Adquisición de Twitter por Elon Musk: ¡Nacionalizar las redes sociales!

0 58

Por Bryce Gordon


El 25 de abril, se anunciaba la compra de Twitter por Elon Musk. Posteriormente, Musk ha congelado la opción de compra a la espera de, según él, evaluar la cantidad de cuentas falsas que tiene la red social. Este artículo fue escrito antes del cambio de posición de Musk, pero muestra igualmente la contradicción entre el carácter social de estas redes y los intereses privados que las dominan.


El 25 de abril, Twitter anunciaba que aprobaba la oferta de Elon Musk para hacerse con el control de la compañía por un valor de 44.000 millones de dólares. El acuerdo se cerrará en los próximos meses una vez haya sido aprobado por los accionistas. Musk, actualmente la persona más rica de la Tierra, cuya fortuna está valorada en 259 mil millones de dólares, poseería una de las redes sociales más influyentes del mundo, utilizada diariamente por más de 200 millones de personas.

El proyecto de vanidad de Musk

Musk había anunciado públicamente su intención durante las semanas previas a la oferta. En su forma extraña habitual, enfatizó que su decisión está motivada en gran medida por sus pensamientos personales sobre la plataforma. De hecho, Twitter, una empresa esporádicamente rentable, no sería la más lucrativa de las inversiones de Musk. Como él mismo afirmó, «no es una forma de ganar dinero… Mi fuerte sentido intuitivo es que tener una plataforma pública en la que se confíe al máximo y que sea ampliamente inclusiva es extremadamente importante para el futuro de la civilización».

Sin saber qué más hacer con su demencial riqueza, este proyecto de vanidad fue motivado principalmente por el deseo individualista de Musk de hacer cambios en la plataforma y, evidentemente, su creencia de que él personalmente tiene un papel importante que desempeñar en “el futuro de la civilización”.

Un autodenominado «absolutista de la libertad de expresión», afirma que flexibilizaría las pautas de moderación de contenido, acabaría con los bots de spam, y haría que los algoritmos de la plataforma fueran de código abierto, es decir, disponibles para el público. En otras declaraciones, ha dicho que quiere que Twitter sea “máxima diversión”, quiere trabajar para “desbloquear” el “tremendo potencial” de la plataforma y quiere que “un porcentaje mucho mayor del país esté en ella, dialogando”, “idealmente, que la mayoría de los estadounidenses estén en ella y hablando”.

También ha jugado con la idea de cambiar la dependencia de Twitter de los ingresos publicitarios, posiblemente a través de un servicio de suscripción. En cuanto a la cuestión de la moderación política, Musk, un libertario con puntos de vista políticos algo evasivos dentro de los límites de la política burguesa estadounidense, piensa que una buena política de moderación es aquella que indigna al 10% más extremista tanto de la derecha como de la izquierda por igual. Esto es un tanto confuso, por decir lo menos, por no hablar de las ideas antidemocráticas contra las minorías como el socialismo revolucionario.

Queda por ver qué hará en la práctica; Elon Musk es especialmente difícil de predecir. De cualquier manera, este desarrollo ejemplifica verdaderamente la naturaleza de los medios bajo el capitalismo, un sistema bajo el cual un solo multimillonario errático y egoísta, actuando por capricho personal, puede obtener un control más o menos ilimitado sobre los medios de comunicación utilizados por cientos de millones de personas en todo el mundo.

Libertad de expresión

Los marxistas estamos a favor de la máxima libertad de expresión bajo el capitalismo. Nos oponemos a la vulneración de este derecho tanto por parte del gobierno como de las corporaciones burguesas,  estando seguros de que así lo harán contra la izquierda y el movimiento obrero. Solicitar a Twitter o a las juntas reguladoras gubernamentales que tomen medidas enérgicas contra la «información errónea» o que detengan la polarización censurando las opiniones políticas «extremas» es fundamentalmente una mala interpretación de la causa de la difusión de estas ideas.

En el fondo, el auge del trumpismo, la falta de confianza en las instituciones científicas, el creciente interés por las teorías conspirativas, etc. son síntomas de la decadencia de la sociedad capitalista y no puede ser mitigado por la censura. Pedir la «verificación de hechos» y la «regulación» nos resulta erróneo. Después de todo, ¿qué clase, o capa de una clase, “regula” y decide qué constituyen los “hechos”?

