22 enero, 2020

Bukele y la ineficiente manera de tratar la crisis del agua

El pasado 21 de enero, después de un largo silencio, Nayib Bukele convocó por fin a conferencia de prensa en Casa Presidencial para explicar las causas de la crisis del agua que se desarrolló durante más de una semana en el área metropolitana de San Salvador. Se hizo acompañar por los ministros y ministras que conformarán una mesa para la creación de un Plan Nacional de Agua anunciado ese mismo día.

Nayib comenzó la conferencia agradeciendo a todos los ministros y ministras por su involucramiento en el Plan de Contingencia de ANDA, y luego en un acto extrañamente sincero pidió disculpas por la reacción tardía del gobierno ante la situación crítica que se vivió. Y en las preguntas, al ser cuestionado por las recomendaciones de sus ministros dijo que ya había llamado la atención de Frederick Benítez, presidente de la ANDA, y Ana Orellana, ministra de Salud, quienes en medio de la crisis declararon ante la prensa nacional que no había problema con beber el agua que la ANDA estaba proporcionando. Sin embargo, la gravedad de estas declaraciones irresponsables merecían, por lo menos, la destitución de estos funcionarios incompetentes. Una disculpa no basta para enmendar las consecuencias que a futuro se puede expresar en la salud de las personas.

Después de pedir disculpas se refirió a las causas de la crisis del agua, mencionó que lo que provocó que el agua tuviera sabor desagradable, mal olor y color, fue debido a la proliferación de tres algas, de las cuales solo una era realmente tóxica. Aseguró que esta proliferación fue atípica y que no pudieron prevenirla, sin mencionar en ningún momento la responsabilidad de las empresas cañeras que contaminan el río Lempa con sus pesticidas y herbicidas y otras empresas que vierten sus desechos tóxicos al río sin mayores consecuencias, lo cual altera la proliferación de las algas.

El cinismo de Bukele

“El agua per se de ANDA yo no me atrevería a decir que es consumible… no me atrevería a decir jamás que el agua de ANDA es consumible hasta que hayamos terminado con este Plan Nacional de Agua que no creo que dure menos de dos años”. (…) “Yo en lo personal tomo agua de filtro en mi casa, ¿por qué? Porque no confío en el agua que viene del chorro, pero hay gente que se la toma así”, declaró el presidente a los medios de comunicación. 

Parece muy sencillo para el presidente declarar que el agua de ANDA no será potable durante dos años (mientras dura su Plan) y recomendar filtros de agua, como si eso se pudiera comprar como quien compra un dulce de menta. Sus declaraciones son totalmente clasistas cuando sabemos que miles de personas no pueden cubrir ni tan siquiera la canasta básica y sobreviven con un dólar al día, y hasta hoy no hay propuesta gubernamental para elevar el salario mínimo.

Los recortes de Bukele y sus discursos para enfrentar la crisis de agua

El acceso al agua potable de calidad es una deuda histórica incumplida por todos los gobiernos pasados. El discurso de Bukele parece contradictorio con la realidad, el afirma que este tipo de crisis serán prevenidas y que lograrán mejorar la calidad de agua que proporciona la ANDA, parece que convenientemente ha olvidado, que en su presupuesto para el año 2020 ha recortado alrededor de 13 millones de dólares. ¿Cómo podrá financiar su plan con un presupuesto recortado?

En su conferencia prometió un plan de reforestación masivo para evitar el estrés hídrico que atraviesa el país, y un plan de reciclaje de botellas plásticas, debido a que miles de botellas de marcas privadas fueron repartidas en varios sectores afectados por la crisis. Por casualidades de la vida, resulta que el ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales también sufrió un recorte financiero de 3 millones de dólares este 2020. Hablar por hablar es fácil, la pregunta fundamental es ¿cómo se financiarán estos proyectos?

No ha pasado ni un año con un presupuesto desfinanciado y recortado que solo beneficiará a las grandes empresas, para que las contradicciones de este presupuesto salgan a la luz pública. Este no será un año fácil para el presidente Bukele, tendrá que enfrentar los problemas fundamentales de las masas que exigen medidas que beneficien sus necesidades, pero también tendrá sobre sus espaldas las presiones de sus amigos empresarios que le exigen políticas en favor de sus intereses corporativos, que van claramente en contra de los intereses de los más pobres.

En río revuelto ganancia de pescadores

En la misma conferencia de prensa también hizo gala de que más de ocho empresas privadas se había sumado en alianza con el gobierno para proveer agua a las familias afectadas, claro estas empresas no podían ser otras que las que tienen grandes intereses de apoderarse del agua de nuestro pueblo.

Veamos cuales han sido esas empresas que solidariamente se han puesto a disposición del pueblo:

Corporación Azucarera: esta industria gasta millones de litros de agua para producir azúcar y venderla en Europa y Asia, haciendo de nuestro trabajo y agua grandes ganancias, además, su monocultivo es el principal responsable de la contaminación del río Lempa debido a la explotación del suelo y el uso abusivo de herbicidas y pesticidas.

Según la revista Gato Encerrado “Son más de 300 millones de metros cúbicos anuales de agua que utilizan las empresas cañeras para regar sus sembradíos. Estas prácticas son llevadas a través de sistemas de punteras que extraen el agua de ríos, nacimientos de agua y acuíferos; esto genera que este recurso se desgaste y afecte a las poblaciones”. La principal familia detrás de estas empresas es la familia Regalado.

Esta industria ha sido la principal opositora de una Ley General de Aguas que regule el uso del bien hídrico. La Ley de Partidos Políticos también reveló que esta industria es la principal financista de los partidos políticos de derecha -PCN, ARENA, PDC-, curiosamente los partidos que junto con GANA se han opuesto rotundamente a la Ley General de Aguas.  

Urbanica: los propietarios de esta empresa son los terratenientes de la oligarquía nacional que controla el país, la familia Dueñas, responsables de desalojar a cientos de familias de la finca El Espino. Desde hace unos años están preparando la construcción de Ciudad Valle del Ángel, donde la ANDA ya dió permisos para la perforación de 8 pozos de agua, sin importarle que eso afectará la distribución de agua a toda el área Metropolitana.

Holcim, que es la principal transnacional que mantiene el monopolio de la producción de cemento en el país; Davivienda, de capital internacional y parte del monopolio de los bancos en El Salvador y la Asociación Nacional de la Empresa Privada, donde también se encuentra las empresas embotelladoras y refresqueras. Es decir, los mismos que han querido privatizar el agua desde hace años y los que querían aumentar el salario mínimo a solo $0.25 ctvs., en 2016.

Estos son los amigos de Bukele, los buenos samaritanos que nos ayudan ahora. ¡Que no nos mienta el señor Bukele! Con esto lo que quiere es lavarles la cara a las empresas para seguirlas beneficiando con nuestra agua.

Las empresas que se lucran de nuestros bienes naturales

Como revolucionarios no estamos en contra de la actividad económica del país, se nos acusa de que no queremos el progreso del país, que atacamos a las empresas que son -según los medios masivos de comunicación- los únicos que pueden generar progreso. Nosotros no estamos en contra del progreso, todo lo contrario, queremos que el progreso llegue hasta nuestras comunidades, a la clase obrera.

Pero resulta que estas grandes empresas amigas del gobierno, que en época de crisis se han volcado de manera samaritana para ayudar, son las principales monopolizadoras de nuestros bienes naturales y han sido, junto a los diferentes gobiernos de turno, las principales responsables de la ausencia de agua en las casas de las familias empobrecidas.

Por años han explotados nuestros bienes naturales y aun no están conformes, porque su sed de lucro es insaciable. Muchas de las actividades que estos grandes millonarios hacen las podría hacer un Estado que su principal misión sea el progreso de la sociedad empobrecida.

Muchos de estos bienes fueron a parar a manos del gran capital a partir del proceso de privatizaciones. Después de años de saqueos y de ver como se hacen ricos con nuestro trabajo y nuestros bienes naturales, podríamos expropiar estas empresas capitalistas que frenan el progreso de la sociedad y crear empresas estatales que produzcan azúcar de manera planificada según nuestras necesidad, una banca nacional y una empresa cementara estatal para fortalecer la industria de la construcción para dotarnos a todos las familias pobres con casas dignas.

Las ganancias generadas por estos rubros industriales podrían servir para crear planes de infraestructura para mejorar nuestro acceso al agua de calidad, para contener los efectos generados por una producción desmedida bajo el concepto de generar más capital para los magnates.  

Luchemos cuanto antes por una administración ciudadana del agua

Debemos luchar por una administración ciudadana del bien hídrico, solo esto puede acabar con los privilegios de las grandes empresas que están siendo beneficiadas por el gobierno y las leyes burguesas. Esto solo puede ser posible a través de la lucha y organización del pueblo por sus derechos legítimos. Basta de confiar en los políticos vendidos al gran capital, la transformación de nuestras condiciones de vida solo puede ser obra de nuestra propia organización.   

¡Fuera la empresa privada de nuestra agua!
¡Por una administración democrática y ciudadana!