14 agosto, 2016

Gran Bretaña: el informe Chilcot sacude la clase dirigente

El informe que declara sobre la guerra de Irak de 2003 y cómo Gran Bretaña fue arrastrada finalmente ha sido publicado después de una demora de siete años. Cayó como una bomba en la escena política británica que ya se había recuperado de los efectos del referéndum sobre la UE.


El informe que declara sobre la guerra de Irak de 2003 y cómo Gran Bretaña fue arrastrada finalmente ha sido publicado después de una demora de siete años. Cayó como una bomba en la escena política británica que ya se había recuperado de los efectos del referéndum sobre la UE.

El largo retraso en la publicación del informe se debió principalmente a la disputa sobre qué documentos podrían ser vistos por la investigación, y que podrían ser desclasificados. La verdad es que políticos como Tony Blair hicieron todo lo posible para sabotear la investigación y retrasar su publicación con todo tipo de pretextos legalistas. Al final, sin embargo, tuvo que ser publicada.

Las conclusiones del reporte no pueden ser más contundentes; sin embargo, se afirma que los informes de inteligencia antes de la guerra fueron falsificados, que el asesoramiento jurídico fue ignorado, que las estrategias militares eran poco prácticas y que la planificación de la ocupación era «totalmente inadecuada». El informe también pone en duda la afirmación de Blair que Peter Goldsmith, el Fiscal General de que Irak estaba en violación de sus obligaciones de la ONU poco antes de que comenzara la guerra.

El informe nos dice lo que la mayoría de la gente que ya sabían: que Tony Blair ya estaba firmemente comprometido con una invasión de Irak casi ocho meses antes de recibir respaldo parlamentario y jurídico. En un memorando al presidente George W. Bush, Blair dice: «Yo estaré con usted en lo que sea.» Este pequeño detalle revela hasta qué punto Blair era un títere de la Casa Blanca. Bush quería derrocar a Saddam, y Blair estaba plenamente comprometido con el respaldo de Bush. Fin de la historia.

La burguesa seria ha comprendido tardíamente que la invasión de Irak fue un error omnipotente. Pero ellos están haciendo su mejor esfuerzo para cubrir las pistas y limitar el daño que, sin duda, será causada por este informe. Ellos trataron de hacer ver que la decisión de Blair no era un crimen, sino sólo un «error». Sin embargo, para la gran mayoría de personas en Gran Bretaña fue un crimen por el que millones de personas han tenido que pagar el precio.

La clase dominante puede sentir la sensación de ira dentro de una amplia capa de la población sobre este tema. La gran mayoría de la población de Gran Bretaña se opone a la guerra y se manifestaron en las calles en contra de ella. Sin embargo, sus opiniones fueron ignoradas. Muchos soldados británicos perdieron la vida ¿y para qué? Las principales víctimas, sin embargo, fue el mismo pueblo de Irak.

Desde la invasión, Irak ha sido reducido a escombros y centenares de miles han muerto o han sido mutilados en la carnicería subsiguiente. No hay ni paz, ni estabilidad en Irak. Esto ha sido demostrado por la última explosión de una bomba en Bagdad que mató a 250 personas inocentes tres días antes de la publicación del informe.

La hipocresía de Blair

El informe Chilcot es un veredicto demoledor no sólo sobre Blair por su papel central en el asunto, sino también sobre los dirigentes políticos, militares y de inteligencia de Gran Bretaña, los cuales fueron fuertemente implicados en la debacle. El Consejo de Ministros y el Parlamento fueron hechos a un lado, así como Blair con timidez se desvanecía detrás de la figura de George Bush.

«La acción militar en ese momento no era el último recurso», dijo Sir John Chilcot. De hecho, fue el mayor desastre de la política exterior británica desde la crisis del canal de Suez en 1956. Por otra parte, el coste directo del conflicto dejó a Gran Bretaña «al menos £9.2 mil millones».

El autor del informe, Sir John Chilcot ha expuesto la forma cínica en la que Blair se apresuró deliberadamente a empujar al pueblo británico en una guerra que nadie quería. También muestra claramente que Blair engañó al Parlamento con informes falsos en el sentido de que Irak representaba una amenaza real y latente. El informe establece claramente que, «en marzo 2003 no hubo ninguna amenaza inminente de parte de Saddam Hussein».

