Juventud y Educación - Principales - 28 octubre, 2019

¿Qué hay detrás de las protestas en la UES?

La mañana del lunes 28 de octubre los manifestantes de la Facultad de Medicina, que han mantenido una toma de su Facultad durante 4 días desde que se dieron a conocer los resultados de la votación de la AGU sobre la nueva decana, impidieron la ceremonia de juramentación de las autoridades. Cientos de estudiantes rodearon los edificios donde se realizaría la ceremonia. Pero en horas de la tarde la negociación entre estudiantes y las autoridades permitió celebrar la ceremonia de juramentación.

Se ha dicho mucho sobre las protestas en Medicina y Matemáticas; una de las opiniones más extendidas dentro de algunos grupos de activistas de «izquierda» es que las protestas están siendo manejadas externamente por la derecha, Nuevas Ideas, el Colegio Médico, etc. Se ha hecho muy común dentro de grupos de activistas de izquierda hacer este tipo de afirmaciones. La misma lógica la hemos visto recientemente con la marcha negra de pensiones y ahora en la Universidad.

Por nuestra parte, creemos que todos los procesos que se desarrollarán en el futuro tendrán este carácter confuso. Y es que no podría ser de otra forma, después del colapso del FMLN y por consecuencia el desprestigio de las organizaciones adaptadas a este partido, las masas que se politicen en el futuro no se expresaran a través de estas organizaciones. Para los dirigentes de estas organizaciones la cosa es tan sencilla como etiquetar de “derecha” todo aquel movimiento que no tenga la bendición divina de ellos.

En río revuelto ganancia de pescadores

Podemos decir desde luego que la ausencia de una dirección revolucionaria (histórica) crea siempre las condiciones para que una serie de oportunistas de derecha e izquierda se agencien de los movimientos, canalizandolos por vías seguras para conseguir sus propios intereses o desviar al movimiento, engañando a las masas que buscan soluciones a sus problemas para que entreguen la lucha cuando consiguen las primeras demandas.

Esto no es un fenómeno nuevo en el movimiento, y esta condicionado como ya dijimos por la ausencia de una dirección preparada que sepa conducir al movimiento hacia una lucha profunda y revolucionaria. Esto desde luego, no impide que como revolucionarios nos involucremos en las luchas espontáneas de las masas que siempre serán confusas.

Para nosotros es importante primero entender el porqué de la lucha, si es legítima o no y si en su seno tiene algún nivel de progresismo que nos ayude a elevar el nivel político de las masas que participan en ella. Veamos en estos dos ejemplos esta situación.

La marcha de pensiones

En la reciente marcha de pensiones, podríamos preguntarnos, por ejemplo, ¿es legítimo luchar por un sistema de pensiones más justo? La respuesta rotunda es: sí. ¿Es necesario luchar por la vía de la movilización en las calles por un sistema como ese? Sí ¿Por qué sistema debemos luchar? Nosotros pensamos que por un sistema nacionalizado y controlado por los trabajadores. Aquí quizá encontremos la primera diferencia entre el movimiento general de los trabajadores y nosotros, porque algunos creerán que se resuelve con una reforma o solo con nacionalizarse, nosotros en cambio creemos que la solución no llega hasta ahí. Ahora bien, siguiendo con el ejercicio, la siguiente pregunta es aún más pragmática, ¿podemos seguir luchando con esta gente teniendo esta diferencia o debemos separarnos? El sectario dirá que debemos separarnos, nosotros diríamos que debemos seguir luchando juntos, pero eso no debería significar que renunciamos a nuestra idea, sino todo lo contrario seguiremos explicando y defendiendo por qué consideramos que la solución del sistema provisional debe ser nacionalizado y controlado por los trabajadores.teniendo en cuenta que tarde o temprano la verdad quedará expuesta a los trabajadores.

Las luchas en la Universidad

En las luchas de la Universidad nos solidarizamos con las manifestaciones de la Facultad de Medicina porque para nosotros hay un nivel de progresismo en el que estudiantes estén demandado el respeto de su decisión en las urnas, además que consideramos el sistema de elección en la Universidad como antidemocrático. Las demandas de los estudiantes para que se les respete su voto son totalmente legítimas, en tanto su decisión es pisoteada por un sistema de leyes que faculta a la Asamblea General Universitaria para decidir aunque previamente haya habido una elección con voto directo. En pocas palabras el voto de los estudiantes y docentes vale menos que un comino para la AGU. Manifestarte ante tal sistema antidemocrático es totalmente correcto y revolucionario, dejamos claro que apoyamos la lucha por encima de los intereses de uno u otro candidato, estamos en la lucha por la defensa del voto democrático de los estudiantes y por la necesidad de reformar la legislación de la UES.

No ignoramos que detrás de las luchas en la Universidad hay intereses particulares de ambos bandos en lucha ¿acaso podría ser de otra forma? Pero también identificamos que dentro de todo el movimiento, hay una parte que se quiere quedar con demandas mínimas y otra que quiere llevar la lucha más allá de eso, a este último grupo es al que queremos llegar y con el que queremos luchar por transformar la Universidad.

No sabemos hasta dónde llegará el movimiento estudiantil ahora mismo, quizá hoy sea disuelto a través de la negociación y la compra de sus dirigentes o quizás no. Lo ideal hubiese sido que el movimiento se extendiera por toda la Universidad destapando la cloaca de la corrupción; pero sea como sea el caso, debemos intervenir, criticar los pasos en falso, los intereses que hay por debajo, las vacilaciones y las traiciones que se puedan dar.

Los problemas de los estudiantes no se resolverán repitiendo elecciones, quitando o poniendo uno u otro decano, mejor peor o igual que los anteriores, la única forma de que los estudiantes resuelvan sus problemas es formando un movimiento de lucha que se plantee una asamblea universitaria, con la participación de todos los trabajadores, docentes, administrativos y estudiantes para definir una reforma universitaria que sea democrática y representativa. Los que esperan ver un movimiento puro e intachable nunca vivirán para verlo, nosotros preferimos tomar el movimiento tal y como es, intervenir y tratar de conducirlo hacia un proceso revolucionario.

Rechazamos la intervención externa en los procesos de la Universidad creemos en la capacidad de los estudiantes y trabajadores para transformar la universidad de un nido de ratas corruptas a una verdadera casa de estudios, esto solo se logrará a través de un verdadero movimiento de estudiantes independiente y revolucionario, que combine las demandas mínimas con las demandas máximas que necesita la universidad. Los que hacen un llamado a la postración, al respeto de las leyes burguesas que rigen la Universidad no son más que elementos frustrados y trasnochados que esperan que nuestra manera de analizar las cosas se adapta a sus desmoralizadas conclusiones de la lucha. Los que nos acusan de ser elementos de derecha por apoyar estas luchas solo reflejan su pragmatismo ante el despertar político de los jóvenes, ninguno de estos dos tipos de activistas tienen algo que ofrecer a las batallas futuras del movimiento estudiantil, no son más que un freno para los proceso, una costra que el movimiento estudiantil tendrá que sacudirse tarde o temprano junto con todas la escoria de matones que utilizan las autoridades para dispersar las luchas.

El futuro de la Universidad no está aún definido, el desprestigio y desgaste que están sufriendo los grupos de poder, que realmente se han convertido en una mafia en el poder, se extenderá por toda su estructura. Es imposible mantener un régimen estable en condiciones de crisis como las que se avecinan, los estudiantes deben prepararse para echar abajo el ganguerismo, compadrazgo y la corrupción que estos representan en la UES de una vez por todas.

Como marxistas nos comprometemos a librar todas las batallas junto a los estudiantes y trabajadores para hacer de la UES una verdadera casa de estudios a la altura de lo que los hijos de la clase obrera realmente se merecen.

Parafraseando a Roque, la UES será (sin exagerar) una linda casa de estudios cuando los estudiantes y trabajadores la fertilicen, la peinen, la talqueen y le curen la goma histórica, la adecenten, la democraticen y la echen a andar. El problema es que ahora la UES tiene decenas de ratas oportunistas, parásitos encapuchados, cánceres y shuquedades, llagas y fracturas. Habra que darle lucha revolucionaria, lija, torno, penicilina, baños de asiento besos pólvora.

 

 

Deja un comentario