Archivo - 8 noviembre, 2011

El gobierno griego al borde del colapso. No a la «unidad nacional», por un gobierno obrero

Mientras escribimos estas líneas el gobierno de Papandreu está tambaleándose hacia el colapso. En cuestión de días, toda la situación se ha sumido en el caos. Sólo la semana pasada, los líderes de la eurozona se felicitaban unos a otros por acordar un préstamo de 100 mil millones de euros para Atenas y la cancelación de un 50% de su montaña de deudas. Los gobiernos aplaudieron. Las bolsas de valores subieron al anunciarse la oferta. Y los políticos dieron un suspiro de alivio. A los pocos días, todo se volvió en su contrario. El acuerdo griego se desintegraba rápidamente. Los mercados estaban cayendo. Los gobiernos estaban maldiciendo. Y los políticos habían pronosticado un inminente desastre para el euro.

Mientras escribimos estas líneas el gobierno de Papandreu está tambaleándose hacia el colapso. En cuestión de días, toda la situación se ha sumido en el caos. Sólo la semana pasada, los líderes de la eurozona se felicitaban unos a otros por acordar un préstamo de 100 mil millones de euros para Atenas y la cancelación de un 50% de su montaña de deudas. Los gobiernos aplaudieron. Las bolsas de valores subieron al anunciarse la oferta. Y los políticos dieron un suspiro de alivio. A los pocos días, todo se volvió en su contrario. El acuerdo griego se desintegraba rápidamente. Los mercados estaban cayendo. Los gobiernos estaban maldiciendo. Y los políticos habían pronosticado un inminente desastre para el euro.

Hace una semana el presidente Sarkozy había pensado que iba a presentar al mundo un acuerdo para el rescate de la zona euro y pedía a los chinos una gran inyección de dinero en efectivo. En cambio, el movimiento de Papandreu lo ha dejado a él y a la canciller alemana, Angela Merkel, consternados y horrorizados. La cumbre del G-20 cayó en la confusión incluso antes de iniciarse.

¿Qué ha pasado para producir una transformación tan violenta? La causa inmediata fue el anuncio hecho por George Papandreu, de su intención de someter el acuerdo a un referéndum, a cambio de la "bondad" de los líderes europeos que reiteraron su demanda de que Grecia debe hacer profundos recortes en el gasto público, disminuir el monto de las jubilaciones y los salarios, y despedir a miles de empleados públicos.

El anuncio de un referéndum cayó como una bomba en París y Berlín. Merkel y Sarkozy estaban fuera de sí de rabia. El presidente francés apareció con la cara blanca para hacer un virulento ataque público contra los griegos. Papandreu, después de haber acordado aceptar el último plan de "rescate" europeo (es decir, un plan para rescatar a los banqueros y a los capitalistas a costa del pueblo griego), de pronto anunció su intención de someter el plan a un referéndum.

El anuncio provocó una crisis inmediata que se extiende mucho más allá de las fronteras de Grecia. La respuesta de los mercados fue inmediata. Comenzaron a caer en picada inmediatamente después del anuncio de Papandreu de convocar el referéndum, cayendo más rápidamente las acciones de los bancos. Un banquero dijo: "La decisión griega de convocar un referéndum ha echado por tierra las posibilidades de poner precio a este bono. Creo que ha sido una semana especialmente difícil. Estas son circunstancias muy inusuales ".

Los mercados se mantuvieron volátiles el miércoles y el Banco Central Europeo se vio obligado a intervenir y comprar bonos italianos. Se estima que el BCE compró de 1.000 millones de euros a 2.000 millones de los bonos italianos al mediodía de Londres. El rendimiento de los bonos italianos a 10 años es de apenas un 6,5 por ciento –un nivel considerado insostenible por los mercados.

Este nerviosismo de los mercados no se puede explicar simplemente por la posibilidad de un referéndum en Grecia. Ya la semana pasada hubo voces que expresaban escepticismo acerca del último acuerdo. Christof Roche, un portavoz de un fondo con sede en Luxemburgo, dijo: "El acuerdo ha quedado en suspenso debido a la incertidumbre y a la volatilidad del mercado." Uno de los inversores, dijo: "Este es un fondo que se supone que tiene el poder de fuego de 1 billón de euros, sin embargo, ni siquiera puede juntar 3 mil millones de euros. Eso es muy preocupante ".

Los mercados están convencidos de que este es el comienzo de la crisis definitiva del euro. A la cesación de pagos de Grecia le seguirá la de Italia. Incluso Francia puede ser arrastrada hacia abajo en medio del caos general. Y el futuro de Europa estará cuestionado.

¿Por qué lo hizo?

La convocatoria de un referéndum tenía todas las características de una apuesta desesperada por parte de Papandreu. ¿Por qué lo hizo? Es probable que Papandreu haya elegido la opción del referendo para salvar su propio cuello a través de una maniobra"inteligente".

Rodeado por los lobos de la Unión Europea (UE), Papandreu dijo: "Amén" a todo, firmó todo lo que le pusieron delante, los saludó dándoles la mano y sonrió incómodo. Pero cuando regresó a Atenas se encontró con un ambiente muy diferente -una gruesa atmósfera con gases lacrimógenos, rabia e indignación. El pueblo de Grecia está harto de austeridad y de que las decisiones sobre el futuro de Grecia sean tomadas por los funcionarios no electos de la UE y del FMI.

Hay un profundo resentimiento hacia funcionarios no elegidos del extranjero que ahora parecen estar dirigiendo el país. Los griegos son un pueblo orgulloso, y firmes defensores de la democracia. Se sienten profundamente ofendidos por el espectáculo de funcionarios de la UE no electos que son enviados a Atenas para administrar las "reformas" (es decir, los recortes). Un diario griego publicó una foto de los miembros del “grupo de tareas” de la UE (hasta el lenguaje es el de una ocupación militar), con la leyenda: "llega la fuerza ocupación".

El gobierno del PASOK ha tratado de impulsar recortes draconianos en el gasto estatal con el fin de satisfacer a los prestamistas internacionales. Esto ha empujado al PASOK a la crisis y amenaza con derribar al gobierno mismo. Al sentir el fuego debajo de su trasero, Papandreu dio un salto. Pero saltó de la sartén directamente al fuego, que lo está consumiendo.

La conciencia de los trabajadores es cada vez más revolucionaria. El viernes pasado el pueblo griego celebró el aniversario de su lucha contra el fascismo italiano en 1940. En muchas zonas, la gente iba a los desfiles sólo para protestar contra los ministros. Dos ministros del PASOK fueron expulsados de una de estas manifestaciones en Salónica, mientras una multitud de personas les gritaba "traidores" y "ladrones".

Papandreu quería convertir el asunto en un referéndum sobre si quieren permanecer en el interior de la zona euro, con el argumento de que el triunfo del voto NO daría lugar a la cesación de pagos, la quiebra y el caos. El referéndum, en efecto, sería un plebiscito sobre la adhesión de Grecia del euro. Dado que las encuestas sugieren que el 70% de los griegos quiere mantenerse en el euro, él estaba jugando con que la mayoría del pueblo griego votaría por el SÍ.

Él estaba calculando, probablemente, que un referéndum pondría a la oposición en un dilema. Si ésta votaba a favor del No quedarían a ojos vista como los que estarían poniendo en riesgo el lugar de Grecia en la eurozona. En caso de ganar el referéndum, él podría reclamar el mérito de haber conseguido que el pueblo griego aceptara un acuerdo "democráticamente" y se tragara la amarga medicina prescrita por los médicos de Bruselas y Berlín. Si fallaba, él podría consolarse diciendo que fue derrotado porque quería que los griegos eligieran. Pero fue demasiado listo.

Además de su posición personal, la verdadera razón de la consulta fue que la mano de Papandreu fue forzada por un estado de ánimo cada vez más rebelde en el país. El viernes de la semana pasada, en un día nacional importante que marca la lucha de resistencia nacional griega durante la guerra contra las potencias del Eje, el presidente fue abucheado y llamado traidor. Hubo airadas manifestaciones denunciando el acuerdo. Según una encuesta, el 60% de los griegos se oponen al mismo.

La apuesta de Papandreu se basaba en el supuesto de que el referéndum tendría el respaldo de la gente. Esto era suponer demasiado, y Merkel y Sarkozy seguramente no compartían esa suposición. Tampoco los mercados, que de inmediato comenzaron su cuesta abajo. Sarkozy y Merkel estaban decididos a aplicar plenamente las decisiones de la cumbre de la semana pasada ante la UE. Ellos insistieron públicamente que el plan de la eurozona para Grecia no era objeto de renegociación.

Los gobiernos francés y alemán dijeron que querían "plena aplicación" del acuerdo "en el plazo de tiempo más breve posible". Alemania ha dejado esto bien claro. "[Lo] que se acaba de acordar la semana pasada no puede ser colocado de nuevo sobre la mesa", dijo el ministro de Relaciones Exteriores Guido Westerwelle. En una declaración conjunta, el presidente Sarkozy y la canciller Merkel dijeron que las decisiones adoptadas por la cumbre de la semana pasada de la UE son "más necesarias que nunca".

