China - Principales - 2 semanas ago

¿Qué está pasando realmente en China?

Este artículo fue escrito en un momento (otoño de 1976) en el que muchos en la izquierda tenían grandes ilusiones de que la China maoísta era de alguna manera un verdadero régimen socialista. Alan Woods pudo ver más allá de la niebla de la propaganda maoísta y ver lo que realmente estaba sucediendo en China. Este artículo proporciona interesante información de fondo para cualquier persona que quiera conocer la verdad sobre la naturaleza de la burocracia china, la misma burocracia que ahora está empujando a China cada vez más hacia el capitalismo. (Nota del editor, 14 de enero de 2005)

Introducción de la primavera de 1977

El siguiente artículo se publicó originalmente hacia fines de 1976, utilizando material que se había reunido hasta mediados de ese año. Dificultades técnicas impidieron la publicación anterior. Aparece aquí por primera vez en español y su análisis será extremadamente útil para todos los que luchan seriamente por el socialismo y buscan una explicación marxista de lo que está pasando en China.

Dejando de lado la fraseología revolucionaria de los líderes chinos, el artículo revela las motivaciones materiales detrás de sus acciones. Al analizar los motivos subyacentes de la campaña contra Deng a principios de 1976, con una precisión asombrosa se predice la caída del ala radical de Jiang Qing. Dado que el deseo de la burocracia de un mejor nivel de vida está condicionado por el crecimiento económico, esas secciones que amenazaban con trastornos políticos, como la «Banda de los Cuatro», tenía que ser eliminada. A medida que se desarrollaba la batalla entre las dos facciones en la era posterior a Mao, el que controlara el ejército tenía el poder. Cuando Mao muere, el papel del árbitro supremo recayó en el ejército.

Los últimos seis meses han visto a China casi desgarrada por disturbios políticos, que han tenido lugar en un contexto de crecientes problemas económicos. El terremoto de julio pasado mató a unas 650,000 personas y se dice que ha retrasado a China tres años. También con catástrofes naturales, los planes para llevar a China a los niveles de las principales economías mundiales han sufrido un revés. Desde la consolidación de Hua, todo el énfasis radica ahora en «orden, estabilidad y crecimiento económico». El editorial en el Diario del Pueblo del 20 de diciembre pedía «el fortalecimiento de la administración de las empresas, el establecimiento y la mejora de reglas y regulaciones racionales, el lanzamiento de impulsos de emulación socialista y el aumento de la productividad». Se han introducido incentivos materiales, y «los incentivos materiales burgueses, aunque inherentemente negativos, son inevitables durante el período del socialismo antes de que se alcance el comunismo», afirmó el 30 de marzo, el Diario del Pueblo.

Sin embargo, la purga de la «Banda de los Cuatro» inicialmente condujo a mayores desórdenes, casi culminando en una Guerra Civil. En la provincia de Shandong, más de 40,000 personas murieron o resultaron heridas entre agosto y octubre del año pasado. Informes de aparecimiento de ejércitos no oficiales, robos a bancos, incautaciones de armas y granos, violaciones de mujeres y sabotajes en el transporte se desataron por toda China. Nuevamente, fue el ejército el que restableció el orden, especialmente cuando se hizo cargo de los ferrocarriles en enero, para facilitar el transporte del 75% de la carga del país. Una vez más, todo fue culpa de la «Banda de los Cuatro», quienes también fueron acusados de «acelerar la muerte de Mao, falsificar su voluntad, traicionar secretos de estado, organizar la violencia en la Revolución Cultural, bloquear documentos del Partido, sabotear la producción, actividades antipartidistas, etc. “Sin embargo, cada miembro de la pandilla tenía una posición responsable en el partido, podía hacer todo esto, pero parecía que nadie se había dado cuenta. Fue solo cuando sus actividades comenzaron a amenazar los intereses de la burocracia en su conjunto que la pandilla fue eliminada.

De las acusaciones en contra de Jiang también podemos vislumbrar el estilo de vida de los niveles más altos. ¿Cómo puede ella “ordenar que se cerrara un astillero porque el ruido la perturbaba, cortar un bosque porque su vista estaba obstruida, hacer que torturen a un electricista por no proporcionar suficiente calor en su habitación, etc.” en este “paraíso socialista” de “democracia obrera»? ¿Puede ser que existan privilegios después de todo?

¿Y qué hay de las masas? Por lo general, descubren lo que sucede después del evento. Después del nombramiento de Hua, unos 2 millones de ellos, fuertemente entremezclados con unidades del ejército, desfilaron en Beijing en una manifestación cuidadosamente controlada. A fines de enero, también leyeron que el antiguo «corredor capitalista» Deng (ver el artículo a continuación) había sido rehabilitado. Lo mismo ocurre con el crecimiento económico. Las masas enfrentan la escasez de alimentos y combustible, mientras que los artículos como el carbón se exportan para obtener divisas para pagar las importaciones de bienes tecnológicos. ¡Y mientras existe la escasez entre los trabajadores, leerán en los carteles de las paredes que Maggie Thatcher ¡ha sido agasajada en una cena por los líderes maoístas! Tal es el cinismo y la traición de la burocracia china.

Todos estos eventos recientes son solo una confirmación del análisis contenido en este artículo. Como también dice el artículo, solo un retorno a las tradiciones del bolchevismo puede aligerar la carga de las masas chinas y proporcionar el camino a seguir para la construcción de democracias sanas de trabajadores en China, la URSS y el mundo entero.

Primavera de 1977

¿Qué está pasando realmente en China?

Por Alan Woods

Para los trabajadores avanzados de todos los países, la Revolución China de 1949 sigue a la Revolución Rusa como el segundo evento más importante del siglo XX. De un solo golpe, un enorme país, casi un subcontinente, con una población de cientos de millones, fue eliminado de la órbita del imperialismo mundial.

La propia China heredó del capitalismo una serie de problemas que surgieron de una economía débil y subdesarrollada: el analfabetismo, el hambre y la humillación nacional. El establecimiento de una economía nacionalizada y planificada era una condición indispensable para el enorme crecimiento de las fuerzas productivas durante los últimos 20 años.

Cualquier análisis de la China actual se enfrenta a un grave problema de falta de hechos concretos y, sobre todo, de cifras oficiales para el desarrollo económico.

Por eso las cifras que tenemos son escasas e incompletas. Sin embargo, incluso estas cifras muestran que las tasas de crecimiento económico son impresionantes. Las primeras estadísticas oficiales de desarrollo económico se hicieron públicas hace unos años en una entrevista concedida por Zhou Enlai al reportero estadounidense Edgar Snow, el conocido biógrafo de Mao. Usando estas y otras cifras oficiales podemos hacer la siguiente comparación económica:

 

Millones de toneladas            1957               1970               1971               1972

Acero crudo                           5.35                 18.00               21.00               23.00

Fertilizantes químicos            0.63                 14.00               17.00               20.00

Petróleo                                  0,46                 20,00               25,00               29,00

Cereales                                 85.00               240.00             250.00             240.00

Tela de algodón                     * 5.05              8.50                 —-                   —-

(* Billones de metros)

 

A pesar de la escasez de estos datos, tenemos una impresión general de un proceso de desarrollo muy fuerte. La cifra del Producto Industrial Bruto citado por Snow para el año 1970, en la víspera de los comienzos del último plan de cinco años era de 90.000 millones de dólares, con una tasa de crecimiento anual de alrededor del 9% para el período 1957-1970.Y esto ocurrió a pesar de la dislocación económica causada por el «Gran Salto Hacia Adelante», el fracaso de las «Comunas» y el caos de la llamada «Gran Revolución Cultural», y el sabotaje de la economía derivado de la retirada de los expertos soviéticos y la ayuda soviética.

Así, aunque la producción de acero disminuyó efectivamente como resultado de la «revolución cultural» entre 1967 y 1968, en 1970 se alcanzó la cifra de 18 millones de toneladas. En general la producción de acero creció un 400% en un período de 15 años.

Hoy, al final del cuarto plan de desarrollo, tenemos los resultados de los últimos cinco años (1971-75) recientemente publicados en Le Monde: L’annee Economique et Sociale , 1975: «El año pasado la economía china experimentó un fuerte crecimiento. .»Alcanzó una tasa de crecimiento en el desarrollo de la producción industrial de alrededor del 10%, en un momento de estancamiento y crisis económica en todos los países capitalistas».

No solo en el campo industrial, sino también en la agricultura, la economía china demostró su superioridad con respecto a los países capitalistas vecinos, como India. El atraso del campo chino es un serio obstáculo para el progreso económico, que solo puede ser superado por la industrialización y la electrificación del país. Pero incluso en este sector, la nacionalización, la mecanización limitada y la aplicación de una técnica más científica, ha producido algunos resultados espectaculares.

En 1949, China producía 100 millones de toneladas de grano en comparación con 250 millones de toneladas en 1971 (una tasa de crecimiento del 4% anual durante 20 años) y 275 millones de toneladas en 1975. Y esto fue a pesar de los primitivos métodos agrícolas basados en el arado de madera, la bicicleta y la carretilla, con una gran escasez de tractores y otra maquinaria agrícola. La producción de fertilizantes químicos aumentó a 17 millones de toneladas en 1971, pero aún es insuficiente para reemplazar el uso de excrementos humanos, cuyo fuerte olor incluso llega al centro de Pekín.

De hecho, solo el 8% de la tierra es cultivada y esto sostiene al 88% de la población. Con las nuevas técnicas, China podría alimentar a toda Asia. Pero la agricultura ocupa el segundo lugar en la industria. Aproximadamente 4/5 de la población vive en el campo y un 23% de las comunidades rurales aún no tienen acceso directo a las carreteras. A pesar de los importantes desarrollos de los últimos 27 años, China sigue siendo por el momento un país relativamente atrasado. Como en Rusia, el campesino chino tiene fuertes lazos con su pequeña parcela de tierra dentro de la «comuna». Su derecho al uso personal dentro de la «comuna» fue confirmando en la constitución aprobada el año pasado. Solo la mecanización completa de la agricultura sacaría al campesinado chino de la rutina del localismo medieval en el que ha vivido durante los últimos dos mil años. Incluso las ideas de Mao son impotentes sin tractores.

Sin embargo, la eliminación del dominio del latifundismo y el capitalismo significó un enorme avance. En 20 años, el consumo de electricidad en la agricultura aumentó de 20 millones kilovatios / hora a 6,000 millones. El año pasado la producción total de electricidad alcanzó unos 125 millones de k / h. La producción de carbón alcanzó los 410 millones de toneladas, la extracción de petróleo entre 70 y 80 millones de toneladas (65 millones en 1974). China ya ha comenzado a exportar petróleo y otros bienes. El hecho de que China ya sea autosuficiente en lo que respecta a los alimentos es, en efecto, una conquista histórica colosal. La superioridad de una economía nacionalizada y planificada sobre el capitalismo se puede ver en el contraste entre China e India, un país que logró su independencia dos años antes de la revolución china, pero que se mantuvo bajo el sistema capitalista. Con una población solo un 50% mayor que la de India, China produce más del doble de grano (275 millones de toneladas frente a 116 millones de toneladas para la India, en 1975). Bajo el capitalismo, los indios tienen 8,7 millones de desempleados solo en las ciudades, y una tasa de crecimiento industrial de menos de la mitad de la de China. Las masas indias sufren condiciones de inanición, pobreza y analfabetismo, que fueron eliminadas en China gracias a la eliminación del capitalismo.

