26 noviembre, 2015

Resultados de la PAES, otra muestra de la inviabilidad de un sistema que se niega a morir

La Prueba de Aprendizajes y Aptitudes para Egresados de Secundaria volvió a arrojar resultados que no sorprenden a nadie y sigue demostrando que algo no camina bien en cuanto a la formación de estudiantes en los dos primeros niveles de escolarización es decir educación básica y media, y esto repercute en un panorama más amplio a nivel superior lo que equivale a decir a todos los niveles.  El 5.3  de promedio nacional obtenido aunque superior al 5.2 del año 2014 no es una diferencia significativa, y parece indicar una tendencia al  estancamiento en la medición de resultados, a nivel de colegios privados el promedio fue de 6.0,  comparado con la primera prueba ejecutada en 1997 que arrojó un 6.2 de promedio nacional de acuerdo a archivos del Ministerio de Educación.

La Prueba de Aprendizajes y Aptitudes para Egresados de Secundaria volvió a arrojar resultados que no sorprenden a nadie y sigue demostrando que algo no camina bien en cuanto a la formación de estudiantes en los dos primeros niveles de escolarización es decir educación básica y media, y esto repercute en un panorama más amplio a nivel superior lo que equivale a decir a todos los niveles.  El 5.3  de promedio nacional obtenido aunque superior al 5.2 del año 2014 no es una diferencia significativa, y parece indicar una tendencia al  estancamiento en la medición de resultados, a nivel de colegios privados el promedio fue de 6.0,  comparado con la primera prueba ejecutada en 1997 que arrojó un 6.2 de promedio nacional de acuerdo a archivos del Ministerio de Educación.

Pareciera que nos estamos quedando estancados no sólo a nivel latinoamericano sino también a nivel mundial. Pero  ¿Son confiables dichas pruebas y los resultados reflejan la realidad objetiva? ¿Demuestran la superioridad del sistema educativo privado  sobre el público? ¿Cuál es la verdadera naturaleza de estos resultados? Trataremos de responder de manera acertada a estas interrogantes y otras que pudiesen surgir más adelante.

La llegada a un segundo periodo al control parcial del Poder Ejecutivo fue visto con esperanza por las masas que acudieron en dos ocasiones a ratificar el segundo periodo del fmln en la gestión de varios ministerios, el de Educación no era la excepción. A su llegada Sánchez Cerén un conocedor de la materia y ex docente lanzó una propuesta ambiciosa que es correcta en todos los sentidos y que también ponía sobre la mesa las intenciones de querer hacer bien las cosas y de favorecer a la mayoría pobre y trabajadora de este país: Llegar al 6% de inversión en educación de forma gradual al final del quinquenio de su gobierno, algo que fue saludado con muchos ánimos por una amplia mayoría  de la población y  el sector docente.

Pero como hemos repetido en muchas ocasiones, de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno, pronto la administración de S. Cerén se ha topado con todos los vicios administrativos y la decadencia del sistema de libre mercado, y se enfrentan ahora a una falta de recursos o un desfinanciamiento en el Estado que da escalofríos. Pero en un país donde las transnacionales recaudaron $183 millones  en el primer trimestre de 2015 según el BCR1 donde en tan sólo una año se pasó de tener 150 súper ricos a 160 con una fortuna de $21,000 millones lo que equivale al 87% del PIB nacional según Oxfam Internacional2, con niveles de evasión y elusión fiscal que alcanzaron los $2,495,09 según el economista Francisco Lazo ex viceministro de Economía de la gestión de M. Funes; donde según el mismo economista “la evasión del Impuesto Sobre la Renta (ISR) es de más de 935 millones de dólares, de los cuales 793 millones corresponden a las empresas y el resto a las personas naturales”3; un país donde la corrupción durante las décadas de aplicación abierta de las medidas más radicales del capitalismo efectuadas por ARENA le costó al país alrededor de $37,0004 millones según el también economista Salvador Arias, entonces no es difícil darnos cuenta las razones del porqué no hay dinero para un rubro tan importante para el país como es la educación.

Y las cosas parece irán de mal en peor, ya que según informes el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres efectuará un recorte al presupuesto asignado al MINED de $5 millones a las 5 mil 137 escuelas y de las 14 direcciones departamentales, lo que equivale a una reducción de 3.5 al 3.4 del PIB para el próximo año. La falta de estos recursos estaría afectando los pagos de servicios como agua potable y luz eléctrica de las escuelas, según lo expresado por el ministro de Educación Carlos Canjura5.

El asistir a las escuelas estatales, como parte del proceso de formación de ciudadanos aptos para enfrentar los desafíos de la misma sociedad ha representado desde décadas mucho sacrificio por parte de las familias trabajadoras. Hasta hace unos cuantos años, la deserción por motivos materiales como la falta de alimentación para acudir al centro de estudios en condiciones aceptables para la asimilación de contenidos y la falta de materiales de estudio personales (uniformes, zapatos y útiles escolares) eran factores determinantes para que muchos niños y jóvenes interrumpieran su proceso, esto se fue superando poco a poco con la implementación de programas como “Vamos a la Escuela” o “Vaso de Leche”.  Hoy en día los niveles alarmantes de violencia y la misma falta de centros educativos parecen estarle ganando  la batalla al Estado y al mismo gobierno del fmln por avanzar en materia educativa.

La deserción por desplazamientos de los lugares de residencia por amenazas de grupos lumpenizados alcanzó según el MINED un abandono de 13 mil 402 estudiantes de primer grado a bachillerato en 2014. Según las autoridades esto se podría resolver con un amplio plan de construcción de escuelas e institutos en muchos sitios del país de donde se tiene registro de desplazamientos forzados para que dichos estudiantes no tengan que asistir a centros de estudio donde el control del territorio por estos grupos criminales no los pongan en riesgo.

Esto indica que si se quiere dar más cobertura implicara inevitablemente la construcción de más escuelas, alquiler de instalaciones como a veces se hace—lo  cual nunca resuelve el problema, y al contrario se beneficia a los propietarios de los inmuebles que en absoluto están interesados en aportar a la educación—o a la expropiación de terrenos ociosos, estamos totalmente de acuerdo en un programa ambicioso de construcción de infraestructura que beneficiará a las presentes y futuras generaciones, esto mismo es una de las consignas de nuestro programa que consideramos generaría empleo a gran escala y se avanzaría en el problema de la cobertura; pero como ya hemos visto, en lugar de un incremento en el presupuesto éste va hacia la baja. No se contratarían ni siquiera nuevos docentes  y se mantendrían las 43 mil 437 plazas actuales. El mismo ministro de Educación aseguró ante una comisión de diputados que “es imposible atender a más adolescentes en bachillerato si no se construyen más escuelas, porque la población ha crecido a un ritmo más rápido mientras que la oferta de centros educativos está estancada. Como ustedes saben hay un porcentaje alto de estudiantes que salen de noveno grado y que no ingresan a bachillerato. Eso es el 60%. Si queremos atender a ese 60% que se queda fuera, debemos construir infraestructura 6". Esto según estimaciones equivale a decir que  unos 86 mil 713 adolescentes (el 60.2%) en edad escolar son excluidos de cursar bachillerato.

El negocio que surge de un derecho inalienable

El hecho que la inversión en educación se estanque o retroceda le cae como anillo al dedo a los mercaderes de la educación, esos que miran “oportunidades donde otros sólo miran carencias” según sus propios principios. El limitar la inversión y las mejoras en el sistema educativo público hace que dichas damas y caballeros aprovechen esas contradicciones del sistema y ofrezcan de buena gana sus “servicios educativos de calidad”. Aunque el reciente promedio obtenido (6.0)  no los separa mucho del sistema público.

Se estima que en el país hay alrededor de 934 colegios privados distribuidos en las categorías A, B y C que cubren diferentes niveles, ya sea  educación inicial, básica y educación media o bachillerato. A nivel superior nos encontramos con 45 universidades privadas o “institutos de educación superior” que ofrecen sus servicios a los egresados de bachillerato concentradas en su mayoría en el departamento de San Salvador. En contraste se tienen 5,172 escuelas e institutos públicos y una sola universidad estatal con sede en San Salvador y tres subsedes en los departamentos de Santa Ana, San Miguel y San Vicente.

Los datos que arroja el MINED del número de alumnos que se sometió a la última PAES fueron de 92,7167de los cuales la mayoría se graduarán de bachilleres en la modalidad  general y otras especialidades, de éstos sólo un porcentaje podrá continuar con sus estudios superiores, la Universidad de El Salvador  puede absorber como máximo unos 10,000 bachilleres y recibe alrededor de 26,000 solicitudes para nuevo ingreso, colocando a los bachilleres en una posición de competencia abierta y sin tregua por ganar un espacio y continuar con sus expectativas de desarrollo profesional. El resto de esos noventa mil, bachilleres tendrán que acudir a una universidad privada que los recibirá con el mayor de los gustos,  tendrán que buscar un empleo para su subsistencia o ejecutar ambas actividades al mismo tiempo, algo que no es extraño en nuestro medio. No hace falta ser genios para imaginarnos qué harán  todos esos jóvenes que no logren obtener un empleo o no puedan seguir sus estudios en sus interminables periodos de ocio obligatorio.

Desde luego las condiciones en las que estudian estos niños y jóvenes en el sector privado son relativamente mejores en cuanto a la calidad del proceso enseñanza-aprendizaje que se les brinda. Decimos relativo debido a que muchas de estas instituciones dejan mucho que desear en cuanto a infraestructura, ambientes educativos, recursos tecnológicos, bibliotecas equipadas y actualizadas, calidad docente etc. Y sólo brindan un excelente servicio al momento de recibir el pago de matrícula o colegiatura  mensual.

Muchos padres de familia o encargados realizan un gran esfuerzo por ofrecerles a sus hijos un panorama distinto a lo encontrado en el sector público y los inscriben en dichos lugares. Hay que decir que muchos de estos colegios o universidades no están al alcance de un trabajador promedio y tienen que buscar la opción más “cómoda” o barata para sus hijos. Hay una gran cantidad de estas instituciones que por sus cuotas altas representan lugares exclusivos sobre todo apropiados para la clase media alta. Los hijos de la burguesía como tal difícilmente estudian en el país ya que son conscientes del nivel de enseñanza ofrecido, y envían a sus herederos al extranjero a cursar sus estudios en lugares acordes a su posición en la sociedad.

Los propietarios de la enseñanza privada reconocen el rol que juegan en la sociedad y son honestos en señalar que negocio es negocio, que “la educación privada no es beneficencia”. El presidente de la Asociación de Colegios Privados de El Salvador (ACOPES)  se quejó hace un par de años por la negativa del Ministerio de Educación ante la solicitud de incrementar las cuotas de sus colegiaturas entre 12% y 15%, ya que sólo pueden incrementarlas, mediante un mecanismo de notificación al MINED y en una asamblea de padres de familia con asistencia del 50% más uno, en donde el 75% de ellos esté de acuerdo en el incremento.

Aseguran que debido a esto muchos colegios privados no son sujetos de crédito, han tenido que reducir personal, la oferta académica ha desmejorado, los salarios de los maestros están estancados y no pueden innovar los servicios. Más allá de los lloriqueos de un vulgar propietario del negocio educativo se esconde una serie de abusos contra los estudiantes, cobros indebidos a sus padres, una explotación descarada de los maestros a quienes les exigen resultados óptimos con los pupilos en condiciones adversas y los sueldos para nada son halagadores teniendo que soportar la mayoría de ellos salarios risibles de hasta $150.00 al  mes por su capacidad productiva que venden a estos mercaderes, muchos maestros han dejado de percibir satisfacción por las labores realizadas en su profesión desde que el mercado metió sus narices y se posicionó con sus leyes de oferta y demanda por encima de la tarea loable de formar las presentes y futuras generaciones.

Muchos de estos propietarios actualmente hinchan pecho ante los últimos resultados de la PAES y aseguran que aunque la diferencia es mínima, el sector privado está muy  por encima del sistema público educativo. Como ya hemos visto dicha diferencia no representa un abismo entre ambos sistemas, y las causas para tal diferencia debemos buscarlas en las condiciones materiales en las cuales se desenvuelven los estudiantes provenientes de diferentes entornos—muchos de ellos hostiles—y   que tienen que rendir sí o sí, sean cuales fuesen dichas condiciones y desarrollar su potencial.  “La tarea de la sociedad es que el ser humano pueda realizar ese potencial, dado que el entorno puede restringirlo o realzarlo. Un niño que crezca en un entorno social desfavorable estará en desventaja respecto a otro que tenga todas sus necesidades satisfechas. El origen social es extremadamente importante. Si cambias el entorno, cambias al niño”.9

Marx sobre la educación

Como marxistas reconocemos que la educación como parte fundamental del Estado representa una herramienta de coerción y dominación ideológica de las masas por parte de la clase que ostenta el poder, por mucho que argumenten las autoridades y los docentes que esto no es así, el simple hecho de no permitir la libertad de cátedra incluso en muchas instituciones públicas y el intento de querer introducir la lectura obligatoria de la biblia en instituciones tanto públicas como privadas dice mucho de hasta dónde han llegado en un intento de hacer retroceder la educación a los niveles que se tenían en la Edad Media.

La concepción materialista del mundo y el método dialectico marxista dieron la posibilidad a la ciencia pedagógica de resolver, sobre una base científica, los complicados problemas de la pedagogía, algo que intentaron resolver anteriormente notables pensadores de la humanidad. El planteamiento de Marx y Engels sobre la educación es parte fundamental del socialismo científico.

Muchas personas creen que la educación es una categoría invariable del tiempo y el espacio y que no guarda ninguna conexión con la forma en que está estructurada  la sociedad de clases y es independiente de las relaciones sociales que en su seno se desarrollan. Los fundadores del marxismo al precisar la esencia de la educación y su subordinación a las condiciones materiales de vida de la sociedad pusieron de manifiesto su papel y lugar que tienen en la vida social tanto en el capitalismo como dentro del socialismo. Demostraron que la educación en la sociedad de clases está determinada por las relaciones sociales, aclararon que los objetivos y tareas de la educación, así como sus contenidos y sus métodos, cambian en las diferentes épocas.

La clase dominante le interesa el nivel educativo de las masas en la medida que necesita de trabajadores cualificados y mano de obra barata para sus fines productivos. A partir de las investigaciones y el estudio de buena cantidad de fuentes de información basada en hechos, Marx y Engels dieron un enfoque acertado de la educación que reciben los hijos de los trabajadores en la sociedad capitalista y de las terribles condiciones de vida de esos trabajadores y de sus familias. Fueron testigos de cómo el trabajo en las fábricas, superior a las fuerzas de la mujer, las agotaba al extremo y esto conducía inevitablemente a la destrucción de la familia. Al no poseer las condiciones mínimas para la existencia, los proletarios se veían obligados a entregar a sus hijos en alquiler a los capitalistas. Muchas cosas han cambiado desde entonces, pero no podemos negar que las condiciones mínimas para la existencia digna de los trabajadores y sus familias son esas mismas de los albores de la revolución industrial: miseria y explotación.

La educación dentro del sistema de libre mercado significa para la inmensa mayoría nada más que una forma de convertirlos en máquinas para la producción y la generación de ganancias. A través del tiempo y de la lucha obrera organizada la clase dominante se ha visto en la necesidad de ceder ciertas concesiones en el ámbito educativo y a “preocuparse” por elevar el nivel de las masas, sobre todo por su necesidad de acceder a obreros cualificados aceptan a regañadientes que es necesario invertir en ello. Pero al ofrecer conocimientos básicos a los trabajadores, mantiene un férreo control sobre la escuela (sus contenidos curriculares, su filosofía), mantiene en sus manos la prensa, la iglesia, los medios de producción, la tierra, la banca, y utiliza la educación de las masas para divulgar su ideología burguesa de aceptación del ordenamiento de las cosas y la propiedad privada como la última palabra sobre el reino de los esclavos asalariados.

En su lucha por la liberación de la humanidad de la bota del capital,  los fundadores del marxismo señalaron que la educación debía poseer tres pilares fundamentales que desarrollarían la personalidad multifacética del hombre nuevo:

1) Educación intelectual: concedían una gran importancia al dominio de la teoría, la ciencia y la instrucción. Para ellos la ciencia era una fuerza revolucionaria motriz. Señalaron que el sistema de enseñanza general debía de prestar una atención debida no sólo a las Matemática, sino también a la Física, Mecánica, Astronomía, Química, Botánica y Zoología. Platearon—sobre  todo Engels—la  exigencia de que cada ciencia se estudiara profunda y seriamente, destacaron los grandes avances de las Ciencias Naturales y adoptaron una posición francamente contraria a su enseñanza meramente descriptiva.

La enseñanza de la literatura debía de ocupar un lugar destacado también en la escuela futura. Engels así mismo concedía una gran importancia al estudio de la lengua materna y de los idiomas extranjeros. Plateaba que los idiomas extranjeros son necesarios como medio de comunicación internacional y que ayudan a conocer la cultura de la humanidad y establecer lazos fraternales con trabajadores de otras latitudes.

Pero advirtieron que no sólo bastaba el estudio de la “ciencia por la ciencia”, sino la ciencia sólidamente relacionada con la vida, a favor de la lucha por un futuro mejor para la humanidad, muy alejado de lo que ahora significa la ciencia que está sometida y al servicio de las corporaciones multinacionales.

2) Educación física: Pare ellos un ser humano desarrollado integralmente debe recibir una educación física adecuada. La división social del trabajo en la producción de mercancías ha hecho que el desarrollo físico de los humanos sea unilateral, es decir de acuerdo con el tipo de trabajo que se realiza se ejercitan unos músculos solamente y otros no. Solamente una educación física correctamente organizada eliminaría esta unilateralidad. Recomendaban que en las escuelas se enseñara la gimnasia y el arte militar, estimaban que esto desarrollaría a los alumnos en el aspecto físico y se contribuiría a su preparación militar y que al mismo tiempo la solución de problemas tácticos durante las maniobras militares favorecería el desarrollo intelectual de los estudiantes.

3) Enseñanza politécnica: Para ellos ésta debía darle a conocer los principios fundamentales de todos los procesos de la producción y al mismo tiempo proveer al niño y al adolescente de los hábitos básicos para manipular los instrumentos más sencillos de este proceso. Marx tenía claro que la industria pesada requería de obreros desarrollados de forma completa que fuesen útiles en varios tipos de trabajo y capaces de cambiar de actividad laboral. Esto se ha convertido más que obvio dentro del capitalismo; sin embargo, solamente en el socialismo el trabajador pasa de ser apéndice de la máquina a ser dueño de la máquina, en otras palabras sabrá trabajar en ellas y podrá desarrollarse correctamente en todo el sistema de producción.

Marx llegó a la conclusión de que la combinación de la enseñanza con el trabajo productivo industrial en las condiciones del capitalismo constituye por sí misma las bases de la educación del futuro. La enseñanza politécnica supone además de los conocimientos teóricos de los principios de la producción, la formación de hábitos en el manejo  de los instrumentos más simples de la producción, ya que en la estructura fundamental de todas las máquinas, hasta de las más complicadas hay elementos, aunque de variadas formas que se combinan de diferentes maneras.

En la época actual de decadencia del capitalismo, la enseñanza tanto pública como privada ha sido modificada muchas veces en sus contenidos curriculares y está más orientada a capacitar el material humano con habilidades y conocimientos limitados para  le ejecución de actividades  básicas y mínimas lo que lo convierte en un trabajador parcial, un simple portador de cierta función social parcial y no un individuo integralmente desarrollado. Los dueños del capital ya no están interesados en invertir en la actividad productiva, y los que se atreven a invertir lo hacen en el sector servicios, para lo cual necesitan un personal específico. “El fallecido Akio Morita que fue presidente de Sony, advirtió repetidamente durante los años 80 del peligro mortal que representaba para el capitalismo la tendencia a pasar de la industria productiva al sector servicios. Desde los años 50, Estados Unidos ha perdido la mitad de sus puestas de trabajo industriales, mientras que tres cuartas partes de los empleos están en el sector servicios 10.

Esto es lo que crudamente nos encontramos en las instituciones de enseñanza en la mayoría de niveles, el cordón industrial nacional prácticamente está siendo sustituido por la economía de servicios, formar ciudadanos para ofrecer servicios o productos importados en su mayoría, esto es a lo que le apuesta la burguesía local e internacional. El desempleo rampante hace que muchas carreras no sean atractivas para la juventud y se resignan a estudiar carreras cortas o que ofrezcan una posibilidad de ser absorbidos por el mercado laboral de inmediato. En un artículo en Director (febrero de 1988), Morita declaraba11: “Me gustaría sugerir que esta tendencia, lejos de ser la maduración progresiva de una economía madura y algo que haya que apoyar, es destructiva. Porque a largo plazo, una economía que pierda su base industrial ha perdido su centro vital. Una economía basada en el sector servicios no tiene fuerza motriz. Así la complacencia respecto a pasar de la industria al abrigo de los servicios de alta tecnología, en que los obreros se sientan delante de un ordenador e intercambian información todo el día, está fuera de lugar. Esto se debe a que sólo la industria crea algo nuevo, elabora productos cuyo valor es superior al de las materias primas de las que están hechos. Tendría que ser obvio que en una economía los servicios son subsidiarios y dependientes de la industria”.

