16 febrero, 2015

Voto cruzado: ¿Más democracia?

A partir del mes de noviembre del año pasado la Sala de lo Constitucional de la CSJ ordeno que se aplique el voto cruzado a partir de las próximas elecciones para alcaldes y diputados de marzo 2015.  Esto significa que los votantes, a parte de las otras formas de votar, podrán marcar los rostros de candidatos a diputados de diferentes partidos y/o candidatos independientes. 

A partir del mes de noviembre del año pasado la Sala de lo Constitucional de la CSJ ordeno que se aplique el voto cruzado a partir de las próximas elecciones para alcaldes y diputados de marzo 2015.  Esto significa que los votantes, a parte de las otras formas de votar, podrán marcar los rostros de candidatos a diputados de diferentes partidos y/o candidatos independientes. 

Para los promotores de esta nueva forma de votar esto dará más “libertad” a la población y profundizara la democracia.  En palabras de Félix Ulloa, “La sentencia del voto cruzado nos devuelve el derecho ciudadano de votar libremente”.  La ONG Iniciativa Social para la Democracia  (ISD), plantea que a la población le será fácil comprender el voto cruzado.  Hay muchos países que tienen desde hace varios años el voto cruzado, entre estos podemos mencionar Honduras y Ecuador.  Esto no ha garantizado más democracia o libertad, simplemente se da otra opción de votar al elector.

Las cúpulas de los diferentes partidos se han opuesto desde el principio a estos cambios que se han venido dando.  Lo vimos con el voto por rostro y las candidaturas independientes.  Es lógico porque les quita poder para imponer los candidatos que ellos quieren que queden, los cuales son casi siempre, los mismos que dirigen los partidos y ocupan los primeros lugares de la lista.

 Estas nuevas formas de votar han causado que haya una competencia interna entre los mismos candidatos. En la propaganda podemos ver como se pide votar por esta o aquella casilla, lo cual genera solamente que quien tiene recursos para pagar vallas publicitarias puede promocionarse individualmente.  Esto lo vemos claramente con el partido ARENA de quienes observamos la mayoría de gigantescos carteles pidiendo marcar algún rostro en particular.  La verdad es que no nos debe extrañar su comportamiento, ellos están acostumbrados a la competencia individual porque tienen el dinero para hacerlo.

Lamentablemente, observamos algo similar con los dirigentes de nuestro FMLN.  Aunque nos están pidiendo que marquemos la bandera, no faltan los pendones promocionando a candidatos individuales y curiosamente aparecen nada más los rostros de algunos, que son los primeros de la lista o dicho de otra forma, son los que se quiere que queden como diputados.  Acá vemos la misma lógica de competencia individual solo que esta vez es colectiva apoyada por los propios interesados y utilizando los recursos del partido.  Nuestra postura es que o se publican los rostros de todos o ninguno.

En realidad a los militantes no nos interesaría en lo absoluto el orden de la lista siempre y cuando nosotros escogiéramos a los compañeros candidatos por medio de algún mecanismo de selección.  De todas formas lo más importante no son las personas sino el proyecto político, el cual debe de debatirse internamente.  A los marxistas nos gustaría tener la oportunidad de hacer propuestas de programa y someterla al debate a la militancia y que sea esta quien al final decida cual se debe aplicar: o un programa reformista o un programa marxista.   Esto es lo que llamamos democracia interna.

 Es cierto que el voto cruzado nos permite a los votantes más oportunidad de escoger.  Por ejemplo, ahora podemos escoger candidatos de diferentes partidos, ya no estaremos amarrados a marcar solamente por los candidatos de un solo partido.  Sin embargo, tampoco hay que exagerar esta situación,  en Honduras por ejemplo, hay voto cruzado desde hace tiempos y esto no ha significado un cambio fundamental en la situación del pueblo, lo cual es lo más importante para nosotros.  De todas formas pedimos a los compas del partido que votemos solamente por los rostros de los candidatos de izquierda, independientemente de su orden en la lista.  Aunque lo más deseable sería marcar la bandera, pero como contrario a lo que se piensa los marxistas no somos autoritarios, respetamos las decisiones de cada quien.  Nos basamos en la explicación paciente para persuadir políticamente a los compañeros.  Por supuesto que dentro del partido esto no debe de degenerar en un club de discusión, siempre hay que llegar a un momento donde se deben tomar decisiones por mayoría y la minoría debe respetar estas decisiones.  Esto es lo que llamamos centralismo democrático.

Las próximas elecciones serán un primer examen para el gobierno de Sánchez Cerén.  Las últimas encuestas le dan ventaja al FMLN, sin embargo debemos tener claro que son una foto del momento y la opinión pública es muy cambiante, dependerá de lo que pase estas últimas semanas.  Esperamos que gane nuestro partido FMLN pero insistimos que se debe aplicar un programa de clase, de lo contrario se puede desprestigiar tal y como le pasado a otros partidos de izquierda en otras partes.