En los campos de la medicina, la educación, la vivienda, China también ha logrado grandes avances. Muchos médicos que han visitado China han atestiguado un alto nivel de salud, que incluso puede compararse con los niveles de algunos países occidentales. La mortalidad infantil, la malnutrición y la existencia de enfermedades infecciosas se encuentran en un nivel más europeo que asiático. En 1949, China tuvo enormes problemas con la viruela, la lepra, la peste, el cólera, la malaria y la tuberculosis. Hoy en día están prácticamente eliminados. Como dice el corresponsal médico del Sunday Times:

«En contraste con la India, o con Indonesia o con América del Sur, China ha controlado el crecimiento de la población, su población está adecuadamente alimentada y las principales enfermedades infecciosas fatales están controladas».

Hace veinticinco años, explica una revista china, no había instalaciones médicas en las áreas rurales. Si alguien se enfermaba y podía pagar, lo enviaban a un hospital de la ciudad. Los campesinos pobres, que existían en las fronteras de la inanición y la muerte, no tenían la oportunidad de consultar a un médico. Cuando sufrían un dolor no tenían otro recurso que esperar a la muerte. Ahora se ha establecido un hospital en cada distrito y un policlínico en cada «comuna”. A diferencia de España, la medicina en China es responsabilidad del Estado y no está abierta a la explotación privada y al beneficio privado.

El corresponsal de Informaciones escribió recientemente sobre la educación en China. Antes de 1949, un 80% de la población era analfabeta. En la actualidad, el 93% de los niños asisten a la escuela y la educación secundaria se ha extendido a todas las ciudades y gran parte del campo (en 1975, unos 145 millones se matricularon de escuelas primarias y unos 36,5 millones de escuelas secundarias). Una vez más en contraste con España, la educación en China es gratuita.

¿Existen privilegios en China?

Estas cosas significan enormes logros históricos y los trabajadores chinos lo entienden perfectamente. Sin embargo, el nivel de vida de las masas todavía se mantiene en un nivel bajo. La ropa de algodón está racionada (en Beijing unos 5 metros por año). Los bienes de consumo son escasos y la escasez de viviendas sigue siendo grave. “En un país donde no hay automóviles privados, los conductores ahorran cada gota de gasolina, incluso a costa de los motores y los sistemas de transmisión. La iluminación en los hogares y en las oficinas es débil y los estudiantes se ponen sus abrigos para asistir a conferencias en aulas extremadamente frías. Los dispositivos de ahorro de trabajo o para la calefacción son casi desconocidos en los hogares”, escribe un corresponsal de The Times.

El salario industrial básico es de aproximadamente 7 libras esterlinas por mes por una semana de 48 horas.  Los trabajadores calificados pueden ganar hasta 22 libras. Pero los profesionales ganan 67 libras o más.

Teniendo en cuenta el carácter relativamente subdesarrollado del país, esto ya significa una gran diferencia entre las capas más bajas y más altas. Es difícil encontrar cifras sobre los salarios de los funcionarios públicos más importantes del estado, pero incluso si estos estuvieran formalmente en el mismo nivel que una persona profesional, esto tampoco daría una impresión concreta del estilo de vida de estas personas, Teniendo en cuenta los “beneficios del trabajo”, los privilegios, los coches oficiales, etc.

Muchos corresponsales occidentales tienen la impresión de que China es una sociedad sin diferencias de clase ni privilegios de ningún tipo. Esto no es sorprendente.

Durante la década de 1930, precisamente durante el período de consolidación en el poder de la burocracia estalinista rusa, los periodistas y turistas burgueses escribieron de la misma manera sobre la ausencia de privilegios obvios en la URSS y sobre la «democracia soviética», la «nueva civilización».”, Etc. Sin embargo, un trabajador o campesino chino mira las cosas con ojos diferentes a los de un turista burgués. El problema es que en un país relativamente atrasado donde los bienes de consumo escasean, son precisamente las “pequeñas diferencias” las que son muy importantes. Al igual que en Rusia, los artículos básicos como el transporte público y la vivienda son baratos, al igual que los alimentos, y lo que es aún más importante es que los precios se han mantenido en el mismo nivel durante 20 años. Esta es una de las ventajas más importantes de la economía nacionalizada y planificada.

Si es cierto que las diferencias que existen en China son probablemente más pequeñas que en cualquier otro estado estalinista, son mucho más obvias para un trabajador chino que para un extranjero, que está acostumbrado a exhibiciones más deslumbrantes de riqueza y privilegios. El periodista Ignacio Iparraizi, del periódico Informaciones, escribió en febrero: «Si los principales funcionarios, los intelectuales, los técnicos, disfrutan de grandes privilegios materiales, abundancia económica abundante, en una palabra, viven extremadamente bien gracias a sus ingresos más altos, la verdad es que lo esconden muy bien. La uniformidad es el denominador común de la población china. Todos allí, al menos en su comportamiento externo, parecen ser los mismos. Quizás los restaurantes pueden ser el único lugar donde se notan sus excelentes salarios. No hay autos privados, ni dachas (casas de campo), como en la URSS; «no están en una palabra todos esos artículos de lujo más o menos superfluos que son el símbolo de los escalones superiores de la pirámide social». (Información, 20 de febrero).

Además del cierto elemento de aparente esnobismo en la idea de «artículos más o menos superfluos», para los chinos pobres, aunque no, por supuesto, para un periodista burgués español, aquí tenemos una mala comprensión de la realidad de China. En la URSS (que Iparraizi yuxtapone con la sociedad china como prueba de la uniformidad de esta última) hubo una situación similar en los años de los primeros planes quinquenales de Stalin. Y por razones muy simples. Por un lado, la economía rusa en ese momento estaba en un nivel mucho más bajo que en la actualidad, un nivel que no permitía la producción de todos «esos artículos de lujo más o menos superfluos …» Por otro lado, la burocracia estalinista, que tiene como objetivo un rápido desarrollo de las fuerzas productivas básicas, sobre todo de la industria pesada, realizó propaganda sobre la necesidad de trabajar duro, por el sacrificio personal, contra los lujos y “articulo más o menos superfluos ”, e incluso castigó a aquellos sectores (niveles medio y bajo) de la burocracia que disfrutaban de un estilo de vida que, en las condiciones entonces existentes, constituía una provocación para los trabajadores.

Los trabajadores soviéticos, al igual que los trabajadores chinos de hoy, hicieron grandes sacrificios para construir la economía soviética. Allí también aparentemente había «uniformidad», según los informes de los corresponsales extranjeros de los años treinta. Sin embargo, en ese momento existían enormes privilegios en la URSS que escapaban a la atención de los periodistas burgueses. El mero hecho de no tener que esperar en una cola para obtener las necesidades básicas es un enorme privilegio en un país como la URSS, incluso hoy en día. Y con el mayor desarrollo de las fuerzas productivas, las dachas y los automóviles privados de la burocracia se han visto de inmediato.

Para ver la situación privilegiada de los burócratas chinos, no es necesario buscar automóviles y televisores a color, sino observar los pequeños detalles de la vida cotidiana. Aquí tenemos un gran problema. Los medios de comunicación chinos oficiales ofrecen muy pocos datos sobre la vida real en el país, mientras que los periodistas que visitan el país se limitan, en general, a las observaciones superficiales de «uniformidad». Los medios de comunicación oficiales, según dice el mismo Iparraizi, ni siquiera admiten la existencia de algún crimen o catástrofe natural en el país (el último terremoto es un ejemplo).

“Robos, asesinatos, accidentes simples, no hay la menor noticia en ellos (periódicos chinos -Ed.). Aún hoy nadie sabe la cantidad de víctimas causadas por el violento terremoto que sacudió el noreste de China el año pasado y cuyos efectos causaron alarma en los suburbios de Pekín, lejos del epicentro. “(Información, 21 de febrero)

Es obvio que buscar evidencia de corrupción, mala administración y privilegios de la burocracia en la prensa oficial significará perder tiempo. Solo de vez en cuando es posible tener una idea de lo que está sucediendo en los «medios de comunicación».

«Incluso en las mismas filas del partido debe haber casos de corrupción, y esa es probablemente la razón por la que la revista Chansai, Study and Criticize, reprodujo recientemente en sus páginas artículos del año 1951 en los que se denunciaron con todos los detalles dos casos de corrupción en los cuadros del partido.”(ibíd)

A partir de los informes de diferentes corresponsales, se puede obtener una idea muy exacta de las diferencias entre los trabajadores y la burocracia, incluso a partir de detalles cuya importancia es incluso ignorada por el mismo escritor. Por ejemplo, un periodista inglés está escribiendo sobre un viaje en tren en China:

“Un chef del buffet entra a tu compartimiento para hablar sobre el menú, el precio y la calidad de los platos. Sin embargo, hay relativamente pocos pasajeros que comen en el restaurante. La mayoría de ellos están contentos con los grandes sándwiches redondos y las manzanas que se venden en las plataformas… sobre todo, son funcionarios y altos oficiales que viajan en el Pullman (1ra clase). «Los oficiales no llevan ningún tipo de insignia, pero puedes identificarlos fácilmente por los cuatro bolsillos de sus chaquetas en comparación con los dos que tienen las de los soldados normales». (Sunday Times, 19/1/75).

Es cierto que «la uniformidad es el denominador común de la población china». Pero por el pequeño detalle de cuatro bolsillos en lugar de dos, un trabajador chino sabe que está en presencia de un agente de rango social superior, tiene que contentarse con un sándwich, mientras que el otro discute la calidad de los platos en el restaurante y se sienta en asientos duros cuando el otro viaja en un Pullman. Por supuesto que aquí no hay «dachas» o autos privados. Pero a veces la diferencia entre cuatro bolsillos y dos es suficiente…

Las tensiones sociales entre las capas privilegiadas y los trabajadores chinos salieron a la luz durante la llamada Revolución Cultural, sobre todo durante su última fase.

El corresponsal de Informaciones escribió acerca de una conversación muy significativa que tuvo con un trabajador chino sobre sus experiencias: «Qué años fueron esos»… me dijo con ojos brillantes y entusiastas… «Luchamos muy duro hasta que derrocamos la gestión revisionista de nuestra fábrica. De niño, el director había sido el pastor de un terrateniente. Había conocido el hambre y las privaciones. Luego se unió al partido y llegó al puesto más alto de responsabilidad en la fábrica. Pero con el paso del tiempo se olvidó de los orígenes de su clase, se había degenerado: se había comprado un sofá y los domingos salía a dar una vuelta en el auto oficial de la fábrica, llevando a su familia con él «(Información, 21 de febrero, – nuestro énfasis)

Aquí tenemos una descripción muy gráfica de las capas más bajas de la burocracia y la actitud de los trabajadores hacia ellos. El hecho de comprar no una dacha, sino un sofá en las condiciones actuales de China y [con] el nivel de vida de los trabajadores, representa un inmenso privilegio (aunque parecía una mentira para el periodista burgués), y la ausencia de automóviles es complementado por los funcionarios chinos mediante el uso de «el coche oficial de la fábrica». Y no es que los burócratas chinos «oculten» sus privilegios «muy bien», sino que los «expertos» de Occidente no saben cómo ver las cosas con los ojos de un trabajador chino.

Si bien la prensa oficial, monopolizada por la burocracia, carece de muchos datos sobre la corrupción y los métodos arbitrarios de los funcionarios públicos privilegiados, tenemos otra fuente de información que es mucho más «digna de crédito»: nos referimos a los escritos en las paredes, por medio de los cuales los trabajadores expresaron sus problemas durante la «revolución cultural».

Estos carteles de pared contienen numerosos ejemplos de corrupción y prácticas del mercado negro entre los funcionarios. El vicio de «Kao Chang» (engrasar la palma) era endémico en la antigua oficialidad china. Bajo un gobierno burocrático y en ausencia de la democracia de los trabajadores, una continuación y extensión de esta » tradición de honor» era inevitable.

