas, que son nuestras demandas.

 

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *