12 agosto, 2020

Haití: ¡los temblores anuncian el colapso del régimen de Jovenel Moïse!

Recibimos este artículo de ELAPRE, un grupo de jóvenes revolucionarios en Haití. Haití ha experimentado la misma intensificación de la lucha de clases que hemos visto en muchos países del mundo. En los últimos años, las masas en Haití han luchado para cambiar la sociedad y podrían haber derrocado al gobierno de Moïse muchas veces. Pero su gobierno es salvado por la clase dominante y la dirección reformista de los movimientos populares. Al no ver ningún camino a seguir sobre esta base, ELAPRE se formó para estudiar las ideas del marxismo, aprender las lecciones del pasado y construir una organización revolucionaria capaz de liderar la lucha por el socialismo.


La situación económica y social de Haití ha ido empeorando constantemente desde que Jovenel Moïse llegó al poder. Es un verdadero descenso al infierno, planeado por la minúscula minoría de familias burguesas como poseedores de la mayoría de la riqueza del país. Estos incluyen las familias Apaid, Boulos, Bigio, Mevs, Abdallah, Deep, Brandt, Braun y Accra.

Para generar grandes cantidades de dinero, estas familias burguesas reciclan ocasionalmente la mafiosa y abominable máquina de explotación, robo y corrupción. Estos jefes fueron los principales patrocinadores de Jovenel Moïse durante su campaña electoral de 2016 para convertirse en el titular del poder ejecutivo en el país. Gracias al apoyo financiero del sector privado, el Partido Haitiano Tet Kale (PHTK – Partido Haitiano Tèt Kale), de donde provenía Jovenel Moïse, pudo sobornar a miembros del Consejo Electoral Provisional de 2016, a líderes de pandillas y los medios de comunicación. La presencia de Jovenel Moïse marca una continuación más radical de la política mafiosa liberal de derecha del país, caracterizada por la corrupción generalizada y el despilfarro de fondos públicos.

A menudo se han producido fuertes protestas desde la llegada de Moïse al Palacio Nacional. Los sucesos de 6 y 7 de julio de 2018 provocado por el aumento del precio de los productos derivados del petróleo a más del doble de su valor, fueron una verdadera expresión de enfado contra el gobierno y la clase dominante. Fue un verdadero trueno de las clases populares, que saquearon edificios públicos y algunos comercios. En agosto de ese mismo año se realizaron varias grandes manifestaciones en las que participaron los Petrochallengers, así como partidos y organizaciones políticas de oposición, cuyas principales demandas fueron las siguientes: la renuncia del presidente Jovenel Moïse, la justicia y la recuperación de los fondos de Petrocaribe desfalcados por las autoridades al más alto nivel del Estado. Otra ola de protestas paralizó por completo al país a fines de 2019. Durante los tres meses del llamado bloqueo, incluso el convoy presidencial, cuando no estaba bloqueado en la residencia del presidente en Pétion-Ville, se vio obligado a cambiar camino para llegar al Palacio Nacional.

Las movilizaciones populares desafían las políticas liberales y corruptas del gobierno. En efecto, a pesar del descontento de la gente, las medidas adoptadas por el gobierno siguen siendo superficiales y propagandísticas, nada capaces de mitigar la escala de la crisis. Una de las medidas preferidas por el gobierno es reemplazar a un individuo en el gobierno por otro del mismo clan, que muchas veces es aún más estúpido e incompetente o está involucrado en escándalos de apropiación indebida de fondos públicos. 

El gobierno de extrema derecha de Jovenel Moïse lleva consigo todas las podredumbres y trivialidades de siempre. Es un régimen destructivo y parece particularmente hostil a las demandas populares.

Mientras la situación de salud de las familias se deteriora, las medidas políticas adoptadas las desgastan aún más. Lejos de trabajar para frenar el curso de la propagación del COVID-19, Jovenel utilizó este período de incertidumbre durante la cuarentena para poner en vigor restricciones absurdas y antipopulares en su decreto del 16 de junio de 2020. En una de las medidas de este decreto, incluso obligó a los ciudadanos a pagar una multa por un total de una quinta parte del salario mínimo mensual si la policía lo atrapa en la calle sin el nuevo DNI estandarizado. Hay protesta de la población contra esta medida por su carácter demagógico y porque se ha producido en un contexto de corrupción y graves irregularidades institucionales.

La política de poder de Jovenel pisotea los débiles derechos adquiridos por la sociedad haitiana para darlo todo a la burguesía y a los hombres cercanos a su partido. En un momento en que la propagación del virus COVID-19 está en pleno apogeo, el gobierno ha permitido que los patrones de las fábricas textiles hagan que los trabajadores vuelvan a trabajar. Estos trabajadores fueron enviados a casa a mediados de marzo debido a la propagación del virus, pero no se han hecho arreglos sanitarios adecuados dentro de estas fábricas.

Desde el inicio de la pandemia no se han tomado medidas drásticas para proteger a la población contra la infección, salvo maniobras atrevidas, propaganda basada en mentiras y estadísticas falsas utilizadas por las autoridades estatales para mentir sobre la verdadera realidad de la enfermedad. Por otro lado, toda la información más reciente muestra que la cantidad de infecciones está aumentando a un ritmo vertiginoso.

Esta mala gestión de los riesgos de la enfermedad también ha estado marcada por la malversación de fondos y el robo de equipos e insumos de salud recibidos como donaciones por funcionarios estatales. Se han liberado más de $150 millones, mientras que ni siquiera se ha colocado un centro de cuarentena bien equipado en cada uno de los departamentos del país. Por desconfianza, los enfermos han preferido quedarse en casa y buscar tratamiento con la medicina tradicional. El Estado se alegra de ver más víctimas porque este clima calma las movilizaciones contra el gobierno. Por lo tanto, el Estado aprovecha para fortalecer su política de represión contra las personas que expresan su descontento en los barrios obreros.

En Haití, el Estado planea la pobreza. Todas las instituciones están debilitadas y mantenidas en un estado de incompetencia, crimen organizado y desregulación total. Son incapaces de ofrecer servicios de calidad a la población. Por otro lado, estas instituciones son rentables para las capas privilegiadas. Esto se debe a que pueden manipular las leyes institucionales para ofrecer sobornos sucios y producir personas irresponsables que están listas para servir ciegamente a la burocracia corrupta y mafiosa. El mal funcionamiento de las instituciones públicas aumenta el déficit estatal. En un comunicado realizado por el actual ministro de Economía y Finanzas, Patrick Boisvert, mencionó que el Estado haitiano ha registrado una pérdida de más de $1,7 mil millones en sus ventas de productos petrolíferos en los últimos años. Sin embargo, lo que no puede decir es que él y su equipo en el poder están malversando la mayoría de estos fondos. Los informes de auditoría del Tribunal de Cuentas y Litigio Administrativo ya han mostrado la profundidad del robo literal de activos por parte de líderes en los niveles más altos del Estado. 

El 5 de junio de 2020, el Consejo de Ministros, en ausencia de un parlamento en funcionamiento, aprobó el presupuesto para el año fiscal 2019-2020 y dispuso un monto total de 198,7 mil millones de gourdes (moneda haitiana). De esta cantidad, se espera que un total de 90 mil millones de gourdes provenga de los ingresos fiscales del país. Sin embargo, esta cantidad es significativamente menor a la que debería haber generado en la base imponible. Pero la burguesía involucrada en el sector de las importaciones está organizando fraudes masivos en la administración de Aduanas, la Dirección General de Impuestos, el Ministerio de Comercio e Industria y otras instituciones públicas. Además, gozan de una serie de exenciones fiscales y importantes subvenciones estatales. Estos hechos demuestran que Jovenel Moïse es el niño dócil y fiel servidor de la clase dominante, que responde a todos sus caprichos.