Uno de estos carteles, que fue citado en la prensa occidental, fue escrito a nombre de 1,000 trabajadores de la madera de Guilin, y acusaba a 3 funcionarios de embolsarse 400,000 yuanes (aprox. 960,000 libras). En una ocasión, estos funcionarios se apropiaron de 3,000 yuanes después de comprar abrigos baratos para los trabajadores, al hacer un pedido para sus seres queridos con la ayuda del proveedor en Lanzhou, China Occidental.

En otro almacén de madera, los funcionarios fueron acusados de gastar 7.800 yuanes en banquetes y otros tratos para sus contactos que los ayudaron en sus estafas. Otro cartel acusaba a personas prominentes de usar los edificios públicos «por placer y como un club de natación» para los funcionarios de la ciudad. Estos últimos carteles fueron arrancados y rotos y las mujeres que intentaron ponerlos fueron amenazadas con armas de fuego en la mano.

El trato de los gánsteres burócratas se puede contrastar con el de un trabajador como Liang Hua de Shensi, cuyo caso se mencionó en otro póster. Atrapado mientras estaba robando en una fábrica, primero le redujeron el salario y unos meses más tarde fue despedido. Comenzando con este engaño, podemos obtener una impresión muy concreta de la arrogancia y el gobierno arbitrario del gerente de fábrica, sin duda, un cuadro auténtico del partido de Mao. Este trabajador tenía que hacer el largo viaje de Xian a Beijing unas once veces antes de llegar al trabajo.

Después de la «Revolución Cultural» hubo varios intentos por parte de las autoridades locales para reprimir estas protestas, a veces utilizando métodos represivos. Los carteles hablaban de pandillas de «derechistas» en camiones, armados con piedras, palos y barras de hierro, que intimidaban a los trabajadores con la complicidad de las autoridades.

Otros carteles se quejaron de violencia policial, como en el caso de una chica, que fue intimidada por criticar a un funcionario, perseguida por las fuerzas de «orden público», sometida a largos interrogatorios, encarcelada, golpeada, privada de derechos políticos y quién fue finalmente encontrada muerta.

Al comentar sobre tales «incidentes», Wang HongWen , líder de la llamada «ala izquierda» de la dirección del partido, enfatiza a la prensa extranjera en 1973 que «aún quedan algunos cuadros, especialmente los cuadros destacados que no toleran diferentes ideas por parte de las masas, ya sea dentro o fuera del partido. Incluso suprimen las críticas y llevan a cabo la venganza, y esto es muy grave en algunos casos individuales.

«Al trabajar con los problemas que existen entre la gente, la disciplina del partido prohíbe absolutamente las prácticas incorrectas, como recurrir a la supresión si no puedes convencer, y a la detención si no puedes reprimir».

Estas palabras de un destacado miembro del Politburó contienen una valiente admisión de los métodos policiales utilizados para combatir a la oposición a la burocracia: «no toleran ideas diferentes» y «suprimen las críticas», «llevan a cabo la venganza», «suprimen» y «detienen», son frases que dan una idea bastante clara de la mentalidad y las acciones de estas capas, cuando ven el peligro de perder sus privilegios. Si es verdad que no hay privilegios o intereses individuales que defender, si es verdad que existe un régimen de democracia obrera, ¿de dónde provienen estos métodos, que son completamente ajenos a las tradiciones del marxismo y el bolchevismo? A pesar de la frase diplomática que se refiere a «algunos casos individuales», no cabe la menor duda de que esos métodos son generalizados y normales. La frase que atribuye estos métodos a los «cuadros dirigentes» tampoco es casual, pero también es una admisión de que estos delitos no se deben a «errores» de parte de algunos funcionarios o individuos, sino que surgen precisamente del régimen en sí mismo y de su dirigencia.

Casi un año después de los comentarios de Wang HongWen, todavía aparecían incidentes similares en los carteles, como en el verano de 1974, firmado por trabajadores de la empresa de transporte de Beijing, que se quejaban de que en su garaje entre 200 y 300 antiguos activistas estaban siendo clasificados como «izquierdistas» y perseguidos hasta el punto de que sus salarios fueron suprimidos durante dos años. Se dice cómo uno se había suicidado y otro lo había intentado.

En este punto surgen toda una serie de preguntas. Si en China los trabajadores controlan el estado, si existe un control de los trabajadores en las fábricas, entonces ¿de dónde vienen estas salvajes represalias contra los trabajadores y las acciones arbitrarias de los funcionarios? Si existe libertad de expresión y crítica, ¿por qué los trabajadores necesitan expresarse por medio de carteles y no en la prensa del partido y los sindicatos? ¿Cómo puede existir tal corrupción y mala administración? ¿Es que los sindicatos chinos no son capaces de cumplir su deber elemental, el de defender a los trabajadores?

Después de la «Revolución Cultural», los sindicatos han sido reconstruidos «a un nivel más alto». Al señalar el papel de los sindicatos a un periodista extranjero, el director de una fábrica explica los problemas: «En el pasado, ellos (los sindicatos) prestaron demasiada atención al bienestar de los trabajadores y no lo suficiente a la política.” Los sindicatos chinos carecen incluso de la más mínima independencia del Estado. Como explica el director, su función básica no es defender los intereses de los trabajadores, sino actuar como correa de transmisión de las ideas y los planes de la burocracia.

La Revolución Cultural

La llamada Revolución Cultural fue interpretada por los «amigos de China» (más bien los «amigos de la burocracia china») como una lucha contra la burocracia, un paso previo a la eliminación total de los privilegios y la desigualdad en la sociedad china. Este tema se hizo eco en los escritos de los intelectuales miopes y los genios de los «observadores de China» que observaban cuidadosamente las líneas de los discursos de Mao y compañía para encontrar una explicación de los «misteriosos» eventos en China. En realidad, nunca hubo nada nuevo u original en las maniobras de la burocracia china, que seguían el modelo del estalinismo ruso desde la década de 1930.

Durante los primeros años de la industrialización de la URSS y los planes quinquenales, incluso Stalin realizó una serie de ataques de manera demagógica «contra la burocracia», e incluso utilizó el látigo de las purgas contra las capas media y baja de la burocracia. Esto se organizó como una especie de control sobre el apetito voraz de los funcionarios privilegiados.

Liberados del necesario control de la democracia de los trabajadores, los directores de fábrica, los ingenieros y los funcionarios estatales habrían tenido infinitas posibilidades de enriquecerse a expensas del estado y de la burocracia en su conjunto, a través del saqueo de la economía nacionalizada. Para defender el gobierno de la burocracia como una casta gobernante, se necesitaba una nueva versión de Bonaparte, sobre la cual las nuevas formas de propiedad nacionalizada, que era la ganancia fundamental de la Revolución de Octubre, podrían dar la apariencia de estar «por encima» de la sociedad, equilibrando las diferentes capas y clases dentro de la sociedad, que continuó existiendo en la etapa de transición del capitalismo al socialismo. Stalin, el dictador bonapartista, estaba manejando el escuadrón del terror y usándolo no solo contra los trabajadores sino también contra el burócrata que tomó más que su «justa porción» del botín.

La «Revolución Cultural» tuvo un rol similar a esta política de Stalin en el período 1929-39. Apoyándose en los trabajadores y los estudiantes, sobre todo en los últimos, las capas superiores de la burocracia, agrupadas alrededor del «Bonaparte» chino Mao, como parte de la casta gobernante, llevaron a cabo una serie de fuertes golpes contra otras secciones de la burocracia que eran excesivamente codiciosos, y cuya corrupción y robo amenazaban los avances en la economía.

Movilizando a las masas con llamadas demagógicas para luchar contra los «malos funcionarios», Mao en ningún momento relajó su control sobre las palancas del poder, sobre todo del ejército campesino, el arma clásica de cualquier tipo de bonapartismo. De esta manera, llevaron a cabo efectivamente una purga estatal del Estado, de la industria y del partido. Si la purificación no alcanzó los mismos niveles de masacre que los juicios de Moscú, fue solo porque en China no existía ningún sector de «bolcheviques» genuinos, lo que podría haber significado un grave peligro para la burocracia.

La Revolución Rusa comenzó como un estado obrero relativamente saludable establecido por la clase obrera bajo la dirección de un partido marxista internacionalista. La revolución china de 1949 comenzó donde la Revolución Rusa se detuvo. Desde el principio, el estado obrero chino se estableció de una manera bonapartista peculiar. Apoyándose en un ejército campesino, en una guerra campesina clásica, los estalinistas (ex marxistas) se balanceaban entre las diferentes clases de la sociedad china para destruir el estado burgués y llevar a cabo la nacionalización de la economía. Pero al mismo tiempo faltaban las condiciones más elementales de la democracia obrera. En China no había ni soviets, ni control obrero, ni verdaderos sindicatos de trabajadores independientes del Estado, ni una auténtica dirección marxista. La victoria de la revolución china fue posible debido a una confluencia favorable de circunstancias objetivas: la incapacidad del imperialismo estadounidense para intervenir directamente y la quiebra completa del capitalismo chino, que en 20 años no había podido resolver ninguno de los problemas fundamentales de La sociedad china

Con el ejemplo vivo del muy poderoso estado estalinista en Rusia ante sus ojos, los ex marxistas chinos construyeron un estado a imagen de Rusia. Es decir, desde el principio era un estado obrero deformado, que se apoyaba en las fuerzas productivas nacionalizadas. Estas nacionalizaciones significaron un gran avance histórico, pero sin el control consciente y la participación de la clase trabajadora en el funcionamiento del estado, la economía y la sociedad.

Sin embargo, en una economía nacionalizada con una planificación centralizada de todas las ramas de producción, la democracia de los trabajadores no es algo sentimental sino una condición necesaria de la vida misma. En un país de 800 millones, donde una provincia es del tamaño de los países más grandes de Europa, el método de control «desde arriba» por parte de un grupo de burócratas, incluso si estuviera formado por las personas más sinceras, honestas e inteligentes del mundo, inevitablemente, producirá algunos errores monstruosos de orientación, desperdicio y corrupción. Al culpar de la escasez, el mal funcionamiento de la economía, etc., el «sabotaje» de Liu Shao-chi, Lin Biao, o ahora de Deng Xiaoping, los líderes chinos intentan explicar los defectos que son inherentes al sistema estalinista y a la burocracia.

Sin el control de la democracia obrera, la única forma de evitar que la ambición de la burocracia devore una parte excesiva del producto nacional y, por lo tanto, impida el crecimiento, es mediante el látigo del «hombre fuerte», el dictador bonapartista. En la «revolución cultural», Mao, a la manera bonapartista clásica, puso al trabajador contra el director, al «viejo» contra el «nuevo», al soldado contra el civil, al pueblo contra el país y una sección de la burocracia contra la otra. Utilizando a las pandillas de los «Guardias Rojos» como un látigo, Mao castigó las capas inferiores y medias de la burocracia, e incluso asustó a algunos de los elementos principales, con el objetivo de reafirmar su papel como el «jefe supremo». Pero todo el tiempo estuvo apoyándose en la base del «Ejército de Liberación de los Pueblos», un ejército que estaba constituido abrumadoramente por campesinos, el arma clásica del bonapartismo. El papel «regulador» del ejército se vio claramente hacia el final de la «Revolución Cultural». Después de haber aterrorizado a los funcionarios inferiores al incitar a «las masas a rebelarse», Mao comenzó a contener el desorden mediante sus leales tropas campesinas. La «orden» se estableció en las fábricas (no sin derramamiento de sangre), los estudiantes obstinados fueron enviados a las aldeas y se aconsejó a la gente que «aprendiera del ELP».

