19 julio, 2021

LEY BITCOIN – Un análisis desde los oprimidos y oprimidas

Por Santos Alfaro

En la sesión plenaria 7, con 62 votos, sin estudio público previo, de manera inconsulta, sin análisis técnicos sobre factibilidad tecnológica y de conocimiento digital de la población en general y con una discusión de alrededor de 85 minutos, la Asamblea Legislativa Salvadoreña aprobó la ‘Ley Bitcoin’, con la que El Salvador adopta el bitcoin como moneda de curso legal, se establece la obligatoriedad a todo agente económico de aceptar pagos en Bitcoins cuando así le sea ofrecido por el que adquiere un bien o servicio, y se plantea que el valor del tipo de cambio del bitcoin por el dólar estará establecido libremente por el mercado, entre otras disposiciones.

LA MANERA EN QUE SE DIO A CONOCER 

Durante la “Bitcoin Conference 2021” en Miami  que es el evento más grande respecto a Bitcoin a nivel mundial, en la charla brindada por Jack Mallers, CEO y Fundador de STRIKE, enfocada en el tema de  «Bitcoin para países” y en particular “Libertad Humana e inclusión financiera que el Bitcoin trae al mundo”, Mallers habló sobre el incremento de medidas por parte de los bancos centrales que afectan progresivamente a las economías de países y el desarrollo de mercados emergentes y planteó al Bitcoin por si solo como la solución al gran problema de muchas “economías emergentes”.

Luego de eso, propuso el ejemplo de El Salvador durante la charla, dijo que había estado viviendo en el salvador durante tres meses y conociendo a su gente, mencionó con gran emoción sentimental, entre lágrimas y voz quebrantada la experiencia personal en comunidades más excluidas y afectadas fuertemente por la desigualdad económica en el país, así como datos relevantes de la economía nacional expresados de manera muy escueta y en algunos aspectos no congruentes con la realidad de los sucesos, entre los que se encuentran la gran importancia de las remesas, la delincuencia y sus causas, el impacto que tuvo el cambio de moneda nacional colón a dólar en los primeros años de los 2000 y la migración.

En la charla, Mallers también expresó que, en un momento de su viaje a El Salvador, recibió una invitación a hablar con representantes del Gobierno central presidido por Nayib Bukele, en los que destacan elementos reveladores como fotos con los hermanos del presidente, que, a pesar de no ser oficialmente representantes del gobierno, influyen y toman decisiones respecto a la política estatal de toda índole.

El momento fuerte en la intervención de Mallers fue cuando compartió vía video, un mensaje del presidente Bukele, en el cual se informaba a los participantes y al mundo, desde Miami, en idioma Inglés y para sorpresa de todos los salvadoreños, que enviaría una propuesta a la Asamblea Legislativa de El Salvador para hacer al BitCoin moneda de Curso Legal en territorio salvadoreño. La idea lanzada por el presidente Bukele era prácticamente un hecho desde su anuncio, pues por el poder político que ha venido ganando en los últimos años, ya sea con apoyo de la opinión pública votante o por prácticas autoritarias, cualquier propuesta que sale de casa presidencial, en automático, es aprobada sin ningún tipo de observación o evaluación por la Asamblea Legislativa de mayoría oficialista y con una sala de lo constitucional impuesta con las mismas características.

ANÁLISIS DE LA LEY A GRANDES RASGOS

La ley aprobada en la sesión plenaria No. 7 de la Asamblea Legislativa de El Salvador  la semana siguiente a su anuncio en Miami, está compuesta de solamente de 16 artículos, redactados de manera muy poco clara, con innegables muestras de falta de análisis técnico informático y económico de sus implicaciones, dicha ley no cubre todas las posibles circunstancias que afecten a la calidad de vida económica salvadoreña, en especial para la clase trabajadora que no posee seguridad económica, además de esto, la ley se contradice en algunos aspectos importantes, esto revela una falta de preparación y la poca o nula discusión con la que se trató el tema, tanto en la formulación de la ley desde su propuesta como en la aprobación en la discusión en la asamblea legislativa.

Una falencia muy importante de la ley es que expresamente se legaliza el Bitcoin como moneda de curso legal y no las Criptomonedas en general, cambio que podría dar mayor libertad a los salvadoreños de elegir realmente el activo criptográfico con el que se desea operar en el día a día; otra de las grandes críticas por parte de los más experimentados conocedores del mundo de las criptomonedas es el carácter obligatorio del que se le dota al Bitcoin para compra y venta de productos siempre que el que adquiere dicho producto solicita el pago en Bitcoin, regla que contradice de manera directa la filosofía con la que fue creado el proyecto Bitcoin, un proyecto de libertad de elección entre operar con esta moneda o con otra; otra de las cuestiones importantes a analizar es la elección de esta Criptodivisa sobre las demás, pues se pudo haber elegido una divisa que no implique riesgo tan alto en cuanto a su estabilidad respecto al dólar como una StableCoin que son ‘tokens’ que están asociados al valor de una moneda ‘fiat’ (como el dólar o el euro), a bienes materiales como el oro o los inmuebles, o a otra criptomoneda para así evitar delegar riesgos a instituciones públicas o a los mismos usuarios de la moneda que en ambos casos siempre es el pueblo salvadoreño con el pago de sus impuestos el que toma el riesgo que implica el sube y baja del precio del Bitcoin según como se ha manifestado que operaría la caja de cambio BANDESAL ante la incertidumbre del precio del Bitcoin.