Por otro lado, la burguesía haitiana y la burguesía imperialista explotan a la clase obrera con un salario mínimo de alrededor de 4 dólares por jornada laboral, que a veces llega hasta las 15 horas. Estos patrones están en el comercio mayorista, así como en el comercio minorista y dominan el sistema bancario del país. El banco central del país está bajo su control total. Estos magnates nacionales se unen en un cartel para formar bancos privados como el grupo Unibank, Sogebank, Capital Bank, Banque Union Nationale (BUH). La última circular del banco central (circular número 114-1) demuestra el deseo del Estado de aumentar el dominio total de los patrones sobre la economía al otorgar a las casas de transferencia el derecho a pagar transferencias en dólares en la moneda nacional (la gourde), que legalmente permite que los patrones solo se queden con los dólares mientras se dolariza la economía.

Todas las desgracias se provocan para empeorar la vida de la población pobre del país. El hambre está en un nivel extremo. La inseguridad está en pleno apogeo y provoca muchas muertes por disparos en los barrios pobres del país. Incluso el informe de investigación de la jefa de la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití (BINUH), Helen Meagher la Lime, del 15 de junio de 2020, ha demostrado el aumento de los homicidios intencionales y los secuestros en Haití durante los primeros cuatro meses del año. Informó de un aumento del 33% en los asesinatos registrados por la policía, llegando a decir que Haití es una amenaza para la estabilidad en el Caribe. Sin embargo, todos los que pasan su vida diaria en los barrios pobres del país saben claramente que la realidad de la inseguridad y su planificación es mucho más compleja de lo que se presenta en los informes oficiales. A los ojos de todos los organismos internacionales, el Estado financia a las pandillas vecinales como agentes y armas para la realización de crímenes contra quienes se oponen a sus políticas. Los senadores, parlamentarios y otro personal del gobierno a menudo son sorprendidos con las manos en la masa realizando actos de secuestro, contrabando de drogas y con mercenarios en vehículos estatales, pero quedan impunes. La comunidad internacional, especialmente los Estados Unidos, es ciega y sorda a todo esto y continúa aplaudiendo y apoyando al régimen a pesar de su deshonestidad.

Sobre el tema de la inseguridad en Haití, la organización de derechos humanos “Fondasyon Je Klere” (FJKL – Fundación de Ojos Brillantes) destacó la gravedad de la situación en su informe del 22 de junio de 2020, llamando la atención sobre la reciente formación de una coalición llamada “G9 ak alye” (G9 y Aliados), compuesto por los líderes de pandillas más notorios asociados con el gobierno. El informe aclaró la misión del G9: atacar los baluartes de la resistencia al gobierno y eliminar a la juventud que se está organizando en los barrios obreros. El gobierno de PHTK, antes de las próximas elecciones, está haciendo todo lo posible para organizar a las pandillas en milicias gubernamentales, que deberán ejecutar su plan macabro, basado en el terrorismo de Estado y el crimen organizado para mantener el régimen y permitir que continúe. Por la fuerza de las armas y el dinero, este gobierno desacreditado, rechazado por la población, todavía pretende mantenerse y permanecer en el poder.

Los problemas económicos de Haití han llegado a un punto crítico. Estos problemas son un círculo vicioso de pobreza para la población, que lleva a la gente entre el desastre y la desesperación, pero también la ira, la indignación y la revuelta. Trotsky formuló una frase notable: «el proceso molecular de la revolución». Entendió la dialéctica como una herramienta fundamental para desarrollar su teoría social y comprender lo que realmente estaba sucediendo en la sociedad de su tiempo. Explicó que el proceso de cambio de conciencia de las masas es normalmente gradual. Se desarrolla lenta e imperceptiblemente pero también inexorablemente hasta que llega a un punto de inflexión crítico donde la cantidad se transforma en calidad y las cosas se convierten en sus opuestos. Esta formulación de Trotsky nos invita a utilizar el materialismo dialéctico para comprender la evolución de los acontecimientos que se están produciendo. En Haití podemos ver que la acumulación de ira, rabia y frustración sigue tomando forma debajo de la superficie, donde cada vez que llega a un punto de inflexión, de repente conduce a un poderoso movimiento popular. Así, también esta vez, con el canibalismo extremo de la burguesía y sus lacayos gobernantes del PHTK, estos movimientos son como los temblores que presagian la inminencia de un poderoso terremoto.