¿Basta sólo la educación para transformar la sociedad?

Podríamos creer que ésta es una aseveración acertada; pero es un planteamiento limitado en toda su dimensión, muchos aseguran que nada más hay que invertir y de buena forma en el área educativa de un pueblo para lograr mejorar los niveles de vida de sus habitantes y liberarlos de las cadenas de la opresión tanto materiales como intelectuales, hasta cierto punto esto está correcto pero hay que analizarlo a mayor profundidad.

Los materialistas franceses y los socialistas utópicos planteaban que ellos querían liberar a las personas de todos los vicios y debilidades derivados de las relaciones sociales  solamente por medio de la acción educativa, creían que se podían formar en las personas “características racionales” en el marco de la corrompida sociedad capitalista. Marx y Engels respondieron que para formar a las personas sobre una nueva base era necesario un cambio revolucionario de las mismas relaciones sociales—la  eliminación de la explotación del hombre por el hombre—como resultado de la lucha de clases de los trabajadores, y que solamente una participación activa de las personas en la construcción revolucionaria de un nuevo sistema político, económico y social los reeducaría. Consideraban que “la revolución es necesaria no solamente porque de ningún otro modo se podría derrocar a la clase dominante, sino porque, la clase que derroca, solo en la revolución puede arrojar de sí toda la antigua ignominia—ofensa grave a la dignidad de una persona—y  ser capaz de crear la nueva base de la sociedad 12.

Estos pensadores utópicos; pero honestos y vanguardistas para su tiempo, afirmaban que el ser humano (su forma de pensar, su carácter y sus costumbres) eran un producto del entorno en el que se desenvolvían. De allí planteaban que para cambiar al ser humano había que cambiar necesariamente su entorno. Al mismo tiempo reconocían que el propio entorno dependía de los criterios de las personas y de allí sacaban la conclusión de que para cambiar el medio era necesario cambiar a las personas mediante una educación racional y se enredaban de este modo en un círculo vicioso.

El socialismo científico propuso una solución a la teoría de los materialistas franceses y de los socialistas utópicos sobre el hecho que el ser humano es un producto pasivo de las circunstancias y de la educación que se le proporciona. “La teoría materialista de que los hombres son producto de las circunstancias y de la educación, y de que, por tanto los hombres modificados son producto de circunstancias distintas y de una educación distinta, olvida que las circunstancias se hacen cambiar precisamente por los hombres y mujeres y que el propio educador necesita ser educado13”.

Luego de establecer que las circunstancias, en cierta medida, crean a las personas, y que en cierta medida las personas crean las circunstancias, plantearon su concepción de que las personas, en el proceso de su influencia activa en la naturaleza y en la sociedad, cambian su naturaleza en particular. La educación es una poderosa herramienta para modificar la sociedad pero por sí sola es incapaz de transformar la compleja estructura del Estado burgués que la utiliza como herramienta de dominación de las masas y para perpetuar su hegemonía sobre las otras clases.

“En la tercera tesis sobre Feuerbach, Marx escribía: ‘La coincidencia de la modificación de las circunstancias y de la actividad humana sólo puede concebirse y entenderse racionalmente como práctica revolucionaria’.  Por eso subrayó la importante posición sobre el papel activo de las personas en la transformación del mundo que les rodea, así como en la modificación de su naturaleza individual, y llegó a la conclusión de que en la práctica revolucionaria, las personas, de una forma radical, transforman las relaciones sociales existentes14”.

Las tareas que se avecinan

Es necesario exigir un aumento presupuestario para la educación de la mayoría de forma organizada, reconocemos que tal educación no basta para la transformación radical de la sociedad dado que es un instrumento en manos de la clase dominante y ésta luchará con todas sus fuerzas en contra de cualquier reforma que beneficie a las masas y los haga disponer un poco más de sus ganancias que generamos en favor de elevar el nivel educativo de los trabajadores y sus familias. También luchará contra cualquier modificación a los programas de estudios que hagan despertar el espíritu crítico de la población y pongan en tela de juicio su rol parásito en la sociedad capitalista. Como decimos usualmente ¿Cuándo se ha visto que el demonio se recorte sus propias garras? Sólo cederán ante la movilización y la presión de las masas organizadas ante el temor de perderlo todo.

