Guerra y Paz

0 40

Publicamos el editorial del último número de América Socialista – en defensa del marxismo 27 ¡disponible para comprar ahora! Alan Woods presenta el contenido de la revista, incluido un artículo suyo que aborda la pregunta que se escucha con frecuencia: ‘¿por qué no ha habido una revolución?’ Además, el número contiene un par de artículos de Trotsky sobre el papel de la dirección revolucionaria, una polémica contra el idealismo subjetivo en el periodismo científico y una reseña de un nuevo libro sobre la estancia de Lenin en Londres.


El artículo principal de la presente edición trata de una cuestión que debe haber estado en la mente de muchas personas últimamente. Es decir: si lo que usted dice es cierto, y el sistema capitalista está en una profunda crisis, entonces ¿por qué la revolución socialista aún no ha ocurrido?

Por supuesto, sería fácil descartar esa cuestión como ingenua. Y, sin embargo, plantea preguntas teóricas importantes que merecen una respuesta. Esperemos que el artículo central de este número de la revista contribuya de alguna manera a proporcionar uno, aunque sea parcialmente. 

Para subrayar la idea clave de este artículo, reproducimos la obra maestra de Trotsky, Clase, partido y dirección, escrita en 1940 en respuesta a aquellos pseudo-marxistas que trataron de culpar de la derrota de la revolución española a la supuesta inmadurez de la clase obrera. También reproducimos la carta de Trotsky a los trotskistas estadounidenses escrita en 1929 en la que esboza los fundamentos de la construcción del partido.

Pero mientras que vamos a la imprenta con esta edición, otras cuestiones han tenido que dejar paso ante la cuestión más apremiante del día: la cuestión más crucial de todas, una cuestión de vida o muerte que, de una manera u otra, afecta a todos los hombres, mujeres y niños del planeta: la guerra y la paz.

Guerra y Paz

No tiene absolutamente ningún sentido tratar de interpretar la historia desde el punto de vista de la moral abstracta. Eso sería aproximadamente el equivalente a tratar de hacer que las leyes de la selección natural cumplan con los principios del vegetarianismo.

Nos guste o no, la historia demuestra que todas las cuestiones serias se resuelven en última instancia por la fuerza de las armas. Este hecho elemental fue comprendido hace mucho tiempo por ese sabio viejo Heráclito, quien escribió:

«La guerra de todos es padre, de todos rey; a los unos los designa como dioses, a los otros, como hombres; a los unos los hace esclavos, a los otros, libres».

Por cierto, exactamente los mismos principios se aplican a la guerra entre las clases que a la guerra entre las naciones. Es necesario tener esto muy presente. Quien niegue esto simplemente ignora los hechos y se engaña a sí mismo y a los demás. 

No puede haber tal cosa como una «guerra humanitaria». La guerra, después de todo, se trata de matar. Es algo ineludible. Es desagradable. Sin embargo, es un hecho. 

Carl von Clausewitz, que era posiblemente el más grande estratega militar de todos los tiempos (y también un discípulo de Hegel) entendió muy bien la dialéctica de la guerra. Describió muy sucintamente los objetivos de la guerra de la siguiente manera:

«La lucha es el acto militar central… Los enfrentamientos significan pelear. El objeto de la lucha es la destrucción o derrota del enemigo.

«¿Qué queremos decir con la derrota del enemigo? Simplemente la destrucción de sus fuerzas, ya sea por muerte, lesiones o cualquier otro medio, ya sea por completo o lo suficiente para hacer que deje de luchar… La destrucción total o parcial del enemigo debe considerarse el único objeto de todos los enfrentamientos. … La aniquilación directa de las fuerzas enemigas debe ser siempre la consideración dominante».

Así que eso está perfectamente claro, ¿no? El propósito de la guerra es simplemente destruir las fuerzas enemigas, y por lo tanto hacer imposible resistir y necesario aceptar las condiciones que el bando ganador elija imponerle. 

Antes de lanzar una guerra, las potencias beligerantes deben inventar toda una serie de argumentos que sirvan para unir a las masas detrás del carro de la guerra, para convencerlas con todo tipo de mentiras y trucos de que “somos la parte perjudicada”, “la verdad y la justicia están de nuestro lado” (igual que Dios, que, por algún milagro, siempre está del lado de todo ejército en conflicto).

Con este fin, siempre es necesario demostrar que la guerra fue iniciada por la otra parte. Esto no es tan difícil de hacer, ya que si no se produce ningún incidente que justifique tal afirmación, siempre se puede fabricar. Y la clase dominante tiene en sus manos una vasta y poderosa máquina de propaganda, que se moviliza inmediatamente para ese propósito.

De hecho, la cuestión de quién disparó el primer tiro, quién invadió a quién, etc., es un asunto trivial, que no nos dice absolutamente nada sobre las causas reales del conflicto. Lo mismo ocurre con el sinfín de historias de horror sobre las atrocidades bárbaras (reales o inventadas) supuestamente cometidas por un enemigo bárbaro.

