23 marzo, 2020

Carta de un obrero: «El covid-19 ha venido a mi país a exponer el egoísmo de muchos»

Por: Ricardo Corazón de León 

Hola, no soy buenos escribiendo pero tratare; mi percepción como obrero en esta pandemia del covid-19 es desalentador, yo siempre me identifique con las luchas sociales, los derechos de los trabajadores, sus beneficios, etc., llegué a pensar que después de los acuerdos de paz todo iba a ir mejor para el trabajador pero no fue así. Se privatizaron muchos sectores, se dolarizó, jamás funcionaron los sindicatos, mucha corrupción y sobre todo y lo más triste, el partido “socialista de los obreros” se alineó a la corrupción, abandonó toda lucha a favor de los trabajadores.

Muchos dirán a esta altura, ¿qué tiene que ver todo esto con la pandemia?, pues mucho; ahora regresando al tema, yo creí que todo trabajador, si llegaba a tener un buen salario, beneficios, bonos, casa, etc. lo tenía todo, pero vaya, que lejos estaba de la realidad, cuando  te enfrentas a un escenario donde jamás has estado, como es el covid-19, al principio pensé que iba a ser una simple enfermedad que le encontrarían la cura de inmediato, pero cuando ves como se va comportando, como todo a tu alrededor con respecto al virus cambia, cómo la gente corre a los supermercados, a las farmacias, cómo de forma general los precios de todo los productos suben, y como empeora cuando ya aparecen los primeros casos de covd-19, tratas de mantener la calma porque no sabes si esto es una estrategia para consumir productos de las empresas farmacéuticas y de los supermercados, tratas, pero la constante información que salen de los medios te mete miedo, y es difícil ya en este momento mantenerte firme, más cuando tienes familia y no quieres que les pase algo.

Pero por otra parte ves positivo también cómo el gobierno realiza actividades y como da indicaciones a la población para evitar y controlar el contagio. Porque pensamos en nuestra salud y sabes que no tenemos un sistema sanitario adecuado, no tenemos personal técnicamente preparados, para este tipo de pandemia, gracias a los grandes millones que se han robado,  sobre todo la justicia que no hace nada para evitarlo. Por todo esto, somos un país que estamos a expensas de la ayuda exterior, pero lo que más me da tristeza es ver cómo la población está dividida, no nos ayudamos mutuamente y para abonar como los políticos se aprovechan de esta situación y en lugar de ayudar, más lo complican, demostrando de esta manera que no les importa el bienestar y la salud del pueblo.

El covid-19 ha venido a mi país a exponer el egoísmo de muchos, no sé si esto es en todas partes pero acá, así lo veo; no solo por los políticos sino también por las empresas que solo buscan sus intereses, a pesar que todo su capital es a base del trabajador, aun así no les importa y realizan despidos masivos en las fabricas, call center, etc. Vemos toda esta práctica  también a nivel mundial, lo sé porque me cuentan compañeros de trabajo, además, me informaron que para colmo algunos compañeros se les hace trabajar en sus casas sin reconocer por ejemplo el gasto de energía ya que se llevan a sus hogares las tareas y los equipos de trabajo, a otros no se les va despedir pero de igual manera no se les va pagar ningún salario. Toda esta actitud del empresariado es un daño psicológico para los trabajadores, te puedes imaginar ser despedidos en una situación como esta, con poco dinero, todos los alimentos más caros, con una familia, sin medicina, creo que es lo más horrible e inhumano que se pueden hacer.

El gobierno dice que dará una ayuda económica pero bien sabemos que no es suficiente para salir adelante, lo que todo trabajador desea en este momento es seguridad laboral y que el Ministerio de Trabajo no acepte ninguna hoja de despido durante el tiempo que dure la pandemia, que el gobierno aplique medidas que ayuden a todos, no solo 3 meses sino hasta que la economía de la mayoría de los despedidos este estable, que tengamos derecho a nuestros ahorro de pensiones, etc. La situación del trabajador en mi país es crítica, cuando ya se dijo anteriormente que no tenemos un partido político que nos defienda y que ellos ahora solo aprueban leyes a favor de los más poderoso económicamente, no tenemos un Ministerio de Trabajo a favor del pueblo, no tenemos sindicatos donde organizarse y luchar, no tenemos nada solo trabajo y explotación.

Esta situación nos lleva a pensar lo vulnerable que somos ante este tipo de enfermedades y nos recuerda  nuevamente el camino que dejamos atrás (lucha organizada), porque llegamos a pensar que un buen trabajo, una casa,  un carro, etc. lo era todo, jajajaja, ahora el covid-19 nos recuerda a nosotros los obreros, amas de casas, campesinos, trabajadores informales, las muchas carencias que tenemos y lo mucho que nos falta para lograr la tranquilidad laboral. La lucha debe ser hacia el control de la alimentación, el control a los medicamentos y su fabricación, al agua, etc. necesitamos tener el control de todo esto porque ya vimos que no somos nada sin esto y aun más, si esta situación es hecha apropósito por los más poderosos para reducir la población, al final los beneficiados por lo tanto serán las empresas farmacéuticas, bancos, supermercados, etc.

Esto nos pone a los pobres y trabajadores en un peligro constante, esto no se puede permitir, se necesita hacer algo. Aterra saber que en una pandemia solo puedes cruzar los brazos y esperar morir enfermo o de hambre si no se tiene las herramientas adecuadas, existen muchos movimientos haciendo criticas, dando opiniones, informando, pero ninguna aun, que diga que va crear un frente amplio para organizar a los trabajadores, crear con ayuda de los mismo trabajadores una fábrica de medicamentos o tomar las que ya existen, para que en la próxima pandemia ya tener cómo enfrentarla. No tenemos nada de organización y eso es lo que más aterra y eso es lo que les encanta a las grandes empresas porque además saben que el Estado siempre las defenderá.

El covid-19 ha venido a recordar lo frágil que somos y que el capitalismo nos endulzo con sus productos y que nos hizo pensar que no nos hacía falta nada, mientras ellos se quedaban con lo más importante que es la salud (medicamentos), alimentación y agua.

*Imagen de referencia.