15 diciembre, 2014

Resultados de PAES y prueba de admision en la UES ponen al descubierto el sistema educativo: Luchemos por educación de calidad para los hijos de los trabajadores

A inicios del mes de noviembre, hemos sido testigos de los resultados que miden el nivel intermedio, del sistema educativo salvadoreño, es decir, el bachillerato. El primer resultado hecho público es el del examen de admisión para ingresar a la Universidad de El Salvador, el cual fue reprobado por el 96% de los aspirantes. Según EDH solo 1043 estudiantes aprobaron la prueba en la primera fase, representando el 4.4% de los aspirantes de este año que fueron 23.609 en todo el país. (http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=47673&idArt=9237208).

A inicios del mes de noviembre, hemos sido testigos de los resultados que miden el nivel intermedio, del sistema educativo salvadoreño, es decir, el bachillerato. El primer resultado hecho público es el del examen de admisión para ingresar a la Universidad de El Salvador, el cual fue reprobado por el 96% de los aspirantes. Según EDH solo 1043 estudiantes aprobaron la prueba en la primera fase, representando el 4.4% de los aspirantes de este año que fueron 23.609 en todo el país. (http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=47673&idArt=9237208).

El otro examen realizado por todos los estudiantes de Segundo año de bachillerato a nivel nacional fue el de la PAES, realizada por primera vez en dos jornadas, con el fin de dar más tiempo a los alumnos para resolver las 120 preguntas que la componen de las cuatro materias básicas. Sin embargo, de estos  82,191 estudiantes, (de los cuales 61,743 provenían de instituciones públicas y 20,448 del sector privado) los resultados globales reflejan la disminución de 0.1 puntos con respecto a resultado del año anterior, pasando de 5.3 en 2013 a 5.2 en 2014. Nuevamente un estudiante de educación privada se agencio el primer lugar en el resultado de esta prueba, siendo becado para estudiar en el extranjero por el gobierno. Es lógico que el sistema privado tenga mejores condiciones para la enseñanza, pues a los “mejores” colegios solo pueden acceder los hijos de la pequeña y gran burguesía, por los altos costes.

Para los marxistas, estas cifras (de los resultados) no son simples números, es más bien el reflejo de un excluyente sistema educativo que niega el acceso a la educación a la gran mayoría de la población, esencialmente en la educación superior, para que, de esta manera tener una gran cantidad de habitantes con niveles educativos bajos, que les obliguen a recibir salarios bajos. El sistema educativo es una construcción de los gobiernos capitalistas, que crearon las instituciones en primer lugar para preparar a los hijos de las elites salvadoreñas, es así como se creó, por ejemplo la Universidad de El Salvador en 1841, esta fue la condición que hacía falta para que se considerara Republica de El Salvador, es decir, el Estado salvadoreño. Desde su fundación, a la UES solo accedían los hijos de los hacendados, comerciantes o banqueros que no podían ir a estudiar al extranjero. Fue hasta las décadas de los 1960 que la UES se abre a los sectores populares, producto de la intensificación de la lucha de clases, que empujaba a demandaba más acceso a la educación.

La educación privada y la pública.

La educación en este país nace como una necesidad de formar a las personas para responder a los intereses de las elites. La primera institución encargada de la educación en El Salvador,  fue la iglesia. Esta se encargaba de ideologizar a la población en las ideas religiosas, consolidando su hegemonía en la sociedad. Posteriormente, el Estado salvadoreño en el Siglo XIX, en su consolidación, intento arrebatarle la enseñanza a la Iglesia, con las reformas liberales. Sin embargo, esto se consolido hacia principios del Siglo XX, pero permitiéndole a la Iglesia mantener su propio sistema de educación, la existencia de colegios privados. De hecho, en la actualidad, una gran cantidad de colegios son propiedad de la Iglesia católica y en otros casos, de las evangélicas. La educación es un medio para reproducir ideas, en este país por ejemplo, la educación administrada y regulada por el Estado reproduce en cada estudiante la ideología capitalista, (ideología burguesa), como la única y legitima verdad, incluso, en algunos casos, en las escuelas del Estado, se enseña la “verdad religiosa” como parte de esa legitima verdad.

Para los marxistas la educación debe ser el medio para reproducir los conocimientos útiles acumulados por la humanidad a lo largo de su historia, convirtiéndola en creadora de nuevos conocimientos que permitan mejorar las condiciones de vida de  las personas en la sociedad. Obviamente, para lograr ese objetivo, se hace necesario romper con la actual lógica de educación y con las condiciones que la tienen secuestrada. Por supuesto, en este momento demandamos el acceso al sistema educativo formal para todas y todos los hijos de los trabajadores del país. Para ello, se hace necesario ampliar la capacidad de las instituciones públicas a todos niveles, y mejorarlas, lógicamente.

El más deficiente: el sistema educativo público.

Es necesario que en todos los niveles educativos, los hijos de los trabajadores tengan educación de calidad, por ejemplo, en educación básica es un paso adelante la existencia de la alimentación escolar, los uniformes y útiles, pero no es suficiente, pues en de todas y todos sabido, que un factor de la deserción y/o bajo rendimiento académico se debe a las condiciones de inseguridad social que obligan a muchas y muchos jóvenes abandonar las escuelas. El plan “escuela segura”, que consiste en la presencia policial y militar en los centros escolares no ha significado la solución del problema. De hecho, del 2010 a la fecha van más de 300 estudiantes de todos los niveles educativos asesinados (http://www.laprensagrafica.com/2014/12/31/305-estudiantes-asesinados-desde-2010).

En el capitalismo, es lógico que quienes producen la riqueza que gozan las burguesías de todos los países, tengan los peores servicios. El caso de la educación es un evidente y claro ejemplo de ello, pues para nadie es secreto que las escuelas públicas, institutos nacionales y la única Universidad pública del país, no reúnen las condiciones mínimas para el aprendizaje, teniendo en la mayoría de los casos, aulas con más de 40 alumnos, sobrecarga laboral de los profesores, en muchos casos, en las escuelas no existe el servicio de agua potable, mucho menos servicios sanitarios, sistemas eléctricos deficientes, techos arruinados, y en muchos casos, las escuelas están en terrenos privaos, etc. En el caso de las condiciones sociales, los estudiantes y profesores son amenazados por pandilleros, que en muchos casos, son estudiantes de estas escuelas, y las usan como espacio para reclutar a más jóvenes, vender droga, etc.

Es lógico que muchos padres y madres de familia se quejen de las condiciones en las que sus hijos reciben educación, pero no les queda más que resignarse, pues los colegios que ofrecen condiciones dignas a los estudiantes son demasiado caros, para permitirse el lujo de enviar a sus hijos ahí. Aunque, las condiciones educativas de los colegios, deben ser las condiciones en las que estudien los hijos e hijas de los trabajadores.

De hecho, los resultados mencionados al inicio de este artículo son únicamente el reflejo de la realidad imperante en la educación de las masas.

¿Qué camino queda para mejorar la educación para los hijos de los trabajadores?

Los marxistas somos trabajadores o hijos de los trabajadores, por ende, demandamos al igual que la mayoría de la población, condiciones dignas para desarrollarnos plenamente como humanos. Sin embargo, no nos limitamos a cuestionar la realidad, los marxistas del BPJ proponemos actuar para mejorar nuestras condiciones de vida. Estamos conscientes que únicamente cambiando las bases económicas de la sociedad, es decir, la forma de propiedad, de privada a social, en cuanto a los medios de producción, y garantizando una verdadera administración democrática de los recursos existentes, podremos garantizar las condiciones adecuadas para desarrollar la vida de todas las personas en la sociedad.

Para mejorar significativamente las condiciones de la educación pública es necesario:

Aumento de la inversión pública a por lo menos el 6% del PIB (Aproximadamente 1200 millones de dólares al año), que se invierta en la ampliación y mejoras en las escuelas, bachilleratos y la UES, así como en la compra de material y equipo necesario y la mejora significativa de los salarios de profesores y trabajadores de la educación. De este aumento, se debe ampliar el presupuesto de cada institución pública.

  • Aumento al salario mínimo a 350.00 dólares a los trabajadores de la empresa privada, lo que permitiría costear algunos gastos de los trabajadores para con sus hijos estudiantes.
  • Creación de un sistema nacional de becas, que cree acceso a becas remuneradas, proporcionales al nivel e institución educativa a la que asistan los estudiantes.
  • Combate a la evasión y elusión fiscal, aumento de impuestos a la riqueza que permita financiar becas y mayor inversión en educación.
  • Ampliación de la oferta educativa en los Bachilleratos, lo que implica la creación de más bachilleratos técnicos que den herramientas a los jóvenes para una formación mas completa.
  • Ampliación de la UES, construcción de más sedes en el país que permitan el acceso sin la condición del examen de admisión a los estudiantes que deseen continuar sus estudios superiores.
  • Nacionalización y ampliación del Instituto Tecnológico centroamericano (ITCA), con acceso a carreras técnicas para todos los estudiantes.

Hacemos la invitación a las y los trabajadores, estudiantes y desempleados a estudiar las ideas del marxismo, a formarse políticamente y organizarse con el BPJ-CMI para luchar contra el capitalismo y construir la sociedad que necesitamos. La lucha por la educación es la lucha por el socialismo, por eso te invitamos a ser parte de la organización que defiende los intereses de la clase trabajadora: Bloque Popular Juvenil, sección salvadoreña de la Corriente Marxista Internacional.

¡Educación primero, para el hijo del obrero!

¡Por empleo, educación y salud: luchemos por el socialismo!

¡Únete al BPJ!