La dictadura del Capital

Papandreu se ha convertido en un chivo expiatorio conveniente para el caos actual. Pero no es el principal culpable. Grecia se ha visto sumida en una profunda crisis por los intentos del presidente francés, Nicolás Sarkozy, y de la canciller alemana, Angela Merkel, de imponer su voluntad al pueblo griego, utilizando el chantaje más descarado.

Independientemente de lo que uno piense de la propuesta de un referéndum nacional sobre el nuevo plan de "rescate", es evidente que el pueblo de Grecia tiene el derecho inalienable y democrático de decidir qué políticas son aceptables para él. La idea de que un plan de austeridad reaccionario puede ser impuesto a Grecia por una camarilla de burócratas de París y Berlín es una imposición monstruosa. Pero esto es lo que son los autodenominados demócratas europeos.

Marx señaló que en un boom el crédito es fácil de obtener. En el loco carnaval de hacer dinero todo el mundo está ansioso por tomar prestado y por prestar. Parece que la fiesta no tendrá fin, pero el final siempre llega. A continuación, el estado de ánimo se transforma en su contrario. En lugar de la alegre generosidad, aparece la tosca mezquindad del avaro. El crédito se seca. Las deudas reclaman ser pagadas. Ahora todo el mundo quiere dinero en efectivo. Esto es válido no sólo para los particulares y las empresas, también para naciones enteras.

En la obra de Shakespeare El mercader de Venecia, Shylock insiste en su derecho de cortar una libra de carne del cuerpo vivo de un hombre que no puede pagar sus deudas. Ahora, los Shylocks internacionales están exigiendo el derecho a cobrarse su libra de carne del cuerpo viviente de toda una nación. Están armados con el cuchillo que amenaza con cortar el cordón umbilical que mantiene a Grecia con vida.

Si no se les paga lo que se debe, se niegan a entregar dinero a Atenas. La lógica es simple desde el punto de vista capitalista. ¿Usted no puede pagar lo que me debe? ¡Es una lástima! ¡Exijo lo que es mío! ¿Que está sin empleo y ha perdido sus ingresos? Eso no es asunto mío.¡Pague! ¿No tiene dinero para alimentar a su familia? ¡Venda sus muebles y todas sus pertenencias! ¡Pero me paga lo que me debe! La misma canción ha sido cantada por los usureros y tiburones prestamistas a lo largo de la historia.

Las cabezas electas de Francia y Alemania se reducen al papel de los agentes judiciales, cuyo trabajo es ir a reclamar los préstamos pendientes de pago y visitar las casas de los hombres y mujeres pobres para sacarles el dinero con amenazas y, si es necesario, con métodos físicos de persuasión. La única diferencia es que aquí la violencia está siendo utilizada, no contra una familia individual, sino contra una nación entera.

Los dictadores de la UE congelaron el sexto tramo de la ayuda de 8.000 millones de euros a menos que los griegos votaran SI al plan de austeridad en el referéndum propuesto. Uno podría preguntarse cuál es el interés de celebrar un referéndum si el resultado va a ser decidido de antemano por Bruselas. Como cuestión de hecho, uno podría preguntarse qué interés tiene elegir a un gobierno, si cada una de sus acciones está determinada por una pandilla de burócratas de la UE no electa y por los banqueros.

Papandreu intentó recuperar algo de credibilidad vistiéndose con la bandera de la democracia: "No vamos a poner en práctica cualquier programa por la fuerza", dijo, "sino sólo con el consentimiento del pueblo griego. Esta es nuestra tradición democrática y exigimos que también sea respetada en el extranjero." Pero discursos altisonantes sobre la democracia no conmueven en absoluto a Bruselas.

Sarkozy respondió con una franqueza brutal: "dar voz al pueblo siempre es legítimo, pero la solidaridad de todos los países de la eurozona no es posible a menos que cada uno esté de acuerdo con las medidas consideradas necesarias". En otras palabras, los intereses de la zona euro (es decir, los de los banqueros y capitalistas) deben tener prioridad sobre la democracia. A partir de entonces los acontecimientos se sucedieron con rapidez.