Bush y Blair mintieron deliberadamente e inventaron la información que Saddam tenía armas de destrucción masiva. Blair describió el informe de inteligencia sobre Irak como «extensa, detallada y autorizada.» Pero no fue así. «El cambio de régimen por sí solo no podía ser y no fue nuestra justificación para la guerra. Nuestro objetivo principal era hacer cumplir las resoluciones de la ONU sobre Irak y las armas de destrucción masiva «, dijo. Pero no había armas de destrucción masiva.

Como era de esperar, Sir David Omand, un ex miembro de la JIC, dijo a la investigación Chilcot: «Creo que he perdido la cuenta del número de ocasiones en las que he visto gobiernos de todas las tendencias recibir cuidadosamente consejos calibrados, medidos, ‘por una parte . . . o por la otra’ de parte de las autoridades, y luego se han presentado el día siguiente a la Cámara de los Comunes y afirman con total certeza que la opción que han elegido es, por supuesto, plenamente respaldada por los hechos y es la que debe ser apoyada».

El “astuto expediente», que era la parte neurálgica del caso de Blair por la guerra de Irak, afirmó que Saddam tenía armas químicas que podían desplegarse dentro de 45 minutos. En ello se afirmaba que Irak estaba a uno o dos años de poder hacer una bomba nuclear. Con la complicidad de los servicios de inteligencia que ha emitido informes engañosos sobre la base de la información que a lo mejor era frágil, y en el peor delos casos francamente falsa, Blair mintió de principio a fin, repitiendo las mentiras flagrantes que fueron emitidas por el Pentágono y la Casa Blanca preparando a la opinión pública para una desastrosa aventura militar.

A pesar de todo esto, Chilcot evita cuidadosamente acusar a Blair de mentir al Parlamento. Pero los hechos del informe cuentan una historia diferente. Como hemos visto, dijo erróneamente en septiembre de 2002 que el panorama de inteligencia de Irak era «extensa, detallada y autorizada». En su lugar, se culpa al Comité Conjunto de Inteligencia, entonces presidida por Sir John Scarlett, por no dejar claro a Blair que las fuentes no habían establecido fuera de toda duda que Saddam continuara produciendo armas químicas y biológicas.

Esto ha permitido a Blair escapar de la responsabilidad directa por engañar a la opinión pública británica diciendo los hallazgos «deben enterrar las alegaciones de mala fe, mentiras o engaños». Y continuaba diciendo: «Si la gente estaba de acuerdo o no con mi decisión de tomar una acción militar contra Saddam Hussein, lo tomo de buena fe y en lo que creo son los mejores intereses del país».

Tales argumentos no engañarían ni a un niño de seis años de edad. Así que el señor Blair cree que lo que estaba haciendo era lo correcto. Lo mismo podría decirse de todos los villanos de la historia. No hay duda de Adolf Hitler también creía sinceramente que estaba haciendo lo correcto. ¿Eso le absuelve de los delitos que cometió?

Saddam fue sin duda un tirano y un asesino. Pero cuando convenía a Occidente, lo apoyaron. Él era su hombre fuerte en su lucha con Irán. Pero luego se volvió incontrolable por sus padrinos. Por lo tanto, la invasión de Irak era parte de un plan para imponer un cambio de régimen más en línea con los intereses de Estados Unidos. No tenía nada que ver con la ayuda humanitaria o algo por el estilo. De hecho, Bush justificó sus acciones con el argumento legal de que los EE.UU. tenía derecho a una «autodefensa preventiva», es decir, el derecho a invadir cualquier país que «creía sinceramente» era parte del interés nacional.

El Procurador General de Blair, Lord Goldsmith, rechazó este derecho de Estados Unidos de imponer un «cambio de régimen», pero en su lugar apareció con un argumento oscuro de la Resolución 1441 de la ONU que podría permitir “todos los medios necesarios» para remover a Saddam y sin la necesidad de cualquier nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. No estaba seguro de que cualquier corte estaría de acuerdo, pero no importa. Los fuertes pueden hacer lo que quieran y los débiles sufrirán las consecuencias.

La experiencia demuestra que el despiadado y cínico, Tony Blair, el ex ministro de Asuntos Exteriores, Jack Straw, y los ex jefes de los servicios de inteligencia iban por la vía de tergiversar los hechos. Para ellos, el fin justifica los medios. La mentira fue un medio necesario para convencer a la opinión pública y al Parlamento de la justicia de su causa para invadir y derrocar al régimen de Saddam.

Los Blairistas son expuestos

Al día de hoy el criminal, Tony Blair, insiste en sostener que la invasión era necesaria y correcta. Incluso después de este informe condenatorio ha dejado al descubierto la cruda realidad, él tiene la insolencia descarada de decir que mientras que el régimen de Saddam Hussein de Irak estaba en una condición desesperada, ahora tiene un futuro prometedor.

Blair prometió al pueblo de Irak, la democracia, la paz y la prosperidad. Sin embargo, las personas pueden ver por su propia experiencia que la invasión no trajo ninguna mejora en la vida de los iraquíes. Por el contrario, Irak está descendiendo rápidamente en la barbarie. De hecho, están mucho peor de lo que lo estaban en cualquier momento de su historia.

La mayor parte de la riqueza de Irak ha desaparecido en los bolsillos de políticos corruptos que ahora gobiernan un país desgarrado por las tensiones sectarias y sangrientos conflictos políticos. La semana pasada, una potente bomba estalló en el distrito Karrada de Bagdad, matando a más de 150 personas, uno de los ataques más mortíferos en golpear la capital desde hace años. Este fue ejecutado por el Estado Islámico, que ha echado raíces fuertes en Irak, otra consecuencia de la intervención occidental de 2003. Cuando el primer ministro Haidar al-Abadi visitó la escena del bombardeo de Bagdad, su convoy recibió una lluvia de piedras, lo que refleja la profunda ira que muchos sienten hacia su gobierno.

La vida en Irak se ha convertido en un infierno, la muerte y destrucción forman parte de la existencia diaria. Qué diferencia con la promesa de paz y prosperidad ofrecidas por George W. Bush y Tony Blair, con el fin de justificar su aventura asesina.

En un claro intento de cubrir su trasero, Blair dice que el informe ha planteado preguntas «serias» y «deben aprenderse las lecciones». ¿Cuántas veces hemos escuchado estas frases con aires de satisfechos de boca de los políticos cínicos que desean tirar basura a los ojos? Todo lo que este hombre quiere es echar la culpa de sus acciones hacia los demás.

Pero no se puede escapar de ello. Blair fue el primer ministro y fue responsable, junto con el pequeño círculo de seguidores a su alrededor. Muchos de esos seguidores aún permanecen en el grupo parlamentario laborista y son los principales organizadores del intento de golpe contra Jeremy Corbyn. Su eliminación por anulación de la selección es la tarea más urgente que enfrenta el movimiento obrero hoy.

La guerra de Irak ha sido siempre un eslabón muy débil en la armadura de los Blairistas en el Partido Laborista. La elección de Jeremy Corbyn como líder laborista el año pasado fue – al menos en parte, un reflejo de la profunda ira por la invasión de Irak y sus consecuencias. Corbyn, quien se opuso constantemente a la guerra, ha declarado correctamente que el informe muestra que la guerra de Irak fue «un acto de agresión militar lanzada con un pretexto falso». Y así fue.

Pero el intento de Corbyn de decir la verdad ha despertado la furia de los Blairistas en el Parlamento que están desesperados para eliminarlo como líder. Su odio por Corbyn se convirtió en una rabia ciega como expuso la traición de Tony Blair y de manera implícita los hombres y las mujeres que se sientan detrás de él en los curules del laborismo. Esto provocó que uno de los gánsteres blairistas a realizar un hecho sin precedentes abucheando a su propio líder en la Cámara de los Comunes. En medio de la declaración del líder laborista sobre el informe Chilcot el diputado laborista, Ian Austin, gritó: «Siéntate y cállate. Eres una desgracia”.

Este pequeño incidente revela la atmósfera venenosa y táctica de hooligans de los Miembros del Parlamento de derecha. Una brecha insalvable se ha abierto entre los Blairistas pro-guerra y Corbyn. Y la brecha que separa la banda de Blair en Westminster de las bases del Laborismo se ha convertido en un abismo absoluto. La verdadera desgracia es el hecho de que un grupo de arribistas de derecha han secuestrado el grupo parlamentario laborista y está actuando en contra de la voluntad expresa de los militantes de base del Partido Laborista. Esto es lo que necesita ser resuelto, y cuanto antes mejor.

Cómo Cameron aprende las lecciones

David Cameron ha intentado socavar el informe en su habitual forma cínica diciendo – Sí, has adivinado – «las lecciones ya habían sido aprendidas». Pero, ¿de qué lecciones se trata? ¿Quiere decir que Gran Bretaña dejará de ser un perro lanudo doméstico para la Casa Blanca que lleva a cabo servilmente las órdenes del Pentágono? ¡Más bien lo contrario!

El débil primer ministro se salió de toda lógica de hacer hincapié en que Gran Bretaña no debe de rehuir de permanecer junto a los EE.UU., y agregó que todavía eran su más leal y fieles aliados (léase: lacayos), ni habría que reducir en el futuro a partir las intervenciones en el extranjero si eso fuera de nuestro interés (es decir: los intereses de los banqueros y capitalistas).

«Gran Bretaña no tiene un mejor amigo en el mundo que Estados Unidos», añadió. «No hay que concluir que la intervención fue siempre errónea.» Esto significa que cualquier cosa que diga el informe, nosotros, la clase dirigente británica haremos como mejor nos parezca e intervendremos cuando sea necesario. Ellos ya hicieron esto en Libia con efectos desastrosos y ahora se están entrometiendo en Irak y Siria.

Uno se siente con derecho a preguntarse precisamente ¿Qué lecciones hemos aprendido acá? el principal temor de Cameron – y el de la clase dominante británica – es que va a obstaculizar la capacidad del imperialismo británico para ir a la guerra cada vez que lo sienta necesario.

El primer ministro pasó a alabar a aquellos hombres patriotas valientes y confiables y mujeres de los servicios de inteligencia británicos, cuya capacidad es bien conocida por todos, como lo demuestra el informe Chilcot, que parece demostrar que estas damas y caballeros tienen dificultades en la lectura y la escritura, y menos aún pueden hacer una eficiente recolección de información.

Cualesquiera que sean las conclusiones del informe, no permitirá a la clase dirigente británica sacudirse el sangriento legado de Irak. Desde entonces, el Reino Unido ha estado menos preparado para intervenir junto con sus principales aliados. Tanto Brown y Cameron se vieron obligados a conceder al Parlamento un veto a la acción militar.

En agosto de 2013, los EE.UU. y el Reino Unido estaban dispuesto a intervenir en Siria, después del brote de historias que el presidente Bashar al-Assad había usado armas químicas contra su propio pueblo. Pero la misión fue abortada. Cameron se convirtió en el primer jefe de gobierno en más de dos siglos en perder una votación sobre una acción militar, y esto coloca un cierto freno sobre el intervencionismo. Sin embargo, la clase dominante británica todavía está luchando para mantener su reducido rol a nivel mundial. El gasto en defensa, después de caer, se va a incrementar una vez más y el Reino Unido está invirtiendo 6 mil millones de £ en dos portaviones que le permitan llevar a cabo misiones a distancia.

Irak proyecta una larga sombra sobre los deseos de la clase dirigente británic para jugar un papel militar de liderazgo en los asuntos mundiales. La aventura entusiasta de Blair ha creado una reacción pública contra aventuras extranjeras y las consecuencias serán de larga duración.

Las decisiones de intervenir militarmente en los países extranjeros no se toman por razones humanitarias, sino en la búsqueda del crudo poder, ganancias y esferas de influencia. El describir sus aventuras como misiones «humanitarias» siempre ha sido una tapadera para la intervención imperialista. De hecho, cualquier argumento puede ser inventado para justificar sus acciones, y si no existe uno, lo inventarán, como Blair hizo con el «sospechoso expediente».