El péndulo giró hacia la derecha. Lin Biao, la luz brillante de ayer, el viejo «fiel compañero del presidente Mao», desapareció, y dos años más tarde fue denunciado en el 10º Congreso del partido como un «esquirol burgués» que quería restaurar el feudalismo (nada menos que eso) en China. Los que no escaparon lo suficientemente rápido cayeron con él. El nuevo giro no fue aprobado por los trabajadores de todo el mundo. Según un informe de un periodista del Sunday Times inglés: «Un comandante militar me confirmó que al final tenía que enviar tropas a algunas fábricas para restablecer el orden».

La «Revolución Cultural» había mantenido a los funcionarios bajo control. «El director de una fábrica de hilatura de seda en Suzhou dijo que durante la Revolución Cultural hubo manifestaciones de ‘anarquía'», informa el corresponsal de The Times. «Ahora lo único que los directores de fábrica querían era un rápido regreso a la ‘normalidad'».

El Noveno Congreso del Partido Comunista Chino (abril de 1969) marcó el final de la Revolución Cultural. A partir de entonces las consignas de antes como “es correcto ser rebelde” y “lo que dicen las masas es definitivo” se rechazaron rápidamente. El Diario del Pueblo, órgano oficial del partido, dijo el 29 de julio de 1969: «Si algo es definitivo o no, depende de si está de acuerdo o no con el pensamiento de Mao Zedong».

Es muy significativo que muchos de esos ataques contra el «ultraizquierdismo» se concentraran en los peligros del «economismo», una prueba muy clara de que los trabajadores se estaban aprovechando de los desórdenes y se lanzaron a la ofensiva por las demandas económicas, incluso hasta el punto de irse a huelga. Esto planteaba el Diario de los Pueblos:

«Los enemigos ocultos están aprovechando de cada oportunidad para crear disturbios saboteando la propiedad socialista y los planes económicos llamando al torbellino del economismo y aprovechando las diferencias religiosas para tratar de destruir la unidad entre las mismas nacionalidades”.

Durante la «Revolución Cultural» no solo los trabajadores estaban en un estado constante de agitación, sino también las minorías nacionales del Tíbet, Mongolia Interior, Manchuria y la región islámica de Xinjiang, cerca de la frontera con la URSS. La Revolución tuvo un efecto profundamente perturbador entre las nacionalidades, dando un fuerte impulso a las tendencias nacionalistas y centrífugas. Fueron esas tendencias, junto con el temor al movimiento de trabajadores, lo que hizo que la casta gobernante decidiera intervenir con el ELP para restablecer el orden.

Un nuevo «Gran Salto Adelante»

Lo que también debe tenerse en cuenta es que se logró el doble propósito del experimento: el terror se había extendido entre las filas de los funcionarios que absorbían en forma de sobornos, estafas y corrupción, una proporción excesivamente grande de la riqueza creados por los trabajadores, y también los trabajadores habían sido convencidos, mediante una campaña contra los «incentivos materiales», de la necesidad de hacer sacrificios. Detrás de todo esto estaba la idea subyacente de una nueva edición del «Gran Salto Adelante» para construir la fuerza industrial de China en el próximo período.

Este objetivo de la burocracia salió a la luz en el IV Congreso Nacional del Pueblo, que se celebró en enero de 1975, y que tuvo lugar en condiciones de absoluto secreto, al igual que el 10º Congreso del Partido. Lo primero que el pueblo chino escuchó oficialmente sobre el Congreso fue a través de anuncios de sus decisiones una vez que se tomaron.

Esta fue la primera reunión del Congreso Nacional del Pueblo en diez años. En este período se produjeron cambios fundamentales en la sociedad china: la «Revolución Cultural», las negociaciones con los Estados Unidos, el conflicto fronterizo con la URSS, los disturbios en las fábricas y entre la gente, la campaña contra «Confucio y Lin Biao», todo esto sin que se pida al Congreso su opinión. De la misma manera, el partido, la Liga de la Juventud y los «sindicatos» se disolvieron naturalmente en este período.

El Décimo Congreso del Partido fue convocado apresuradamente con el objetivo de denunciar al «traidor» Lin Biao (hasta entonces el sucesor de Mao) y de aprobar la nueva «Constitución de Mao». Está claro que el IV Congreso Nacional del Pueblo no era más que un sello de goma para aprobar las decisiones que ya habían tomado el Jefe y su última camarilla. El objetivo principal del Congreso era abrir un nuevo período de desarrollo industrial con la intención de «construir el socialismo» sólo en China. Esto explica la campaña por la autosuficiencia económica lanzada por el régimen. La burocracia china está bajo la presión de los dos gigantes, Rusia y Estados Unidos, especialmente Rusia en el estado adyacente.

La nueva constitución señala que el «imperialismo social» (Rusia) es uno de los principales enemigos. Ven la necesidad de un rápido desarrollo de la economía, especialmente en la industria pesada, para alcanzar el potencial militar de China. En su discurso ante el congreso, el Primer Ministro de esa época, Zhou Enlai, señaló los ambiciosos objetivos de la burocracia china:

«Establecer antes de 1980 un sistema industrial y económico que sea independiente a nivel nacional y relativamente integrado… «Llevar a cabo antes de fin de siglo la modernización no solo de la agricultura, la industria y la defensa nacional, sino también de la ciencia y la técnica, a fin de ubicar nuestra economía nacional entre las principales filas del mundo».

A pesar de todas las protestas en contra, la burocracia de la China estalinista tiene la perspectiva de convertirse en la tercera potencia mundial en las próximas dos décadas.

Pero esta perspectiva aún va en contra del nivel muy bajo de las fuerzas productivas en China. A pesar del enorme progreso que fue posible gracias a la economía nacionalizada y planificada, el verdadero peso específico de China en este momento se puede ver en la producción anual de acero de alrededor de 25 millones de toneladas, una cifra que es más que Inglaterra y dos veces tan grande como la cifra española, pero que es completamente insuficiente para un país de 800 millones .Para concretar el plan de Zhou y llegar «entre los rangos principales» en el espacio de 25 años, se necesitarían grandes esfuerzos y grandes sacrificios por parte de los trabajadores y campesinos chinos. La producción de acero en el momento presente significa que China todavía no tiene lo suficiente para satisfacer incluso las necesidades internas del país. Para alcanzar el nivel actual de la URSS en el espacio de 25 años, China deberá aumentar la producción de acero al menos 5 veces, lo que significaría un aumento del 25% cada año.

En este contexto, la teoría de la construcción del socialismo solo en China, y de la «autosuficiencia», es una utopía reaccionaria. Solo el triunfo de la revolución socialista en uno o más países avanzados (como Japón) podría proporcionar el capital necesario para superar rápidamente el atraso de 1000 años de China. El nacionalismo estrecho y unilateral de los líderes chinos en realidad coloca un obstáculo frente al desarrollo de la revolución en Japón, India y otras naciones. Los trabajadores y campesinos de China pagaron la demora de la revolución proletaria en los países industrializados con sangre, sudor y lágrimas.

La filosofía maoísta de la «autosuficiencia» supone un largo período de dificultades y sacrificios para las masas de China. Solo reteniendo los aumentos en el nivel de vida se puede obtener el capital necesario para financiar la transición de una economía que produce 25 millones de toneladas de acero a una que produce 100 millones de toneladas, como se proyecta en el plan de Zhou.

Para hacer esto, será necesario extraer de los trabajadores y campesinos la última onza de mano de obra. Como dijo un alto funcionario en una entrevista con un periodista extranjero durante el Congreso Nacional:

“Todavía quedan muchos problemas por resolver, como los aspectos políticos y materiales de la industrialización, y a qué costo deben resolverse” (nuestro énfasis). Al mismo periodista, otro funcionario respondió la primera pregunta de una manera muy simple:

“Solo tenemos suficiente ropa y un estómago lleno. Pero para desarrollar la economía, esta situación debe mantenerse durante algún tiempo y la gente entiende eso».

La clase trabajadora, por supuesto, siempre está lista para hacer sacrificios y trabajar duro, mientras mira que lo está haciendo en su propio interés de clase, y que no está siendo utilizada por una clase o casta privilegiada. Esto es posible a condición de que el trabajador participe democráticamente en la organización de la industria y en el funcionamiento de la sociedad y el estado. Pero incluso entonces las masas solo son capaces de sacrificar su «hoy» y su «mañana» hasta cierto punto. Más allá de eso, ninguna cantidad de amenazas burocráticas y órdenes de tipo militar pueden evitar que el entusiasmo se convierta en apatía y resentimiento.

En este contexto, se aprobó en el IV Congreso la llamada «Constitución de Mao». En ella se pueden encontrar los «derechos de los ciudadanos», que incluyen la libertad de expresión, la prensa, las creencias religiosas e incluso el derecho de huelga. Al igual que la Constitución de Stalin de 1936, la «constitución más democrática del mundo», esta nueva no intenta ser una guía seria para la acción, sino una amenaza para la burocracia.

Los «derechos» que contiene representan una amenaza para los funcionarios que se salen de la línea: se permitirán las huelgas en casos de «abusos» individuales. Pero el «derecho de huelga» en el sentido de que los trabajadores occidentales lo entenderán, no existe.

Los trabajadores que hacen huelga para mejorar su nivel de vida son condenados por ser «economistas», por seguir «incentivos materiales» y por «no poner a la política en primer lugar».

Sin embargo, a pesar del estado totalitario, con la existencia de la corrupción y la represión de privilegios, no hay duda de que las masas de trabajadores y campesinos aún apoyan el nuevo orden (debido a las enormes ganancias históricas que representa) e incluso están listos para hacer sacrificios para desarrollar la economía en este momento en particular. No hay razón para dudar de que exista un entusiasmo real por la construcción del socialismo en todos los sectores de la población, al menos entre la clase trabajadora. El plan de desarrollo económico, que ha sido relacionado con el nombre de Zhou Enlai por las masas, explica en gran medida el entusiasmo de este último por su memoria, como se muestra en las últimas manifestaciones en Pekín.

Sin duda, la búsqueda del sueño reaccionario del socialismo sólo en China traerá consigo un enorme desperdicio de recursos y poder humano, aunque debido a las ventajas de la economía planificada, no hay duda de que la economía china se transformará rápidamente en un formidable poder, a pesar de todos los obstáculos de las pérdidas y la ineficiencia que forman parte de la planificación burocrática.

Sin embargo, este crecimiento económico dará un gran impulso a las diferencias y privilegios de la burocracia, que hasta ahora se han contenido dentro de límites más o menos «respetables» debido al atraso de la economía. Al mismo tiempo, esto producirá un sentimiento de hostilidad creciente entre los trabajadores y comenzarán a comprender la diferencia entre las palabras de los “pequeños jefes” y las realidades. La estabilidad relativa del gobierno de la burocracia china se debe en realidad al papel relativamente progresivo que desempeña en el desarrollo de las fuerzas productivas. La burocracia china sigue fortaleciendo el desarrollo económico de la sociedad, aunque de una manera mil veces menos eficiente y con muchos más sacrificios y pérdidas de lo que sería posible bajo un régimen de democracia obrera. La razón principal por la que la camarilla de Mao podría permitirse el lujo de una aventura como la «Revolución Cultural» es precisamente porque se sentía segura y tenía espacio suficiente para maniobrar. No hay duda de que el movimiento de las masas, que había sido puesto en movimiento por la maniobra de Mao, iba mucho más allá de lo que podía permitirse. Aunque en la actualidad China tiene el régimen estalinista más estable del mundo, las huelgas y ocupaciones de fábricas que se produjeron durante la «Revolución Cultural» ya eran una indicación del plan de la futura revolución política del proletariado chino, que alarmó a los burócratas. y produjo un giro rápido por parte de la camarilla dominante.

La caída y la muerte de Lin Biao, el líder más prominente de la «Revolución Cultural» marcó un cambio de política de la camarilla maoísta. En el Noveno Congreso del PCCh, el nombre de Lin fue escrito efectivamente en la constitución como heredero de Mao. El Décimo Congreso aprobó una resolución para «expulsar para siempre del partido, a Lin Biao, el carrerista burgués, al conspirador, al tramposo, al renegado y al traidor». El colaborador de Lin, el ex secretario de Mao, Chen Boda, fue caracterizado como un «miembro principal de la camarilla antipartidista de Lin Biao, y un elemento anticomunista del Kuomintang, trotskista, renegado, agente enemigo y revisionista”. Tales son las características de los líderes de la «Revolución Cultural» cuyas fotos aparecieron en la prensa maoísta en todo el mundo durante años como los compañeros y camaradas leales de Mao! Pero, ¿qué importa un giro de 180 grados para las personas que están acostumbradas a comer sus palabras cada dos minutos cuando el orden viene «desde arriba»?

Este es el método del estalinismo, que siempre encontrará algún argumento u otro para justificar sus zigzags. Sin embargo, para todos los socialistas serios, e incluso para los camaradas maoístas que están pensando, estos cambios exigen una explicación seria.

La brevedad del Congreso y la naturaleza totalmente clandestina de lo que sucedió allí nos da una idea muy concreta de su verdadero carácter. Los congresos del Partido Bolchevique se celebraban todos los años a pesar de las difíciles condiciones. En los momentos más peligrosos de la Guerra Civil Rusa, el Congreso Anual del Partido tuvo lugar abiertamente; las diferencias políticas se discutieron públicamente, de tal manera que todos los trabajadores de Rusia y el mundo pudieran entender perfectamente la posición de los Bolcheviques en todas las cuestiones.

Las diferencias internas dentro del Partido muy a menudo llegaban a un punto bastante serio, pero en ningún momento hasta el punto de escisiones y expulsiones de los camaradas principales, y mucho menos ser denunciados como «agentes de la burguesía».

El Décimo Congreso del PCCh representa la negación del método de los Bolcheviques. Fue preparado y mantenido en total silencio. Como informa el periodista Ignacio Iparraizi: “Días antes circulaban rumores entre los periodistas extranjeros sobre la posibilidad de una reunión inminente del Congreso del PCCh. Me apresuré al hotel. El jefe de los camareros de piso respondió a mi pregunta: «Acaban de terminar de anunciar» el cierre victorioso del Décimo Congreso del Partido «.

“Escuché en la radio una repetición continua del comunicado final del Congreso. Después de casi dos años de silencio, finalmente se mencionó el nombre de Lin Biao. Todo el país sabía de la traición y la muerte del heredero ‘archi renegado’ heredero natural de Mao Zedong, pero hasta ahora nadie lo había dicho oficialmente. A partir de ahora su nombre, al igual que en años anteriores, iba a aparecer diariamente en los medios de comunicación. Se puso en marcha un movimiento llamado «Pi Lin» (crítica de Lin Biao) para eliminar de una vez por todas su perniciosa influencia. (Informaciones, 20 de febrero).

Después del Congreso, a los chinos se les permitió escuchar el comunicado final. Pero ¿qué pasa con el comunicado de apertura? ¿Qué pasa con las resoluciones políticas? ¿Qué hay de las discusiones a favor o en contra, el rango y el archivo, o al menos de los dirigentes? De todo esto, absolutamente nada. Solo un «cierre victorioso» de un Congreso que «expulsó para siempre del Partido» (después de su muerte) al héroe de ayer, cuyo nombre había sido inscrito en la propia constitución, como un archi renegado, y todo esto sin la más mínima explicación. ¡Y ahora las masas fueron invitadas a participar en una campaña para denunciar a Lin Biao, de la misma manera que unos años antes habían sido invitadas a manifestarse a su favor!

El Noveno Congreso duró tres semanas. El décimo duró solo cinco días para llegar a algunas conclusiones que eran diametralmente opuestas a la anterior. De este hecho solo podemos sacar una conclusión: que todas las posiciones se acordaron antes del Congreso, cuyo papel no fue más que el de «aprobar por unanimidad» todas las posiciones que los jefes presentaron, pero que dieron una ligera impresión de democracia. . Sin embargo, queda bastante claro que todo el asunto ya se había decidido «desde arriba», y lo que es más, hace algún tiempo.

En el período anterior al IV Congreso Nacional del Pueblo, que también se celebró de manera totalmente secreta, fue una sorpresa cuando volvemos a ver la reaparición de numerosas víctimas de la «Revolución Cultural» (los archi renegados de ayer) una vez más como líderes del Estado, de la industria y del partido.

En enero de 1975, el Cuarto Congreso Nacional del Pueblo se celebró en condiciones de absoluto secreto, al igual que el Congreso anterior del PCCh. El principal objetivo del Congreso era precisamente abrir un nuevo período de desarrollo industrial con miras a “construir el socialismo” sólo en China.

Como un «recordatorio agradable» de la Revolución Cultural para la oficialidad, Mao se encargó de incluir en la nueva dirección colectiva a algunos de los jóvenes rebeldes. Wang HongWen es el mejor ejemplo. Comenzando como un burócrata sindical en Shanghái, este joven carrerista llegó al poder en el violento giro hacia la izquierda. Se mantuvo en la dirección después de la caída de Lin Biao como contrapeso frente a los otros como Deng Xiaoping. Su función era alarmar a los burócratas al elevar la amenaza de los Guardias Rojos, como lo hizo en un discurso hace dos años donde dirigió su sarcasmo contra aquellos que «después de siete u ocho años todavía no entienden la Revolución Cultural. Algunos lo pintan como un abismo negro, todo su cabello se pone de punta cuando escuchan que se menciona… algunos dicen que la Gran Revolución Cultural fue completamente innecesaria».

No hay la menor duda de que esos son precisamente los sentimientos de una gran parte de la oficialidad china sobre la «Revolución Cultural». Por un lado, el látigo del «jefe adorado» les preocupa. Pero, por otro lado, lo aceptan con resignación como una necesidad desagradable, con el fin de mantener los excesos dentro de sus propias filas y así mantener el poder de la burocracia en su conjunto, como el precio a pagar por su poder y privilegio. El gobierno arbitrario de Mao pesa mucho, pero la alternativa del control democrático de los trabajadores sería mil veces más pesada. Por su parte, Mao mantiene el poder absoluto mediante un equilibrio inestable entre las diferentes clases y capas de la sociedad, pero siempre apoyándose en el Estado, que a su vez descansa en las nuevas relaciones de producción (nacionalización de la industria, de la tierra, del monopolio estatal de comercio exterior, etc.)Como el «árbitro supremo» entre las masas y la casta burocrática, y también entre las diferentes facciones de la burocracia, Mao aparece como «por encima» de la sociedad. La ilusión de grandeza no proviene del supuesto «genio» de Mao (los ilustres «Pensamientos» del pequeño libro rojo están aproximadamente en el mismo nivel teórico como guía para los boy scouts), sino de las relaciones entre las clases y capas de la sociedad china. El poder personal de Mao es una aberración desde el punto de vista del socialismo. Por supuesto, es algo completamente ajeno al marxismo e incompatible con una sociedad socialista. Sin embargo, aquí no se trata de una sociedad socialista, sino de una sociedad en la etapa de transición del capitalismo al socialismo. La nacionalización de los medios de producción significa un enorme paso adelante, que garantiza el rápido desarrollo de la economía en beneficio de todos los chinos.

Pero, por otro lado, el bajo nivel de las fuerzas productivas no permite una transición rápida a una sociedad sin clases. Siguen existiendo dos clases: el proletariado y el campesinado, con una gran diferencia entre el campo y la ciudad. También existe la contradicción entre el trabajo manual e intelectual. La escasez de bienes de consumo es una fuente constante de privilegios, corrupción, mercado negro, etc. Estos son los factores sociales en los que se basa la burocracia, una burocracia que representa un cáncer parasitario dentro del estado de los trabajadores y cuyo papel viene siendo en gran medida, como el de la burocracia reformista en las organizaciones de trabajadores de los países capitalistas, y con las mismas contradicciones. Por un lado, un papel reaccionario en relación con la clase trabajadora, que tiene que pagar por todos los privilegios de la casta gobernante a cambio de sus ineptos y traidores «servicios». Pero también, por otro lado, un papel relativamente progresivo en relación con la clase enemiga. En otras palabras, los cargos y privilegios de la burocracia laboral dependen en última instancia de la existencia de las organizaciones de la clase trabajadora. Aunque traiciona a los trabajadores todos los días vendiéndolos por un precio bajo a los capitalistas, el burócrata reformista no está listo para ver desaparecer la base de su poder y privilegio. Contra el Estado burgués y los patrones, el burócrata sindical defiende su organización. Sin embargo, muy a menudo sucede que la política reformista de la burocracia facilita la destrucción de las organizaciones de las que depende para mantener sus privilegios.

Con los cambios necesarios se puede hacer una comparación entre el papel de la burocracia reformista en el capitalismo y la casta gobernante en la URSS y en China. En la medida en que la burocracia estalinista descansa sobre las nuevas formas socioeconómicas, los logros de la revolución, defendiéndolos contra el imperialismo, está desempeñando un papel relativamente progresista. Sin embargo, la mera existencia de la burocracia es un factor que socava cada vez más el estado de los trabajadores, con su corrupción, mala administración y zigzags económicos y políticos. En la URSS, que después de 50 años de desarrollo económico extraordinario ha alcanzado el nivel de una economía industrial moderna, la contradicción entre el poder burocrático y las demandas de la economía nacionalizada ya es casi absoluta, mientras que, en China, que todavía está en una situación bastante subdesarrollada, la burocracia maoísta goza de mucho más espacio para maniobrar.

Cualquier trabajador sabe por su propia experiencia de la corrupción y la mala administración en las grandes empresas capitalistas. ¿Cómo se puede explicar esta ineficiencia? Los capitalistas están interesados en la mayor eficiencia posible en la producción. Pero en la práctica ocurre lo contrario y por una razón muy simple: en cualquier empresa importante (digamos una multinacional) es casi imposible que un pequeño grupo de «expertos» burgueses, incluso si fueran los más inteligentes del mundo, puedan organizar una empresa de manera eficiente sin la participación activa y consciente de los trabajadores.

Surgen mil problemas, como errores de juicio, errores que no pueden corregirse «desde arriba». Pero bajo el capitalismo al menos existe el control del mercado, de la «libre competencia». En una economía nacionalizada esto no existe. Un régimen de democracia obrera, de control obrero, donde la gestión de la economía y de la sociedad está en manos de los trabajadores, no es una idea utópica. En un país como China, un subcontinente de 800 millones de personas, no cabe duda de que un plan de producción que se impone burocráticamente desde arriba puede llevarse a cabo sin una serie de errores y distorsiones básicas. Si la economía de China ha alcanzado una tasa de crecimiento anual del diez por ciento, esto es a pesar del régimen burocrático y no por ello. En la actualidad, debido al nivel muy bajo y la estructura simple de la economía, el daño causado por la gestión burocrática es todavía mucho menor que en la URSS, por ejemplo. Sin embargo, bajo un régimen de democracia obrera, sería posible alcanzar una tasa de crecimiento muy superior a la actual.

El régimen bonapartista de Mao existe, por un lado, para defender el gobierno de toda la burocracia contra los trabajadores, pero, por otro lado, para defender la economía nacionalizada contra las acciones destructivas de la misma burocracia, a veces se apoya en los trabajadores para asestar golpes a la oficialidad, sobre todo a las capas media e inferior de la misma. Una cita de Mao dice:

“Durante 50 años hemos estado cantando la Internacional: sin embargo, en diez ocasiones han aparecido en nuestro partido los que intentaron crear divisiones. A mi manera de ver las cosas, eso va a suceder 10, 20, 30 veces más».

