El fracaso del Bitcoin a un año como moneda de curso legal

0 44

Por Donald Mendez


En junio del año pasado se celebró en Miami la Bitcoin Conference, un espacio donde diversos poseedores de criptomonedas y/o personas interesadas en la misma asisten año con año para hablar y tratar temas relacionados al Bitcoin y sus “beneficios”. Esa conferencia fue marcada por la participación del Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, cuyo discurso sorprendió a los asistentes y lo fue aún más cuando anunció, sin previo aviso al pueblo salvadoreño, que implementaría el Bitcoin como moneda de curso legal en el país, ese fue el inicio de una serie de problemas que se han dado con su implementación. En este artículo vamos a señalar los abusos y riesgos que el Bitcoin ha traído al país, repasando fechas claves y puntos importantes desde su aplicación. 

El 5 de junio de 2021, Bukele participó en la Bitcoin Conference, su discurso fue totalmente en inglés, y anunció la adopción de la criptomoneda como moneda de curso legal en el país; días después, el 8 de junio de 2021 se presentó la propuesta de ley en la Asamblea Legislativa por parte de la ministra de Economía, María Luisa Hayem, la cual pasó al pleno Legislativo de manera express. La discusión en la Asamblea fue realmente una discusión fantasiosa y superficial, ya que las órdenes de la presidencia se tenían que llevar a cabo sí o sí, es por eso que se aprobó en un tiempo récord y sin mayor debate.  Con una votación de 62 votos a favor de 84, la Ley Bitcoin constituida por 16 artículos en total fue aprobada por la mayoría oficialista y sus aliados: Nuevas Ideas y GANA.

Durante este tiempo, que era la calma antes de la tormenta, se inició una campaña para educar y advertir a la población sobre los riesgos de las criptomonedas y su funcionamiento; esto lo realizaron diferentes organizaciones y expertos en el tema, con el objetivo de poner de manifiesto lo incongruente que es la política de la Ley Bitcoin y cómo esta va en contradicción con las necesidades de la clase trabajadora. Antes de su implementación, varios sectores, sobre todo de juventudes, se movilizaron en las calles en contra de la Ley. Como Bloque Popular Juvenil expusimos nuestra crítica ante esta Ley y buscamos que la juventud participará en la lucha para evitar que entrara en vigor, sin embargo, a pesar de los esfuerzos esta iniciativa se implementó en el país.

Cadena nacional y anuncio de la Chivo Wallet

El jueves 24 de junio de 2021, en cadena nacional, Bukele en un discurso criticando la dolarización, dio paso a explicar la Ley Bitcoin anunciando que era obligatorio aceptarlo, más no recibirlo, este dato generó confusión en la población llegando a ser viral en redes sociales. Posterior a su vaga explicación de la Ley, Bukele anunció su wallet la cual venía con la promesa de que al registrarse cada persona recibiría $30.00 dólares equivalentes en Bitcoin, con este anuncio vino aún más incertidumbre ya que ese dinero sería dado por el Gobierno. Se anunció que esta política se iba a poder financiar por medio de un fideicomiso que sería pagado posteriormente, sin embargo, se desconocía como el Estado iba a adquirir los Bitcoins necesarios.

7 de septiembre de 2021

Ya anunciada la Wallet oficial del Gobierno y su funcionamiento, el aclamado día de la aprobación del Bitcoin llegó, el gobierno previamente había instalado los Puntos Chivo, lugar que ofrece asesoría para usar la aplicación Chivo Wallet y además un centro de atención al cliente en línea telefonica (call center) con la misma finalidad que los Puntos Chivo. Sin embargo, el funcionamiento de la herramienta digital no fue la esperada ya que la aplicación no se encontraba para su descarga en la tienda de aplicaciones de algunos dispositivos, hubo muchos problemas al momento de realizar el registro y eso solo fue el comienzo.

El registro de la Chivo Wallet consiste en un proceso de validación de identidad, que en el mundo de las criptomonedas se conoce como KYC (Know your customer), en el que el usuario para hacer uso de su cuenta tiene que tomar fotos a su documento de identidad, es decir su DUI, y luego una fotografía del rostro del usuario. Días más tarde empezaron a circular videos de personas que se registraban sin necesidad de realizar la validación de manera correcta, junto a ello vino la usurpación de identidad de muchos salvadoreños, ya que diversas personas y grupos se aprovecharon de las fallas en la aplicación para crear cuentas y acceder a los $30.00 equivalentes en Bitcoin. Esta violación de derechos fue denunciada por organizaciones como Cristosal, quienes presentaron una demanda contra la empresa Chivo Wallet S.A de C.V, sin embargo no se tuvo respuesta a la misma.

Días después, Bukele anunciaba con bombo y platillo la cantidad de usuarios registrados en la aplicación y la afluencia que había en los cajeros Chivo, junto a  eso el Bitcoin experimentó una subida de precio que llenó más el ego del Gobierno, de los diputados oficialistas y de las personas afines a Bukele; todo esto propició un ambiente de críticas a la oposición.

Semanas después, ya con la Chivo Wallet implementada, la mayoría de usuarios dejó de utilizarla ya que su único objetivo era obtener el bono de $30.00; para quienes la seguían utilizando los problemas del uso de la aplicación recién comenzaban: problemas de envíos, retiros a bancos, transacciones duplicadas y casos de usurpación de identidad eran el pan de cada día para la aplicación. Muchos usuarios expresaban su descontento en redes sociales y esto los llevaba a ser estafados por un soporte no oficial en internet, por lo que perdían su dinero al brindar sus datos de cuenta.

Bukele llegó a su punto máximo de egocentrismo cuando el precio del Bitcoin llegó a su máximo histórico en noviembre, haciendo constantemente la pregunta desde su redes: “¿Ya revisaron su Chivo Wallet?” Cuando mucha parte de la población ya había dejado de usarla. Por el mismo aumento del Bitcoin se dieron a conocer los diversos proyectos que serían financiados, según el oficialismo, “gracias a las ganancias del Bitcoin”, el principal fue la Veterinaria Pública Chivo Pets, que en sí es una promesa de campaña de Bukele, pero que fue anunciada para el beneficio y propaganda del Gobierno.

En el mes de diciembre se dio a conocer por medio de un artículo en inglés que la empresa Athena, desarrolladora de la aplicación había finalizado su contrato con el Gobierno por lo que la empresa Alphapoint pasó a dar este servicio, desconocemos lo que implicó este cambio, sin embargo, la empresa Athena sigue brindando soporte a los cajeros Chivos.

Un año después

Ha pasado un año desde la implementación del Bitcoin y los objetivos del mismo no han sido cumplidos, ya que el principal era que los salvadoreños residentes en el exterior fuesen capaces de enviar sus remesas sin comisiones, pero según datos del BCR menos del 2% del monto total ha sido enviado mediante criptomonedas, esto se debe a la desconfianza que tienen sobre el Bitcoin y más aún sobre la Chivo Wallet.

Bukele a su vez ha tomado el control de todas las compras de Bitcoin (de las que ha hecho pública su compra, se desconoce si ha comprado más de manera privada) llegando a mofarse que las realiza solo con su celular, esto es sumamente arbitrario porque nadie explica quién le ha autorizado para poder hacerlo y con qué dinero lo hace. Además que sus compras son repentinas y no se realiza según la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP), además surgen dudas de cuales son los movimientos que realiza para mantener el Bitcoin en circulación, si solo Bukele es el que posee las claves de acceso o si desarrolló una Wallet privada para mantener una cantidad enorme de Bitcoin, todas esas dudas son las que juegan en contra de la transparencia que se debe tener. 

Se deben muchas explicaciones a la población sobre la función del Bitcoin en el país, cuánto ha sido el costo exacto de las compras, como se hicieron los pagos, etc. No basta con colocar una captura de pantalla de las compras como comprobante de todo, se debe exigir una mayor transparencia.

El precio del Bitcoin ha caído en los últimos meses de manera considerable ($18,000), más del 50% del valor que ha tenido en su máximo histórico. Estos datos los usa la oposición para hacer crítica a la implementación realizada por Bukele, ha sido la clase trabajadora la que ha financiado todas las compras y sin su consentimiento ha sido utilizado para el beneficio de unos pocos, por lo que aunque el precio baje esto no representa problemas para Bukele y compañía, sino solo para la clase trabajadora quien es la que resiente todas las malas decisiones que realiza el Estado.

Aún hay un porcentaje de la población que usa Bitcoin y comercios que la aceptan, sin embargo, el usar la wallet del Gobierno puede implicar problemas por lo que las personas prefieren no usarla, de igual manera las funciones de la aplicación parecen ser limitadas a comparación de las que se pueden realizar por medio de aplicaciones de banca móviles, por lo que esto mismo propicia el bajo uso de la Chivo Wallet.

Como Bloque Popular Juvenil seguimos en contra de la implementación del Bitcoin como moneda de curso legal, ya que esto solo ha traído beneficios al sector de la burguesía que apoya a Bukele y a los poseedores de criptomonedas que han visto al país como un lugar que pueden utilizar a su antojo gracias a la inmensa cantidad de Bitcoins que poseen.

Seguimos en la lucha de concientizar a la clase trabajadora y a la juventud para que reclame los derechos y se empiecen leyes y obras que vayan para su beneficio.

¡No más explotación y financiamiento para beneficio de la burguesía!

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.