El manifiesto comunista una herramienta de lucha del proletariado  y un dolor de cabeza  de la burguesía.

“Por mucho que durante los últimos veinticinco años hayan cambiado las circunstancias, los principios generales desarrollados en este Manifiesto siguen siendo substancialmente exactos. Sólo tendría que retocarse algún que otro detalle” prólogo de Marx y Engels a la  edición alemana de 1872.

“Por mucho que durante los últimos veinticinco años hayan cambiado las circunstancias, los principios generales desarrollados en este Manifiesto siguen siendo substancialmente exactos. Sólo tendría que retocarse algún que otro detalle” prólogo de Marx y Engels a la  edición alemana de 1872.

El manifiesto comunista escrito por Carlos Marx y Federico Engles en 1948, es un documento con tanto valor e importancia cuando fue escrito y en la actualidad guarda el mismo valor,  es un valioso documento en el cual se plasma un análisis de como la humanidad al constituirse en sociedad, dio inicio a una incansable lucha entre el oprimido contra el opresor,  entre el esclavo y el esclavista (modo de producción esclavista),  patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba (modo de producción Feudalista) y  que según el  desarrollo del modo de producción, va simplificándose hasta llegar  a entablarse en el modo de producción capitalista la lucha entre  dos clases irreconciliables: burgueses y proletariados.

El manifiesto contiene el pensamiento puro de la lucha revolucionaria como necesidad fundamental para lograr una sociedad que no siga sufriendo de las penurias del gran capital, en la cual hay miles en el mundo muriendo de hambre y alejados de la obtención de artículos básicos y necesarios para la subsistencia del ser humano,  mientras  hay una sobre producción de alimento y artículos de necesidad básica, abaratados en diferentes establecimientos de comercio, vemos en los periódicos y diferentes medios de comunicación la promoción y propagandización de una infinidad de productos. Creados por el mismo trabajador pero no al alcance económicamente  del trabajador.

Los trabajadores deben trabajar y trabajar, nunca pueden salir de una realidad dura económica, social y políticamente, solo reciben un salario que solo alcanza para poder obtener ciertos productos para su subsistencia y para recuperar energías para seguir siendo explotados.

La sociedad solo se  desarrolla, y  goza de avances científicos, deportivos, educativos e industriales y generación de artículos y productos con el fin de la obtención de ganancia, del mayor lucro posible, todo a costilla del trabajo asalariado,  trabajo ejecutado por grandes masas de proletariados dispersos en el mundo, dejando en evidencia que La  forma de propiedad capitalista se nutre de la explotación del trabajo asalariado.

Los burgueses solo tiene como objetivo la explotación al máximo del proletariado no les interesa ni las mas mínimas condiciones de vida del trabajador, no le interesa los males que padecemos en nuestra vida cotidiana, no le interesa si comes, tienes para vestirte, vives bajo la delincuencia, o si tienes un techo, solo hay un interés que une al burgués y al proletariado, la fría relación de la explotación, en la cual el trabajador produce un sinfín de artículos y mercancía que el burgués vende obteniendo grandes ganancias de las cuales  destina una migaja para salario del trabajador.

El manifiesto comunista señala que el proletariado para cambiar su realidad al principio se organiza aisladamente “Al principio son obreros aislados; luego, los de una fábrica; luego, los de todas una rama de trabajo, los que se enfrentan, en una localidad, con el burgués que personalmente los explota” Marx y Engels Manifiesto comunista,   ante los triunfos obtenidos de las luchas aisladas, si no se extienden  da espacio a que  el burgués le arrebate el triunfo, ya que hasta que logra la conformación de una organización política en primer instancia local y luego nacional e internacional, no podrá obtener un triunfo irreversible, hasta que  no comprenda que es necesario agrupar a todo el proletariado no podrá aniquilar la explotación.

