Los capitalistas hacen chapuzas mientras el mundo arde

0 10

Por Lubna Badi


Este verano, el mundo se ha visto afectado por devastadores fenómenos meteorológicos, como inmensas sequías en varios continentes. Las imágenes de los satélites muestran vastas áreas, completamente secas por el calor. Europa experimentó su peor sequía en 500 años. Mientras tanto, China se vio afectada por la ola de calor más grave de los últimos 60 años, provocando una sequía cuyo impacto sigue repercutiendo en la agricultura y la industria.

En múltiples regiones, la pérdida de cosechas, la restricción de los cursos de agua, los incendios forestales y las inundaciones repentinas han seguido la senda de estos acontecimientos, antes poco frecuentes. Cada año se agrava el impacto del cambio climático, y el capitalismo no ofrece ninguna salida.

Uno de los ríos más importantes de Europa, el Rin, una arteria esencial para el transporte marítimo, alcanzó este verano un mínimo histórico. En partes clave de la ruta para el transporte de combustible, trigo y otras mercancías, el nivel del agua cayó por debajo de los 40 cm, el nivel más bajo en esta época del año desde hace 15 años. A medida que la profundidad del río disminuye, el peso máximo que un barco puede transportar por el río también desciende, lo que provoca retrasos y mayores costes.

En algunos casos, los barcos sólo han podido cargar hasta un 30-40% de su capacidad para evitar encallar, lo que ha restringido aún más la distribución de carbón y gasolina, aumentando la presión en medio de una inminente crisis energética.

En China, el Yangtze, el río más largo de Asia, también se redujo a un hilo. Cientos de millones de personas viven en la región que rodea su cuenca y sus afluentes, que fue una de las zonas más afectadas.

Irónicamente, además del impacto masivo en el transporte y la agricultura, al secarse el río, esta catástrofe provocada por el consumo de combustibles fósiles ha afectado masivamente a las centrales hidroeléctricas. La provincia de Sichuan genera normalmente casi el 30% de la energía hidroeléctrica de China. Pero la ola de calor de este año provocó un descenso masivo de la producción de electricidad: de 900 millones de kWh a 400 millones de kWh. El bajo suministro de agua y la producción de electricidad provocaron el cierre temporal de fábricas en algunas provincias.

El impacto devastador en la producción de cultivos sólo está empezando a contarse. En Francia, los cultivos de frutas y hortalizas han sufrido un descenso del 35% en su rendimiento. En Pakistán, la culpa no fue de la sequía, sino de las inundaciones, causadas por el deshielo de los glaciares que han arrastrado el ganado y los cultivos. En China, las temperaturas de más de 40 grados durante 70 días seguidos en ausencia casi total de precipitaciones han arruinado por completo el suelo a lo largo de la cuenca del Yangtze, donde viven 450 millones de personas y se produce un tercio de los cultivos del país.

China produce más del 95% del arroz, el trigo y el maíz que consume, pero la reducción de la cosecha de este año podría aumentar la demanda de importaciones, lo que supondría una mayor presión sobre los suministros mundiales, ya tensos por el conflicto de Ucrania.

El Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales emitió un aviso de emergencia el 23 de agosto en el que advertía que la sequía suponía una «grave amenaza» para la cosecha de otoño de China.

El efecto catastrófico sobre las cosechas avivará la inflación de los precios de los alimentos. Pero el calor extremo también está impulsando la demanda de electricidad, al igual que la guerra de Ucrania está haciendo subir los precios de la energía. La demanda de gas natural se ha visto impulsada por el prolífico uso del aire acondicionado, que a su vez hace subir los precios en el resto del mundo.

«Las altas temperaturas en Asia significan una mayor demanda de refrigeración. Eso se traduce en un aumento de los precios del gas en todo el mundo», explica Anise Ganbold, jefa de investigación de mercados energéticos globales e hidrógeno en Aurora Energy Research.

La situación no hace más que empeorar

Pero la sequía de este año no es el final. Cada vez que se nos presenta la factura de la destrucción climática capitalista, la misma miopía de la clase capitalista puede garantizar que las cosas empeoren 100 veces.

El clima extremo que recorre el mundo, desde Europa hasta China, tiene implicancias para los esfuerzos mundiales por detener el cambio climático. Debido a la pérdida de energía hidroeléctrica y al aumento de la demanda de combustibles fósiles -además de la guerra de Ucrania-, todos los llamados «compromisos climáticos» del pasado se están echando por la borda.

El suministro de gas también se ve afectado por estas olas de calor, lo que provoca interrupciones de corta duración en las plantas de gas y un aumento de los precios. Las plantas solares se enfrentan a problemas similares: irónicamente, a pesar del sol, cuando hace demasiado calor los paneles solares pierden su eficiencia y, por tanto, se apagan.

En Francia, la disponibilidad de energía nuclear está en su punto más bajo en al menos cuatro años. Algunas centrales nucleares han tenido que cerrarse para evitar que el agua caliente de los vertidos vuelva a entrar en los ríos y ponga en peligro la fauna.

Pero debido a la gran demanda de energía, el gobierno francés decidió modificar sus normas para mantener las centrales nucleares en funcionamiento, poniendo en peligro ecosistemas enteros. Pero a pesar de estos cambios, Francia -que suele ser un exportador neto de energía- ha tenido que importar energía. En los días más calurosos de la ola de calor, Francia compró entre 8 y 10 gigavatios, equivalentes a la producción de unos ocho reactores nucleares.

Lo más importante es que todo esto era previsible. Los científicos del clima llevan años advirtiendo de los numerosos riesgos asociados al cambio climático, y las clases dirigentes no han hecho nada para prepararse. Impulsadas únicamente por el afán de lucro a corto plazo y el recorte de costes de la austeridad gubernamental, no han hecho nada para mejorar las infraestructuras preparándose para los fenómenos que el cambio climático traerá inevitablemente.

Un compromiso capitalista

La única solución que se le ha ocurrido al capitalismo es aumentar el uso de las centrales eléctricas de carbón para cubrir las carencias. La extracción nacional de carbón en China ha alcanzado o está cerca de alcanzar niveles récord.

Un artículo del New York Times explica cómo los precios baratos de la energía han propiciado durante años el crecimiento en la provincia de Sichuan de «industrias de alto consumo energético, como la fabricación de productos químicos», pero que «algunas de estas industrias han despilfarrado energía por su ineficiencia».

En otras palabras, estas industrias podrían haberse construido de forma eficiente, pero no había ningún motivo de lucro para hacerlo. Ahora se ha producido una crisis (totalmente previsible) y se está inyectando energía del carbón en estas industrias para mantenerlas en funcionamiento y que sigan fluyendo los beneficios, sin pensar en el impacto catastrófico a largo plazo de la quema de carbón.

Mientras tanto, en el Reino Unido, el gobierno se ha comprometido «oficialmente» a poner fin al uso de la energía del carbón para octubre de 2024. Sin embargo, The Guardian informa de que este objetivo se está convirtiendo en una quimera ahora que los ministros y los operadores de energía se apresuran a asegurar el suministro de carbón. Drax, que explota una central eléctrica en Yorkshire, ya ha acordado abastecerse de hasta 400.000 toneladas más de carbón.

Como dijo Robert Buckley, jefe de desarrollo de relaciones de la consultora energética Cornwall Insight, a The Guardian:

«En los márgenes, el carbón podría desempeñar un papel importante este invierno y quizá incluso el próximo. La capacidad de la energía del carbón para aumentar rápidamente su potencia cuando baja el viento o de repente hace mucho frío podría ser muy importante».

Buckley añadió que la vuelta a la energía de carbón contaminante era un «compromiso» entre el progreso en la lucha contra la crisis climática y la garantía de que el suministro de energía continúe sin problemas este invierno.

Esto resume la actitud de la clase capitalista, que no puede planificar más allá de los beneficios del siguiente trimestre: nos vemos obligados a hacer el «trueque» entre mantener las luces encendidas y el futuro a largo plazo de la humanidad. A esto nos ha llevado un sistema basado en la anarquía del mercado.

Hoy en día, la demanda de carbón se dispara. La Agencia Internacional de la Energía publicó el 27 de agosto un nuevo informe en el que advierte que el consumo mundial de carbón aumentará un 0,7% en 2022, igualando los niveles récord de 2013. El precio del carbón termoeléctrico utilizado para la generación de energía ha subido cerca de un 170 por ciento desde finales del año pasado, aumentando bruscamente tras el inicio de la guerra de Ucrania.

