Elecciones italianas: el régimen sacudido hasta sus cimientos

Escrito por: Fred Weston

Las elecciones italianas –un terremoto político en el verdadero sentido de la palabra– han producido lo que se había predicho durante mucho tiempo: un parlamento sin mayorías, sin ningún partido o coalición de partidos, capaz de formar un gobierno mayoritario. Los comentaristas burgueses serios han lamentado el hecho de que más del 50 por ciento del electorado votara por partidos “populistas” en contra del establishment, mientras que los partidos en los que el sistema ha descansado durante los últimos 25 años se han visto seriamente debilitados.

[Source]

Los resultados son los siguientes: coalición de centro-derecha 37 por ciento y 260 diputados; Movimiento Cinco Estrellas (M5S) 32,68 por ciento y 221 diputados; la coalición de centro izquierda 22,85 por ciento y 112 parlamentarios; Liberi e Uguali 3,39 por ciento y 14 diputados. Para formar un gobierno de mayoría en el parlamento se necesitarían 316 diputados, y ninguna de las principales fuerzas en estas elecciones logró eso. Por lo tanto, se abre un período de inestabilidad conforme se prolonguen las negociaciones para formar algún tipo de coalición.

El problema es que nadie sabe cómo se puede construir una coalición que funcione. El centroderecha necesita encontrar 56 parlamentarios que estén dispuestos a apoyarla, mientras que el M5S necesitaría encontrar 95. Ahora hay mucha especulación sobre qué tipo de gobierno surgirá. Podría haber una coalición M5S-Partido Democrático, un acuerdo entre el M5S y la Liga, o incluso algún acuerdo entre el Partido Democrático y la derecha.

Todos ellos, sin embargo, crean nuevos problemas y no son la base para formar un gobierno estable. Otra opción que se discute es la formación de un gobierno de coalición de corta duración cuyo único propósito sería cambiar el sistema electoral, una vez más, para introducir un mecanismo que produzca una mayoría parlamentaria.

Esto ocurre en un momento en que la burguesía italiana requiere de un gobierno fuerte capaz de reducir aún más el estado de bienestar y los derechos de los trabajadores en general, para hacer frente al enorme agujero negro en las finanzas estatales (equivalente al 132 por ciento del PIB), un sistema bancario fallido y una economía estancada que ni siquiera ha podido recuperarse a los niveles previos a la crisis de 2008.

En el pasado, pensaron que habían encontrado en el Partido Democrático la fuerza que necesitaban para garantizar sus intereses, y cuando eso fallaba, podían volver a llamar a Berlusconi. El problema es que los grandes perdedores en estas elecciones fueron precisamente el Partido Democrático y Forza Italia de Berlusconi. Esto es parte de un fenómeno internacional más amplio que ha visto el llamado colapso del centro. La razón es que estos son los partidos más vinculados a la austeridad del período pasado.

El centro-derecha y el surgimiento de la Liga

La mayor parte del centroderecha está compuesta por Forza Italia de Berlusconi y la Liga de Salvini .La Liga solía llamarse Liga Norte e hizo campaña para una separación del norte del resto del país, refiriéndose a los sureños como vagos e incompetentes. Eso restringió su base electoral al norte y la convirtió en una pequeña fuerza en la política nacional. Ahora se ha reciclado como un partido conservador de derecha, racista, antiinmigración y ha aprovechado el temor de un sector de la población a la llegada “constante” de migrantes de África y Asia. Uno de sus lemas principales era ‘Italia para los italianos’. Su voto pasó del 4 por ciento en 2013, concentrado en el norte, al 17,6 por ciento con una difusión más nacional en la actualidad. El partido de Berlusconi, Forza Italia, por otro lado, ha pasado del 21,5 por ciento en 2013 al 14 por ciento en la actualidad.

Berlusconi ha pagado el precio de intentar aparecer como la figura “estadista” más responsable dentro de la coalición de centroderecha. Como un claro signo de desesperación, fue elogiado por los burgueses más serios, en Italia y en Europa, como el hombre que podía salvar a Italia del populismo, que incluía a la Liga con la que estaba en alianza.

