Venezuela: Gran victoria para la revolución ¡Es la hora de construir el socialismo en la práctica!

El resultado del referéndum del día domingo sobre la enmienda constitucional fue una victoria enorme para las fuerzas de la revolución venezolana, y al mismo tiempo un golpe severo contra la oposición de derecha contrarrevolucionaria. La enmienda, que permitirá a Chávez presentarse como candidato en elecciones presidenciales futuras, ganó con un resonante 54,36% (6.003.594 votos) a favor y con 45,64% (5.040.082 votos) en contra. Más aún, hubo una masiva participación (para los niveles de Venezuela) de alrededor del 67% del electorado.


El resultado del referéndum del día domingo sobre la enmienda constitucional fue una victoria enorme para las fuerzas de la revolución venezolana, y al mismo tiempo un golpe severo contra la oposición de derecha contrarrevolucionaria. La enmienda, que permitirá a Chávez presentarse como candidato en elecciones presidenciales futuras, ganó con un resonante 54,36% (6.003.594 votos) a favor y con 45,64% (5.040.082 votos) en contra. Más aún, hubo una masiva participación (para los niveles de Venezuela) de alrededor del 67% del electorado.

Con cerca de un millón de votos de diferencia y un margen del 10%, la Victoria fue más grande de lo que la mayoría de la gente esperaba. Aparte de la abrumadora victoria en las elecciones presidenciales del 2006, en las que Chávez consiguió 7 millones de votos, este fue el mayor número de votos conseguido por la revolución en 10 años. Incluso en una región donde la oposición consiguió ganar en Noviembre, Carabobo, el "SI" ganó con 52,06% contra el 47,94%. También en el Distrito Capital (la región de Caracas) , donde la contrarrevolución consiguió la mayoría en noviembre, la enmienda fue aprobada con 51,78% frente al 48,13% en contra.

En los bastiones chavistas, la Victoria fue por supuesto mucho más grande: Amazonas – 71.51% contra 28.48%;  Delta Amacuro – 71.39% contra 28.61%; Cojedes – 68.17% contra 31.83%; Monagas – 63.50% contra 36.5%, etc. 

Esto muestra el nivel de movilización de las bases del movimiento bolivariano. Observamos un cuadro similar si miramos en los bastiones de la oposición. En Nueva Esparta (Isla Margarita), el voto "NO" solo consiguió ganar con una diferencia mínima: 49.26% el "SI" y 50.74% el "NO". 

Si comparamos el voto "SI" con el voto de elecciones previas a favor de Chávez y el PSUV, podemos ver un incremento claro de apoyo. En las elecciones regionales de noviembre de 2008, el PSUV y otros candidatos bolivarianos consiguieron 5,5 millones de votos, comparados con los 6 millones conseguidos por el "SI" en el referéndum del domingo. Sin embargo, la oposición también consiguió más votos, alcanzando 5 millones de votos "NO", comparados con los 4 millones de noviembre. Esto muestra la extrema polarización de la sociedad venezolana. Debería tomarse en cuenta que el electorado ha crecido desde unos 13 millones en 2004 hasta 17 millones hoy.

El látigo de la contrarrevolución

La principal razón de por qué se ganó el referéndum esta vez, a diferencia del 2007, fue la movilización d elas masas. Como hemos explicado en artículos anteriores, las masas vieron este referéndum en términos de clase. A pesar de los problemas serios y las  deficiencias que están presentes en la sociedad venezolana, la indudablemente gran cantidad de avances sociales que la revolución ha traído es una atracción poderosa. No podemos subestimar el impacto de medidas tales como Barrio Adentro y la CDI (Centros de salud de medicina básica gratuitos en cada barrio), las misiones (educación gratuita y otros programas y servicios sociales), las universidades bolivarianas (que permiten el acceso a miles de estudiantes que antes estaban excluidos de acceder a una educación superior, principalmente personas pobres y jóvenes de clase obrera), etc.

Para las masas estas son conquistas concretas, el producto de 10 años de lucha revolucionaria. Y no permitirán que sean destruidas por la derecha sin luchar. Esto se demostró en la práctica en noviembre. Justo después de la Victoria de Radonski, un derechista semifascista, en las elecciones regionales del Estado de Miranda, él comenzó a atacar las misiones y el programa Barrio Adentro.

En un artículo escrito en ese tiempo nosotros subrayamos algunas de las amenazas y ataques de la oposición:

"En realidad, Chávez, en su discurso dio una larga lista detallada de ataques contra las clínicas y programas educativos. Aquí hay algunos de ellos:

-En Barrio Adentro una clínica fue incendiada en Los Taladros, Valencia, Carabobo.

-En los municipios de Independencia y Córdoba de Táchira los estudiantes de las misiones tuvieron que abandonar sus clases.

-En Miranda hubo ataques y amenazas contra el local de la universidad de la UNEFA en la gobernaduría del estado (ahora controlada por la oposición).

-En Los Teques, Miranda, hubo amenazas contra Radio La Voz de Guaicaipuro.

-En Puerto Cabello, Carabobo, seguidores del recién elegido gobernador, Salas Feo, amenazaron a médicos cubanos y clínicas de Barrio Adentro.

En el municipio de Guaicaipuro, Miranda, un grupo de 10 médicos cubanos de Barrio Adentro tuvieron que abandonar las casas donde vivían.

Y la lista continúa

La respuesta de las masas fue inmediata. En Miranda, decenas de miles tomaron las calles y marchas similares tuvieron lugar por todo el país. Esto subraya una vez más una característica general de la revolución venezolana: cada vez que el látigo de la contrarrevolución actuó, las masas se movieron para defender y profundizar la revolución.

Esto es lo que explica también la abrumadora Victoria del domingo. Las masas comprendieron que este referéndum sería un factor crucial en decidir el destino de la revolución. Si la contrarrevolución consiguiera alzarse con la presidencia, destruiría todas las conquistas de la revolución.

Las calles pertenecen a la revolución

Como demostraron los resultados finales, el balance de fuerzas permanece extremadamente favorable para la revolución. Pero las cifras no muestras la verdadera correlación de fuerzas de la sociedad venezolana. La movilización en las filas revolucionarias fue tremenda. Cientos de "batallones" de voluntarios fueron organizados para la campaña.

En todas las grandes ciudades,  fueron organizados "puntos rojos" con mesas permanentes instaladas  para debatir con la gente de la calle y repartir volantes. Los sectores más militantes de la clase obrera se organizaron ellos mismos en el "Frente de Trabajadores por el SI" que organizaron enormes reuniones y actos de masas por todo el país. Esta movilización fue vista también cuando un millón de personas marcharon en favor del "SI" el jueves 12 de febrero.  

Entre la juventud la situación fue cristalina también. Mientras pequeños grupos de estudiantes contrarrevolucionarios (principalmente hijos e hija de la pequeña burguesía) intentaron promover actos violentos, 100.000 jóvenes bolivarianos marcharon por el "SI". Mientras que las organizaciones de la juventud oposicionista están en gran medida vacías, la Juventud del PSUV tiene alrededor de 140.000 miembros.

En la noche electoral, las calles de Caracas estaban completamente controladas por los revolucionarios. Cientos de motoqueros con banderas rojas manejaban por el centro de la ciudad. El ambiente era eufórico mientras la gente esperaba los resultados. Cientos de miles, esperaban ansiosamente alrededor del Palacio de Miraflores para escuchar los resultados finales, y corearon y cantaron consignas combativas cuando fue anunciada la victoria.

Todo esto demuestra el enorme potencial aún presente en la situación. Incluso después de 10 años de revolución, las masas todavía permanecen leales y firmes detrás de Chávez. Con esta magnífica fuerza es enteramente posible darle un golpe final a la oligarquía y completar la revolución con la expropiación de los bancos, la tierra y la industria.

Violencia contrarrevolucionaria

Una vez más, la contrarrevolución desplegó su comportamiento completamente antidemocrático. En la campaña electoral utilizaron tanto tácticas parlamentarias como extraparlamentarias. Hubo un estallido de choques violentos entre los estudiantes pequeño burgueses y la policía. En Cagua, en el Estado de Aragua, doce estudiantes atacaron a la policía con bombas molotov durante una marcha contra la enmienda constitucional. Acontecimientos similares se desarrollaron en Cumana (Sucre), Mérida y Maturín (Monagas). El episodio más violento fue en el Estado de Táchira, donde bandas fascistas promovieron episodios de violencia en las calles durante las últimas dos semanas.

El 17 de enero, seis paramilitares colombianos fueron detenidos en Maracay, Aragua, portando armas, granadas y dos kilogramos de explosivos. El 27 de enero, otros 31 colombianos fueron arrestados y acusados de estar vinculados a un grupo paramilitar. Un caso similar ocurrió El Vigía, en el Estado de Mérida, cuando cuatro miembros del grupo fascista paramilitar colombiano "El Bloque de las Águilas Negras" fueron capturados con una cantidad enorme de armas, explosivos, granadas y mapas con planes detallados para cometer actos terroristas. Todo esto muestra claramente la desesperación de la oposición que sabían que no podían ganar, y de ahí que intentaran todo tipo de acciones para obstaculizar el referéndum y crear un ambiente de inestabilidad y caos.  

Polarización

No obstante, hay otros peligros inherentes en la situación actual. Los resultados del referéndum demuestran que hay una gran mayoría a favor de la revolución., pero también revelan una movilización por parte de la contrarrevolución. De hecho, los 5 millones de votos obtenidos por el "NO" significa que la oposición ha ganado 700.000 votos comparado con las elecciones de Noviembre. Proporcionalmente, la oposición ganó algo de terreno. Mientras que la diferencia entre la revolución y la contrarrevolución en noviembre fue de 58% a 41%, en este referéndum fue de 54% a 45%.

Esta es una advertencia clara que debe ser tomada seriamente. Lo que muestra es la extrema polarización de la sociedad venezolana entre derecha e izquierda, entre revolución y contrarrevolución. Alguna gente dirá que el gobierno necesita "moderación" y "diálogo" para construir un Puente entre ambos lados opuestos.

Pero para ganar a los elementos dubitativos para la línea revolucionaria, lo que se necesita no es "moderación". Por el contrario: ¡lo que se necesita es una acción audaz y decisiva! La razón de por qué algunas capas de las masas no fueron a votar o lo hicieron por el "NO", es debido a que están cansadas de la lentitud de la revolución. Están cada día más cansadas de las frases vacías sobre las maravillas del Socialismo, mientras que sus problemas fundamentales permanecen sin resolver.

Crisis económica

Contrariamente a lo que defienden algunos elementos reformistas en Venezuela, la crisis internacional del capitalismo tendrá un efecto en Venezuela. De hecho, el impacto ya se está sintiendo. En sólo medio año, el precio del barril de petróleo bajó de 147 dólares a menos de 40. Esto está minando completamente la economía del país. Los precios de otras materias primas, tales como el aluminio y el acero, que Venezuela produce en masa, también cayeron dramáticamente.

Esto no puede sino socavar las conquistas de la revolución. PDVSA (la compañía petrolera nacional), que financia varios proyectos sociales importantes, anunció ya un recorte de un 40% de su presupuesto. La inflación se ha desbordado también. Actualmente está en el 30%, pero los precios de los alimentos en Caracas se han elevado más del 50% en un solo año.  

Esto crea problemas severos a miles de familias trabajadoras que no pueden llegar a fin de mes. Si esto no se resuelve, pondrá el apoyo social a la revolución en grave peligro. El problema principal es que la economía venezolana es aún capitalista, u debe por lo tanto obedecer las leyes básicas del Mercado. Para romper esta norme es necesario introducir un plan socialista para reactivar la capacidad productiva del país y asegurar el desarrollo eficiente de la economía. Pero para hacer esto, se necesita romper con el poder económico de la oligarquía, que aún controla en sus manos las palancas principales de la economía.

"Una idea cuya hora ha llegado"

En su discurso de Victoria desde el Balcón del Pueblo en el Palacio de Miraflores, Chávez dijo que los 6 millones que votaron "SI" lo hicieron por el socialismo. Esto es mil veces correcto. Pero ahora el "Socialismo" no puede quedar confinado a una palabra, sino que debe ser construido en la práctica. A pesar de la impresionante victoria del referéndum, la revolución no es irreversible todavía. El crecimiento de la oposición y el hecho de que más de un millón de personas que votaron por Chávez en el 2006 no votaran esta vez son claramente signos de peligro. Si sumamos esto a la pérdida de algunas regiones estratégicas en las elecciones de noviembre, las campanas de alarma deberían de estar sonando.

El día de la elección, Chávez envío un comunicado de prensa. En él citaba al escritor francés Víctor Hugo: "Tú no puedes detener una idea cuando su hora ha llegado". De nuevo, esto es completamente correcto. Pero debemos añadir una cosa más: esta ida es la revolución socialista. ¡Tú no puedes detener la revolución una vez que está en movimiento! ¡La revolución no puede quedarse a medio camino! Ahora más que nunca, la cuestión es la siguiente: o la revolución se mueve hacia delante para destruir el poder económico de la burguesía y el imperialismo o se encaminará a la más terrible de las derrotas. Esta es la cuestión que decidirá el destino de la revolución venezolana.  

17 de febrero de 2009

 

News Reporter

Deja un comentario