Así, el pueblo empobrecido, despertado en su ira y rebelión, sigue representando un verdadero potencial revolucionario. Desde sus inicios hasta hoy esta fuerza social ha permanecido en las fábricas, en el campo, en los barrios obreros, atacando el orden burgués corrupto y parasitario, en momentos que ningún burgués, pequeño burgués o ingeniero social puede predecir. El único problema es que con cada asalto al sistema, la llamada izquierda no ha logrado desarrollar una expresión organizada del sentimiento revolucionario de las masas.

Construyendo una alternativa socialista revolucionaria en Haití

Siempre ha habido una izquierda en Haití, que actúa como vanguardia en las acciones revolucionarias de los distintos movimientos populares. Desde la lucha de los esclavos por la independencia, desde el movimiento de los Cacos y grupos armados en la insurrección de Charlemagne Péralte contra la ocupación estadounidense hasta 1934, cuando revolucionarios como Jacques Roumain y Jacques Stephen Alexis hicieron los primeros intentos de construir organizaciones socialistas. Siempre ha sido una izquierda que busca e impulsa hacia un futuro incierto hasta entonces. Los acontecimientos se sucedieron para dar lugar a la formación de varios sindicatos y organizaciones populares en la década de 1980 en la lucha contra la dictadura de Duvalier. El movimiento popular logró derrotar a la dictadura en 1986, pero luchó por desarrollarse verdaderamente en una fuerza organizada en torno a las ideas revolucionarias socialistas, que es la única capaz de romper radicalmente con la estructura económica burguesa parasitaria que ha estado vigente hasta la fecha en la sociedad haitiana.

El potencial revolucionario popular en la lucha desde estos años hasta la actualidad no ha logrado evitar o protegerse por un lado de la infiltración burguesa y por otro lado del oportunismo pequeño burgués ganando una buena posición en la dirección de los partidos políticos, populares y organizaciones campesinas, e incluso los sindicatos. Como resultado, ha habido un aumento de las tendencias populistas y el reformismo liberal en la ola recurrente de luchas populares. Cada vez que el movimiento sale victorioso, solo vemos nuevos compromisos con la burguesía parasitaria junto con un reciclaje de las mismas políticas reaccionarias, a veces mediocres y absurdas. Sin embargo, hasta ahora no se ha materializado ninguna alternativa revolucionaria socialista real y franca que pueda afectar profundamente el estado crítico de las condiciones de vida de las masas empobrecidas del país.

Así, en la llamada izquierda haitiana, ha habido una desintegración gradual, un divorcio de la línea del socialismo proletario a favor de centrarse en cambio en la base del reformismo pequeñoburguesa y el nacionalismo vulgar. En la tradición de la izquierda haitiana ha prevalecido la cultura del elitismo y el oportunismo de los líderes de partidos políticos, organizaciones campesinas, organizaciones populares y estudiantiles. Ha alentado el activismo político en lugar de desarrollar la acción sobre una base organizativa sólida con una tradición de lucha sujeta a un rigor y una disciplina revolucionarios reales. Hoy, esta izquierda haitiana se encuentra dispersa en varios pequeños grupos que se han vuelto anticuados en su aislamiento.

Hoy, frente a los poderosos ataques de la burguesía y del gobierno de Jovenel contra la población, es tanto más urgente que la izquierda radical y revolucionaria se reconstituya de una manera más organizada, antes de que pueda unirse a la población en la conquista de sus derechos y lograr la transformación de sus condiciones de vida. Es necesario fortalecer una fuerte coalición entre los partidos y organizaciones de la izquierda revolucionaria para perseguir objetivos comunes a través de métodos y estrategias coordinados, uno de los más necesarios es reconectar a las organizaciones revolucionarias populares, obreras y campesinas con las masas para la conquista de poder político y realización de un programa proletario a la cabeza del país.