4 abril, 2013

Funter y Teletón: una farsa capitalista

Desde el año 1982 en nuestro país, se promueve la denominada TELETON, la cual pretende ser el evento altruista por excelencia, lugar por donde desfilan por más de 27 horas continuas «personalidades con conciencia social»: empresarios, políticos, lideres religiosos, cadenas comerciales y personas trabajadoras que (estas ultimas a veces obligadas) llevan el «donativo» con lo que logran salir en televisión promoviendo su marca y sus buenas intenciones.

Lo que verdaderamente sucede tras cámaras de TV y cabinas de producción es una aberración total y por qué no decirlo la más grande estafa televisada en vivo y en directo frente a los ojos de millones de personas que aportan «sinceramente» y que pasan horas viendo la transmisión, donde descaradamente hacen desfilar uno tras otro a personas con problemas físicos o como la hacen llamar «personas con capacidades especiales» haciéndolos hablar, bailar o cantar a manera del peor de los circos que se lucra con niños/as que no han encontrado la rehabilitación necesaria en el sistema público de salud, causando lástima, compasión y donaciones generalizadas.

A todas luces y en América Latina principalmente, estos shows mediáticos han dado buenos resultados y grandes réditos a empresarios burgueses. En nuestro país Funter (Fundación Teletón Pro Rehabilitación) es la encargada de montar dicha estafa, entidad que a su vez forma parte de ORITEL (Organización Internacional de Teletones) que cuenta con más de 13 países al rededor del mundo estafando masivamente y cuyo presidente es Mario Kreutzberger, el carismático presentador del programa de la cadena Univisión «Sábado Gigante» conocido como «Don Francisco», un verdadero burgués que según los propios estatutos de ORITEL se queda legalmente con el 5% de las ganancias obtenidas.
Telecorporación Salvadoreña (TCS) compró todos los derechos a partir del año 2003, quitándoselos al club de burgueses, el club Rotario 20-30, con esto TCS asegura para ellos todas las ganancias, creando así la Fundación TCS que es la cara «solidaria y caritativa» de dicha empresa, debido a que TCS es la principal cadena televisiva nacional tiene la facilidad propagandística con la que bombardea a cada momento promoviendo lo que ellos llaman «Solidaridad y empatía», llamando a cientos de jóvenes estudiantes a participar como voluntarios en jornadas completas o por horas vendiendo pulseras a $1 o simplemente pidiendo con alcancías, gastando y utilizando la energía de la juventud para aumentar sus caudales de dólares.
La evasión de impuestos que el burgués realiza es verdaderamente grande ya que todas «las donaciones» son deducibles de impuestos, por ejemplo: si la meta de la TELETON es llegar a $1,000 (por decir un número), TCS lo sobrepasa superando la meta. Llegando a $1900, Funter le extiende un recibo de donación por dicha cantidad, luego TCS lo deduce de impuestos, así, si TCS debe $1000 de impuestos ya no los cancela por que hizo «una buena obra» donando lo recaudado, muestra el recibo y le descuentan el total de la deuda de impuestos o sea $1000 y el Estado le devuelve $900 en efectivo ya que el recibo es de $1900, claro, todas estas cifrasen la vida real son en millones de dólares, quedándose aún más con los impuestos recolectados de las bolsas de los trabajadores que si pagan sus deudas con Hacienda y que no pueden deducir ni siquiera $1 del valor de la pulsera o lo que quiso dar pues no le dan ninguna factura por dicho aporte, situación que se repite con cada «donación» que hacen tantas empresas y burgueses a nombre propio, dinero que han obtenido a través de la plusvalía o ganancia no pagada al trabajador que es el que ha partido la espalda a diario en jornadas de explotación y que para colmo de males ve en el salario mínimo reflejado el descuento involuntario para aportar a la TELETON.
Con todo lo recaudado FUNTER debería tener docenas de clínicas gratuitas de rehabilitación, pero no es así, debido a que no atienden ni siquiera a la mitad de las personas con problemas físicos o motores en el país a pesar de todo lo recaudado desde su fundación que suma más de $21, 461,841.23, cantidad que es la que revelan en TV quedando sin lugar a dudas muchos millones más sin sumar a esta cifra.
El Estado Salvadoreño es el encargado de proporcionar a la población servicios integrales de salud de prevención, curación y rehabilitación y no permitir que entidades privadas manejadas por burgueses se sigan lucrando a costillas de la clase trabajadora, FUNTER debe pertenecer al sistema público de salud, debe convertirse en la institución pública de rehabilitación junto al ISRI y pasar completamente a la historia la TELETON como un capítulo vergonzoso ya superado y poner al servicio de toda la población que lo necesite los servicios que ahora vende.
Necesitamos políticas públicas de salud a favor de la clase trabajadora, debemos mantener y profundizar las actuales, debemos evitar la privatización de la salud y no permitir negocios a costa de enfermedades o padecimientos de los trabajadores y sus hijos.
¡Por un sistema de salud verdaderamente publico!
¡No a la privatización de la salud!
¡Fuera empresarios de la salud, la salud no es un negocio!
¡Nacionalización y control obrero de FUNTER ya!