No simpatizamos ni apoyamos a Musk en lo más mínimo, ni tenemos la más mínima confianza en que pueda garantizar algún grado de libertad de expresión significativa. Ciertamente no podemos confiar en las opiniones de los capitalistas individuales para defender este derecho. Ya ha declarado que su definición de libertad de expresión se basa en la legalidad —las políticas del gobierno, que, en su opinión, son “la voluntad del pueblo”— no importa que decenas de millones de personas tengan prohibido el derecho al voto o no se molesten en participar en la farsa de la democracia burguesa.

Esto también refleja su estrecha perspectiva nacional, indicada por su intención de hacer que los “estadounidenses” usen Twitter. ¿Qué pasa con las masas en Myanmar que sufren bajo una dictadura militar? ¿Cree Musk que ese régimen es la “voluntad del pueblo”? Tendremos que ver. No hace falta decir que no ha pensado mucho en esto.

En cualquier caso, sospechamos que Musk, quien es conocido entre muchos trabajadores y jóvenes por su trato particularmente abusivo y sus expectativas tremendamente poco realistas de sus empleados, y cuyas fábricas de Tesla funcionalmente segregadas han sido descritas por empleados negros como “barcos de esclavos”— no simpatizaría demasiado con los derechos de libertad de expresión de, digamos, trabajadores en huelga, o socialistas revolucionarios en Venezuela .

En cuanto a las otras “ideas” de Musk, incluso si algunas de ellas suenan bastante inocentes, este tipo de preguntas, que afectan directamente a cientos de millones de personas, deben decidirse democráticamente, no por los impulsos pasajeros de Elon Musk.

¡Nacionalizar las redes sociales!

Independientemente de lo que termine sucediendo, las preguntas planteadas por la decisión de Musk de comprar Twitter son recordatorios de que la «libertad de expresión» bajo el capitalismo siempre ha sido un mito. Este “derecho” siempre ha carecido de sentido para la mayoría de la gente, que no puede permitirse las grandes sumas de dinero necesarias para competir con los medios de comunicación capitalistas. Es en este contexto que se desarrollaron las “redes sociales” y, por lo tanto, permanece la misma dinámica fundamental. Sin duda, en los EE. UU., todos tienen el derecho legal de comprar Twitter por $ 44 mil millones y hacer los cambios que consideren oportunos. ¡Tal es la “libertad” bajo el capitalismo!

Los liberales de izquierda han denunciado la compra de Musk como «multimillonaria máxima». Pero este tipo de soliloquios impotentes son inútiles y sólo afirman lo obvio. Poco importa qué grupo particular de parásitos capitalistas posea Twitter. Lo que se necesita es una solución real: luchar por la nacionalización, bajo el control democrático de los trabajadores, de todas las principales empresas de medios de comunicación.

Los pioneros de Internet tenían grandes esperanzas en un futuro utópico democrático en el que cualquiera pudiera compartir y acceder a la información en igualdad de condiciones. Pero la lógica del capitalismo acabó derrotando inevitablemente estas esperanzas. Durante dos décadas, la gran mayoría del tráfico de Internet se ha concentrado con éxito en un puñado de redes sociales de propiedad privada, que ahora determinan la forma en que se comparte la información entre miles de millones de personas.

Por ejemplo, en Twitter, según Musk una «plaza del pueblo digital», la discusión y el debate serios y extensos se vuelven imposibles y se reemplazan por pensamientos a medias de 280 caracteres y contenido que logra la viralidad basada en algoritmos ciegos diseñados para robar la atención de los usuarios. Esta es solo una forma posible de organizar una «plaza de pueblo digital», y bastante mala. La clase trabajadora podría idear un arreglo mucho mejor y aprovechar el potencial de Internet de una manera que nunca hemos visto.

Para ello, debemos luchar por un gobierno de los trabajadores, que nacionalice la prensa, la televisión, la radio y las redes sociales, y distribuya democráticamente los recursos y el acceso, para garantizar una verdadera libertad de expresión. Sobre la base de una economía racionalmente planificada, podríamos reducir la semana laboral a 20 horas sin pérdida de salario y brindar acceso proporcional a las imprentas, el espacio del servidor web, el equipo de grabación y el tiempo de los medios. Reconstruiríamos las redes sociales desde cero de acuerdo con los intereses de la mayoría de la clase trabajadora. Tal programa transformaría por completo y desencadenaría una nueva fase de la vida cultural, política e intelectual para miles de millones de personas. Ninguna fuerza que no sea la clase obrera está equipada para llevar a cabo este tipo de transformación.

Leave A Reply

Your email address will not be published.