Marx y Engels señalan en el manifiesto que El capitalismo siempre ha estado bajo una continua crisis económica “Basta mencionar las crisis comerciales, cuya periódica reiteración supone un peligro cada vez mayor para la existencia de la sociedad burguesa toda. Las crisis comerciales, además de destruir una gran parte de los productos elaborados, aniquilan una parte considerable de las fuerzas productivas existentes.  En esas crisis se desata una epidemia social que a cualquiera de las épocas anteriores hubiera parecido absurda e inconcebible: la epidemia de la superproducción. La sociedad se ve retrotraída repentinamente a un estado de barbarie momentánea; se diría que una plaga de hambre o una gran guerra aniquiladora la han dejado esquilmado, sin recursos para subsistir; la industria, el comercio están a punto de perecer. ¿Y todo por qué?  Porque la sociedad posee demasiada civilización, demasiados recursos, demasiada industria, demasiado comercio.  Las fuerzas productivas de que dispone no sirven ya para fomentar el régimen burgués de la propiedad; son ya demasiado poderosas para servir a este régimen, que embaraza su desarrollo.  Y tan pronto como logran vencer este obstáculo, siembran el desorden en la sociedad burguesa, amenazan dar al traste con el régimen burgués de la propiedad. Las condiciones sociales burguesas resultan ya demasiado angostas para abarcar la riqueza por ellas engendrada. ¿Cómo se sobrepone a las crisis la burguesía?  De dos maneras: destruyendo violentamente una gran masa de fuerzas productivas (cierre de empresas) y conquistándose nuevos mercados (guerras como la de Irak y Afganistan), a la par que procurando explotar más concienzudamente los mercados antiguos.  Es decir, que remedia unas crisis preparando otras más extensas e imponentes y mutilando los medios de que dispone para precaverlas.

Medidas ante la crisis que amenaza constante mente la existencia de la misma humanidad, la burguesía creadora de las crisis, vende la idea que al existir una crisis son  naturales los  despidos, justificándose en  pérdidas de ganancias, cuando realmente sus bolsillos rebalsan de dinero, mientras el trabajador le rebalsan los bolsillos de deudas, hambre y miseria, la burguesía es tan miserable que mientras ellos disfrutan de lujos, y de abundancia en todos los aspectos,  lloran y se lamentan de crisis económicas cerrando las fábricas y empresas( dejando al olvido las maquinas hasta que se deterioran destruyen los medios de producción), que  generan una capa permanente de desempleados.

La burguesía luego de haber derrotado el  feudalismo  toma el poder político  “crea el moderno Estado representativo.  Hoy, el Poder público viene a ser, pura y simplemente, el Consejo de administración que rige los intereses colectivos de la clase burguesa” el Estado se  encarga de crear las leyes de ajuste y recortes que afectan aún más a los trabajadores (como sucedió en Europa, EEUU, y otros países) y busca  mantener el orden existente en beneficio del burgués, a través de las instituciones policiaca y militares que  (por su misma naturaleza) sirven  para reprimir y detener la lucha del proletariado, pero para detener a la delincuencia, corrupción, narcotráfico son incapaces.

El Estado se encarga de  obsequiar le  grandes cantidades de dinero para salvarlos de la supuesta quiebra, como sucedió en 2008 que los diferentes Estados capitalistas comenzaron a inyectarle a la economía unas grandes dosis de dinero. Dinero que no sirvió para resolver el problema ya que el querer terminar con una crisis económica sin trascender a una sociedad socialista, es como tratar con aspirinitas el cáncer con los días es más agudo y critica la crisis.

La acción conjunta, colectiva  del proletariado es una condición primordial para la emancipación, y  eliminación de la propiedad privada, que irónicamente está en manos de una minoría ya que la mayoría está lejos  de obtener la  propiedad privada.

Los trabajadores no deben conformarse de llegar administrar el estado, deben destruir el estado existente para construir su propio estado, un estado dirigido por el pueblo, que dicte y ejecute leyes en beneficio del proletariado y no en beneficio de los que día a día nos explotan.

La burguesía le tiene miedo a este pequeño manifiesto, ya que es un análisis científico de la sociedad y los trabajadores si lo tienen a su alcance, podrían quitarse la venda que les ciega.

Para eso venden la idea que el manifiesto y el marxismo en sí,  solo plantea la violencia, la lucha de clase y Marx y Engels lo que plantearon es como las sociedades se han desarrollado, y como es necesario aniquilar al capitalismo y pasar al socialismo.

Es necesario tomar el poder, por lo que se vuelve básica la organización política del proletariado, que deberá instruirse bajo las ideas del marxismo.  Por lo que invitamos a los trabajadores/as, jóvenes y mujeres que se unan al BPJ y juntos luchemos hasta vencer al capitalismo

 

News Reporter

Deja un comentario