5 agosto, 2020

Pakistán: victoria para la CMI con la liberación del camarada Amin, ¡hacia la revolución!

El camarada Amin llegó a su casa en Karachi en la madrugada del 1 de agosto, tras 18 días de reclusión, después de ser secuestrado el 14 de julio por los Rangers (una organización paramilitar del estado en Pakistán). Su liberación solo fue posible debido a nuestra campaña internacional y la solidaridad de los camaradas y simpatizantes de la CMI en todo el mundo. La familia de Amin y todos los camaradas en Pakistán están extremadamente agradecidos con todos los camaradas y amigos que participaron. 

En sus días de reclusión, Amin fue retenido en diferentes lugares y torturado brutalmente por sus secuestradores. Durante la tortura, los Rangers y otras agencias de seguridad de Pakistán lo acusaron de crímenes atroces que nunca cometió y trataron de obligarlo a confesar. Pero a pesar de la tortura extrema y las amenazas de muerte, se negó a confesar esas acusaciones y dijo continuamente que nunca había cometido ningún delito en su vida. Dijo lo siguiente:

«Soy activista político vinculado con la CMI y no tengo nada que ver con ninguna banda criminal o personas que realizan tales actividades criminales».

Era muy posible que hubiera sido brutalmente torturado durante muchos meses más o incluso años; o simplemente asesinado y arrojado a la calle en Karachi. Sin embargo, la campaña de los camaradas de la CMI dentro de Pakistán y en todo el mundo lo rescató. Sus secuestradores se vieron obligados a liberarlo y ahora ha llegado a su casa.

Las torturas que se usaron durante la reclusión incluyeron colgarle boca abajo durante muchas horas, acompañado de fuertes palizas con palos y otros implementos, y descargas eléctricas en su cuerpo y genitales. Lo mantuvieron con los ojos vendados durante todo este período y no se le permitió sentarse o acostarse, sino que tuvo que permanecer de pie durante todos estos días.

Divide y vencerás y el MQM

El camarada Amin pertenece a una familia Mohajir de clase media en Karachi. Los Mohajir son refugiados musulmanes de la India que llegaron a Pakistán después de la partición y han vivido allí desde entonces. Amin ha estado involucrado en política desde muy joven. En la comunidad de habla urdu o Mohajir de Karachi, las opciones para las actividades políticas son muy limitadas y se vio obligado a unirse a partidos reaccionarios de derecha como el MQM para obtener su experiencia política inicial.

Este partido fue creado por el Estado pakistaní durante la dictadura del General Zia en la década de 1980 para dividir a la clase trabajadora de Karachi. Después del movimiento revolucionario de 1968-69 y los eventos posteriores, la clase dominante de Pakistán decidió dividir a la clase trabajadora de Pakistán y especialmente de Karachi (la ciudad más grande) en líneas nacionalistas y lingüísticas.

La traición del liderazgo del PPP debilitó el movimiento obrero; y la clase dominante de Pakistán, siguiendo los pasos del imperialismo británico y estadounidense, avanzó con sus planes. En primer lugar, tomaron medidas para aislar a la mayor parte de la población de Karachi, los Mohajir, de otras nacionalidades. Se organizaron disturbios, asesinatos y derramamiento de sangre para sembrar las semillas del odio entre la clase trabajadora en líneas lingüísticas y nacionalistas, después de lo cual se fundó una organización estudiantil llamada APMSO y más tarde el MQM. El colapso de la Unión Soviética y la debilidad del movimiento obrero en todo el país le dieron al MQM una base social. Su política reaccionaria de derecha dominó sobre los Mohajir de Karachi, y posteriormente dominó toda la ciudad.

El MQM también comenzó a tener conflictos con sus amos, y hubo grandes operaciones militares en Karachi contra el MQM en 1992 y 1995, pero estos no pudieron terminar con el apoyo al MQM entre los Mohajir. Más bien, obtuvo más apoyo de los elementos de la clase media y se desarrollaron tendencias fascistas en él. Con su apoyo creciente, el líder del partido cambió el nombre del MQM de Movimiento Mohajir Qaumi (Mohajir Nacional) a Movimiento Muttahida Qaumi (Nacional Unido). Después de esto, obtuvo el apoyo de los Mohajir de Hyderabad y otras ciudades de Sindh, y luego intentó expandirse también a otras partes del país.

Durante la dictadura del General Musharraf, que era un Mohajir, este partido recibió un gran apoyo de las autoridades estatales y fue una parte importante del gobierno a nivel federal y provincial. Incluso antes de esto, era una parte importante de los diferentes gobiernos, pero ahora tenía mucha más autoridad en los asuntos de Estado. Esto dio un gran impulso a las actividades ilegales y criminales dentro del partido, que ya estaba involucrado en extorsiones, acaparamiento de tierras, lavado de dinero, secuestros para rescate y mucho más bajo la dirección de su líder Altaf Hussain, quien estuvo en el exilio en Londres por casi tres décadas ahora. Cuanto más poderoso se volvió, más profundamente se corrompió el partido y se convirtió en un partido de terror organizado en la ciudad.

Después del régimen de Musharraf en 2008, el MQM seguía siendo una gran fuerza, pero el odio que atraía dada la cantidad monstruosa de crímenes, el botín y el saqueo enajenaron enormes capas de los Mohajir. En esos momentos críticos, la dirección del PPP tuvo la oportunidad de ganar estas capas, pero la dirección del partido estaba más degenerada que nunca y trabajaba en total colaboración con las autoridades estatales para aplastar el movimiento de la clase trabajadora en todo el país, explotando a la división entre los Sindhi y Mohajir y otras tácticas reaccionarias para perpetuar su gobierno. En esta situación, las autoridades estatales respaldaron más grupos terroristas y bandas criminales en líneas nacionalistas y religiosas para aplastar cualquier posibilidad de unidad genuina de la clase trabajadora.