En medio de una crisis climática causada por el insaciable apetito del capitalismo por los combustibles fósiles, ¡el carbón nunca ha sido más rentable!

La clase obrera está obligada a pagar

Para la clase dominante, el camino para salir de esta crisis energética no es el más racional para la humanidad. Carecen de cualquier perspectiva a largo plazo para evitar que el cambio climático empeore; lo que buscan es la forma más rentable de salir de la crisis. Están dando una patada a la lata en el camino.

Volver al carbón significa un mayor uso del combustible fósil más contaminante que existe, lo que sólo hará que los futuros inviernos y veranos sean aún peores. ¿Cuál es el plan para hacer frente a esto? La clase capitalista no tiene ninguno.

Mientras tanto, es la clase trabajadora la que está experimentando las consecuencias de estas decisiones. El mismo calor que está provocando sequías está provocando monzones récord y el deshielo de los glaciares, lo que provoca inundaciones masivas. Somos testigos de escenas apocalípticas en Pakistán, con al menos 1.343 muertos, a pesar de que Pakistán produce menos del 1% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

La clase trabajadora es la que más está soportando el impacto del cambio climático. Los países más pobres del mundo son los más afectados en términos de muertes directamente atribuibles así como de empobrecimiento, pero los trabajadores de todo el mundo se enfrentan al impacto. Sólo en Alemania se registraron 3.000 muertes en exceso durante la semana más calurosa de la ola de calor en Europa.

Solución socialista

Exigir simplemente acuerdos climáticos a los políticos y a las empresas no cambiará nada. Todos estos compromisos y regulaciones climáticas se tiran por la ventana en el momento en que dejan de convenir a los intereses a corto plazo de la clase dominante.

Por eso los marxistas destacamos el punto fundamental: no podemos planificar lo que no controlamos, y no podemos controlar lo que no poseemos. No podemos construir un suministro sostenible de energía cuando las industrias eléctricas, las minas y las compañías de agua son de propiedad privada y operan únicamente para obtener beneficios. Estas empresas deben ser totalmente nacionalizadas y gestionadas democráticamente por la clase trabajadora, para que funcionen en interés de toda la sociedad.

El monopolio que ciertos grupos de capitalistas y países tienen sobre el conocimiento y la tecnología de la agricultura y la gestión del agua debe ser compartido con los países más pobres para mitigar los impactos inmediatos del cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos.

Además de hacer frente a los efectos inmediatos del cambio climático, también debemos aplicar una solución a largo plazo para frenar el mayor calentamiento del planeta, e incluso para reducir las temperaturas globales.

Incluso si los capitalistas tuvieran la voluntad de cambiar a la energía verde, simplemente no les resultaría rentable hacerlo. La costosa infraestructura para ello simplemente no existe. Además, necesitamos un plan internacional.

Los paneles solares deben construirse en las zonas más adecuadas que reciban más luz solar. Lo mismo ocurre con la hidroelectricidad y la energía eólica. La competencia nacional por la energía sólo genera guerras imperialistas, precios más altos y un aumento de la miseria. Pero con un plan global, la energía sobrante en una región podría almacenarse y transferirse a regiones más amplias.

Sin los límites de la propiedad privada y del Estado-nación, se podría abastecer de energía a todo el mundo e instalar rápidamente las infraestructuras necesarias según un plan global. Esto incluiría también un plan racional de agricultura, un paso que sería vital para limitar el consumo de energía y agua.

Tenemos todas las herramientas para hacerlo, y el dinero. Lo único que nos lo impide es la institución de la propiedad privada, que está concentrada en manos de la clase dominante. En medio de una enorme crisis energética, las empresas energéticas están reportando cantidades récord de beneficios excedentes de 170.000 millones de libras.

Estos beneficios se encuentran sin invertir en los bancos de los ricos, mientras que los pobres están siendo obligados a pagar. Por eso hay que expropiar los grandes bancos y las grandes empresas y ponerlos bajo el control democrático de la clase trabajadora.

El mundo está literalmente ardiendo, los efectos del cambio climático son visibles frente a nosotros y sólo se agravarán en los próximos años. Tenemos que derrocar urgentemente este sistema. Esa es la única salida.

Leave A Reply

Your email address will not be published.