Poco después de la medianoche del miércoles, Merkel y Sarkozy anunciaron sus condiciones para un referéndum griego, mientras que el jefe electo del gobierno griego se mantuvo a la espera de hacer su propia declaración, al igual que un comerciante se hace esperar en la cocina de la casa de un hombre rico . Papandreu fue invitado a una charla amistosa con sus homólogos francés y alemán, que pusieron una pistola sobre la mesa antes de comenzar lo que los interrogadores policiales describen como el "tercer grado". Se informó a los griegos que, si el referéndum iba a tener lugar tenía que ser el 4 de diciembre y que la pregunta debería ser "sí o no al euro", y no someter a plebiscito el préstamo-acuerdo como había propuesto Papandreu.

Estas acciones se aprestaron a escribir el epitafio de la soberanía nacional de Grecia. La máscara sonriente de la "democracia" finalmente cayó para revelar la cruda realidad: la UE no es más que una fachada conveniente que oculta la dictadura de los bancos y de los grandes monopolios.

Los acontecimientos políticos en Atenas alcanzaron el punto de ebullición. Tan pronto como el Ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, puso un pie en suelo griego anunció su firme oposición al referéndum. Venizelos quiere separarse por completo de Papandreu, al que todo el mundo puede ver que está acabado. Yorgos Papandreu ha servido a los intereses de los banqueros y capitalistas europeos muy bien, pero cometió un crimen imperdonable: no se arrojó sobre su espada cuando se le ordenó hacerlo.

No hay gratitud en la política, y al final Papandreu no recibió ni las gracias de sus amos de París y Berlín. Su severo juicio fue: "El moro ha cumplido con su deber. ¡El moro puede irse!". Su nuevo hombre se llama ahora Venizelos, un títere más confiable que Papandreu. Cuando Bruselas restalló el látigo, Venizelos saltó de inmediato. No hace preguntas incómodas. Hace lo que le dicen. Por otra parte, Venizelos es un hombre con conexiones.

No es una casualidad que, inmediatamente, uno tras otro, los diputados del partido gobernante PASOK y los ministros del gobierno comenzaron abiertamente a decir NO al referéndum, algunos incluso declarando que no le darían al gobierno un voto de confianza el viernes 4. Sin embargo, sólo 24 horas antes, todo el gabinete había respaldado por unanimidad la convocatoria de Papandreu a un referéndum.  

¿Qué está sucediendo en Atenas?

Está claro que los verdaderos gobernantes de Grecia son Sarkozy y Merkel. Manejan los hilos y los elementos burgueses en el gobierno bailan. El gobierno del PASOK ha llevado a cabo fielmente los dictados de los banqueros y de los capitalistas griegos y europeos. Han llevado a cabo fielmente los recortes que exige Bruselas. Pero pagaron un precio muy alto. La base electoral del PASOK se ha menoscabado, y ahora es de poco más del 15%, según los últimos sondeos de opinión. La gente está enojada y gran parte de su ira se dirige hacia el PASOK y el gobierno.

La actitud de la burguesía hacia un gobierno socialdemócrata o laborista es siempre la misma: usar y desacreditar. Ellos gentilmente permiten a los socialdemócratas llegar al poder en un momento de crisis a fin de que lleven a cabo los recortes necesarios en los niveles de vida. Exprimen a los "socialistas" como un limón. Luego, cuando están desacreditados son arrojados a un lado como un trapo sucio, y el gobierno es devuelto a su legítimo dueño: los partidos de derecha.

Desde el punto de vista burgués, el gobierno "socialista" ya no era adecuado para su propósito. Se había convertido en un gobierno débil -demasiado débil para llevar a cabo las reducciones en los niveles de vida que son demandados por los acreedores de Grecia. La burguesía se está preparando para deshacerse del PASOK y entregar el poder a los partidos de derecha. Pero hay una pequeña dificultad. La derecha no es mucho más fuerte que el PASOK.

Algunos diputados del PASOK estaban exigiendo la inmediata formación de un "gobierno de unidad nacional". Ejercen presión sobre Papandreu para que dimita como primer ministro. Venizelos está a la cabeza de esta banda, pero no está solo. Cinco ministros (Venizelos, Chryssochoidis, Skandalidis, Reppas, Othonas) se opusieron al referendo. El gobierno de Papandreu ya había muerto la noche anterior. Todo lo que queda es darle un entierro digno.

Las opciones de Papandreu son muy limitadas. Si insistía en el referéndum, el PASOK se rompía. Las elecciones anticipadas tendrían que ser celebradas bajo la sombra de la bancarrota nacional. Él ha estado jugando con el tiempo, abandonar la idea del referéndum con el fin de asegurar el acuerdo de préstamo del 26 de octubre. Pero todavía tiene que superar un voto de confianza mañana viernes 4, que solo puede ganar sobre la base de un acuerdo con Nueva Democracia (derecha). Samaras, su líder, ha llegado a un acuerdo para respaldar el contrato de préstamo, sentando las bases para la convocatoria de elecciones anticipadas y, tal vez, un breve gobierno de unidad nacional.