Lo que la burguesía no comprende es que en las condiciones actuales en Italia una gran capa de la población ha tenido suficiente con las llamadas figuras estadistas. La UE y el euro son vistos por muchos como la fuente de los problemas que afligen a los trabajadores, y por lo tanto, cualquier político que defienda la UE y el euro no va a tener éxito en las listas de popularidad. La crisis es severa y la gente quiere cambios, no la misma vieja política. Son precisamente esos partidos que ofrecen políticas “extremas” quienes se desempeñan mejor en estas condiciones. Los llamados “moderados” –y Berlusconi fue visto como el moderado dentro de la coalición de centroderecha– sufrieron electoralmente.

En este contexto, Salvini ha estado tocando el tambor sobre que Italia es para los italianos y ha prometido repatriar a cientos de miles de inmigrantes. En las condiciones de creciente desempleo, la derecha ha propulsado el mensaje de que si los inmigrantes son devueltos a su casa, las cosas mejorarían para los italianos. La tragedia es que no existe una verdadera fuerza de izquierda capaz de explicar que tales políticas de divide y vencerás de la derecha solo sirven para debilitar a la clase trabajadora. En ausencia de tal fuerza, el mensaje xenófobo y racista ha tenido un impacto en una capa significativa de la población.

Por lo tanto, el centroderecha ahora está dominado por la Liga y no por Berlusconi. Esto plantea un problema, ya que durante la campaña electoral, Berlusconi había declarado claramente que cualquier partido dentro del centro-derecha que obtuviera la mayor cantidad de votos obtendría el puesto de primer ministro, si la derecha pudiera formar un gobierno, por supuesto. Eso significa que Salvini puede reclamar con razón el rol de líder del centro-derecha. Berlusconi, lejos de proteger a la clase burguesa contra el “populismo”, en realidad ha facilitado el ascenso de la Liga. Sin embargo, el problema sigue siendo que Salvini puede no obtener el puesto de primer ministro al que aspira, ya que el centroderecha en su conjunto no tiene la mayoría necesaria.

Cinco Estrellas tiene un resultado mejor de lo esperado

El Movimiento Cinco Estrellas (M5S) lo hizo mucho mejor de lo que las encuestas de opinión predecían, consiguiendo más del 32 por ciento de los votos, en comparación con el 25,5 por ciento en 2013. El Movimiento Cinco Estrellas se ha convertido en el partido más grande en el parlamento. Se mantuvo por sí mismo, ya que se negó a formar coaliciones electorales con ninguna otra fuerza, y ha ganado claramente el voto de protesta y ha expresado la ira reprimida contra el establishment.

Como partido mayoritario, tiene el derecho de recibir la tarea de formar un gobierno. El presidente de Italia, Mattarella, tiene el rol de nombrar a quién debería ser el primer ministro. Mira la composición del parlamento y busca un candidato que cree que puede formar una mayoría operativa. Eso significa que en algún momento tendrá que llamar al líder del M5S, Di Maio, y pedirle que pruebe a reunir una mayoría en el parlamento.

El Movimiento Cinco Estrellas consiguió un voto abrumador en el sur y entre los jóvenes. En el sur, su voto estuvo entre el 45 y el 55 por ciento en las diferentes regiones, y entre los jóvenes su voto fue del 43 por ciento, según un estudio de SWG. Esto es muy significativo, ya que la juventud y el sur han sido los más afectados por la crisis del capitalismo en los últimos años y el desempleo los ha afectado fuertemente. También funcionó bien entre los trabajadores industriales, los trabajadores eventuales y las capas de la clase media que se han visto arruinadas por la crisis económica.

En algunas zonas de Italia, el desempleo es muy alto. En el antiguo distrito minero de Sulcis en Cerdeña, por ejemplo, el desempleo se sitúa en el 30 por ciento y el desempleo juvenil en el 70 por ciento. En estas áreas las personas no quieren escuchar toda la vieja retórica de los partidos establecidos. Están sufriendo ahora y quieren que se haga algo serio acerca de sus terribles condiciones sociales y económicas.

Muchos trabajadores solían votar por el Partido Democrático, viendo en él la continuación de la tradición del antiguo Partido Comunista, pero esto ahora ha cambiado. Se sienten traicionados por el Partido Democrático y se han pasado al Cinco Estrellas. Cuando un reportero de televisión les preguntó a los trabajadores por quién habían votado en la región de Sulcis en Cerdeña, la mayoría respondió Cinco Estrellas. Cuando se les preguntó si esto no era un salto en la oscuridad y que podría empeorar las cosas, un trabajador respondió “¿cómo puede ser peor que lo que tenemos ahora?”

Por lo tanto, el voto para Cinco Estrellas es claramente un voto de protesta y una manera de barrer a todos los viejos partidos que son vistos como responsables de esta situación. Los más de diez millones de italianos que votaron por el Cinco Estrellas votaron en contra del sistema en su conjunto.

Sin embargo, ¿qué tiene que ofrecer concretamente el movimiento Cinco Estrellas? Ha acumulado su apoyo presentándose como un partido anti-austeridad, un partido que cuestionó el papel de la UE e incluso planteó la idea de un referéndum sobre el euro. También ha construido su posición con su retórica anticorrupción. La imagen que ha cultivado es la de un partido que barrerá el viejo sistema.

Sin embargo, cuanto más ha crecido, y cuanto más se ha vuelto a la perspectiva de formar realmente un gobierno, más “responsables” se han vuelto sus líderes. Ya no se habla de abandonar el euro. Ya no se habla de un referéndum sobre el euro. Di Maio, su líder, el martes por la noche dio un discurso en el que repitió varias veces la palabra ‘responsable’. Dijo que son un partido responsable y que hará lo correcto para Italia y Europa. Agregó que están preparados para hablar con los demás partidos, lo cual es muy diferente de su posición previa de negarse a trabajar con nadie.

Esto también puede explicar por qué el presidente de Confindustria (la patronal), Vincenzo Boccia, ha salido diciendo que “el Cinco Estrellas no nos atemoriza”, y agregó que no deben deshacer las leyes que hasta ahora han sido introducidas por el Partido Democrático, como la Ley de Empleo, que ha servido para hacer que las condiciones de trabajo sean mucho más precarias. También advirtió al Cinco Estrellas que no introduzca medidas que aumenten aún más la deuda pública. Pero la declaración de Boccia es como un certificado de idoneidad que los patrones han emitido para el Cinco Estrellas, un partido con el que pueden hacer negocios. El hecho de que Cinco Estrellas tengan una postura antisindical ayuda en este sentido.

El Cinco Estrellas ha salido fortalecido, pero está claro que están preparando su propia ruina en el próximo período, ya que se verá forzado a lidiar con la cuestión de cómo dirigir una economía capitalista.

El desplome de la extrema derecha

Dos grupos que podrían describirse como fascistas se presentaron en estas elecciones, ‘CasaPoundItalia’ e ‘Italia agli Italiani’ (una coalición de Forza Nuova y Fiamma Tricolore). Después de haber visto un cierto éxito en una elección local anterior en las afueras de Roma, CasaPound creía que podría obtener algunos diputados elegidos en las elecciones generales. Al final, no lograron acercarse al umbral del 3 por ciento. La votación aún fue significativa, dada la orientación abiertamente fascista de estas listas, pero estaba muy por debajo de sus expectativas. CasaPound consiguió el 0,94 por ciento, mientras que Italia agli Italiani consiguió el 0,38 por ciento.

Inmediatamente después de que se publicaron los resultados, el líder de CasaPound se quejó de que los medios los habían ignorado y no les habían dado publicidad. Este reclamo muestra el efecto desmoralizador que tuvieron los resultados de las elecciones en el liderazgo de CasaPound, pero está lejos de ser cierto, ya que tuvieron mucha publicidad durante la campaña electoral en términos de proyección mediática. Por ejemplo, cuando un racista (y ex candidato de la Liga Norte) disparó contra inmigrantes africanos en las calles de Macerata, se habló mucho sobre la extrema derecha fascista. La verdad es que el apoyo para los abiertamente fascistas es muy débil. También está el hecho de que cualquiera que quiera votar por partidos abiertamente racistas podría votar ya sea por la Liga o por sus socios de la coalición, Fratelli d’Italia [‘Hermanos de Italia’], o incluso, hasta cierto punto, por el Movimiento 5 Estrellas, que también adoptó una postura antiinmigrante.

Dicho esto, hubo un aumento pequeño pero significativo en el voto de la extrema derecha. En 2013, el voto combinado de dos grupos de extrema derecha fue de 92.000 votos (0.27 por ciento). Esta vez, el voto combinado de las dos listas fascistas fue de 429.000 votos (1.32 por ciento). CasaPound fue el grupo que más se benefició con sus 305.000 votos.

Estas cifras dan la imagen real de la llamada “amenaza fascista” en Italia. Estos grupos son marginales y podrían ser fácilmente repelidos y aislados, a condición de que se organice un movimiento de masas mucho más grande contra los ataques racistas y los fascistas .Presentan una amenaza ya que los grupos violentos solían atacar a los activistas e inmigrantes de izquierda. También juegan un papel en avivar un estado general de racismo y xenofobia en una capa de la población.

La desaparición del centro-izquierda

El gran perdedor en estas elecciones es la coalición de centro izquierda centrada en el Partido Democrático. El centro-izquierda consiguió menos del 23 por ciento, por debajo de su 29,5 por ciento en 2013. En las elecciones europeas de 2014, el Partido Democrático ´consiguió más del 40 por ciento. Eso fue cuando estaba en lo alto y Renzi sentía que tenía el viento a favor y nadie podía desafiarlo. El Partido Democrático siguió impulsando una serie de leyes antiobreras y severas medidas de austeridad, y en estas elecciones pagó el precio de esas políticas, consiguiendo apenas el 18,8 por ciento, no mucho más que la Liga, y perdiendo casi tres millones de votos desde el 2013.

Este resultado confirma el proceso gradual y prolongado que ha tenido lugar desde 2014. En este período el Partido Democrático ya había recibido un golpe en el referéndum de 2016, cuando más del 60 por ciento del electorado rechazó el intento de Renzi de cambiar la constitución, en un intento de cambiar el sistema electoral, precisamente para evitar que el Movimiento Cinco Estrellas emergiera como la fuerza más fuerte en el parlamento. Esto fue visto por lo que era y el sur, los trabajadores y la juventud en particular, usó el referéndum para darle una gran bofetada a Renzi.

Renzi renunció como primer ministro, pero su gobierno continuó bajo Gentiloni, con prácticamente los mismos ministros. Renzi fue visto como el que todavía manejaba el gobierno y se convirtió en una figura odiada, tanto en la izquierda como en la derecha.

A pesar de todo esto, Renzi se movió para fortalecer su control sobre el Partido Democrático, empujando hacia un lado a la facción minoritaria de diputados que venían del viejo Partido Comunista, provocando una serie de scisiones entre los diputados, lo que dio lugar a la lista llamada Liberi e Uguali [‘Libres e Iguales’].Esto incluía a algunos ex líderes del Partido Comunista, como D’Alema, quien fue primer ministro en 1998-2000. El objetivo de esta lista era salvar las carreras de la minoría expulsada por Renzi, pero sin romper abiertamente ni con las políticas que defendían en el pasado, ni con la posibilidad de colaborar con el Partido Democrático. Las encuestas de opinión indicaban que podrían obtener alrededor del 6 por ciento. Al final lo hicieron muy mal, consiguiendo apenas un 3,4 por ciento, solo por encima del umbral del 3 por ciento y D’Alema consiguió un resultado muy malo en su ciudad natal. Su líder, Grasso, salió durante la campaña electoral sugiriendo un gobierno de coalición entre el Partido Democrático y Forza Italia de Berlusconi, ¡con ellos mismos como árbitros! Lo más probable es que este grupo se disuelva ya que cada uno de sus parlamentarios busca salvar su futura carrera, algunos de ellos posiblemente regresen al Partido Democrático.

El Partido Democrático se enfrenta ahora a una crisis seria. Renzi ha ofrecido su renuncia como líder del partido, ¡pero aún no renuncia! Su arrogancia no tiene límites. Él dice que se mantendrá como líder hasta que se forme un gobierno. La razón de esto es que cree que el partido no debería entrar en ninguna discusión sobre la formación de algún tipo de coalición, sino que debe permanecer en la oposición. La lógica detrás de esto es clara. Si hay alguna posibilidad de preservar el Partido Democrático como una herramienta útil para la burguesía, esto se puede hacer permaneciendo en la oposición y dejando que los demás continúen con las medidas de austeridad.

Eso es muy bueno en teoría, pero no resuelve el problema inmediato al que se enfrentan los capitalistas de garantizar un gobierno en el corto plazo. Hay una parte significativa del partido que quiere abrirse al Cinco Estrellas y comenzar las negociaciones sobre una posible colaboración entre las dos partes. Renzi ha desafiado a sus oponentes en el partido para que salgan a la luz pública y establezcan dónde están situados. El lunes hay una reunión del cuerpo dirigente del partido en la que puede producirse un enfrentamiento. Lo que estamos viendo es la posible división del Partido Democrático, donde los diferentes fragmentos serían utilizados para apoyar a un gobierno u otro. Mientras tanto, el partido seguirá declinando e incluso podría desaparecer como una fuerza relevante de la escena política italiana.

