8 junio, 2021

Bitcoin: reflejo utópico de una pesadilla capitalista

Por Ben Gliniecki, 2014

La moneda digital Bitcoin ha llegado a los titulares en los últimos tiempos por su novedad, así como por su fenomenal aumento de precio en los últimos años. Pero, ¿qué parte de la sensación del Bitcoin es exageración y cuál es la realidad?

Bitcoin es un método de pago y una moneda digital que se lanzó en 2009. Se ha descrito como «moneda digital» y el precio de todos los bitcoins en circulación asciende actualmente a $1,500 millones de dólares. Una de sus características clave es su estructura descentralizada que evita la regulación de la moneda por parte de una autoridad central o un banco. Es este aspecto de Bitcoin el que pregonan los libertarios utópicos que lo ven como el embrión del capitalismo sin regulación ni control, un sueño que ya está siendo frustrado por las realidades del mundo moderno.

Otros ven Bitcoin simplemente como una oportunidad para enriquecerse rápidamente y luego salir antes de que estalle la burbuja, y en ese sentido Bitcoin pinta una imagen microcósmica de la pesadilla cortoplacista y la irresponsabilidad que es el sello distintivo del capitalismo en declive. No es de extrañar que tal fenómeno despegue en medio de una crisis global del capitalismo.

Según algunos, la tecnología impulsada por Bitcoin y otras llamadas criptomonedas es potencialmente radical cuando se trata de transacciones en línea, con tanto potencial para una revolución en el procesamiento de pagos como la que Napster pudo lograr con las descargas de música en su momento. Sin embargo, lo que ya está quedando claro es que esta tecnología nunca podrá utilizarse en todo su potencial bajo el capitalismo: para liberar realmente el poder de la tecnología en todos los campos, no menos en las transacciones en línea, necesitamos un plan socialista de inversión en tecnología y un plan que permita utilizar la tecnología para desarrollar la economía en interés de la necesidad y no del lucro.

Bitcoin como moneda

Los entusiastas de Bitcoin más acérrimos insisten en que la criptomoneda anuncia un futuro mejor, libre de errores humanos y gobiernos poco confiables. El colapso económico en Chipre en 2013, que llevó al gobierno a incautar un porcentaje de los depósitos de las cuentas más ricas en los bancos chipriotas, fue aprovechado por los desarrolladores de Bitcoin quienes señalaron que tal situación nunca surgiría únicamente si esos depósitos se mantuvieran en Bitcoins, fuera del alcance de los gobiernos que necesitan un rescate cuando la crisis golpea.

De manera similar, los partidarios de Bitcoin señalan la alucinante flexibilización cuantitativa que se está llevando a cabo, sobre todo en EE.UU., y el daño y la inestabilidad que está causando la disminución de esa flexibilización en los mercados emergentes, como prueba de la irresponsabilidad de los bancos centrales a la hora de gestionar las divisas.

A diferencia de las monedas normales, que están respaldadas por bancos centrales y gobiernos, la red Bitcoin es mantenida por voluntarios, quienes reciben bitcoins a cambio de mantener la red (un proceso denominado “minería de bitcoins”). Las transacciones se registran de forma indeleble en la cadena de bloques, más conocida por el término en inglés ‘blockchain‘ -un libro contable de todas las transacciones que no se ha realizado antes-, del cual cada usuario de Bitcoin tiene una copia. Esta configuración descentralizada hace imposible que una persona o entidad controle la moneda; en su lugar, todos los que trabajan para mantenerla deben llegar a un acuerdo sobre cualquier cambio que se pretenda hacer en la red.

Esto puede verse bien en el papel, pero la prueba del pudín está en comerlo, y en la compleja y dinámica realidad de la economía moderna, Bitcoin parece dejar a los libertarios con un desagradable sabor de boca.

El valor de un bitcoin es increíblemente volátil. En múltiples ocasiones ha visto su crecimiento como un hongo, solo para colapsar hasta en un 50 % en cuestión de horas. Recientemente, su valor aumentó 60 veces en el transcurso de un solo año, alcanzando más de $1,200 en diciembre de 2013, para luego desplomarse a alrededor de $650 en la actualidad. No hace falta decir que una mercancía tan volátil hace que la moneda sea extremadamente mala. Los entusiastas de Bitcoin insisten en que la moneda se estabilizará con el tiempo y a medida que Bitcoin se adopte más ampliamente, pero esto parece poco probable.