Siguiendo los pasos de Tony Blair, Cameron convenció al Parlamento a ponerse de acuerdo para intervenir en Libia por «razones humanitarias», usando el poder aéreo para ayudar a derrocar a Gadafi. Esto sumergió a ese país también en el caos, actualmente dirigido por bandas de mafiosos milicianos y señores de la guerra. Como resultado, ISIS ahora también tiene una base en Libia, donde antes no tenían nada. Obama dijo más tarde que Cameron se había convertido en «desconcentrado» poco después de la intervención. En otras palabras, había hecho un desorden de cosas. Y sin embargo, ¡él ha aprendido todas las lecciones!

De Irak a Afganistán

El informe de estrategia militar británica también ha sido objeto de algunas críticas severas. Esto no es una crítica de la guerra como tal, sino una crítica a las prioridades que tenían y cómo lo hicieron. De 2003 a 2009, «el objetivo estratégico más consistente del Reino Unido en relación con Irak era reducir el nivel de sus fuerzas desplegadas», según el informe. En particular, los generales deseaban centrarse en Afganistán, donde vieron una mejor oportunidad de éxito.

«El Reino Unido gasta tiempo y energía en las estrategias de reedición, que tendían a describir un estado final deseado, sin exponer la forma en que se alcanzaría», dice el informe. Gran Bretaña terminó las operaciones de combate en 2009, dejando «un largo camino de éxito». De hecho, fue un desastre absoluto. Convirtieron en escombros a Irak, y en la ganga depositaron la amenaza del fundamentalismo islámico e ISIS. Pero no estaban preocupados por las consecuencias.

En Irak y Afganistán, Gran Bretaña tomó la responsabilidad de determinadas áreas – como Basra y Helmand. Una gran parte del informe también se ocupa de los desastrosos intentos para mantener la paz en el sur del país. A principios de 2003, las fuerzas británicas se jactaban de su experiencia de contrainsurgencia y de la forma en que, a diferencia de los norteamericanos, fueron capaces de vagabundear por los territorios sin el uso de cascos, mientras que se mantenía la seguridad. Rápidamente, las cosas fueron muy mal y el Reino Unido se enfrentó a escenarios de combate en Irak y Afganistán. Figuras militares de alto rango eran «completamente torpes en estrategia», dijo Frank Ledwidge.

El informe añade que para el 2007, el predominio de la milicia rebelde en Basra, que los comandantes militares británicos fueron incapaces de derrotar, llevó a Gran Bretaña al intercambio de detenidos con tal de poner fin a los ataques contra sus fuerzas. «Fue humillante que el Reino Unido llegara a una posición en la que tuviera que hacer un acuerdo con un grupo de milicianos que habían estado activamente atacando a las fuerzas británicas se considerara la mejor opción disponible», dice.

Un intento fallido de encubrimiento

En muchos sentidos, como era de esperar, el informe Chilcot deja sin comprometer al stablishment. Es por ello que muchos familiares de soldados muertos se han negado a leer el informe, diciendo de antemano que se trata de un encubrimiento. Ellos culpan personalmente, a Tony Blair, que dicen tiene sus manos llenas de sangre por sus acciones.

Después de que las tropas estadounidenses entraran en el régimen de Bagdad y que Saddam Hussein fuera derrocado en marzo de 2003, la opinión pública, mucha de ella opuesta a la guerra antes de que comenzara – como los dos millones de personas en las calles de Londres en protesta contra la guerra demostró con creces – cambió a medida que aumentaban las bajas, las pruebas antes de la guerra fueron desacreditadas y se filtraron fotografías de prisioneros iraquíes torturados.

Uno de los que perdieron sus vidas en Irak fue la hermana de 10 años de Bilal Dhafer, que fue muerto por un ataque aéreo estadounidense, víctima de lo que se conoce como «daño colateral». Dos años más tarde, su padre murió cuando una bomba explotó fuera de su taller de reparación de coches en Bagdad. El futuro de la familia está ahora en ruinas, junto con el país, precipitado por la violencia y el caos dejado por la invasión. «Saddam Hussein debería haber sido removido del poder en la década de 1990 [durante la primera guerra del Golfo], eso es lo que me enseñaron,» dice Dhafer. «Pero ahora creo que hubiera sido mejor si se hubiera quedado. Cualquier persona que se unió a la guerra en Irak ayudó a destruirnos”.