Papandreu ahora pedirá a los partidos de la oposición que voten por el acuerdo-préstamo. Esto permitiría a la UE liberar el tramo de la ayuda, después de que un nuevo gobierno provisional que se formara convocara a nuevas elecciones. Algunos de los medios de comunicación griegos afirmaron que la rebelión de Venizelos, que efectivamente mató la idea del referéndum, había sido discutida con el Ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. Esto parece muy probable, ya que Venizelos no hará nada sin consultar a sus jefes.

Papandreu debe renunciar, esto no significaría necesariamente elecciones anticipadas. El Presidente de la República puede invitar a conversar a los líderes políticos, uno por uno y darles un mandato para formar el nuevo gobierno. De hecho, las maniobras e intrigas para formar una especie de gobierno de unidad nacional han estado ocurriendo por algún tiempo.

Hasta la fecha (es decir, hasta hoy), Nueva Democracia había insistido en que bajo ninguna circunstancia se uniría a un gobierno de unidad nacional. Pero un par de llamadas telefónicas de Berlín han sido suficiente para convencerla de su error. Ahora, el "nacionalista" Samaras está cantando una canción diferente. Por lo tanto, un gobierno de unidad nacional del PASOK-ND ahora está en la agenda.

Un gobierno de crisis

La idea de que un gobierno de unidad nacional proporcionaría Grecia un grado de estabilidad es una ilusión tonta. Sería un gobierno de crisis desde el principio y con toda probabilidad, no duraría mucho tiempo. La principal víctima sería el PASOK, lo que supondrá el colapso de su voto. En estas condiciones, el PASOK no podría mantenerse unido. Entraría en crisis y se escindiría.

El disgusto generalizado con el PASOK debe conducir a un aumento del apoyo al KKE (Partido Comunista) y a Synaspismos (una antigua escisión del KKE). El problema para la burguesía es que la otra parte principal en el parlamento, Nueva Democracia, no es lo suficientemente fuerte como para gobernar en solitario. Las encuestas de opinión ponen su apoyo en tan sólo un 30%.

Con el fin de conseguir una cómoda mayoría tendría que formar una coalición con LAOS, el partido de extrema derecha de Karatzaferis. LAOS tiene ahora un 6,7%, pero de acuerdo a las encuestas de opinión puede llegar hasta un 9%. Junto con el 30% de ND, esto sumaría hasta un 39%, lo que, a pesar de que está lejos de ser una sólida mayoría, les daría algo así como 168 diputados en el Parlamento (de un total de 300 escaños). Esto se debe a un cambio en el sistema electoral.

La agitación política en Grecia

En medio de todo este caos económico y político, llegó la noticia inesperada e intrigante de que el Ministro de Defensa Panos Beglitis había decidido sustituir a los Jefes de las Fuerzas Armadas griegas, un movimiento que ha dejado muchas preguntas sin respuesta. La sustitución del Jefe del Estado Mayor, y de los jefes de la Armada, de la Fuerza Aérea y de la Fuerza Terrestre fue condenada rápidamente por todos los partidos de la oposición, que exigieron explicaciones a esta acción "antidemocrática". El conservador Nueva Democracia (ND) dice que no aceptará la sustitución y que repondrá en sus cargos a los jefes destituidos cuando llegue al poder.

De acuerdo a los informes de los medios de comunicación griegos, Beglitis convocó a una reunión no programada del Consejo de Gobierno para Asuntos Exteriores y de Defensa, media hora después de que el Primer Ministro, Yorgos Papandreu, pidiera una reunión de gabinete extraordinaria. Beglitis, al parecer, le dijo a la vieja cúpula militar:

"Gracias por su cooperación, pero creo que es el momento de su reemplazo. Quería hacerlo desde el pasado mes de agosto, pero debido a los problemas con Turquía no podía hacerlo. Ahora siento que es el momento adecuado para su reemplazo."

Con estas enigmáticas palabras, los cuatro jefes del Ejército -Ioannis Yangos (Estado Mayor), Fragkoulis Fragkos (Fuerza Terrestre), Vasilis Klokoza (Fuerza Aérea) y Dimitris Eleysiniotis (Armada)- fueron pasado a retiro. Fueron reemplazados por Michalis Kostarakos (Jefe del Estado Mayor / Defensa), Konstantinos Zazias, (Fuerzas Terrestres), Kosmas Christidis (Armada) y Antonis Tsantirakis (Fuerza Aérea).