La debilidad del Partido Democrático y la desaparición de Renzi representan grandes problemas para la burguesía italiana. Habían construido el partido minuciosamente durante un largo período para ser la voz directa de la clase capitalista. El problema hoy es que quien gobierna e intenta dirigir el sistema debe cumplir con las reglas del sistema. El “piloto automático” siempre está a mano guiando a quien está en la oficina hacia la austeridad, recortes en los gastos y un ataque generalizado a la clase trabajadora.

¿Qué queda de la izquierda?

Como se explicó en un artículo anterior, lo que queda de Rifondazione Comunista promovió una lista llamada Potere al Popolo [‘Poder al pueblo’] para presentarse a estas elecciones. A pesar de que las encuestas de opinión indicaban que obtendrían alrededor del 1 por ciento, sus promotores se habían consolidado como la nueva fuerza de la izquierda. Se azotaron hasta el frenesí creyendo que podían superar el umbral del 3 por ciento, y algunos incluso soñaban con cosas más grandes. Esto llevó a algunos a especular si aquí por fin teníamos al Podemos italiano, o la Francia Insumisa italiana.

Los marxistas italianos entendieron que tal lista tenía muy pocas posibilidades de surgir como una alternativa creíble. Su componente principal era Rifondazione Comunista, pero el partido ahora no es ni la sombra de lo que solía ser en términos de militancia e influencia. Este partido apoyó a la centroizquierda en el pasado e incluso entró en uno de sus gobiernos, con la excusa de que tenían que hacer esto para detener a la derecha. El resultado fue que en 2008 Rifondazione perdió todos sus parlamentarios, y ha estado en declive desde entonces. Se ha convertido en nada más que una secta reformista. Lo que se negaron a entender es que no se puede reconstruir la izquierda en Italia con personas que están contaminadas con las políticas del centro-izquierda y con las mismas políticas anteriores. Lo que se requiere es una política de clase clara que rechace cualquier colaboración con el llamado centro, con partidos que defienden los intereses de la clase capitalista.

Pero son incapaces de romper con las viejas políticas. Han continuado defendiendo a Tsipras como modelo para la izquierda en Italia, lo que dice todo sobre la naturaleza de esta fuerza.Y explica por qué lo hicieron tan mal en estas elecciones. Si comparamos el voto de Poder al Pueblo con la lista Rivoluzione Civile de 2013, también promovida por Rifondazione Comunista, vemos que perdieron más de la mitad de sus votos. En 2013, Rivoluzione Civile obtuvo un 2,25 por ciento y 765.000 votos, mientras que Poder al Pueblo en estas elecciones consiguió solo el 1,1 por ciento y 361.000 votos. Este es el precio que pagan años de colaboración de clase reformista.

La tragedia de la situación italiana es que el Partido Democrático, respaldado en el pasado por Rifondazione, ha dado mala fama a la palabra “sinistra” [izquierda] a los ojos de la masa de trabajadores. ‘Sinistra’ está vinculado a Renzi y a sus políticas de austeridad.¡Eso explica por qué un partido como la Liga puede retratarse a sí misma como un partido de la clase trabajadora, diciendo que la “izquierda” no hace nada por los trabajadores!

La izquierda revolucionaria

En efecto, las viejas fuerzas tradicionales de la izquierda en Italia han quedado prácticamente destrozadas por los acontecimientos. Décadas de colaboración de clase condujeron primero a la disolución del viejo PCI y lo que surgió de eso fue absorbido en lo que ahora es el Partido Democrático, mientras que los promotores de Rifondazione Comunista no pudieron construir un genuino Partido Comunista en su lugar. La clase trabajadora italiana ha pasado de tener un poderoso Partido Comunista de dos millones de personas a quedarse sin ningún partido. Poder al Pueblo fue un intento fallido de resucitar una formación reformista en Italia.

Explicamos en un artículo anterior por qué los marxistas en Italia decidieron que, en estas condiciones, era necesario mantener una plataforma izquierda revolucionaria independiente, ‘Per una Sinistra Rivoluzionaria’. No tenían ilusiones en hacer una gran elección. Todavía son demasiado pequeños para ser un factor significativo en la situación, especialmente en el ámbito electoral. Sin embargo, no haberse presentado los habría reducido a un papel pasivo, de “observadores” como comentaristas de la situación. Tener su propia lista les dio un instrumento con el que desempeñar un papel activo en las elecciones y difundir sus ideas lo más ampliamente posible.

