12 marzo, 2013

La importancia de las mujeres en la sociedad

Los comunistas Salvadoreños damos un combativo saludo a todas las mujeres por la enorme contribución que han dado a la historia de la humanidad. Especialmente  a todas las mujeres organizadas que desde sus movimientos combaten todo tipo de injusticia. Creemos fielmente que los logros en todos los ámbitos de la sociedad únicamente se han conseguido a través de la lucha organizada y que en la medida que el proletariado ha ido adquiriendo conciencia y confianza en esa medida el movimiento femenino ha logrado desarrollarse.

Los comunistas Salvadoreños damos un combativo saludo a todas las mujeres por la enorme contribución que han dado a la historia de la humanidad. Especialmente  a todas las mujeres organizadas que desde sus movimientos combaten todo tipo de injusticia. Creemos fielmente que los logros en todos los ámbitos de la sociedad únicamente se han conseguido a través de la lucha organizada y que en la medida que el proletariado ha ido adquiriendo conciencia y confianza en esa medida el movimiento femenino ha logrado desarrollarse.

Las fuerzas reaccionarias a través de la historia no han  permitido que las clases explotadas se desarrollen libre y plenamente, pero sobre todo la mujer se ha visto doblemente afectada. La religión se ha convertido en el mayor baluarte de la reacción para las mujeres. Se ha venido reforzando la idea que la mujer esta subordinada a las responsabilidades domésticas, que únicamente le corresponden las tareas reproductivas; que únicamente se debe al cuidado de los hijos y sus maridos. Esta situación en pleno siglo XXI únicamente demuestra que el capitalismo es incapaz de poder emancipar a la mujer de las cadenas que la oprimen. Pero los acontecimientos de la lucha femenina van negando totalmente toda la dominación  del sistema. A los capitalistas es a quienes menos les conviene que las mujeres vayan accediendo a los derechos democráticos más fundamentales y seguramente es de la siguiente forma: cada vez que las mujeres amplíen sus  expectativas éstas avanzaran hacia la lucha política que  aumentará en número y  fuerza a la clase trabajadora.

En estos tiempos no podemos negar la importancia de la participación de la mujer en todos los espacios de la sociedad. Un porcentaje de la población femenina esta participando activamente en la producción y en otros espacios laborales. Está comprobado que las mujeres que se mantienen activamente trabajando son más capaces de poder sobrepasar el estrecho campo doméstico. Tienen mayor determinación para desafiar las injusticias en el hogar y que al mismo tiempo que participan en la producción demuestran que tienen el instinto que la clase trabajadora tiene para luchar con un enemigo que es común tanto para mujeres y hombres: el sistema capitalista.

En El Salvador  Indiscutiblemente en las masas femeninas se concentra una gran capacidad de producción, esto se puede confirmar con el aporte que las trabajadoras hacen en la industria manufacturera según cifras de la  CEDM (Concertación por un Empleo Digno para las Mujeres), el empleo de la mano de obra en la maquila es predominantemente femenina con más del 80% . También vemos una enorme participación  de mujeres en el comercio,  restaurantes, hoteles y en telecomunicaciones.

El capitalismo desarrollo la industria textil a un nivel muy superior  que el que tenia  durante la época feudal,  sin embargo actualmente parece haber quedado relegada a niveles inferiores de la industria en general, de esto se explica la razón por la que la burguesía  explota la barata  mano de obra femenina. Según Carlos Marx  “Por consiguiente, cuanto mas fastidioso resulta el trabajo, mas bajan los salarios. Mas aun, cuanto más se desarrollan la maquinaria y la división del trabajo, bien mediante la prolongación de la jornada, bien por el aumento del trabajo existido en un tiempo dado,  la aceleración del ritmo de las maquinas, etc.” Esta industria es aprovechada por burgueses internacionales que invierten capital en los países atrasados, aprovechan: las facilidades que los gobiernos dan para el no pago de impuestos o el bajo porcentaje de impuestos sobre sus ganancias, además utilizan la enorme necesidad de empleos que existe en estos países para pagar bajos salarios, sin garantizar condiciones laborales dignas para sus trabajadores. Lo que demuestra que en los sectores laborales donde existe mayor concentración de mujeres la burguesía sigue explotando la  mano de obra aún mas barata, bajo la premisa capitalista de mercado de bajos costos y mayores ganancias.

La lucha que muchas mujeres hacen para conseguir que los hombres también se responsabilicen con las tareas domésticas es una lucha correcta, claro está que buscamos una sociedad mas equitativa. Pero también reconocemos que verlo únicamente hasta ahí significaría perpetuar la carga doméstica. Lo que realmente emancipara a la humanidad del trabajo doméstico será la socialización de los medios de producción. Cuando el desarrollo de la tecnología se ponga en función de esto. Y la satisfacción de las necesidades humanas no se encierre en la vida doméstica y no recaiga sobre la mujer.

La emancipación de la mujer no será posible dentro de la explotación capitalista. Tanto mujeres como hombres que venden su fuerza de trabajo en las fábricas y empresas de todos los sectores tenemos un enemigo común y contra este enemigo no nos queda más alternativa que unificar nuestras fuerzas para su derrocamiento definitivo. Si únicamente estamos luchando contra los efectos  que se derivan como en todas las sociedades divididas en clases, que conserva los restos del viejo patriarcado (opresión del hombre hacia las mujeres), los resultados serán a medias.