A las 5:41 pm del 4 de agosto, se escuchó una potente explosión cerca de la tribuna desde la cual el presidente venezolano Nicolás Maduro se dirigía a un desfile en la Avenida Bolívar en Caracas para conmemorar el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana. El presidente Maduro resultó ileso, pero siete miembros de la Guardia Nacional resultaron heridos.

En un discurso televisado, el presidente venezolano acusó al saliente presidente colombiano, Juan Manuel Santos, de estar detrás del atentado contra su vida. La opositora venezolana de extrema derecha, Patricia Poleo (residente en Miami), emitió luego un comunicado de Soldados de Franelas (“Soldados en camisetas”): un grupo terrorista de derecha compuesto por civiles y personal militar, que se atribuyó la responsabilidad del ataque.

Si bien algunos de los detalles de lo ocurrido aún no están claros, parece que había dos drones que portaban explosivos C4 y que el objetivo era la tribuna presidencial del desfile. Los drones han sido identificados a partir de secuencias de video y parecen ser DJM600 de seis rotores profesionales de alta gama, capaces de transportar una carga de siete libras. Uno explotó en el aire, probablemente derribado por miembros de la seguridad del presidente, mientras que el otro se desvió y se estrelló contra un edificio residencial cercano.

Esta segunda explosión llevó a algunas agencias internacionales de prensa a dar crédito a la idea de que la detonación provenía de una bombona de gas en un edificio en lugar de un ataque contra Maduro. A pesar de que los medios burgueses internacionales venían abogando por el derrocamiento militar del presidente venezolano, cuando se produjo un ataque terrorista con ese objetivo exacto, han tratado de negar incluso que haya tenido lugar. Incluso ahora, la mayoría de los titulares intentan sembrar dudas sobre si el ataque fue real o no. “Presunto intento de asesinato de Maduro”, dice CNN, “Aparente ataque de drones contra Maduro”, se lee en el Washington Post, mientras que El País publicó el escandaloso titular: “Maduro utiliza el ‘atentado’ para reforzar el ataque contra sus oponentes políticos”.

El terrorismo de la oposición reaccionaria

La reacción del gobierno de los EE. UU. fue en la misma línea. Ni siquiera hicieron el gesto de emitir una condena del ataque, sino que se limitaron a decir que “no hubo participación del gobierno de EE. UU.” Y luego sugirieron que el ataque podría haber sido diseñado por el propio gobierno venezolano.

El problema para los medios capitalistas del mundo es que admitir que una organización terrorista ha llevado a cabo un ataque contra Maduro destruiría toda la base de sus historias sobre una oposición pacífica y democrática. Esta es la caracterización que han estado vendiendo sobre las “guarimbas” de 2014 y 2017, que consisten en disturbios violentos y actividades terroristas por parte de la oposición. De hecho, es muy probable que los perpetradores de este ataque estuvieran vinculados con los participantes en esos acontecimientos. Las autoridades venezolanas anunciaron que seis personas habían sido arrestadas en relación con el atentado contra la vida del presidente. El grupo que reivindica la responsabilidad parece tener algunos vínculos con personas involucradas en el terrorismo de extrema derecha durante las guarimbas y el (fallecido) oficial de policía Oscar Pérez, quien capturó un helicóptero de la policía y llevó a cabo un ataque en Caracas el año pasado.

Más detalles seguramente serán conocidos en los próximos días. Una cosa está clara: desde el comienzo de la Revolución Bolivariana, hace 20 años, los elementos reaccionarios de las fuerzas armadas han intentado constantemente derrocar al gobierno elegido democráticamente y aplastar al movimiento revolucionario por la fuerza de las armas. La oligarquía venezolana reaccionaria y parásita nunca aceptó que ya no tenía el control directo sobre el gobierno. Estamos hablando no solo del golpe de estado efímero de abril de 2002 (derrotado por la acción decisiva de las masas), sino también del pronunciamiento de los oficiales militares de la Plaza de Altamira en diciembre de ese mismo año; el intento de utilizar a los paramilitares colombianos para matar a Hugo Chávez en 2004; y docenas de otros complots menos conocidos. Todas estas intrigas, y han sido muchas, comparten una cosa en común: disfrutaron del apoyo y el respaldo en un grado u otro del imperialismo estadounidense y de sus lacayos en la oligarquía colombiana.

Intrigas imperialistas

Este ataque tiene lugar después de que informes de medios recientes y confiables indicaran que el presidente estadounidense, Donald Trump, discutió abiertamente la organización de una invasión militar del país el año pasado. Además de estos informes, la agencia Bloomberg informó sobre un plan de golpe militar frustrado el año pasado, una variante de la cual involucraba asesinar al presidente Maduro durante un desfile militar. Bloomberg informó que estos complots golpistas se estaban discutiendo con pleno conocimiento y aprobación tácita de los servicios de seguridad colombianos y estadounidenses.

La forma en que se llevó a cabo este intento de asesinato en particular implica que fue la acción de un pequeño grupo terrorista en lugar de una conspiración elaborada por servicios secretos extranjeros. Sin embargo, el peligro no debe subestimarse. Estos grupos terroristas claramente tienen acceso a fondos, explosivos y tienen conexiones dentro del ejército y las fuerzas policiales, como se demostró en el caso de Oscar Pérez. Además de esto, hay un sector de la reaccionaria oposición venezolana que no oculta su apoyo a tales métodos, ya sean golpes militares o ataques terroristas contra el jefe del Estado.

Por supuesto, la mayoría de estas células terroristas y grupos de oficiales del ejército intrigantes son conocidos por los servicios de inteligencia de los EE. UU., muchos de ellos tienen vínculos cercanos con la mafia de exiliados cubanos en Miami, que ejerce una enorme influencia sobre el Partido Republicano. En la actualidad, Washington probablemente buscará alcanzar sus objetivos a través de una combinación de sanciones económicas, que espera que eventualmente conduzcan a un sector del ejército a organizar un golpe. Sin embargo, esto no significa que intervenga para evitar que alguien asesine a Maduro, y se puede estar casi seguro de que Estados Unidos tenía conocimiento previo de este último ataque.

¡Manos Fuera de Venezuela!

La revolución venezolana se enfrenta a muchas dificultades. Hemos sido y todavía somos extremadamente críticos con las políticas del gobierno de Maduro, que en nuestra opinión son desastrosas y preparan el camino para el regreso de la oligarquía al poder. Incluso en los últimos días, Maduro ha hecho una serie de anuncios en términos de política económica que constituyen más concesiones a los capitalistas. Pero seamos absolutamente claros en un punto: la victoria de un golpe militar significaría el final de la Revolución Bolivariana, un brutal paquete de austeridad para hacer que los trabajadores paguen el precio completo de la crisis económica, y la destrucción de lo que queda de la conquistas de la revolución. Esto sería impuesto por una represión generalizada de los derechos democráticos, con el objetivo de destruir las organizaciones de trabajadores, campesinos y pobres venezolanos, aplastando cualquier posible resistencia. Ningún activista revolucionario en ninguna parte del mundo puede apoyar esto, y por eso condenamos el ataque perpetrado el 4 de agosto contra Maduro.

El intento de asesinato de Maduro, sin embargo, también revela una serie de puntos interesantes sobre la situación actual en Venezuela. En primer lugar, entre los detenidos en relación con el ataque, algunos están relacionados con el ataque de agosto de 2017 contra el cuartel de Paramacay en Valencia, que fue llevado a cabo por personal interino de las fuerzas armadas y la Guardia Nacional Bolivariana. El hecho de que 20 años después todavía haya tantos oficiales del ejército reaccionario es una clara señal de que el aparato estatal, aunque debilitado y parcialmente arrebatado al control de la clase dominante, sigue siendo un aparato estatal burgués. Esto es algo que el presidente Hugo Chávez explicó claramente en sus últimos discursos, cuando insistió en que “el aparato del Estado burgués debe ser pulverizado”. La idea de que de alguna manera el ejército en Venezuela es cualitativamente diferente al de otros países latinoamericanos o que, en su conjunto, es leal a la Revolución Bolivariana, es falso.

Por supuesto, el ejército venezolano cayó bajo la influencia de la revolución. Sin embargo, esto no ha cambiado fundamentalmente sus estructuras o cadena de mando. Como tal, el ejército realmente no ha experimentado una transformación cualitativa. Cuanto más abajo, entre los soldados rasos y suboficiales, se encontrará un depósito de apoyo más profundo para la Revolución Bolivariana. Mientras más se avanza en la escala de mando, mayor es el número de oficiales cuya “lealtad” ha sido comprada por beneficios, corrupción y privilegios derivados de sus posiciones en la burocracia estatal.

En segundo lugar, según fuentes oficiales, algunos de los arrestados fueron encarcelados por su participación en actividades terroristas durante los disturbios de la oposición de 2014 y recién fueron liberados como parte de las medidas adoptadas por Maduro después de las elecciones presidenciales del 20 de mayo en un intento de apaciguar a la oposición. Estas medidas causaron revuelo entre los chavistas de base, ya que ninguno de los liberados se había arrepentido o se había disculpado por sus acciones, que habían causado la pérdida de vidas. Ahora han continuado con sus actividades terroristas. Este es un patrón que se repite en Venezuela desde 2002. La indulgencia y los llamamientos en favor de la “reconciliación nacional” siempre son respondidos por la oposición reaccionaria con nuevos planes golpistas y más terrorismo. No se ha aprendido nada.

¡Defendamos la revolución bolivariana!

La razón de las continuas intrigas de la oposición se encuentra en su carácter profundamente reaccionario y lo asustados que están de la Revolución Bolivariana. Los trabajadores y los pobres tuvieron la idea de que estaban en el poder, que podían gobernar. Esta idea debe ser eliminada para que la clase dominante pueda sentirse segura firmemente en la silla de montar otra vez. La única forma en que el gobierno puede reconciliarse con la oposición es llevar a cabo esta tarea. Cualquier cosa menos que eso, hará que los complots continúen.

Además, si la situación de colapso económico continúa y se profundiza (y hasta ahora no muestra signos de disminuir), dará lugar a protestas más generalizadas y al colapso generalizado de la infraestructura. Esto en sí mismo será un factor que empujará a los sectores de los oficiales del ejército en la dirección de un golpe, ya que se dan cuenta de que sus propios privilegios ya no están seguros bajo el actual statu quo. Un golpe podría ser llevado a cabo, incluso por algunos que se identifican como “leales bolivarianos”, con la excusa de necesitar “una mano fuerte al timón para lidiar con la economía”, pasando el poder a un “gobierno tecnocrático” para enfrentarse a la crisis.

Por supuesto, hay una forma de enfrentarse a esta situación de una vez por todas, o al menos de una forma que debilitaría a los golpistas y reaccionarios. La revolución debe completarse, con la expropiación de los capitalistas, los banqueros y los terratenientes, a fin de lograr una economía planificada democráticamente bajo el control de los trabajadores. Eso debe ir acompañado de la abolición del viejo estado capitalista (que aún permanece, aunque debilitado) y su sustitución por el poder de los trabajadores, en forma de comités de trabajadores, organizaciones de autodefensa de trabajadores y campesinos y la milicia bolivariana. Estos deberían ser transformados de una fuerza auxiliar, subordinada al cuerpo principal de las fuerzas armadas, a la columna vertebral de un ejército revolucionario.

El gobierno de Maduro ha demostrado en repetidas ocasiones que su política es precisamente la contraria a estas medidas. Por esa razón, es necesario construir una alternativa revolucionaria que esté firmemente arraigada en el ala izquierda de la base chavista, basada en un programa claro, revolucionario y socialista de abolición del capitalismo. Esto debe ir acompañado de un llamamiento a los trabajadores y a los pobres de América Latina y el mundo entero para que sigan su ejemplo.

Deja un comentario

Check Also

La “justicia” española: donde un activista es un terrorista y un terrorista no lo es

Hoy se dio a conocer la noticia del arresto de un hombre de extrema derecha de 63 años que…