27 septiembre, 2013

Estados Unidos: Detroit y la bancarrota del capitalismo

El huracán Katrina expuso dramáticamente las terribles condiciones del "tercer mundo" en las que viven millones en el interior del país más rico del planeta. A pesar de que un desastre natural juega un papel importante en llevar las cosas a un punto crítico, la tragedia en Nueva Orleans fue sobre todo una cuestión natural. En el caso de Detroit, sin embargo, el desastre es completamente artificial o creado por el hombre mismo.

El huracán Katrina expuso dramáticamente las terribles condiciones del "tercer mundo" en las que viven millones en el interior del país más rico del planeta. A pesar de que un desastre natural juega un papel importante en llevar las cosas a un punto crítico, la tragedia en Nueva Orleans fue sobre todo una cuestión natural. En el caso de Detroit, sin embargo, el desastre es completamente artificial o creado por el hombre mismo.

Un antiguo centro industrial, una joya de la corona del boom capitalista de la posguerra, donde  franjas enteras de Detroit, literalmente, se han reducido a escombros. Sesenta por ciento de todos los niños de Detroit viven en la pobreza. El cincuenta por ciento de la población ha sido notificada como analfabetos funcionales. Treinta y tres por ciento de 140 millas cuadradas de Detroit están vacantes o abandonadas. Dieciocho por ciento de la población está desempleada oficialmente.

La ciudad ya no puede producir certificados de defunción debido a la falta de papel. 20 millas cuadradas de tierra, aproximadamente del tamaño de Manhattan, están inundadas de edificios abandonados. Con los servicios de la ciudad reducidos a su mínima expresión, bloques enteros de edificios abandonados son dejados a su suerte y desmoronamiento. Se estima que hay 50.000 perros callejeros en la ciudad y sólo quedan 4 trabajadores de la perrera de la ciudad. La ciudad está considerando la venta de su aeropuerto y un gran parque.

Los datos del Censo de 2010 de los Estados Unidos  muestran que Michigan ha perdido 48% de sus empleos industriales en el período 2000-2010. Junto con la manufactura, Detroit era una base poderosa para el movimiento obrero de los EE.UU.  Cientos de miles de puestos de trabajo sindicalizado se han reducido, sustituidos por empleos con baja remuneración, si al caso reciben nada en absoluto. Y ahora, uno de los pocos sindicatos que queda, el de los trabajadores municipales, ven como  sus pensiones, los salarios y las condiciones laborales están siendo golpeados por la crisis, con la excusa de la quiebra. Y sin embargo, el gobierno de la ciudad está llevando a cabo un plan para construir un nuevo estadio  de $444.000.000 dólares para el equipo de hockey de los Detroit Redwings!

La quiebra se está ahora abriendo paso través de los tribunales, con los líderes sindicales del estado fijando desesperadamente sus esperanzas en los jueces amables.

La anarquía de la economía capitalista se ha cobrado otra víctima. Pero la política de colaboración de clase de los dirigentes sindicales es igualmente culpable de la implosión ignominiosa de Detroit. Esto representa un ataque a todos los empleados públicos y los trabajadores sindicalizados en todo el país. El movimiento obrero mundial debe aprender de esta tragedia y luchar con las tácticas militantes contra estos ataques, o habrá muchos más Detroits.