El informe final dice que no hay base aparente para los procesos penales, lo que permite a Blair, Straw y los demás la vergüenza de aparecer en el banquillo de los acusados. Ellos son los culpables de este fiasco penal, pero no van a ser procesados.

Según todos los testigos, Blair se había comprometido a respaldar la invasión ya en abril de 2002, mucho antes que todo recurso legal, público y parlamentario. Así, los «intentos» para obtener una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU respaldando la acción militar era una farsa completa. La verdad del asunto todavía se mantiene en reserva del escrutinio público. Si bien la investigación ha publicado algunas de las notas de Tony Blair a George W. Bush, no proporciona las respuestas de Bush, las cuales se han mantenido firmemente en secreto.

La anterior Revisión Butler en 2004 había encubierto el papel de los funcionarios y políticos, lo que implica que habían actuado de buena fe. En particular, se apoyó a Sir John Scarlett, el presidente del Comité Conjunto de Inteligencia, y apoyó su ascenso para convertirse en jefe del MI6. La Revisión Butler, de la cuale Sir John era un miembro, nubló su criticismo en un lenguaje opaco y se centró en los problemas institucionales. La clase dirigente fue simplemente cubierta por la misma clase dirigente. Pero todo el mundo sabía que la guerra había sido un desastre. La investigación Chilcot fue un intento de contener esta impresión. Pero pocos se deje engañar por este.

Como resultado de la invasión de Irak, el país se ha reducido a ruinas. La electricidad se suministra sólo unas pocas horas al día. La mayor parte de la población está en la miseria. Irak está en peligro de desintegración. Para añadir a todos los demás horrores existe la propagación de ISIS y la locura yihadista, que nunca había existido en Irak antes de la invasión. Fue la intromisión de las potencias imperialistas en la región, la que ha producido todos estos horrores.

Nada fundamental cambiará como resultado del informe Chilcot. Aunque proporciona mucha información útil, es fundamentalmente un intento de encubrimiento. La intención es la de enterrar todo el asunto y seguir adelante con la esperanza de que la gente se olvidará de todo. Pero la gente no olvidará tan fácilmente.

Al final, Chilcot no pudo evitar mencionar toda la serie de acciones escandalosas, mentiras, maniobras, y un desprecio mayor para el procedimiento democrático que tendrá repercusiones de largo alcance, una vez todo esto se hunda en la conciencia popular.

Blair no puede ser llevado a juicio por crímenes de guerra, pero lo que quedaba de su reputación se ha hecho trizas. Él entrará en los libros de historia como el prototipo de una mentira, político cínico, hipócrita. Sin embargo, no hay mal que por bien no venga – y, a veces, incluso un mal de oro. Blair es ahora un hombre muy rico, que tiene hecho millones recorriendo el mundo y codeándose con los ricos y poderosos. Está acompañado por un pelotón de guardaespaldas de la policía, volando en aviones privados y alojándose en hoteles de cinco estrellas. ¿Qué es un poco de mala publicidad comparado a esto?

A pesar de su conocida aversión a la dictadura, Tony es un «asesor» bien pagado de toda una serie de regímenes indeseables, como Arabia Saudita y de Nursultan Nazarbayev, el presidente autocrático de Kazajstán. Si Saddam no hubiese caído derrocado por los americanos, sin duda Blair le aconsejaría también.

Al final del día, no se trata de un solo individuo -tan despreciable como sea- sino sobre todo del sistema podrido que él representa. La política exterior es la continuación de la política interior. Las políticas anti obreras de Blair en el extranjero eran simplemente una continuación de sus políticas pro-mercado, las políticas a favor de la privatización en el país. La derecha Blairista del Partido Laborista representa exactamente una de las alas de la clase dominante y fielmente lleva a cabo una política en interés de esa clase en el país y en el extranjero. No puede haber lugar para este tipo de personas en el movimiento obrero.

Este catálogo de delitos de la clase dominante y sus títeres del ala derechista se suma a una condena demoledora de un sistema que está enfermo, con todos sus escándalos de corrupción, las crisis económicas y de austeridad draconianas. Todo esto dará lugar a una conciencia creciente de que lo que se requiere es el fin de la dictadura de los bancos y los monopolios y la reconstrucción de la sociedad de arriba a abajo.

Londres, 6 de Julio del 2016.