Levantamiento revolucionario nacional de la juventud iraní

0 17

Por Esaias Yavari


Las protestas en Irán, desencadenadas por el asesinato de la joven kurda Mahsa Amini, se han extendido ya a al menos a 140 ciudades de todas las provincias del país. Se ha convertido en un levantamiento nacional, incomparable con cualquier movimiento anterior en la historia de la República Islámica.

El régimen ha respondido con una dura represión: cerrando el acceso a Internet y movilizando a casi todas sus fuerzas de seguridad: la policía, las unidades de contrainsurgencia, la Guardia Revolucionaria [léase: contrarrevolucionaria] y los paramilitares basij. Estas fuerzas del régimen están disparando cada vez más abiertamente contra las multitudes, con más de 100 muertos ya confirmados. Es probable que la cifra real sea entre tres y cinco veces mayor, y que haya cientos de detenidos o heridos.

En respuesta, los manifestantes se han defendido. El jueves, en Teherán, los manifestantes armados con palos y varillas metálicas ahuyentaron a las fuerzas de seguridad, para luego asaltar la fiscalía, obligando a los funcionarios y a las fuerzas de seguridad a huir despavoridos. En Qeshm, como en muchas otras ciudades, el jueves por la noche, los manifestantes asaltaron la oficina del Guía Supremo, incendiándola, y un manifestante exclamó: «Habéis torturado al pueblo durante 40 años, este es el resultado».

Al no poder enfrentarse directamente a los manifestantes, el régimen se ha visto obligado a disfrazar a sus fuerzas de seguridad con ropa de civil. Incluso esto ha sido contraproducente, ya que los manifestantes liberan a los detenidos por los agentes de seguridad vestidos de civil, a menudo rodeando a las fuerzas de seguridad y golpeándolas hasta hacerlas caer.

Incluso la detención de manifestantes identificados en sus domicilios se está volviendo difícil. En Anzali, por ejemplo, las fuerzas de seguridad intentaron detener a jóvenes en sus domicilios familiares sólo para que sus padres y vecinos los echaran del edificio.

Al igual que las protestas juveniles de 1978, preludio de la revolución iraní de 1979, los funerales de los muertos por las fuerzas de seguridad se han convertido en mítines militantes, con discursos que piden la caída del régimen.

Cada enfrentamiento, cada detención y cada mártir no han hecho más que alimentar la rabia de las masas. En un solo día, del miércoles al jueves, las protestas se extendieron a otras 50 ciudades. A estas alturas ya no quedan ciudades a las que extenderse, lo que significa que el movimiento se está extendiendo a pueblos e incluso a pequeñas aldeas.

 

El movimiento no debe ser derrotado: ¡por una huelga general!

Desde 2018 se está llevando a cabo un período de levantamientos y constantes huelgas y protestas en Irán, pero el movimiento en curso es mayor en escala y militancia que cualquiera de los levantamientos anteriores. La ocupación e incendio de edificios oficiales, mientras las fuerzas de seguridad se ven desbordadas en casi todas las ciudades importantes, es un salto cualitativo en comparación con todo lo visto anteriormente. Son los mismos métodos que se vieron durante el preludio de la revolución iraní de 1979.

A pesar del talante combativo de la juventud en primera línea, si este movimiento permanece aislado, con el tiempo el régimen ganará terreno en una lucha larga, prolongada y sangrienta, que podría durar días o incluso semanas. Sólo la clase obrera, por su papel en la producción, es capaz de paralizar la sociedad, de parar al régimen en seco y de impedirle desatar el terror necesario para mantener su dominio.

Aunque muchas de las organizaciones obreras independientes que se han formado en el último período de lucha han hecho declaraciones en solidaridad con las protestas, lamentablemente sólo la Compañía de Autobuses de Trabajadores de Teherán y Suburbios (que representa a los conductores de autobuses) ha convocado hasta ahora una huelga general.

El régimen no tiene nada que ofrecer a las masas sino las peores formas de opresión, pobreza y terror. Esto deja un solo camino para la clase obrera iraní: una lucha política sin tregua contra la República Islámica. El tiempo de las meras declaraciones de solidaridad ya ha pasado. La situación actual exige nada menos que una huelga general para derrocar a la podrida República Islámica.

Las organizaciones obreras deben plantear inmediatamente la consigna de una huelga general en todos los sectores de la economía. Deben llamar a la formación de consejos barriales, escolares e industriales para situar la dirección de esta lucha sobre una base organizada, que debe generalizarse en todo el país.

Ante un movimiento de masas organizado de este tipo, la República Islámica sería completamente impotente y sería rápidamente derrocada.

Las protestas más combativas se producen en Teherán y los suburbios circundantes, a pesar de que estas zonas se enfrentan a la más dura represión, con una intensa campaña de detención de estudiantes revolucionarios. Esto no ha hecho más que envalentonar a los manifestantes. El viernes, a plena luz del día, los manifestantes quemaron imágenes del ayatolá Khamaneni frente a su propia casa. En respuesta a la dura represión, en Teherán el uso de cócteles molotov se ha convertido en algo habitual.

El látigo de la reacción

Desde el inicio de este movimiento, el régimen se ha visto casi completamente desbordado. Lo vimos en la ciudad kurda de Sandanj, en la que el régimen declaró la ley marcial y reprimió al movimiento el miércoles por la noche, sólo para que el jueves por la tarde, una multitud de jóvenes comenzaran a inundar las calles, rompiendo todas las barreras de control de multitudes y expulsando a las fuerzas de seguridad.

En Teherán y sus alrededores, las protestas se están dispersando, sólo para reanudarse en otra parte de la ciudad. El régimen no puede seguir el ritmo de una juventud cada vez más militante. Hemos observado este mismo patrón general en todo Irán, en el que la represión del régimen no hace más que avivar las protestas en otra parte de la misma ciudad: a veces en cuestión de horas, a veces casi inmediatamente.

¡Abajo la República Islámica! ¡Abajo el capitalismo!

El movimiento se dirige hacia un enfrentamiento decisivo con el régimen, que se desarrollará en los próximos días.

Independientemente del resultado del actual levantamiento, las masas, y especialmente la juventud, están recuperando las tradiciones revolucionarias del movimiento obrero iraní. Muchas universidades tienen un grupo estudiantil revolucionario, inspirado en las organizaciones comunistas de antes de 1979. Muchos de estos grupos se han mostrado firmes en las protestas en curso, pero su tarea es mayor.

La juventud revolucionaria iraní, inspirada en las ideas del marxismo, debe convertirse en el sector más decidido del movimiento en curso, elevando constantemente los llamamientos a la huelga general y a los consejos obreros. Pero también deben explicar pacientemente que el único camino a seguir es el derrocamiento tanto de la República Islámica como del capitalismo iraní.

Todas las reivindicaciones incluidas en el reclamo popular «mujeres, vida y libertad» -es decir, la revocación de las medidas de austeridad; la provisión de un salario digno y pensiones decentes; los derechos democráticos de huelga, protesta y reunión; la legalización de los sindicatos independientes; y la verdadera igualdad entre los sexos- sólo pueden garantizarse para las generaciones futuras con la abolición del capitalismo.

Los gángsteres capitalistas iraníes no tienen nada que ofrecer más que pobreza y dictadura. La caída de la República Islámica debe ser el primer paso para la toma del poder por parte de la clase obrera iraní. Y para lograrlo, es necesario iniciar la tarea de construir una dirección revolucionaria, afianzada en la teoría marxista, con un programa audaz para la transformación socialista de la sociedad.

Leave A Reply

Your email address will not be published.