PRINCIPALES BENEFICIADOS 

Ante esta situación tan abrumadora sobre una decisión que no se consultó en ningún momento a las y los salvadoreños de abajo, la implementación de tajo de una moneda virtual como el Bitcoin muy poco conocida a nivel nacional y con muchos riesgos asociados, en un país donde una de las principales carencias superficiales son el acceso libre a internet, a dispositivos electrónicos y sobre todo a la habilitación de conocimiento informático básico en la gran mayoría de ciudadanos salvadoreños, pone en vilo mucho para la economía de la familia proletaria salvadoreña, que sería probablemente la más afectada de manera negativa en todo este proceso, ya que aún con las actuales circunstancias, con una moneda “estable” como el dólar, estas familias no logran tornar su calidad de vida en una que sea regular y digna, pues el problema económico de la familia salvadoreña no radica en la moneda o la facilidad de transacciones con monedas virtuales o en la inclusión al sistema crediticio y mucho menos en la capacidad de la población del uso de herramientas informáticas.

La otra cara de la moneda en el beneficio de la implementación del Bitcoin en El Salvador, es el sector salvadoreño más adinerado y los grandes inversionistas extranjeros que el gobierno busca tener como aliados, que de facto tienen garantizada su riqueza y la maximización de esta con inversiones en esta criptodivisa, ya que según las informaciones oficiales del gobierno, se les dará incentivos a estos actores, sobre todo los del extranjero, para que la inversión en este proceso sea atractiva para ellos, esto es algo que no es nuevo en El Salvador, siempre que el estado ha abogado por incursionar en nuevas maneras de sostener su economía, o más bien, de tomar ventaja para los grandes capitalistas a través del estado, se ponen por delante los intereses económicos de los más ricos, alegando que son la fuente de la que emana el desarrollo del país, todo esto, a costa de las contribuciones de todas y todos los salvadoreños; pasó con el café, utilizando al estado para arrebatar tierras comunales y ejidales, con los tratados de libre comercio con EEUU, con la implementación del dólar como moneda de curso legal y así se augura que pasará con la implementación de la Ley Bitcoin.

Según la interpretación que se le da a esta ley, y las pocas luces que arroja el gobierno, sobre cómo será la operación del Bitcoin en El Salvador, se prevé la posibilidad de que la inversión extranjera en el país, busque tomar como caja de cambio lucrativa a El Salvador a través de BANDESAL y su fideicomiso y que mientras los salvadoreños nos quedemos con Bitcoins, los grandes inversionistas salgan del país con dólares en la mano, dólares que no tendrán riesgo de devaluación tan grande como el Bitcoin dólares que son producto de salvadoreños tanto dentro como fuera del territorio.

REMESAS

Un tema muy importante en el proceso de la Bitcoinización es el de las remesas, estas equivalen a cerca del 17.1% del Producto Interno Bruto (PIB) y son propuestas por parte del gobierno como un pilar fundamental que justifica el objetivo de la Ley Bitcoin, pero, si bien es cierto que se pasarían por alto a los intermediarios capitalistas que cobran comisiones fuertes al operar la transacción de las remesas recibidas desde el exterior y que la implementación del Bitcoin podría maximizar el dinero que llega a cada familia salvadoreña receptora de remesas, hay que recordar que las remesas al fin y al cabo de su flujo, en un país plagado de delincuencia que socava la inversión productiva de las familias y en el que se orienta el dinero familiar en consumo desmedido, el principal beneficiado seguirán siendo las grandes empresas, además de saber que existe en todo momento el riesgo de devaluación del bitcoin, aunque se le ponga parche con un fideicomiso estatal, siempre está presente ese riesgo y siempre se condena a las familias salvadoreñas a depender de productividad de otros países imperialistas.

Por otro lado, ante un escenario desfavorable de las relaciones entre El Salvador y EEUU, el Bitcoin puede ser un conducto alternativo a restricciones monetarias por parte del imperio estadounidense, pero el bitcoin en muchos aspectos está limitado a los antojos de los grandes dueños de la economía mundial, que buscarán siempre la adaptación de cualquier herramienta que surja, para mantener sus intereses intactos, sabiendo esto, el factor de alternativa ante sanciones imperialistas está cada vez más oscuro.

Para el tema de remesas, al igual que en el tema de inclusión financiera, desarrollo y habilitación en tecnología para la sociedad salvadoreña, la solución no está encapsulada a cualquier moneda o mecanismo de transacción virtual o física, pues la principal razón de la migración irregular y en consecuencia, la dependencia de la economía nacional de productividad del exterior, radica en los desequilibrios que brinda el sistema capitalista instaurado en el país, donde la clase trabajadora no tiene oportunidades de empleo digno, seguridad y desarrollo integral.

 

PORQUE FRACASA LA TECNOLOGÍA PARA MEJORAR NUESTRAS

CONDICIONES DE VIDA

La tecnología y la técnica sin duda alguna han aportado de manera muy fuerte en el desarrollo productivo de las sociedades, por ejemplo, a resolver las crisis de subproducción que se daban en sociedades anteriores a la capitalista, pero por si solas las herramientas de cualquier tipo en una sociedad dividida en clases, son precisamente eso, herramientas, objetos que dependiendo de qué actor o clase social es su propietario, benefician con grandes comodidades a una parte de la sociedad, generalmente la minoritaria y precariza al otro sector, que en la regularidad de los casos constituyen la gran mayoría explotada, es por eso que en el sistema capitalista, la tecnología no brinda respuesta a las necesidades de todos en la sociedad, necesidades que de ser cubiertas dignamente, en un contexto en que existe la capacidad de hacerse, harían elevar al humano a su más grande desarrollo.

La tecnología, entre la que se encuentra basada la idea de las criptomonedas, nos hará más libres, siempre y cuando esté bajo control de los y las trabajadores y se socialicen de manera justa sus riquezas para resolver las necesidades sociales humanas y del planeta y con ello la tecnología deje de estar al servicio de la ganancia capitalista y pase a ser de beneficio para la humanidad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *