3 mayo, 2014

Perspectivas para el nuevo gobierno

Estamos a un mes de que el presidente más votado de la historia tome posesión en la silla presidencial, ciertamente es una victoria del pueblo, ya que el FMLN es el partido en nuestro país que mejor representa los intereses de la clase trabajadora y el pasado proceso electoral quedo demostrado el enorme arraigo que tiene en los trabajadores.

Estamos a un mes de que el presidente más votado de la historia tome posesión en la silla presidencial, ciertamente es una victoria del pueblo, ya que el FMLN es el partido en nuestro país que mejor representa los intereses de la clase trabajadora y el pasado proceso electoral quedo demostrado el enorme arraigo que tiene en los trabajadores.
 
 

El gobierno de Funes

La crisis que se desencadenó en 2008 en EEUU ha tenido repercusiones a nivel mundial y la economía salvadoreña no fue la excepción, cuando Funes recibió el gobierno en el 2009 los efectos de la crisis empezaban a golpear los bolsillos de los trabajadores, la crisis quedo evidenciada cuando la clase dominante no pudo mantener más el poder, los trabajadores rompieron con el estatus quo para buscar una alternativa en la izquierda. Funes llevó a cabo reformas sociales que los gobiernos de ARENA nunca se hubiesen atrevido a realizar, la burguesía siempre se mantuvo atenta a cualquier medida que implementara Funes y el FMLN,  el mensaje era claro: este gobierno tiene que ser un gobierno de unidad nacional. En momentos de crisis del sistema es normal que ciertos sectores de la burguesía planteen esto al no tener el poder intentan proteger sus riquezas, conciliando con el nuevo gobierno, lastimosamente esa idea de unidad nacional es vacía porque no se puede llevar a la práctica ¡no se puede gobernar para dos amos! O se gobernaba para los obreros o para la burguesía. Las medidas que llevo a cabo Funes aunque son muy buenas y progresistas no solucionaron los problemas básicos de las masas,  al no romper tajantemente con la burguesía el gobierno de Funes tuvo que hacer milagros para beneficiar a las masas ya que económicamente tenia todas las perspectivas en contra, en 2009 el crecimiento del PIB era de  -3.9% durante toda la crisis los empresarios no han invertido masivamente, la ANEP y ARENA utilizan esta idea para agitar en contra de la izquierda, dicen que no se invierte en el país por que el gobierno no refleja confianza, cuando en realidad lo que pasa es que no se invierte porque a nivel mundial el crecimiento económico está paralizado debido a la crisis, hay una crisis de sobreproducción no hay nuevos mercados que explotar esa es la cruda verdad para la burguesía, a pesar de la crisis durante la gestión de Funes la economía ha tenido un leve crecimiento que ha permitido mantener el equilibrio social también debido a el FOMILENIO y un pequeño aumento en las remesas entre 2012 al 2013. Las remesas crecieron de $3.910.8 millones en 2012 a $3,969 millones. El ingreso anual de remesas aumentó en $58.2 millones en relación con 2012. Según el BCR informe 2014   que han servido como un colchón para paliar los efectos de la crisis y le han dado al gobierno cierta movilidad más sin embargo sabemos que lo que necesita el país es inversión y producción industrial que se transforme en empleo, salarios y calidad de vida para los trabajadores, de esta manera el tributo al Estado aumenta y esto es necesario para la inversión pública o sea infraestructura, hospitales, escuelas, carreteras etc.  Funes a pesar de sus buenas intenciones no ha podido solventar los grandes problemas de los trabajadores, y la verdad es  que no quiso romper con la burguesía que son quienes tienen acumuladas las riquezas del país, al no tener un programa ni la unificación de las luchas de los sectores afectados por la crisis para que empujara a aplicar medidas que beneficiaran a los trabajadores lo único que se hizo fue postergar los impactos de la crisis.

¿Economía en crisis y los ataques de la derecha?

La economía salvadoreña como la economía de muchos países de Europa y América es una economía enferma que no da muestras de recuperación, no estamos lejos de la situación que vive Grecia. La industria del país es muy débil que se basa principalmente en la producción y exportación de productos como azúcar, café, algodón, textiles, productos farmacéuticos y plásticos. En los países sub desarrollados las burguesías nacionales han sido incapaces de desarrollar las industrias de sus países El Salvador es la muestra de ello.

Los datos de crecimiento económico no son nada alentadores para EL Salvador, el reciente informe del crecimiento de la economía de nuestro país revela que “El Salvador es el país que menos ha crecido de la región centroamericana, con crecimiento del 1.7% del PIB y una desaceleración de 0.2% con respecto al 2012” (Datos BCR) nos deja muy por debajo de los demás países centroamericanos. Esto ha sido un balde de agua fría para algunos economistas burgueses que esperaban un crecimiento similar al 4%, lógicamente ha pasado todo lo contrario, la crisis se agudiza cada día que pasa, los empresarios ricos prefieren abrazar más su dinero que invertirlo, Luis Cardenal presidente de la cámara de comercio declaró a La Prensa Gráfica: “Lo que esto señala es que las medidas tomadas por el Gobierno no son suficientes para generar un mayor desarrollo económico y al mismo tiempo aumentar los ingresos fiscales, y así resolver el problema del déficit y el endeudamiento”  ¿pero a cuáles medidas se refiere este representante de la burguesía? lo único que quiere es recargar la crisis sobre los trabajadores, quieren la libertad de explotar a diestra y siniestra, que el gobierno reduzca los salarios y las prestaciones de ley y que además de eso no se les cobre impuestos, esa es la libertad y el clima de inversión que pregona ARENA y la ANEP un país de oportunidades para los empresarios a costillas de el sufrimiento y el empobrecimiento de la clase trabajadora esta será la bandera que ARENA utilizará para desprestigiar al nuevo gobierno de izquierda.