Medio de intercambio

El uso de una mercancía como moneda le confiere una función doble. En primer lugar, la convierte en el equivalente universal en el que se puede medir el valor de todas las demás mercancías. Y en segundo lugar, la convierte en un medio de intercambio. Estas dos funciones están estrechamente vinculadas. Históricamente, los metales preciosos como el oro se han utilizado para esta tarea porque concentran mucho valor, es decir, tiempo de trabajo socialmente necesario en un objeto físicamente pequeño y duradero. Esto es posible porque el oro, como metal raro, requiere una cantidad significativa de trabajo humano socialmente necesario para extraerlo y convertirlo en una mercancía comerciable. Por lo tanto, no se necesita mucho oro para reflejar el valor de grandes cantidades de otros productos básicos, lo que facilita el transporte y, por lo tanto, facilita el comercio. Su propiedad física de durabilidad también lo recomienda como medio de intercambio.

Claramente, el oro cumple las dos funciones requeridas de una moneda; pero también está claro que la segunda función de la moneda, como medio de intercambio, podría cumplirse con mayor facilidad aún mediante billetes o incluso simplemente transferencias electrónicas. Lo que importa cuando se trata de la moneda como medio de intercambio no es el valor intrínseco de la moneda, sino la facilidad con la que se puede mover.

Sin embargo, siempre que los tokens, que representan productos valiosos, reemplazan a los propios productos, es importante recordar que los tokens solo reemplazan una de las funciones de la moneda: la de ser medio de intercambio. La función de ser un equivalente universal en el que se puede medir todo valor debe ser cumplida por una mercancía que tiene un valor real (es decir, que contiene trabajo socialmente necesario), algo que apenas poseen los billetes o las transferencias electrónicas. Por esta razón, cualquier token que se utilice como moneda debe estar respaldada por una mercancía de valor real, es decir, en última instancia debe representar el valor real de las mercancías en circulación en la economía.

En el mundo moderno, los billetes y las transferencias electrónicas claramente no se pueden convertir en dinero metálico, por ejemplo, en oro. Es poco probable que ir a un banco y exigir el equivalente en oro de un billete de diez libras tenga éxito. En cambio, la moneda está garantizada por el gobierno y respaldada por la fortaleza de la economía de una nación. Hoy en día, los billetes cumplen la función del dinero como medio de intercambio, mientras que la fortaleza de la economía de la nación en su conjunto proporciona el valor con el que se pueden medir y comerciar bienes y servicios.

Entonces, ¿dónde encaja Bitcoin en todo esto? Claramente es un medio de intercambio, pero no está respaldado por un gobierno y una economía nacional. Los bitcoins no tienen un ancla económica, por lo que su valor está impulsado por la especulación y sujeto a los caprichos de los inversores. Una moneda tan vacía realmente no puede considerarse una moneda en absoluto, ya que está completamente paralizada por las contradicciones.

El dinero como una relación social

Existe un límite superior en la cantidad de bitcoins que se producirán alguna vez, que ha sido establecido por sus desarrolladores y que no se alcanzará hasta principios del siglo XXII. Pero esto es completamente arbitrario. Marx señala que cuando se trata de dinero, la cantidad en circulación en una economía dada está determinada por la suma de todos los precios de las mercancías que se intercambian, dividida por la velocidad a la que esas mercancías cambian de manos. En otras palabras, la cantidad de dinero que se necesita en circulación para que la economía funcione correctamente no puede establecerse arbitrariamente o por capricho, sino que está determinada por la fuerza y el desarrollo de la economía en su conjunto. El Bitcoin no está ligado a una economía; de hecho, es extremadamente difícil encontrar productos reales para comprar con bitcoins y, por lo tanto, el número en circulación está completamente divorciado del mundo real.

Es esta actitud abstracta hacia el concepto de dinero lo que parece plagar todos los aspectos del Bitcoin. Tyler Winklevoss, uno de los gemelos que afirman que Facebook fue su idea y que son patrocinadores de alto perfil de Bitcoin, declaró que “hemos elegido poner nuestro dinero y nuestra fe en un marco matemático libre de política y errores humanos”. Curiosamente para un hombre tan estrechamente vinculado al mundo de las redes sociales, Winklevoss parece incapaz de comprender que, por definición, el dinero es social.