De manera implícita se puede ver en estas palabras una amenaza contra los mismos funcionarios. Esta cita, y la mencionada anteriormente de Wang, significa: «No creas que estás a salvo. Mantén tu nariz limpia y tus dedos lejos de la caja, si no… »

La caída de Deng

En el IV Congreso Nacional Popular, se abrió para China la perspectiva de ser como una de las superpotencias de «primera fila del mundo» hacia el final del siglo. De la necesidad de lograr los medios para construir una base sólida para una economía, de «autarquía» (autosuficiencia), surge por una parte una política de «austeridad» dentro del país, y por otra parte una política de buenas relaciones comerciales con los países capitalistas del exterior. El miedo obsesivo de depender de la burocracia rusa lleva a los líderes chinos a buscar acuerdos económicos con las potencias capitalistas, incluidos algunos de los más reaccionarios.

Si bien el comercio exterior de China con los países capitalistas puede ser relativamente pequeño, ha crecido muy rápidamente en los últimos 5 años, como lo vemos a continuación:

Comercio exterior con el mundo capitalista (Millones de dólares)

  Exportaciones hacia   Importaciones desde
  1971 1975   1971 1975
           
Japón 323 1480   579 2260
Hong Kong 558 1320   NA NA
Alemania

Occidental

95 220   139 520
Francia 71 173   113 374
Australia NA NA   27 360
USA 5 155   NA 290
Inglaterra 77 132   69 179
Italia 64 130   NA NA
Canada NA NA   202 380

 

En los años 1973 y 1974 China comenzó a importar una serie de bienes industriales con el objetivo de establecer la base para la «autosuficiencia industrial». En Wuhan, ingenieros japoneses y alemanes estaban construyendo una fábrica de acero que costaba 500 millones de dólares. Los Estados Unidos y Francia están participando en la construcción de 13 plantas químicas con el objetivo de duplicar la producción química para 1978-79. También existen proyectos similares en petróleo, electrónica, etc.

Sin embargo, China, en mayor medida que la URSS, tiene serios problemas en relación con su intervención en los mercados mundiales, debido a la falta de divisas.

Después de tener un déficit en su comercio exterior de alrededor de 1.000 millones de dólares en 1974, China tuvo que reducir sus pedidos en el extranjero el año pasado. Hubo una cantidad de cancelaciones de pedidos de alimentos y granos (incluido el total de un pedido de trigo y maíz, con un valor de 150 millones de dólares, de los EE. UU.), aunque las importaciones de maquinaria siguen aumentando (hasta aproximadamente un 30%) y seguirá creciendo como resultado de pedidos anteriores del período 1972-74. A pesar de estas dificultades, se ha calculado que el comercio exterior de China puede crecer a una tasa del 10-15% anual hasta 1980 como resultado del aumento de la producción y las exportaciones de petróleo. Estas cifras son una admisión tácita de la bancarrota de la idea de «autarquía» y «socialismo en un solo país». Sin embargo, los problemas de la industrialización de un país ofrecen una explicación muy concreta de la lucha interna de la burocracia en los últimos meses. Parece indiscutible que existe una cierta sección de la burocracia que preferiría seguir una política de acercamiento con la URSS, como medio de abrir una serie de posibilidades para el crédito, las inversiones y el comercio exterior. Aunque la burocracia en general está obsesionada con el temor de ser dominada por su vecino «social imperialista», un sector opina que la confrontación con la Unión Soviética está frenando el desarrollo de las fuerzas productivas y, por otro lado, que un acuerdo político-económico con la URSS no significaría necesariamente la aceptación de una situación de inferioridad, ya que la burocracia china tendría un amplio margen de maniobra entre la URSS y el imperialismo estadounidense.

Estas divisiones entre la burocracia se hicieron más profundas después de la muerte de Zhou-Enlai, el «espíritu guía» del nuevo plan de desarrollo económico y el protector de Deng Xiaoping. El papel de Mao en todos estos acontecimientos sigue sin estar claro. Pero es muy probable que el Jefe ya esté en un estado de semi-senilidad. Según algunos informes, Mao ya tiene 83 años y está «enfermo y casi incapacitado en lo que respecta a su discurso». Sin embargo, en la situación actual en China, el factor decisivo en cualquier lucha interna dentro del partido no serán los argumentos políticos, ni las ideas, ni los programas, sino la palabra del Jefe. Como hemos visto antes, el ascenso de Mao al papel de árbitro supremo entre las diferentes facciones de la burocracia es una necesidad esencial del sistema bonapartista. Incluso como un anciano enfermo y casi senil, el personaje del dictador (la personificación de la casta gobernante) está en el centro de todo. Por medio de la camarilla, liderada por su esposa Jiang Qing, líder del ala «izquierda» del politburó, Wang HongWen, el anciano, sigue siendo el factor principal.

A pesar de esto, no hay duda de que la posición de Deng-Zhou Enlai en la actualidad tiene mucho apoyo en las filas de la burocracia, incluso en niveles altos, como se vio en las divisiones en el Comité Central que siguieron a la eliminación de Deng. Parece muy probable que la camarilla de Jiang Qing-Wang HongWen, por otra parte, no cuente con el apoyo de una sección determinante de la burocracia.

Así puede explicarse en el carácter gradual, cauteloso e indirecto de la campaña contra Deng, la feroz lucha en su defensa y las divisiones abiertas dentro del Comité Central. Sin embargo, la lucha aparentemente cesó con su derrota. ¿Cómo se puede explicar esto? La lucha contra Deng comenzó después de la muerte de Zhou Enlai en enero. El 6 de enero, se publicó un artículo en el Diario del Pueblo en el que se atacaba a «aquellos capitalistas ambiciosos que fueron criticados y desenmascarados durante la gran Revolución Cultural del proletariado, pero que se han negado a arrepentirse».

En el verano del año pasado, un grupo de docentes protestó por la relajación de las normas universitarias, lo que condujo a una política de admisiones según la idoneidad política que, según ellos, estaba frenando la modernización de la economía. Este hecho sirvió como pretexto para la campaña, liderado por dos secretarios personales de la esposa de Mao, Jiang Qing, en contra de «las actitudes revisionistas de los derechistas». La edición del Diario del Pueblo del 6 de febrero caracterizó «el debate revolucionario de las masas» como «una continuación y profundización de la gran revolución cultural proletaria».

Otro artículo del Diario del Pueblo del 11 de febrero citó «la mala táctica» del eclecticismo, que se define como «poner lo económico en el mismo nivel que lo político», y agrega que «no prestan atención a la orientación ni a la línea, solo trabajar, trabajar, trabajar”. Las principales acusaciones fueron las de: copiar el profesionalismo y el uso de expertos, la restauración de incentivos materiales y la “oposición abierta a quienes se llaman ultraizquierda”.

Este lenguaje de la Revolución Cultural no le habrá gustado a amplios sectores de la burocracia, sobre todo a aquellos que trabajan en la industria o pertenecen al seno de la misma, que temen una repetición de los desórdenes pasados. Los ataques contra Deng continuaron de una manera más cautelosa, al principio ni siquiera lo nombraron. El hecho de que Deng «se negó a ser corregido», que se niega a llegar a un acuerdo con la camarilla de Wang-Jiang Qing, significa que era consciente de la ayuda que recibía de amplios sectores de la burocracia. Durante mucho tiempo, tanto en el ejército como en los sindicatos y entre los líderes provinciales del partido (muchos de ellos víctimas anteriores de la «Revolución Cultural» como Deng), hubo una negativa a participar activamente en la nueva campaña. Estas vacilaciones son importantes porque muestran que la mayoría de los funcionarios no tenían interés en fortalecer una nueva «locura», que desorganizaría la economía en un momento crítico, y tenían mucho menos interés en entregar el poder a la camarilla de Wang-HongWen. Solo después de mucha vacilación y probablemente también bajo la presión de Jiang Qing, quien pudo aprovechar la autoridad de su ilustre esposo, decidieron participar y luego de mala gana.

La violenta campaña de «dazibaos» (carteles de pared) contra Deng fue orquestada por Wang HongWen, el «joven» (40 años) de la dirigencia china, y el líder anterior de la llamada revolución cultural en Shanghai. Estos jóvenes, que eran burócratas de carrera, fueron utilizados por el Jefe de una manera cínica. Los trató con un desprecio total, castigándolos como lo haría con un «infante» cuando iban demasiado lejos. Mao se apoyó en estos elementos en la Revolución Cultural, usándolos para asestar golpes en las capas más bajas de la burocracia. Pero más tarde, cuando Wang defendió su plan de seguir adelante con las «Comunas», Mao lo ridiculizó porque había llegado un nuevo viraje. Ahora la camarilla alrededor de Mao decidió desatar a sus perros para aterrorizar a una facción de la oficialidad. De esta manera, nadie sabía dónde estaba debido a estos giros constantes. En esta situación de conflicto e incertidumbre, el burócrata en la fábrica y el estado no puede trabajar. Odia y desprecia a los «izquierdistas», pero teme al jefe mucho más, incluso cuando está, «enfermo y casi incapacitado en lo que respecta a su discurso».

La campaña contra Deng continuó durante marzo, pero sin que él fuera nombrado una vez. El 21 de marzo, el Diario del Pueblo señaló que «los líderes que habían estado involucrados en el camino capitalista estaban completamente aislados». Parece como si la facción principal de la campaña quisiera calmar los nervios de los funcionarios, asegurándoles que el único objetivo de la campaña era Deng, y que no se preveía una repetición de una purga generalizada. Este periódico es el portavoz de la dirección del partido y enfatizó que la campaña debía limitarse a actividades pacíficas y ordenadas, y que en ningún caso debían interrumpirse las actividades de las universidades, los pueblos y, sobre todo, de la economía.

Sin embargo, la campaña provocó una fuerte reacción, entre los niveles más bajos de la burocracia e incluso entre los trabajadores que apoyaban el plan económico de Zhou. La propaganda contra el «economismo» y en favor de la austeridad, y también la posibilidad de un nuevo período de caos, asustó tanto a los gerentes de fábrica como a los trabajadores, como vimos en las violentas manifestaciones ocurridas el 5 de abril.

El tamaño real de las manifestaciones y los enfrentamientos sangrientos que los acompañaron significan que el grupo alrededor de Deng, que había sido atacado diariamente en la prensa, no estaba tan aislado como decía el Diario del Pueblo. La demostración pro Deng (formalmente pro Zhou Enlai) estaba formada por “miles de personas, que incluso lograron evitar que la policía impidiera que un grupo de matones quemaran vehículos y atacaran un edificio en la plaza principal. Tales cosas nunca se habían visto en China «, escribe el corresponsal de Informaciones (7 de abril). Un detalle interesante es que el principal objetivo de la violencia de los manifestantes fueron los estudiantes. (Fueron los elementos más destacados en la «Guardia Roja» que también se enfrentaron con los trabajadores durante la «Revolución Cultural»). Por supuesto, una gran parte de los manifestantes eran funcionarios inferiores, muchos de ellos de provincias; en otras palabras, la manifestación se organizó desde dentro del aparato burocrático.