En términos de elevar su perfil, la campaña fue exitosa. Pudieron hablar en programas de campaña electoral de televisión, desde la entrevista de Claudio Bellotti, el candidato principal de la lista, en RAI 2, a la que nos referimos antes de las elecciones, a varias entrevistas locales de televisión, radio y periódicos. Los camaradas fueron a las escuelas, universidades y fábricas y llevaron su mensaje a los trabajadores y jóvenes. Donde lograron hablar, tuvieron un impacto en la gente. No fueron vistos como locos ultraizquierdistas sino como personas serias que conocían los hechos y las cifras, que tenían un análisis de la situación italiana y mundial, y que tenían un programa que respondía a los problemas de la clase trabajadora.

Esto, por supuesto, no es suficiente para ganar elecciones. La mayoría de los trabajadores y jóvenes que querían votar por una fuerza que tenía los números para ofrecer una alternativa votaron por el Cinco Estrellas. Este es un proceso objetivo que nadie puede atravesar. Muchos trabajadores votaron por el Cinco Estrellas con grandes ilusiones de que esta era la manera de cambiar las cosas. Estarán amargamente desilusionados y cuando se traduzca en que el Cinco Estrellas también traicione a su electorado, entonces la situación se volverá explosiva, pero eso es música del futuro.

En términos de votos, el resultado es muy modesto. En aquellas áreas como Milán, Nápoles, Módena y algunas otras donde los marxistas tienen una base, con importantes posiciones sindicales, delegados sindicales y demás, obtuvieron un voto decente. La lista general de Sinistra Rivoluzionaria consiguió 32.500 votos. Es cierto que solo pudieron estar en el 60 por ciento de los distritos electorales, pero, no obstante, es un voto muy modesto. Pero el objetivo principal de la campaña no era tanto conseguir una gran cantidad de votos en las urnas, sino crear vínculos con una capa de trabajadores y jóvenes que buscaban una alternativa revolucionaria y usar la campaña electoral como un impulso hacia la construcción de las fuerzas del marxismo. En ese sentido, la campaña ha logrado un éxito importante.

Había otro competidor a la izquierda, y ese era el Partito Comunista dirigido por Marco Rizzo, cuyo símbolo era la bandera roja y la hoz y el martillo. Esta es una organización abiertamente estalinista con vínculos con el Partido Comunista griego, el KKE. Marco Rizzo solía ser una figura destacada en Rifondazione antes de escindirse en 1998 y fue diputado entre 1994 y 2004 y europarlamentario de 2004 a 2009. Este partido consiguió 103.000 votos (0,32 por ciento), todavía muy pequeño y marginal en la política italiana.

Hay una capa de viejos activistas de izquierda en Italia que ahora está en un estado de ánimo profundamente deprimido. Ven en todas partes la reacción y la desesperanza. No entienden por qué la izquierda italiana ha caído a tales profundidades. Muchos de ellos aún se aferran a las mismas ideas, políticas y métodos que llevaron a la actual desintegración de los partidos de izquierda.

El ambiente entre los marxistas de la CMI en Italia, por otro lado, es de confianza. Eso puede parecer extraño para el activista de izquierda promedio, pero eso se debe a que no tienen una comprensión real del período en el que hemos ingresado. Solo ven el lado reaccionario de los resultados electorales. No logran ver que una gran parte de la población italiana votó en contra del viejo régimen. Debido al fracaso histórico de la izquierda, es principalmente el Cinco Estrellas quien ha aprovechado este estado de ánimo, y parcialmente también la Liga. Lo que no entienden es que una vez que el Cinco Estrellas sea probado, los millones que depositaron tantas esperanzas en él se convertirán potencialmente en la base para un futuro partido de la clase trabajadora.

Los marxistas tienen confianza en la clase trabajadora. Ésta aprenderá de los acontecimientos y, a medida que aprenda, buscará algo mejor que la Liga o el Cinco Estrellas. La tarea de la izquierda es preparar una alternativa que sea capaz de convertirse en un punto de referencia para la clase trabajadora. Al intervenir en las elecciones, los marxistas italianos atrajeron la atención de una capa más amplia de personas que buscaban una política revolucionaria alternativa. Ya han comenzado a involucrar a esta capa en sus actividades y están fortaleciendo la Corriente Marxista. Este era el objetivo principal de intervenir en las elecciones con su propia lista.

News Reporter

Deja un comentario