El significado de estos movimientos no se conoce, pero parece que hay un poco de fricción entre el Ministro de Defensa y los jefes del ejército. Algunas fuentes afirman que Beglitis estaba enojado con la forma en que las Fuerzas Armadas se refirieron al desfile en Salónica el 28 de octubre, cuando algunos grupos de las Fuerzas Armadas insistían en desfilar, aunque el Presidente ya se había ido y el desfile fue cancelado oficialmente.

Otros incidentes que enojaron a Beglitis fueron la ocupación por parte de oficiales retirados del Ministerio de Defensa el mes pasado, y el hecho de que el Ejército también había planteado objeciones a permitir que los soldados recogieran la basura durante la huelga de los trabajadores municipales.

¿Es posible que esta acción fuera en respuesta a la amenaza de un golpe militar? Que hay sectores en los escalones superiores del ejército (no sólo en Grecia) que no se opondrían a una aventura de este tipo es muy probable. Pero los recuerdos de la brutal Junta Militar de 1967-1974 queman en la conciencia de la gente. Cualquier intento de avanzar en esa dirección significaría la guerra civil, que la clase dominante no confía en ganar. Lejos de resolver los problemas del capitalismo griego, empeoraría las cosas mil veces, y sería muy peligroso desde el punto de vista de la clase capitalista.

Es posible que la medida se debió a causas normales. El plazo de vencimiento de la dirección del antiguo ejército terminaba en marzo de 2012. Esta fue sin duda la opinión del diario The Financial Times ayer.

Algunos comentaristas han señalado que el Gobierno griego tiene mucho más que temer de los ex-oficiales que protestan contra los recortes en las jubilaciones que de los planes para recrear una Junta como la de 1967. La decisión de Beglitis "ha causado un profundo descontento en las Fuerzas Armadas, que también han visto recortes en sus salarios y jubiaciones, como resultado de las medidas de austeridad.

Repercusiones en la UE

La crisis griega muestra cómo la burguesía ha perdido el control de la situación. Merkel y Sarkozy hablan de planes y estrategias, pero en realidad todo depende de lo que suceda en Grecia, Italia y España, y en los últimos espasmos convulsivos de los mercados internacionales.

Las implicaciones de la crisis griega para Europa y la economía mundial son muy graves. Meses atrás, el presidente Obama advirtió que las perspectivas de una recuperación de la economía de EE.UU. dependían de una solución del problema griego. El Presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, declaró recientemente que si en un referéndum griego ganaba el No, "sería un desastre". Si Grecia sale de la zona euro, se desatará todo el infierno. Que podría causar olas que se extendería por toda Europa y el mundo.

Se habla de una “cesación de pagos parcial y controlada", pero estamos en el contexto de una situación descontrolada. Además, es fraudulento, ya que ni siquiera está claro que los bancos hayan acordado aceptar una pérdida del 50%. Este llamado “corte de pelo” significa una reducción de la deuda de 100.000 millones de euros. Sin embargo, Grecia tendrá que dar casi 30 mil millones a los bancos griegos para que les ayude a absorber este recorte, y también cerca de 13.000 millones de euros al sistema de jubilaciones griego. Así que el verdadero "beneficio" será de 60 a 70.000 millones de euros. Pero la deuda sigue siendo de 360 mil millones de euros.

Todo lo que los llamados planes de rescate de Grecia han logrado es llevar al país a una profunda recesión. Este año el PIB ha caído un 7% y el año que viene va a caer más de un 3%. Esta es la variante más optimista. El aumento del desempleo y la caída de los niveles de vida reducirán la demanda aún más, dando lugar a una menor actividad económica, caída de los ingresos fiscales y un déficit aún mayor. ¿Cómo se supone que Grecia podrá pagar sus deudas en tales circunstancias?, es un misterio que, en comparación, la cuadratura del círculo sería un juego de niños.

En caso de insolvencia de Grecia, la crisis enviará ondas de choque por toda Europa que podrían abrazar a otros países débiles de la eurozona, como Italia y España. Pero las cosas no se detendrán ahí. Existe una especulación cada vez mayor sobre que la propia Francia se enfrentaría a una rebaja en su calificación crediticia debido a la exposición de sus bancos en Grecia. Esto significaría el surgimiento de un abismo entre el Norte y el Sur de Europa, amenazando con causar una división y desintegración de la zona euro, e incluso de la propia UE. Esto a su vez podría marcar el comienzo de otra crisis global. Este es un escenario catastrófico para el capitalismo mundial.