Los discursos que se hicieron durante la manifestación apoyaron la política de Zhou Enlai (ahora de Deng) de la construcción económica, y se opusieron radicalmente a otra aventura como la de la «Revolución Cultural»: «La multitud aplaudió calurosamente durante un discurso de un orador espontáneo, quien declaró que estaba listo para luchar para poner fin a aquellos que querían cambiar la política según lo establecido por el Primer Ministro, Zhou. Inmediatamente después se refirió a los radicales como «falsos marxistas». (Hoja de Lunes, 5 de abril)

El ejército tuvo que intervenir para poner fin a los disturbios, es decir, una vez más desempeñó el papel de árbitro en las luchas: «filas de milicianos y soldados, algunos de ellos armados con rifles y con bayonetas, rodearon la plaza principal de Pekín, Tiananmen, donde los grupos de manifestantes del sábado anterior quemaron varios autos y prendieron fuego a un edificio”. (Informaciones, 8 de abril.)

Parecería que la violencia de la respuesta tomó por sorpresa a la camarilla dominante del politburó. Refiriéndose a las manifestaciones, que causaron algunas muertes, algunos heridos y la quema de un cuartel militar, el Diario del Pueblo adoptó un tono bastante defensivo: «y reconoció que el Sr. Deng tenía razón al querer modernizar la economía, la industria, la agricultura, la ciencia y la defensa a finales de siglo. Pero mantuvo, sin embargo, que, para lograrlo, Deng había tratado de rechazar el principio fundamental de la lucha de clases”. (Informaciones, 6 de abril)

La campaña contra Deng había entrado en su última fase, con las manifestaciones a su favor para decidir el resultado. Un doble comunicado del buró político del 7 de abril, «de acuerdo con la propuesta del presidente Mao», anunció la decisión de nominar a Hua Guofeng como el nuevo primer ministro. Una palabra del árbitro supremo fue suficiente para resolver el destino de Deng. Fue acusado de ser la causa de las manifestaciones, aparentemente organizadas en nombre de Zhou Enlai, que fueron designadas como «incidentes contrarrevolucionarios». Más tarde, Deng fue despojado de todas sus oficinas. Por segunda vez Deng fue purgado. En la década de 1960 tuvo uno de los trabajos más importantes en China, el de Secretario General del Partido Comunista, luego desapareció durante la «Revolución Cultural», pero apareció nuevamente en abril de 1973 en un banquete oficial en Pekín. En enero de 1974 fue nuevamente miembro del Politburó. Antes de ser despojado de todos sus cargos, Deng no solo fue Primer Ministro, sino también vicepresidente del partido y Jefe del Estado Mayor Militar, el segundo hombre en China después de Mao. Ahora fue denunciado como un «monstruo» y como el líder de una conspiración contrarrevolucionaria que seguía una «política capitalista».

En las explicaciones oficiales se mencionó la existencia de «una lucha de clases» en China, y también la existencia de una corriente burguesa dentro de las filas del Partido Comunista. Evidentemente, el Primer Ministro, el vicepresidente del Partido y el jefe del Estado Mayor Supremo, un veterano del PCCh, querían reinstalar el capitalismo en China e incluso organizó una manifestación contrarrevolucionaria, durante la cual varias personas fueron atacadas y un cuartel militar fue quemado. Si realmente hubiera sucedido de esta manera, habría sido lógico que hubiera sido expulsado de la fiesta y al menos arrestado. Pero Deng no está en la cárcel y sigue siendo miembro de la PCCh. De este simple hecho podemos deducir que las acusaciones contra Deng son completamente falsas; que aquí no se trata de una lucha de clases «entre el proletariado y la burguesía dentro del partido» (!), sino más bien una lucha entre camarillas burocráticas que representan diferentes facciones dentro de la casta gobernante.

La prensa maoísta describió en términos entusiastas la demostración que tuvo lugar después de la caída de Deng y en apoyo de Hua Guofeng, como prueba del entusiasmo espontáneo de las masas. Sin embargo, todos los informes indican que esta demostración tenía el carácter de ser más bien «espontaneidad organizada». Informaciones dice el 9 de abril que «cientos de miles de trabajadores, estudiantes y jóvenes demostraron su apoyo a Hua Guofeng en las calles de Pekín, después de la remoción de Deng tras una decisión del presidente Mao Zedong y el Comité Central (!), A pesar del hecho de que parece que el Comité Central está dividido”. El informe continúa: «Las manifestaciones de ayer fueron perfectamente organizadas. Todas las pancartas y los carteles de caricaturas tenían el mismo tono, y por primera vez, Deng fue denunciado por su nombre en los carteles de caricaturas que abundaban en todas las calles de la ciudad». Y más adelante dice: » estos hechos están en completa contradicción con los disturbios del lunes en la plaza Tiananmen, cuando, según los últimos datos oficiales, cuatro vehículos y un cuartel militar fueron incendiados y más de cien personas resultaron heridas «.

Las masas participaron en estos eventos solo por órdenes de arriba, para demostrar su apoyo al Jefe. Sin embargo, cuando el movimiento en las calles amenazó con ir más allá de las «reglas del juego», pronto se convirtió en «contrarrevolucionario» y, en consecuencia, fue dispersado por el ejército «armado con rifles y bayonetas».

Como escribe Fernando Claudin en Realidades (23 de abril): «El hecho de que fuera de China nosotros ignoramos la posición ideológica y política de cada grupo (de la dirección del partido), del contenido concreto de las diferencias, significa que la inmensa mayoría del pueblo chino sufre de la misma ignorancia, ya que de lo contrario sería imposible que la información no cruce las fronteras. Una vez más, entonces, las «masas» son movilizadas por unos u otros (sobre todo por aquellos que tienen el control en un momento dado de las palancas de poder), sin que puedan formarse su propia opinión, sin que su intervención sea inspirada por un debate abierto y público. Lo mismo sucedió en ocasiones anteriores. Todavía no conocemos las posiciones de Lin Shao-shi, ni de Lin Biao, ni de sus partidarios, que incluso fueron presentadas por estas mismas personas».

Aquí surge otro problema para el maoísta honesto. Si en efecto existe en China un régimen de democracia obrera, y si la mayoría abrumadora del pueblo chino apoya a Mao, ¿por qué no se publican las actas de los congresos del Partido y del Comité Central ?, y además, ¿por qué no se publican los argumentos y las respuestas a los mismos, de los «colaboradores capitalistas» y los «archi renegados»?, especialmente porque solo representan unos pocos «elementos venenosos» y «un pequeño grupo de burgueses» que dentro del partido ha sido completamente aislado».

Sin un debate público de todas las posiciones, sería imposible pensar en una democracia de los trabajadores y una participación real de las masas en las batallas ideológicas. Pero va más allá. ¿Cómo puede ser que un representante de la burguesía que quiere restaurar el capitalismo pueda ocupar la segunda posición más alta en la jerarquía china, y lo que es más, ser elegido con aclamación en el Décimo Congreso del Partido solo dos años antes? ¿Es porque todos los delegados del Congreso eran imbéciles, o agentes de la burguesía? El Diario del Pueblo del 17 de febrero se refería a divisiones dentro del CC del Partido sobre el tema de Deng. Sin embargo, Deng fue depuesto por una decisión «unánime» del Politburó (a pesar del hecho de que Deng era miembro de este órgano y, por supuesto, votó por su propia destitución).

En realidad, toda la campaña contra Deng fue organizada, desde el principio, por la camarilla gobernante del Politburó encabezada por Wang HongWen, con la ayuda de la esposa de Mao, Jiang Qing. Una vez que el Comité Central se enfrentó a la autoridad de Mao, no tuvo nada más que hacer. El papel que jugó Mao en todo el asunto no se conoce con certeza. Stalin, durante los últimos años de su vida, había perdido toda razón, hasta el punto de comenzar una nueva ola de purgas con el objetivo de la liquidación completa de toda la dirección del partido. Llegó un momento en que prohibió la entrada de su fiel seguidor Voroshilov a las sesiones del Politburó, acusándolo de ser «un agente del imperialismo británico». Es posible que Mao no supiera lo que estaba haciendo, y en su senilidad tuvo la idea de lanzar otra «Revolución Cultural», independientemente de la catástrofe que esto significaría para la economía china. De todos modos, con o sin la participación consciente de Mao, queda absolutamente claro que la persona detrás de la campaña fue Jiang Qing, junto con la facción izquierdista del politburo y Wang HongWen. En cierto momento, la esposa de Mao, que se consideraba una artista, incluso lanzó la acusación contra Deng Xiaoping de que sus nuevas óperas lo aburrían. (Guardian Weekly, 21 de marzo). En estos niveles, la campaña anti-Deng tenía el carácter de ser una auténtica «conspiración palaciega», con el objetivo de imponer a Wang como el sucesor de Mao antes de que este último muriera.

La lucha entre Deng y sus enemigos en el Politburó tuvo lugar en los niveles más altos de la jerarquía, sin la menor participación de las filas y el archivo del partido, y mucho menos de las masas. Estas confrontaciones, que surgieron a finales de enero y principios de febrero, tuvieron lugar en varias reuniones del Politburó, y no en una sesión plenaria del Comité Central.

En Informaciones el 20 de febrero se informó que, «… el hecho de que esa reunión se realizara a nivel del Politburó, y no al del Comité Central, nos da una mejor idea de cómo pensábamos que funcionaba el poder en China. El Comité Central del PCCh está compuesto por unas 300 personas y hubiera sido muy raro que se hubiera producido una confrontación directa entre diversas tendencias dentro de una asamblea tan grande numéricamente (!). Por otro lado, sin embargo, y considerando cómo se compone en la actualidad, el Politburó con sus 23 miembros votantes o suplentes, representa el cuerpo apropiado para tal discusión».

La situación interna del PCCh está tan alejada de los métodos de la democracia de los trabajadores que ni siquiera pueden permitirse el lujo de una discusión dentro del Comité Central, y mucho menos una discusión pública de las preguntas. En un país de 800 millones, con un partido de 28 millones de miembros, todas las decisiones importantes las toma una camarilla de 23 personas quienes «considerando cómo está en este momento» en China es «el órgano apropiado para una discusión». El artículo continúa: «A medida que la reunión se prolongó, hubo una confrontación de ideas e incluso entre personas, y también una evaluación recíproca de las fortalezas y técnicas militares de cada una de las tendencias».

Este informe de un periódico burgués, que no ha sido refutado por la embajada china, nos da una idea muy clara de la deformación estalinista de la vida interna del PCCh. Evidentemente, para resolver el enfrentamiento entre las dos alas de la burocracia, es necesario recurrir no solo a las «ideas» (claramente lo menos importante de todo) sino también a las «fuerzas militares, políticas y técnicas» que cada una de las tendencias tiene a su disposición. ¿Y cuál era la relación de fuerzas? No hay duda de que el grupo en torno a Deng tenía mucha simpatía entre los sectores responsables de la economía en las provincias y en la capital. Además, muchos de los que ocupan cargos de responsabilidad en el partido y la administración en las provincias son «rehabilitados» de la «Revolución Cultural», al igual que Deng, y obviamente temían que se repitieran los acontecimientos de 1966-68.

Por otro lado, en las filas de la burocracia existe un gran temor al vacío que habrá después de la muerte del jefe. Por esta razón, hay cierta tendencia a cerrar filas alrededor de Mao, al menos por el momento. En España, la burocracia fascista temía tanto por la desaparición de Franco que intentaron de forma totalmente insana, mantener vivo el cadáver durante semanas. En China, la burocracia estalinista todavía prefiere aceptar la humillación del gobierno de la camarilla decrépita de Jiang Qing a la alternativa de una lucha abierta contra el «Supremo», mientras él todavía respira.