No es posible separar el dinero de las sociedades que lo usan, ni colocarlo fuera de la influencia de las personas reales que usan el dinero en toda la economía en general. Esta es la razón histórica por la que los bancos centrales surgieron en primera instancia, no como una oscura conspiración impuesta a la sociedad por gobiernos incompetentes, sino como resultado del desarrollo del comercio utilizando un equivalente universal. El dinero, como equivalente universal, busca neutralizar el aspecto «privado» de las mercancías en general haciendo que todas las mercancías sean convertibles en los mismos términos. En ese sentido, es un instrumento socializador y no puede separarse de la sociedad, ni someterse a un control matemático más de lo que podría serlo el comercio en su conjunto.

Las transacciones de Bitcoin son actualmente ilegales en Rusia, y se ha prohibido a los bancos chinos manejar transacciones de Bitcoin. Singapur ha clasificado a los bitcoins como bienes en lugar de como moneda, pero Gran Bretaña ha descartado los planes de cobrar el IVA por la extracción de bitcoins. Estados Unidos está revisando la situación y aún tiene que indicar cuál será su postura en relación con la criptomoneda. Finlandia lo clasifica como un «producto digital», no como una moneda, y Alemania lo trata como dinero privado. El estado de Bitcoin en este momento claramente no es el de una moneda legítima, pero también es obvio que los gobiernos no están completamente seguros de cómo deberían clasificarlo.

¿Podría Bitcoin convertirse alguna vez en una moneda de buena fe como argumentan sus defensores? Muchos señalan que se trata simplemente de lograr que Bitcoin sea más ampliamente aceptado: es una profecía autocumplida por la cual si más personas lo usan, se convertirá en una moneda viable porque tendrá una actividad económica que la respalde. Ésta es una idea clásicamente abstracta y utópica. De manera puramente hipotética, esta idea puede ser cierta, de la misma manera que si todo el mundo simplemente dejara de obedecer la ley, la ley dejaría de existir. Pero una idea no es correcta simplemente porque se ve bien en el papel; su validez está probada únicamente por su capacidad para ser implementada en la práctica.

Gobiernos y bancos centrales

Parece muy poco probable que Bitcoin obtenga una amplia aceptación por varias razones. Es poco probable que los gobiernos y los bancos centrales cedan el control de las economías nacionales, precisamente porque ese es el método por el que buscan regular la economía. Por ejemplo, desde la recesión de 2008/9, la flexibilización cuantitativa se ha llevado a cabo a una escala extraordinaria para tratar de mantener el flujo de dinero en la economía. Las implicaciones y el impacto de esta política en millones de trabajadores en todo el mundo se ha discutido en otros escritos. Es importante señalar por ahora que esta es vista por la burguesía como una de las únicas soluciones que tiene a la crisis. Cualquier amenaza de quitarles ese tipo de control de las manos para que se dispersen a través de una estructura descentralizada se enfrentará con todo el peso de la burguesía y su aparato estatal en oposición a tal intento.

Para que Bitcoin sea ampliamente adoptado debería ofrecer algo mejor para las personas que la moneda que ya usan. Los defensores de Bitcoin explican que su ventaja sobre las monedas tradicionales es que puede detener la intromisión de los gobiernos. En otras palabras, les brinda a las personas más ricas, que ya tienen una gran cantidad de dinero o que tienen suficiente dinero y tiempo para «extraer» bitcoins, la seguridad de saber que cuando llegue la crisis económica su dinero no se verá amenazado por los gobiernos que buscan recaudar fondos para salir adelante. Esta puede ser una perspectiva atractiva para todos los rusos ricos que perdieron dinero cuando la crisis se apoderó de Chipre, pero para la gran mayoría de las personas Bitcoin, como método de intercambio, no les ofrece nada porque ni siquiera tienen dinero para cambiar por mercancías.

No importa que usemos ya sea Bitcoin o dólares si no tenemos ninguno de ellos. Bitcoin como moneda no tiene ningún impacto en la propiedad de las alturas dominantes de la economía y, por lo tanto, tiene poco interés para la gran mayoría de la gente común.