La idea, popular en algunos círculos de la izquierda (como el KKE), de que Grecia puede resolver sus problemas con la vuelta a su antigua moneda nacional, el dracma, es tonta y miope en extremo. El dracma se desplomaría inmediatamente, lo que llevaría a la hiperinflación, como en Alemania en 1923. Los bancos verían vaciarse sus fondos, provocando un colapso del sistema bancario griego, y una fuga masiva de capitales de Grecia. La caída resultante sería mucho peor que la que el país ha experimentado en los últimos 18 meses.

La idea de que una devaluación del dracma impulsaría las exportaciones de Grecia es también errónea. Se presupone que los otros países de la UE estarían dispuestos a permanecer con los brazos cruzados mientras sus mercados son invadidos por productos baratos griegos. Sin embargo, es evidente que una salida de la zona euro sólo sería una preparación para la expulsión de Grecia de la propia UE. Fuera del bloque comercial europeo, Grecia no encontraría una vida muy fácil. Estaría sujeta a medidas proteccionistas de todo tipo. Dentro o fuera de la UE no hay futuro para Grecia sobre bases capitalistas.

Lucha de clases

En el mejor de los casos sólo habrá un retraso parcial y temporal de la crisis. Se trata simplemente de comprar algo de tiempo. El verdadero problema es que Grecia no puede pagar. Uno no puede exprimir sangre de una piedra. Al final, todos los sacrificios del pueblo griego serán en vano. Incluso en las expectativas más optimistas, que el presente plan se aplique con éxito, sólo significa que el déficit de Grecia todavía se situará en el 120% del PIB en 2020. Eso significa que Grecia todavía se enfrenta a la perspectiva de años, e incluso décadas, de austeridad y de caída del nivel de vida. Esta es una receta acabada para la lucha de clases.

Ya la situación en Grecia es grave, las condiciones están empeorando cada día, las escuelas están en crisis, los hospitales sin medicamentos, la gente está regresando a las aldeas para encontrar comida, el metro de Atenas sólo ofrece servicios cada media hora. Los salarios y las jubilaciones del sector público han disminuido en casi la mitad (48%), y en el sector privado, un 60-65%. Ayer, la ONG Médicos Sin Fronteras hizo un llamamiento pidiendo ayuda alimentaria para las familias griegas. Dijo que 30.000 familias necesitan ayuda. Por primera vez en décadas, los estudiantes tienen problemas de aprendizaje, ya que van a la escuela con hambre.

Las medidas de austeridad impuestas a los griegos por los líderes de la zona euro son las siguientes:

  • Más recortes en los salarios del sector público y cancelación de muchas prestaciones
  • Suspensión laboral de 30.000 trabajadores del sector público, con recortes salariales del 60% y posibilidad de que sean despedidos después de un año
  • Negociación de los salarios suspendidos
  • Las jubilaciones mensuales superiores a 1.000 euros se reducirán el 20% por encima de ese umbral
  • Otros recortes en las jubilaciones y en la suma total del pago de las jubilaciones.
  • Nueva paga y sistema de promoción que afectará a los 700.000 empleados públicos

Medidas como estas no van a resolver la crisis griega. La empeorarán, hundiendo a Grecia en una recesión aún más profunda. Incluso si las medidas fueran aplicadas, el pueblo griego se resistiría y hay muchas maneras en que la resistencia puede tener lugar.

La clase obrera griega demostró una tremenda combatividad en la lucha contra los intentos de colocar todo el peso sobre los hombros del pueblo griego. Las protestas masivas y huelgas generales han ido en aumento hasta el punto de que amenazan con desestabilizar todo el antiguo orden de la sociedad. En los últimos días incluso han abucheado al presidente griego, calificándolo de traidor. El estado de ánimo es de enojo, incluso tóxico.

Los trabajadores griegos están luchando para derrotar los planes de las grandes empresas que pretenden terminar con todo lo que han ganado a través de la lucha en las últimas décadas. Los sindicatos se preparan para una nueva oleada de huelgas. Michalis Yagouris, el presidente del sindicato de los empleados del transporte público metropolitano, dijo recientemente: "No queremos un nuevo gobierno o un referéndum Queremos un cambio en la política.. Queremos saber qué les va a pasar a nuestros puestos de trabajo, a nuestros niveles salariales y a las empresas en las que estamos trabajando".