En todo esto no hay nada sorprendente. La burocracia china entiende perfectamente su carácter parásito y usurpador, y siente la necesidad de apoyarse en un «hombre fuerte» en relación con las masas. Su fe supersticiosa en Mao surge de la necesidad de defender su poder y privilegios contra los trabajadores y campesinos. A veces el poder personal del jefe les cuesta bastante, como en los años de la «Revolución Cultural». No hay duda de que la idea de una repetición generalizada de estos eventos horroriza a los burócratas que trabajan de acuerdo con el «plan Zhou» de desarrollo económico. La gran mayoría de ellos no tienen interés en otro período de «locura». Siendo burócratas sólidos y pragmáticos, están mucho más interesados ​​en la construcción del «socialismo solo en China», con el consiguiente aumento de su poder, riqueza y privilegios, que en las ideas del pequeño libro rojo.

Por supuesto, las tareas económicas exigen «ley y orden» en las fábricas y en los libros rojos, y también sin tener que enfrentar la necesidad aburrida de ir de vez en cuando al campo a perder tiempo tirando fertilizantes al suelo.

Para la gran mayoría de los funcionarios, todo esto no fue más que una interrupción irritante de su trabajo, el precio que tuvieron que pagar por los servicios prestados por el gran líder. En efecto, estos métodos pueden ser útiles para castigar a un compañero que se ha mostrado excesivamente corrupto y, por lo tanto, enojó a los trabajadores, que ahora ponen en peligro el gobierno de la burocracia en su conjunto. Pero una campaña generalizada como la de 1966-68 sería un verdadero desastre para la economía. Para lograr sus ambiciosos objetivos tendrían que evitar una repetición de esa «locura», cueste lo que cueste.

Algunos burgueses “expertos» y también, por supuesto, los maoístas, predicen que la «Revolución Cultural» está comenzando de nuevo. Estas personas no han entendido nada de lo que está sucediendo en China, y aceptan que todas las palabras del liderazgo son la verdad.

La caída de Deng no significó que la facción Wang-Jiang Qing fuera victoriosa, ni el comienzo de otra «Revolución Cultural». En efecto, la promoción de Hua ha significado que la burocracia no quería establecerse en oposición a la camarilla de Mao, pero tampoco estaba lista para entregar el poder a Wang HongWen. La resistencia de la burocracia a cualquier repetición de 1966-68 fue obvia desde los comienzos de la campaña anti-Deng. Como señaló el editorial del Diario del Pueblo el 10 de marzo, no iban a tolerar la organización de «grupos de combate» dirigidos contra el régimen interno del partido. “En el período de tiempo más reciente, los movimientos multitudinarios de jóvenes activistas han sido condenados. Al aprovechar el transporte gratuito, estos activistas recorrieron las ciudades, escuelas, fábricas y centros administrativos durante la revolución cultural, en un esfuerzo de propaganda organizada para derrocar a ciertos elementos principales del Partido «(Informaciones, 26 de marzo).

El mismo informe continúa; «Hoy sucede lo contrario, ya que insisten en que la campaña debe desarrollarse bajo el liderazgo de los comités del partido en los niveles apropiados».

La promoción de Hua Guofeng representó tanto una derrota para la facción Wang como para la facción Deng. Hua, que anteriormente estaba a cargo del Ministerio de Seguridad Pública (China tiene más de 1 millón de policías, agentes de seguridad interna y guardias fronterizos, 1 por cada 800 habitantes), representó un «compromiso» temporal entre las dos facciones de la jerarquía. Él cuenta con la poderosa ayuda del ala militar de la burocracia que quiere modernizar su equipamiento militar.

En este sentido, los intereses del ala militar coinciden en gran medida con los del ala industrial. El factor indispensable para la modernización del ejército es precisamente el rápido desarrollo de las fuerzas productivas, principalmente de la industria pesada. Los continuos ataques contra Hua por parte de los «izquierdistas» significan que las luchas internas de la burocracia no se eliminaron con la caída de Deng.

Después de la muerte del anciano, saldrán a la superficie de una manera más vigorosa. La política de «autosuficiencia» y aislamiento total del resto del mundo está en contradicción con las necesidades de desarrollo de la industria china. De hecho, el interés que tiene la burocracia en llegar a algunos acuerdos comerciales con las potencias capitalistas es una admisión tácita de esto. También hay, sin duda, una sección de la burocracia que ve con buenos ojos el restablecimiento de las relaciones normales con Moscú, lo que facilitaría el desarrollo económico. Pero esto no significa que la facción Deng esté lista para aceptar un papel subordinado en relación con Moscú, como piensan algunos «expertos» occidentales. Como afirma Ignacio Iparraizo: «Un triunfo de la línea Deng Xiaoping, decimos abiertamente, habría liderado a China a largo o mediano plazo dentro de la órbita de Moscú». (Informaciones, 8 de abril).

Esto no es cierto. Ninguna sección de la burocracia china estaría interesada en estar dentro de «la órbita de Moscú». Pero a una sección le parecería una buena idea seguir una política de maniobra entre la burocracia rusa y el imperialismo estadounidense, pero siempre manteniendo la «independencia nacional», es decir, mantener el control de la burocracia china sobre «su» territorio y «su» pueblo. La muerte de Mao abrirá un nuevo período de choques, enfrentamientos y campañas, pero esta vez contra los «ultraizquierdistas» que ya sufrieron la derrota con la destitución de Deng. El nombramiento de Hua como vicepresidente del Partido es un fuerte rechazo para Wang HongWen, ya que el cargo de vicepresidente primero del Comité Central debería haber sido suyo. Hasta este momento, Wang era efectivamente el número dos en la jerarquía del Partido y el sucesor del presidente Mao.

El rechazo de Wang es el primer paso en la derrota de la llamada «facción izquierdista» en el Politburó. En efecto, la burocracia dijo a este grupo: «hasta este punto y no más». El derrocamiento de Deng no es más que una victoria inútilmente cara desde el punto de vista del grupo Wang. Tarde o temprano, después de la muerte de Mao, habrá una confrontación por parte de los sectores decisivos de la burocracia con esta camarilla que, sin el apoyo del Jefe, no cuenta con el apoyo del sector más importante de la casta gobernante.

Después de la muerte de Mao, su esposa, Jiang Qing, desaparecerá incluso más rápidamente que la esposa de Perón después de su fallecimiento. La lealtad del ejército a Mao Zedong es una cosa, pero dar apoyo a los fastidiosos caprichos de una compositora de ópera de segunda clase es completamente diferente. Pronto se encontrará en un retiro cómodo pero obligatorio.

Mientras el anciano esté vivo, no hay posibilidad de un entendimiento con la burocracia rusa. La supuesta tendencia de Deng hacia una reconciliación indudablemente enojó a Mao y fue un factor importante en la campaña contra él. No fue casualidad que Nixon fuera invitado a Beijing en febrero de este año durante la campaña contra Deng. Nixon fue recibido en Beijing con todos los honores, llegando en un avión chino que las autoridades le pusieron a su disposición. No hay duda de que la decisión fue tomada por el propio Mao como una demostración abierta de su oposición a cualquier intento de llegar a un acuerdo con los rusos. Después de invitar a Nixon, que, por supuesto era un insulto para la clase obrera del mundo, se habló de la posibilidad de que Beijing también invitara a James Schlesinger, ex ministro de Defensa de Nixon, pero despedido por Ford. La prensa china saludó con frecuencia los discursos antisoviéticos de Schlesinger, a pesar del hecho de que solo un año antes había propuesto el uso de armas nucleares contra Corea del Norte si debía atacar al Sur.

El apoyo de la burocracia china, junto con la CIA, de las fuerzas reaccionarias en Angola es una prueba más de la degeneración nacionalista de la burocracia.

Solo tienen que escuchar que un régimen reaccionario se opone a Rusia y ya aparecen con la mano extendida. Después de la masacre de los comunistas sudaneses, las relaciones amistosas se establecieron de inmediato entre China y ese país. Ahora, cuando el régimen bonapartista burgués de Sudán está girando hacia la derecha, se dirige a los Estados Unidos y, por supuesto, a la burocracia china. El 21 de abril, Informaciones comentó sobre la visita del vicepresidente egipcio a China: “Sr. Mubarak ha sido recibido con gran pompa en Pekín”. Nixon, Sadat, Schlesinger, Heath, Josef-Strauss, son los amigos íntimos del gran internacionalista, el presidente Mao.

Apenas hay un régimen reaccionario en el mundo que no haya recibido ayuda del régimen maoísta: el imán de Yemen, el sultán de Zanzíbar, antes de ser derrocado, también tuvo relaciones muy amistosas con China. El gobierno chino apoya a la OTAN, SEATO, el Mercado Común y la prensa china publica con aclamación todos los discursos de los políticos occidentales más reaccionarios contra «el peligro de la URSS». Recientemente, la burocracia china se ha acercado mucho más al régimen de Pinochet en Chile, aún más cerca que el imperialismo norteamericano. En la ONU, los representantes de la «China Popular» se negaron a apoyar una resolución que condenaba la política represiva del régimen de Pinochet, aunque la delegación de Estados Unidos, de manera hipócrita, votó a favor.

La política exterior de China, lejos de ser una «política revolucionaria», está dictada por los intereses de la burocracia china. Tiene un carácter estrictamente chovinista y cien por ciento reaccionario, sobre todo en Asia, donde complementa la política contrarrevolucionaria de la burocracia rusa. Por un lado, este último apoya al gobierno burgués en la India; por otro lado, la burocracia china apoya igualmente al régimen teocrático reaccionario en Pakistán.

El papel de la burocracia china en el apoyo a la masacre del pueblo de Bangladesh por parte del sangriento dictador Yahya Khan seguirá siendo una acusación contra la política chovinista de Pekín y un ejemplo de traición contra la clase obrera internacional.

Toda la política exterior de la burocracia china se caracteriza por el mismo cinismo y chovinismo reaccionario que el de la burocracia rusa. La prueba más clara de la degeneración nacionalista de ambos es precisamente el conflicto chino-soviético. El internacionalismo de la Revolución de octubre fue expresado por la forma misma del estado de los trabajadores rusos, que era una Federación Socialista de los pueblos del Antiguo Imperio Ruso. Cinco décadas más tarde, hay una confrontación militar entre las tropas de las burocracias rusas y chinas en una frontera que se estableció artificialmente en el siglo pasado por el emperador chino y el zar. Los llamados estados «socialistas» de la URSS y China discuten el problema en el lenguaje amigable de las ametralladoras y los tanques. ¡Tal es la situación que ha sido creada por las terribles consecuencias de la teoría estalinista del «socialismo en un solo país»!

El conflicto chino-soviético es un crimen contra el socialismo y la clase obrera mundial. Es dictado en ambos lados, por consideraciones nacionalistas que son completamente ajenas al internacionalismo proletario. Ninguna de las dos burocracias ha planteado la única solución válida de una Federación Socialista de China y la URSS, una solución que redundaría en interés de ambos pueblos.

Si la burocracia china hubiera tenido un solo átomo del internacionalismo que los bolcheviques planteaban como su perspectiva principal, entonces una federación socialista no solo de la URSS y China sino también de Japón, sería una posibilidad. Toda la historia de esos tres países está estrechamente relacionada. No es casual que el imperialismo japonés siempre haya tratado de avanzar a través de Corea y Manchuria hacia las enormes riquezas minerales de Siberia. La burocracia rusa ha sido incapaz de explotar seriamente las tremendas posibilidades de esta región. Pero la unión planificada de las fuerzas productivas de los tres países; La industria pesada de la URSS, las enormes reservas de mano de obra en China y la técnica de Japón facilitarían en cinco o diez años la explotación de Siberia, que a su vez provocaría una transformación del nivel de vida de toda Asia.

Solo un retorno a las tradiciones bolcheviques de la democracia obrera y el internacionalismo proletario podrían ganar a las masas trabajadoras de la India, Japón y el resto de Asia a la Revolución Socialista, y así poner al orden del día la transformación socialista del mundo.

Otoño de 1976

 

Deja un comentario