Periodista palestina asesinada por Israel: ¡Este es un crimen de guerra!

0 30

La reportera palestina de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, de 51 años, fue asesinada a tiros por el ejército israelí esta mañana temprano, mientras cubría una redada en el campo de refugiados de Jenin en la Cisjordania ocupada. Este asesinato a sangre fría de una periodista, un crimen de guerra bajo la Convención de Ginebra, expone aún más la brutalidad del Estado israelí y deja al descubierto la repulsiva hipocresía de sus aliados imperialistas.

Según colegas periodistas que presenciaron la muerte de Abu Akleh, un francotirador de las Fuerzas de Defensa Israelí (FDI) acabó con su vida, quien inmovilizó a sus colegas con fuego continuo, impidiendo inicialmente que recuperaran su cuerpo e hiriendo a otro periodista, Ali al-Samoudi, en el proceso. Abu Akleh, que vestía un chaleco antibalas claramente marcado como «PRENSA» y un casco, recibió un disparo justo debajo de la oreja. Esta precisión sugiere un asesinato deliberado.

Las fuerzas de seguridad israelíes culparon escandalosamente de la muerte de Abu Akleh al “fuego indiscriminado” de los militantes del lado palestino, durante un “intercambio”, compartiendo un video que parece mostrar a un pistolero palestino que se jacta de haber derribado a “un soldado”, lo que sugiere que se tomó por error a Aby Akleh como a un soldado. Sin embargo, existe una plétora de evidencia para refutar esta ridícula afirmación.

Asesinato deliberado

Un investigador de campo del Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, B’Tselem, documentó las ubicaciones precisas representadas en el video distribuido por el ejército israelí, que no coincidía con el lugar del tiroteo fatal. Además, la red en inglés de Al Jazeera compartió otro video inmediatamente posterior a los hechos, que claramente se encuentra en una parte completamente diferente de la ciudad.

Muestra a Abu Akleh boca abajo, desplomada cerca de una pared, mientras siguen sonando disparos. Hay gritos de «¡ambulancia!» mientras que un individuo con un chaleco antibalas azul ‘PRESS’ intenta acercarse a Abu Akleh, antes de que un hombre con una camiseta blanca le advierta que se mantenga alejado de la línea de visión del francotirador, quien luego parece recuperar con éxito a Abu Akleh.

Fue llevada de urgencia al hospital en estado crítico, pero murió a las 7:15 am hora local. Otros periodistas de Al Jazeera presentes en el lugar afirman que no había pistoleros palestinos presentes, y no hay ninguno representado en el video inmediatamente después del tiroteo.

Al-Samoudi, quien recibió un disparo en la espalda y se encuentra estable, declaró: “Íbamos a filmar la operación del ejército israelí y de repente nos dispararon sin pedirnos que nos fuéramos o paráramos de filmar. La primera bala me alcanzó a mí y la segunda bala a Shireen… no había ninguna resistencia militar palestina en la escena”.

Otro testigo, la periodista local Shatha Hanaysha, dijo: “El ejército de ocupación [israelí] no dejó de disparar incluso después de que se derrumbara. Ni siquiera podía extender mi brazo para tirar de ella debido a los disparos. El ejército se mantuvo firme en disparar a matar”.

Bajo la presión de la creciente evidencia, el ejército israelí se retractó de su investigación inicial, y el jefe de personal de las FDI, el general Kojavi, afirmó que: “por el momento no es posible determinar de qué fuego murió Abu Akleh”.

La noticia del asesinato de Abu Akleh ha provocado olas de ira en toda la región. La ciudadana palestina-estadounidense era una reportera veterana de Al Jazeera y se unió a la red en 1997. Para muchos en el mundo de habla árabe, la suya era una voz familiar, que ahora ha sido silenciada por las fuerzas de seguridad israelíes.

Sin protección

Esta no es la primera vez que un periodista ha sido atacado. El Sindicato de Periodistas Palestinos informa que 46 periodistas han sido asesinados por las FDI desde el año 2000. En 2018, la muerte del reportero gráfico Yaser Murtaja fue noticia, luego de que le dispararan en el estómago mientras cubría una manifestación masiva en la frontera de Gaza. También vestía una chaqueta identificativa con ‘PRENSA’.

Apenas el año pasado, el ejército israelí destruyó una torre de medios en Gaza, que albergaba las oficinas de Al Jazeera y AP, durante una salvaje campaña de bombardeos que dejó más de 250 muertos, incluidos más de 60 niños.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP), el Sindicato de Periodistas Palestinos (PJS) y el Centro Internacional de Justicia para los Palestinos presentaron colectivamente una denuncia formal ante la Corte Penal Internacional alegando “ataques sistemáticos contra periodistas palestinos” por parte del ejército israelí, con el fin de suprimir los reportajes de sus crímenes. En un comunicado, Al Jazeera dijo que su periodista había sido “asesinada a sangre fría”, en un “crimen atroz… que viola las leyes y normas internacionales”.

En realidad, estas supuestas leyes y normas son una charada patética. Christine Rinawi, corresponsal de Palestina TV y colega de Abu Akleh, declaró hoy que las FDI la habían arrestado nueve veces en un período de 18 meses: “Aquí no hay protección para los periodistas”.

Israel ha estado burlando el derecho internacional con impunidad durante décadas, porque cuenta con el respaldo de las principales potencias imperialistas, que continúan proporcionándole dinero, armas y entrenamiento, independientemente de la miseria y el asesinato que inflige a los palestinos.

Todos los años, durante más de 50 años, EE. UU. ha vetado las resoluciones de la ONU que critican a Israel y continúa enviando 3.800 millones de dólares al año con la “condición” de que Israel cumpla con sus compromisos en materia de derechos humanos. En ese tiempo, miles de palestinos han sido asesinados, agredidos y encarcelados sin cargos.

De manera similar, desde 2014, Arabia Saudita ha asediado a Yemen, utilizando armas compradas a benefactores de Occidente, en una guerra descrita por Amnistía Internacional como la mayor catástrofe de derechos humanos del mundo. Se cree que cientos de miles de hombres, mujeres y niños ya han muerto a causa de los bombardeos, las enfermedades y el hambre, y cientos de miles más corren peligro.

No existe protección legal internacional para periodistas, civiles o cualquier otra persona, si hacer cumplir esta protección entrara en conflicto con los intereses del imperialismo y sus aliados cercanos.

Dobles estándares

Por el contrario, la invasión de Ucrania por parte de Rusia se ha enfrentado con una interminable condena de presuntos crímenes de guerra, incluido el de «genocidio». Esto, a su vez, proporciona una amplia justificación para las sanciones contra Rusia, junto con decenas de miles de millones de dólares en “ayuda letal” a Ucrania, con el fin de prolongar el conflicto. En abril, el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, tuvo el descaro de condenar los “crímenes de guerra contra una población civil indefensa”.

Ese mismo mes, en una cena de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, condenó los crímenes de guerra rusos en Ucrania y se dignó honrar a “los periodistas asesinados, desaparecidos, encarcelados, detenidos y torturados; que cubren la guerra, exponen la corrupción y responsabilizan a los líderes”.

Uno se pregunta si estos nobles sentimientos se extienden a Pablo González, un periodista hispano-ruso que lleva meses detenido en Polonia, sin acceso a un abogado, después de que se sospechara falsamente que pertenecía a la inteligencia militar rusa. El encarcelamiento sin cargos de González también contraviene todas las leyes y normas escritas de la UE y, sin embargo, no escuchamos ningún grito de protesta.

El enviado de Estados Unidos en Israel, Tom Nides, ha “alentado” una investigación “exhaustiva” sobre la muerte de Abu Akleh. Uno puede suponer razonablemente que, si ella hubiera sido una periodista ucraniana asesinada por el ejército ruso, la conclusión sería inmediata (y ruidosa) de que Putin se había apuntado otra atrocidad, lo que requeriría otra ronda de sanciones contra Rusia ¡o un nuevo envío de armas de la OTAN!

Si la investigación en curso sobre el asesinato de Abu Akleh confirmara que un francotirador de las FDI fue responsable, ¿presumiblemente Estados Unidos y la OTAN lanzarán una lluvia de sanciones contra Israel para paralizar su economía y enviarán barcos llenos de municiones a los palestinos para apoyar su “guerra justa de autodeterminación contra un agresor bárbaro”? De alguna manera, sospechamos que no.

Este flagrante asesinato expone la charlatanería de los imperialistas occidentales sobre la «democracia» y el «derecho internacional» nada más que como una tapadera desvergonzada para la búsqueda despiadada de sus intereses capitalistas. En el proceso, ellos y sus representantes cometen todo tipo de atrocidades, luego se confabulan para ocultarlas o esquivar las consecuencias.

La Corriente Marxista Internacional representa el fin del podrido sistema capitalista que estos mafiosos defienden, y todos los horrores que lo acompañan. La única justicia para las víctimas inocentes del conflicto capitalista vendrá sobre la base de la lucha de clases contra las clases dominantes de todas las naciones, que condenan a la humanidad a una barbarie incesante.

Leave A Reply

Your email address will not be published.