Dijo que las medidas adoptadas hasta el momento no implicaban la recuperación real de las empresas de transporte. Alrededor de 1.200 personas de cerca de 9.000 empleados del metro, el tren eléctrico, autobuses, trolebuses y tranvías fueron despedidos el año pasado. Con la introducción de mano de obra de reserva, su número irá en aumento. "Si tienen un plan de cómo se manejarán las empresas con menos gente y con salarios más bajos, que nos lo digan", dijo el sindicalista, quien agregó, "pero sólo reducir el personal sin un plan de cómo administrar el transporte no es una solución."

La lucha de clases no se mueve en línea recta. Períodos de esfuerzo tremendo son seguidos por períodos de calma temporal. Pero lo extraordinario de Grecia es la enorme determinación y resistencia de los trabajadores. Después de la huelga general de 48 horas del 19 y 20 de octubre, los trabajadores en muchos lugares se mantuvieron en huelga, especialmente en el sector público. Algunos trabajadores del sector público ocuparon los puntos clave del Estado, tales como el Ministerio del Interior. La burguesía está aterrorizada y no pasa un día en que no haga llamamientos al gobierno para que detenga las ocupaciones.

Los trabajadores griegos han demostrado su disposición a luchar, pero los dirigentes sindicales no están proponiendo nada concreto para la continuación de la lucha. Lo que sería necesario ahora es una clara orientación desde el sindicato y de los líderes de la izquierda: intensificar la acción de las masas y construir un frente unido de partidos de izquierda con un programa basado en la expropiación de los banqueros y de los capitalistas como la única solución. Dicho programa serviría para movilizar a la clase obrera por un gobierno obrero, el único gobierno que puede barrer al corrupto y degenerado capitalismo griego.

En las actuales condiciones, habrá más ataques a los niveles de vida. Pero esto servirá para enfurecer a los trabajadores, dando lugar a nuevos movimientos desesperados. En estas condiciones, un levantamiento insurreccional en contra de un gobierno de derecha no se puede descartar en un determinado momento.

Lo principal es la imposibilidad de resolver los problemas de Grecia sobre la base del capitalismo. Lo mejor que la UE tiene que ofrecer es una cancelación parcial de la deuda griega. Los bancos tendrán que "sacrificar" el 50% de su botín, aunque en la práctica la factura será pagada por los contribuyentes europeos. Sin embargo, el 50% restante debe ser arrancado de la sangre, del sudor y de las lágrimas del pueblo griego. Esta es una receta acabada para nuevas convulsiones.

En el próximo período habrá batallas titánicas de clase, pero también períodos de calma, derrotas y giros violentos de la opinión pública hacia la derecha y la izquierda. Lo cual está en la naturaleza de las cosas. Pero dada la naturaleza extrema de la crisis, y la incapacidad de la burguesía para volver a establecer algo parecido a la estabilidad, cada momento de calma sólo será una preparación para nuevos levantamientos, e incluso más extremos.

Algunos de los griegos más ricos ya están votando con sus pies. Anticipándose a un desastre, la burguesía griega están saliendo del país. Paul Mason, el editor de economía de Newsnight de la BBC dice: "La evidencia anecdótica sugiere que la élite griega está comprando propiedades en Londres tan rápidamente como pueden encontrar camarotes en Poole para sus yates. Están votando con sus veleros, sobre la base de que el juego ha terminado. En cualquier Grecia futura que se perfile ellos van a tener que empezar a pagar impuestos y claramente no quieren hacerlo."

La burguesía sólo puede pensar en el corto plazo. Vive el día a día, improvisando los llamados planes que no resuelven nada. Buscan evitar una crisis aquí y después de aplicarse las medidas acumulan nuevos problemas para el futuro. Esto es lo que pasa con la "política realista" hoy en día. De hecho, no es realismo, sino solo la ceguera guiando a la ceguera hacia un abismo.

La burguesía está aterrorizada ante la perspectiva de un mayor colapso económico y a la agitación social que conllevaría. Pero no puede hacer nada para evitar ni una cosa ni la otra. Hagan lo que hagan se equivocarán y la clase obrera griega no ha dicho aún su última palabra. Una vez que esté armada con un programa coherente socialista y con una perspectiva internacional, no habrá fuerza en el mundo capaz de detenerla.

Fuente:In Defence of Marxism

Traducción: El Militante – Argentina

Fecha: 

Londres, 3 de noviembre de 2011

Deja un comentario

Check Also

El liberalismo corporativo se instala en Centroamérica y Latinoamérica

Carta a la redacción: Esta es una contribución para el Militante BPJ de Ricardo Martínez M…