El primer y más importante hecho fue explicado por el viejo Clausewitz cuando señaló que la guerra es sólo la continuación de la política por otros medios.

La guerra es sólo la continuación de las políticas seguidas por los diferentes Estados beligerantes antes de que se disparen los primeros disparos. Y eso está determinado, no por consideraciones morales, no por el «interés nacional», y ciertamente no por la defensa de la democracia, los derechos de las naciones pequeñas, el mantenimiento de la paz mundial, o cualquiera de las otras frases cínicas que se utilizan habitualmente para justificar los objetivos reales de los ladrones y bandidos. Todas estas bellas frases son meras tapaderas para los intereses de los banqueros y capitalistas, que son las verdaderas razones detrás de las guerras capitalistas.

La única diferencia entre la paz y la guerra es que en una guerra, los intereses de la clase dominante o camarilla se expresan de una manera más flagrante y brutal que antes.

El conflicto ucraniano ha servido como una lección útil, exponiendo a aquellos autodenominados marxistas que inmediatamente abandonaron la posición de clase internacionalista y se unieron al coro ensordecedor de la propaganda imperialista.

Es un espectáculo verdaderamente maravilloso de contemplar, cuando gente que se describe a sí misma como ‘izquierdas’ y (¡no se rían!) «marxistas» caen inmediatamente en la trampa de tragarse la propaganda mentirosa e hipócrita de la clase dominante.

Pero los marxistas no tienen una política para el tiempo de paz y otra política completamente diferente, cuando estalla la guerra. En medio de esta corriente constante de basura, sólo la CMI ha mantenido la cabeza.

El análisis sobrio y claro proporcionado por marxist.com es insuperable. Proporciona un punto de referencia firme a los trabajadores y jóvenes conscientes de clase en todo el mundo, que están luchando para defender la bandera impecable del internacionalismo proletario revolucionario.

Nuestra consigna es la de Vladímir Ilich Lenin: «¡El enemigo principal está en casa!«

Lenin en Londres

Hablando de Lenin, el presente número incluye un interesante artículo del camarada Rob Sewell, quien efectivamente derriba lo último de una interminable serie de libros burgueses calumniosos que pretenden tratar con aspectos de la vida de Lenin. 

Como de costumbre, las calumnias son tan viles que, a veces, son bastante risibles. Traen a la mente las palabras del príncipe Hal, cuando describe las monstruosas falsedades del bufón borracho Falstaff:

«Estas mentiras son como el padre que las engendra; asquerosas como una montaña, palpables y abiertas». (William Shakespeare, Enrique IV, Parte 1, Acto 2, Escena 4)

Pero el autor de estas mentiras no es tan divertido como Sir John Falstaff. Pertenece a esa tribu de ratones de biblioteca secos y arrugados que, en algunos círculos, pasan por intelectuales, pero cuya única experiencia consiste en excavar entre viejos manuscritos polvorientos para extraer algunos restos miserables de información, que luego se presentan a un público desprevenido como «nuevos descubrimientos asombrosos». 

Como Rob muy expertamente señala, aquí no hay absolutamente ningún descubrimiento nuevo, y lo único sorprendente es la increíble arrogancia de un hombre cuya venenosa malicia hacia el gran revolucionario ruso es igualada sólo por las profundidades de su ignorancia del tema sobre el que dice escribir.

“Graduados lacayos del clericalismo”

Durante su vida, Lenin libró una lucha despiadada contra los llamados intelectuales y profesores universitarios burgueses que dedicaron la mayor parte de su tiempo a «refutar» el marxismo en todos los campos, desde la economía hasta la filosofía. Los describió con mucha precisión como nada más que «lacayos graduados del clericalismo».

Poco ha cambiado desde los días de Lenin, como vemos en el artículo escrito para este número por el camarada Joe Attard. En él, expone la evidente degeneración de la otrora prestigiosa revista británica, New Scientist

Recuerdo que cuando estaba vivo, mi viejo amigo y maestro Ted Grant era suscriptor del New Scientist, y esperaba leerlo, junto con el Financial Times y el Morning Star. Es cierto que a menudo le hacía resoplar indignado ante algunos de los artículos idealistas y místicos que a veces publicaba. Pero también había mucho material interesante y educativo del que se podía aprender.

¡Qué lástima! ¡No más! Hoy en día el New Scientist ha sido arrastrado a las profundidades de la basura posmodernista. Ha dejado de ser una revista científica seria y se ha convertido simplemente en una cruda hoja de propaganda para el idealismo subjetivo de la peor clase. El camarada Joe ha hecho un gran servicio al movimiento al exponerlo por el fraude que es.

29 de marzo 2022

Londres

Leave A Reply

Your email address will not be published.