Finalmente, Bitcoin parece ser extremadamente vulnerable a los piratas informáticos (hackers), siendo el más reciente de una larga lista de escándalos la quiebra de Mt Gox, el mayor intercambiador de Bitcoin del mundo que manejó el 70 % de las transacciones de Bitcoin, luego de un gran ataque en el que se robaron $500 millones de bitcoins. Además, ya este año se han robado $2,5 millones del sitio web Silk Road 2.0 que utiliza bitcoins para comerciar y Flexcoin, un banco de Bitcoin, se vio obligado a cerrar tras el robo de $600,000 de su sistema.

Algunos de estos robos han sido posibles debido a errores en el software que soporta la red bitcoin, lo que demuestra la vulnerabilidad de una moneda completamente digital. Debido a que las transacciones y los propietarios de Bitcoin son anónimos, comerciar con Bitcoin es similar a entregar una bolsa de efectivo en un callejón oscuro; y almacenarlo es como guardar fajos de dinero en efectivo en una caja de zapatos debajo de la cama. Incluso las empresas que se especializan en mantener seguros los bitcoins parecen incapaces de protegerse contra los piratas informáticos, por lo que esperar que todos tengan la habilidad tecnológica para proteger sus computadoras lo suficiente como para evitar el robo de los ahorros de su vida es francamente ridículo. Los bancos gastan miles de millones para protegerse del robo; para que Bitcoin sea ampliamente adoptado requeriría esfuerzos similares por parte de todos y cada uno de los miembros del público; tal situación sería imposible.

Una fantasía utópica

Hacer de Bitcoin una moneda no es simplemente un caso de declararlo así y verlo despegar. Por el momento claramente no es una moneda, dada su naturaleza abstracta y la falta de un ancla económica, y sus perspectivas de convertirse en una son escasas. Existe en un mundo que ya ha evolucionado históricamente y ha establecido monedas, en comparación con las que tiene poco que recomendar a la mayoría de la gente.

Además de eso, en un momento de crisis económica cuando los gobiernos están haciendo todo lo posible para regular su propia oferta monetaria, y con inclinaciones cada vez más nacionalistas como es inevitable en un momento de crisis capitalista, una moneda internacional descentralizada se encontrará con una firme oposición si intenta comenzar a vincularse a cualquier tipo de actividad económica real.

Como si esto no fuera lo suficientemente desmoralizador para los utopistas anarcocapitalistas, los acontecimientos recientes han reventado otra de sus burbujas. Se supone que Bitcoin demuestra que es posible construir un sistema que funcione perfectamente sin centralización. Esta es otra idea fundamentalmente errónea de cómo funciona la economía. Bitcoin se configuró como un sistema perfectamente descentralizado, pero esperar que comience a funcionar sobre una base capitalista y permanezca descentralizado es pura fantasía. Todo cambia y nada permanece igual: bajo el capitalismo ese cambio toma la forma de concentración de capital y, en un sistema capitalista donde el capital es igual al poder, eso significa la centralización del poder en manos de un número cada vez menor de personas.

Ghash.io es un grupo de minería de bitcoins que permite a los miembros de ese grupo agregar sus recursos y poder de procesamiento para extraer bitcoins de manera más efectiva. Hasta ahora, este único grupo de minería (en esencia, un cartel) ha ganado más del 40 % del poder computacional total en la red bitcoin. Todo lo que se requiere es que este cartel obtenga el 51 % del poder de procesamiento para poder controlar la red por completo, dándole el poder de revertir transacciones e invalidar la moneda de otras personas.

Bajo el capitalismo la centralización es inevitable. Como ya se ha señalado, los bancos centrales no son el resultado de una conspiración o un accidente, sino el producto inevitable del desarrollo económico y el comercio. Los utópicos detrás de Bitcoin sueñan con darle a las personas poder sobre sus propias vidas; pero mientras exista el capitalismo eso nunca será posible. No deberíamos ver la centralización como el enemigo, sino más bien como la clase que controla estas instituciones centralizadas. Solo poniendo a los bancos y las empresas bajo el control democrático de los trabajadores podremos socializar la producción y permitir que las personas gobiernen sus propias vidas.

Bitcoin como inversión

Marx señala que, cuando se trata de tokens como moneda, esos tokens solo tienen un valor de uso si tienen un valor de cambio. En otras palabras, a menos que esos tokens sean aceptados como una moneda válida, entonces no tienen ninguna función útil y, por lo tanto, no tienen absolutamente ningún valor, incluso si el trabajo humano se ha dedicado a producirlos. Bitcoin es apenas una moneda válida ya que casi no tiene un ancla económica (prácticamente el único lugar donde es posible comprar cosas con él es el sitio web ilegal de Silk Road) y, sin embargo, los bitcoins están cambiando de manos por cantidades extraordinarias de dinero y, por lo tanto, están atrayendo la atención de los inversores. ¿Por qué está pasando esto?

Este es un ejemplo clásico de burbuja especulativa. Bitcoin es nuevo, está de moda y suele aparecer en las noticias. Su estatus de culto, su aura antigubernamental y la falta de una regulación clara o de que las autoridades lo comprendan lo hace atractivo para los inversores que buscan un lugar para ganar dinero rápido. Debido a que no tiene un ancla económica es muy susceptible a oleadas de especulación que pueden tener un efecto de bola de nieve al hacer subir el precio de los bitcoins, por ejemplo, un aumento de precio de 60 veces en el transcurso de un año.

Por supuesto, los mismos factores que significan que el precio puede aumentar rápidamente también significan que puede colapsar en un abrir y cerrar de ojos. Las noticias de piratería u otros fallos de funcionamiento han provocado que los precios de Bitcoin caigan varias veces en un corto espacio de tiempo. Los simples rumores, o los rumores de rumores, pueden hacer que los inversores nerviosos abandonen el barco que, sin ningún valor real que lo respalde, tiene la capacidad de hacer que los precios de Bitcoin se derrumben por completo, acabando con las fortunas en el proceso.

Por lo tanto, invertir en Bitcoin es un negocio arriesgado pero potencialmente rentable. En la actualidad, esto es algo raro. La inversión en Gran Bretaña ha caído un 25 % desde 2008; muchas empresas grandes tienen cero deuda en sus balances (lo que significa que no están pidiendo prestado dinero para invertir); hay 750,000 millones de libras esterlinas en efectivo depositados en bancos británicos, propiedad de grandes empresas, que no se están invirtiendo; y, lo que es más lamentable, la producción industrial y el comercio están estancados en todo el mundo, sin embargo, los mercados de valores están en auge. Claramente, hay mucho dinero derramado por todo el mundo, pero nada de él se está invirtiendo en producción real, ya que allí no se obtienen ganancias. Este es un proceso que ha estado sucediendo durante años, pero que ha tomado una forma particularmente aguda desde 2008/9.

La contradicción de la sobreproducción

La razón de esto es la crisis de sobreproducción que está paralizando la economía global. En el último período, el capitalismo se ha extendido mucho más allá de sus límites, principalmente gracias a la vasta expansión del crédito. Los trabajadores, a quienes se les paga menos que el valor de los bienes que producen, pudieron pedir dinero prestado para poder seguir consumiendo. Pero esto solo puede llegar hasta cierto punto, y durante los últimos cinco años la economía ha estado sufriendo la resaca del período anterior de endeudamiento salvaje. Ahora hay un exceso de productos básicos en la economía, lo que significa que los capitalistas no pueden beneficiarse de la inversión. ¿Por qué invertir en más producción cuando no puede utilizar la capacidad productiva que ya se tiene?

El resultado es que los capitalistas buscan la especulación y el juego de azar en los mercados de valores para ganar dinero. En tales circunstancias, Bitcoin es una perspectiva atractiva. Casi no tiene valor real, pero es algo en lo que se puede invertir, negociar y obtener ganancias. No se crea ningún valor nuevo, es simplemente hacer dinero con el dinero, pero desde el punto de vista de los capitalistas eso es lo único que importa.

Las burbujas especulativas como esta son propensas a estallar, y el Bitcoin es extremadamente volátil y ha visto cómo su precio ha subido y bajado drásticamente desde su concepción. Normalmente, tal volatilidad desanimaría a los inversores, y la mayoría buscaría invertir en algo con más estabilidad y una mayor probabilidad de un buen rendimiento. Por esta razón, burbujas tan endebles como ésta no suelen durar mucho. Pero Bitcoin ha demostrado ser bastante resistente a los enormes impactos que genera su volatilidad y, a pesar de reducir a la mitad el precio en varias ocasiones, sigue atrayendo inversores. Esto es un reflejo de la desesperación de los capitalistas que están completamente hambrientos de oportunidades de inversión. Hay tan pocas vías de inversión rentable disponibles en este momento que algo tan volátil como Bitcoin sigue siendo una inversión viable.

Esta actividad claramente no es sostenible y tiene poco que ver con el Bitcoin como moneda. A diferencia de los anarcocapitalistas que tienen un vínculo ideológico con el Bitcoin, la mayoría de los inversores simplemente lo utilizan como un vehículo para ganar dinero. Tan pronto como la burbuja explote por completo o surja una nueva oportunidad de inversión de moda, descartarán el Bitcoin sin pensarlo dos veces. Tal especulación está interesada en hacer dinero a partir del dinero, no en invertir en producción real o en apoyar las quimeras libertarias.

Bitcoin como tecnología

Según algunos entusiastas, si bien la moneda en sí puede no ser viable, la tecnología detrás de Bitcoin es de gran interés, con un gran potencial para «revolucionar» la forma en que se realizan las transacciones en línea. La tecnología permite transferencias directas de persona a persona, como la entrega de efectivo, sin costosos proveedores de pago como Paypal o Visa que actúan como intermediarios y cobran tarifas altas por cada transacción, así como también elimina las tarifas altas para los pagos transfronterizos.

Este potencial «revolucionario» de Bitcoin ya ha sido aprovechado por el principal banco de inversiones JPMorgan Chase, el cual, el año pasado, solicitó una patente para un sistema de pago en línea que se basa en la tecnología Bitcoin. Pero esto sirve para resaltar el problema real cuando se trata de tecnología bajo el capitalismo. La razón de las altas tarifas de transacción no es la falta de tecnología suficiente, sino más bien que las empresas buscan obtener ganancias de las transacciones, en lugar de tratar de facilitar el intercambio para que las necesidades de las personas puedan satisfacerse.

En otras palabras, una revolución en la forma en que se realizan las transacciones en línea no vendrá de una tecnología diferente sino de un cambio en quién posee y controla esa tecnología y de qué manera. A pesar de toda su innovación tecnológica, si la criptomoneda es propiedad de JPMorgan o de alguna otra empresa capitalista, podemos garantizar que no se utilizará a menos que pueda generar ganancias. Es este sistema económico capitalista el que frena el desarrollo y el uso de nuevas tecnologías; por lo tanto, es el capitalismo el que debe ser el objetivo de nuestra revolución.

En una economía socialista, podríamos hacer un uso completo de toda la tecnología que existe actualmente para satisfacer las necesidades en lugar de la búsqueda de ganancias. También podríamos dirigir la inversión en nueva tecnología donde más se necesita, a diferencia de lo que podría generar la mayor cantidad de dinero para un inversionista capitalista individual. Esto no es algo que se pueda lograr bajo el capitalismo, ni es algo que se pueda lograr exigiendo descentralización y anarquía. Solo socializando los medios de producción mediante la centralización y el control democrático se puede realizar este potencial.

El futuro del Bitcoin

El Bitcoin tiene pocas posibilidades de convertirse en una moneda aceptada, ni tampoco es una opción de inversión a largo plazo. Si bien su tecnología tiene el potencial de desarrollarse, nunca se utilizará en toda su capacidad mientras esté confinada dentro de los límites del capitalismo. El Bitcoin representa poco más que una quimera anarcocapitalista y el patio de recreo de un especulador, y en ese sentido refleja los fracasos del capitalismo y la insuficiencia de las ideas económicas anarquistas y libertarias. En resumen, buscar en Bitcoin una economía revolucionaria nos dejará mirando en vano.

Frente a una crisis sin precedentes del capitalismo y los ataques al nivel de vida, la gente busca soluciones económicas radicales y las ideas del socialismo están ganando un eco cada vez mayor. La gente está buscando ideas para poner a la sociedad patas arriba y para tener un control y propiedad reales sobre sus propias vidas. En este período enormemente turbulento en el que estamos entrando, las burbujas especulativas de moda y las ideas anarco-libertarias de moda desaparecerán en la insignificancia y serán eclipsadas por la lucha de clases abierta y la revolución socialista.

 

Publicado originalmente en inglés el 18 de marzo de 2014, Bitcoin: utopian reflection of a capitalist nightmare.

 

1 comentario

Deja un comentario