El sector estudiantil, docente y los trabajadores en general deben comenzar a fomentar la organización en sus centros de estudio y trabajo, los estudiantes y la juventud conocen de primera mano las graves deficiencias que hay en nuestro medio educativo, y que no hay un futuro mejor si no se lucha a conciencia desde ahora por derrocar un sistema que reduce al ser humano a un simple esclavo asalariado—si se tiene suerte en encontrar un empleo—en un productor de ganancias para los amos enquistados por siglos al tope de la sociedad. Necesitamos como dijo Marx apropiarnos de la teoría liberadora y revolucionaria a la cual le dedicaron sus vidas y que nos proporciona los fundamentos necesarios para llevar a cabo una lucha activa y efectiva contra el sistema. Podríamos recibir mientras tanto una educación vanguardista y liberadora en las escuelas que verdaderamente nos ilumine dentro del mismo cerco del enemigo, mediante la práctica revolucionaria nos auto educamos y educamos a otros; Lenin solía decir “La vida enseña”, los mismos trabajadores y estudiantes deben comenzar a romper el cerco de la desinformación y el pensamiento burgués que prevalece como filosofía impuesta en nuestras mentes. La misma organización lleva consigo la educación de los cuadros revolucionarios quienes deben dirigir el movimiento más allá de la consecución de reformas parciales en todo terreno.

La consecución de una educación de calidad, integral—multifacética como le gustaba llamarla a Marx—sin  el sesgo de la iglesia y la religión, es decir laica, integradora y gratuita sólo puede conseguirse dentro de una sociedad libre de las ataduras de las leyes del mercado, donde hombres y mujeres altamente formados ofrezcan todo su potencial a favor de la sociedad y de toda la humanidad y no ante el altar de las beneficios.

San Salvador, 25 de noviembre de 2015



[1] ACAN-EFE, (2015). Transnacionales ganan 183 millones de dólares en primer trimestre de 2015. Julio, 9, 2015 de La Prensa Gráfica, Sitio web: http://www.laprensagrafica.com/2015/07/09/transnacionales-ganan-183-millones-de-dolares-en-primer-trimestre-de-2015

[2] Redacción Verdad Digital, (2015). 160 millonarios en El Salvador acumulan riqueza por $21 mil millones de dólares. Mayo, 20, 2015 de Verdaddigital.com, Sitio web: http://verdaddigital.com/index.php/politica/2510-160-millonarios-en-el-salvador-acumulan-riqueza-por-21-mil-millones-r

[3] DPA, (2015). Evasión fiscal en El Salvador supera los $2,400 millones. Julio, 17, 2015 de La Página, Sitio web: http://www.lapagina.com.sv/nacionales/108594/2015/07/17/Evasion-fiscal-en-El-Salvador-supera-los-$2400-millones

[4] Administrador, (2014). Corrupción costó al país $37,000 millones en gobierno areneros: Arias. Mayo, 17, 2014 de Diario CoLatino, Sitio web: http://www.diariocolatino.com/corrupcion-costo-al-pais-37000-millones-en-gobierno-areneros-arias/

[5] Alvarado, J. (2015). Sánchez Cerén se aleja de su promesa de duplicar el presupuesto de educación. Noviembre, 15, 2015 de elfaro, Sitio web: http://www.elfaro.net/es/201511/noticias/17406/S%C3%A1nchez-Cer%C3%A9n-se-aleja-de-su-promesa-de-duplicar-el-presupuesto-de-educaci%C3%B3n.htm

[6] Ibíd.

[7] Flores, R. (2015). MINED: 92,716 estudiantes realizarán PAES el 14 y 15 de octubre. Agosto, 14, 2015 de La Prensa Gráfica, Sitio web: http://www.laprensagrafica.com/2015/08/14/mined-92716-estudiantes-realizaran-paes-el-14-y-15-de-octubre

[8] Serrano, I. (2012) Asociación de Colegios Privados: "La educación privada en el país no es beneficencia". Julio, 6, 2012 de La Página, Sitio web: http://www.lapagina.com.sv/nacionales/68625/2012/07/06/Asociacion-de-Colegios-Privados-%E2%80%9CLa-educacion-privada-en-el-pais-no-es-beneficencia%E2%80%9D

[9] Woods, A. y Grant, T. (2002). Razón y Revolución. Madrid: Fundación Federico Engels

[10] Ibíd.

[11] Ibíd.

[12] Konstantinov, N.  Historia Soviética de la Pedagogía

[13] Marx, C. y Engels, F.: Obras. T. 3, p. 2