¿Crecimiento económico para quién?

Algunos sectores económicos tuvieron repuntes en el año 2013 y fueron los responsables de que la caída del PIB no fuera tan grave, el sector comercio creció el 2.1%, la industria el 2.1%  el sector financiero 3.8% y la agricultura -0.4% estos datos aunque quisiéramos mostrarlos con optimismo no lo son debido a que los sectores que más han crecido son el sector comercio donde despuntan con mayor crecimiento hoteles y restaurantes eso quiere decir empleos que se deben al turismo y servicios, el único sector productivo que elevo su crecimiento fue el sector textil curiosamente son los trabajos menos remunerados en nuestro país. Desde cualquier punto que veamos es poco y casi nulo el crecimiento de los sectores económicos, será difícil que los trabajadores perciban alguna mejoría en la calidad de vida pues el problema principal del asunto es en manos de quien están los medios de producción lógicamente en el capitalismo las ganancias de la producción termina en manos de los empresarios millonarios.

El nuevo gobierno del FMLN y la necesidad de un programa socialista

Si el FMLN quiere gobernar para las masas tendrá que armarse de un programa revolucionario y socialista, el FMI y la derecha a nivel mundial está proponiendo gobiernos de austeridad y de unidad nacional, es su receta acabada para la crisis, los gobiernos de unidad nacional son imposibles de llevar acabo, lo hemos visto en el período pasado, por proteger a los empresarios el Estado ahora está en crisis, si se continua bajo la misma lógica será difícil que no vaya a la quiebra. En los últimos años la burbuja de la deuda publica a aumentado a velocidad exorbitante, el saldo con que se cierra 2013, según el BCR, es de $14, 888.2 millones.  Con un incremento de $395.1 millones con respecto a 2012. La deuda pública está compuesta por la deuda externa, que en 2013 llegó a $8,069.70 millones y la deuda interna, que alcanzó $6,818.70 millones. El actual gobierno de Funes ha adquirido deuda por $5,164.00 millones desde el 2009 al 2013 estas cifras son alarmantes el FMLN tendrá las manos y los pies amarrados desde el inicio tendrá poco margen de maniobra para conciliar entre las dos clases, por otro lado las cifras de desempleo según los datos de la DIGESTIC del 2012 la tasa de desempleo era 6.1 % y la de subempleo, del 30.7 %. Miles de trabajadores están en paro o trabajan en el sector informal, este no es el ejército de reserva de desempleados del que hablaba Marx. Es el desempleo estructural, el desempleo permanente, orgánico, que es como una úlcera venenosa comiendo las entrañas de la sociedad y corroyéndola desde dentro. Y si a esto le sumamos el creciente aumento de casos de violencia y de criminalidad en el país que no parece detenerse. Es necesario cuanto antes aplicar un programa revolucionario que acabe con la crisis rompiendo con la burguesía, el FMLN debe de apoyarse en los sindicatos que son quienes los que lo llevaron al poder, es necesario que le FMLN lleve a cabo un programa de construcción de obras públicas, “La sociedad necesita escuelas, hospitales, rutas y viviendas. Los desocupados deben tener trabajo, Los sindicatos deben garantizar que los desempleados estén estrechamente vinculados a los trabajadores, unidos en la solidaridad y la responsabilidad mutua. ¡Es necesario compartir el trabajo disponible sin pérdida de salario! Todo el trabajo disponible se debe dividir entre la fuerza laboral de acuerdo con la jornada laboral semanal definida. El salario medio de cada trabajador debe ser el mismo que existía con la antigua jornada laboral. Los salarios, garantizando estrictamente un mínimo, deben subir de acuerdo con los precios. Este es el único programa que puede proteger a los trabajadores en tiempos de crisis” (CMI una alternativa a la crisis) pero como hemos podido ver dinero en el estado no hay, muy pronto no habrá para mantener las deudas de las pensiones, ni para pagar salarios a los trabajadores públicos, el FMI y el BM presionarán al gobierno para que haga recortes sociales, en concreto bajar salarios de funcionarios públicos y reducir las reformas sociales, privatizar el agua, la salud etc. Esa es la alternativa de ellos nuestra alternativa debe de ser: impuestos a los patrimonios de los ricos, impuestos a las grandes y medianas empresas, no más evasores de impuestos, a mayor recolección fiscal mayor benéfico para la clase trabajadora, empresa que se oponga a estas medidas que sea nacionalizada y puesta bajo control de los trabajadores, aumento al salario mínimo  desde $300, austeridad para los altos funcionarios y los empresarios, representante obrero salario obrero, nacionalización progresiva de la industria las tierras y la banca,  planificación  de la economía, por un estado socialista de lo trabajadores.