Esta situación, combinada con la falta de una alternativa, obstaculizó cualquier movimiento contra el MQM por parte de los Mohajir, que estaban hartos del papel criminal que este partido jugó en todas estas décadas. El partido tampoco pudo resolver un solo problema de los que enfrenta la gente, incluido el desempleo y la pobreza, y las crisis sociales habían alcanzado un nivel sin precedentes bajo su gobierno. Esto eventualmente condujo a la debilidad interna y escisiones internas del MQM, lo que reflejó sus crisis terminales por un lado y, por otro, la influencia de las facciones dentro del Estado, que apoyaban a varios líderes del partido entre sí. El PTI de Imran Khan también tuvo la oportunidad de obtener apoyo en Karachi, pero fracasó miserablemente, a pesar del respaldo del Estado en este esfuerzo.

Todo esto ha dejado un gran vacío en la ciudad de Karachi, y las autoridades estatales están tratando frenéticamente de remendar una facción del MQM u otra, y volver a imponerla en la ciudad. Pero sobre el terreno, la situación se ha transformado por completo y ninguna de las opciones presentadas por las autoridades está recibiendo ningún apoyo entre las masas. Uno de esos partidos es el PSP, liderado por el ex alcalde de Karachi, Mustafa Kamal: un líder del MQM en el pasado, que ha fracasado miserablemente una y otra vez en los últimos cinco años a pesar de recibir una gran cobertura de los medios y el apoyo de las autoridades estatales. Durante su reclusión, se le pidió a Amin que trabajara para este partido cuando fuera liberado. Además, varias fuentes desconocidas le pidieron a su familia que se acercara al liderazgo de este partido si querían asegurar la liberación de Amin. Pero Amin y su familia se negaron a seguir esta línea o unirse a cualquier otra facción de MQM. Durante su tortura, Amin dijo que si tenía la oportunidad de volver a vivir, solo trabajaría para la CMI, ya que esta es la única organización que cree que está trabajando en las líneas correctas.

¡Campaña de solidaridad de la CMI victoriosa!

Amin abandonó el MQM en 2017 debido a su degeneración y maniobras fraccionales. En ese momento, la Alianza Juvenil Progresista (PYA) estuvo activa en todo el país en los temas de educación gratuita para todos y para la restauración de los sindicatos estudiantiles. Hubo reuniones públicas celebradas por el PYA en diferentes ciudades de todo el país y una campaña de redes sociales también estaba en pleno apogeo. El PYA también fue activo entre las masas Pastunes y en su movimiento de resistencia por su derecho básico a vivir. Este rayo de esperanza también llegó a Amin y su hermana, quienes decidieron unirse a la CMI y PYA después de largas discusiones políticas y teóricas. Ambos asistieron a reuniones de la organización durante los últimos dos años.

Durante su reclusión, le dijeron a Amin que admitiera que todavía trabajaba para el MQM Londres, lo que negó una y otra vez, y dijo que solo trabaja para la CMI. Cuando los secuestradores fracasaron en esto, trataron de envenenarlo contra la CMI, calumniando a su dirección y diciendo que les darían su merecido muy pronto. Amin también fue amenazado con graves consecuencias si continuaba su trabajo con la CMI. También se hicieron advertencias contra las principales compañeras de la CMI, así como contra la hermana de Amin, que fueron amenazadas con todo tipo de actos barbáricos. También se dieron amenazas de muerte contra la dirección de la CMI. Los secuestradores dijeron que son los dueños de este país y que nadie puede decir nada en contra de ellos. También dijeron que habían matado a muchas personas en reclusión antes, y habían arrojado sus cuerpos a las calles de Karachi muchas veces.

Pero durante todo esto, la maravillosa campaña de solidaridad para la liberación de Amin obligó a sus secuestradores a liberarlo. Esto no es solo una victoria para la CMI, sino para todos los activistas políticos de izquierda de este país. También agradecemos a otras organizaciones de izquierda de Pakistán que participaron de todo corazón en esta campaña y se unieron a las protestas y manifestaciones a pesar de la intimidación y las amenazas.

La determinación del camarada Amin ahora se fortalece más que nunca. Está totalmente comprometido con la causa de la revolución socialista en Pakistán, y está decidido a que este sea el único camino a seguir para los oprimidos de este país. Los marxistas han dicho una y otra vez que es fácil matar a un hombre, pero nadie puede matar una idea cuyo momento ha llegado. Esto también es cierto en Pakistán, donde la crisis del capitalismo está arrojando a millones más a la pobreza, la miseria y la pobreza. Para ellos, la única salida de este abismo es un derrocamiento revolucionario de este horrible sistema basado en la explotación y la brutal opresión.

Mientras que los ricos continúan viviendo en el lujo extremo, los pobres se ven obligados a soportar condiciones brutales, y cualquier indicio de disidencia y resistencia se encuentra con tortura y opresión. Pero, como se dice, la noche es más oscura justo antes del amanecer: la desesperación de la clase dominante paquistaní y sus métodos brutales indican que el amanecer de un futuro socialista no está muy lejos.

Los camaradas de la CMI, incluidos Amin y su hermana, se comprometen una vez más luchar por esta causa noble y continuarán luchando contra estas fuerzas de reacción oscura hasta su último aliento. Esta es la única esperanza para toda la humanidad, y sacrificaremos hasta la última gota de nuestra sangre por esta causa, que es la única por la que vale la pena vivir y morir.