Ucrania: gasoductos y rumores de guerra – el régimen de Zelensky en 2022

0 18

Las tensiones derivadas de la concentración de fuerzas militares en la frontera entre Ucrania y Rusia han hecho su regreso anual a principios de 2022, aunque últimamente se han visto eclipsadas por los acontecimientos en Kazajistán. Incluso hasta que Kazajistán suplantó el alarde de poder militar en las noticias, había pocos indicios de que alguien creyera realmente que iba a ocurrir algo de la magnitud de una guerra.

Los habitantes de Ucrania y Rusia se han cansado del juego de póker político que se está librando con su futuro. Ahora, sólo los medios de comunicación bien pagados hablan en serio de la guerra.

Vuelven los clamores de guerra

Durante más de un mes, Washington ha estado insistiendo en que los informes sobre la concentración de tropas rusas en la frontera ucraniana significan que Putin se está preparando para invadir. En esta ocasión, se informó de que se habían desplegado alrededor de 100.000 soldados a menos de 200-400 km de la frontera rusa. Desde la firma del acuerdo de Minsk-2, que marcó el fin del período más acalorado de la guerra civil de Donbás, las amenazas de recrudecimiento han resurgido aproximadamente cada año.

Si bien es cierto que Rusia ha maniobrado con tropas alrededor de la frontera ucraniana, hay muchas razones por las que una invasión a gran escala sería estratégicamente desastrosa desde el punto de vista ruso. Antes de la anexión rusa de Crimea, Rusia ya tenía una base militar en la península, cuya población es mayoritariamente rusa. La población del resto de Ucrania es más de 15 veces la de Crimea. Aunque Rusia podría invadir Ucrania desde el punto de vista militar, sería mucho más difícil retenerla.

Para Putin, el alarde militar en la frontera es conveniente desde el punto de vista de reforzar el apoyo popular en casa, pero una invasión real a gran escala podría ser rápidamente contraproducente. Estas maniobras representan más bien una táctica rusa de influencia en sus negociaciones con Estados Unidos, como lo han hecho durante los últimos cinco años. De las tres partes -Washington, Moscú y Kiev-, el gobierno de Kiev es el que menos tiene que decir. Aunque los bombardeos han aumentado a lo largo de las líneas del frente del Donbás, una invasión es muy poco probable en este momento.

Paso del gas

En esta ocasión, un elemento clave del conflicto es la cuestión del tránsito del gas ruso hacia Europa Occidental. El gasoducto Nord Stream 2, recientemente finalizado, puede suministrar gas desde la costa rusa del Báltico directamente a Alemania. Aunque Kiev ha mantenido la línea de que está en guerra con Rusia por la cuestión del separatismo del Donbás, el gas ruso nunca ha dejado de transitar por Ucrania hacia Occidente, incluso cuando Ucrania ha empezado a comprar el mismo gas ruso a través de terceros países de la UE (¡a precios de la UE!). A lo largo de la última década, Rusia ha tratado de eludir a los llamados “países de tránsito” de Ucrania y Bielorrusia utilizando los gasoductos Nord Stream, y el tránsito a través de Ucrania ha disminuido un 25% más en 2021.

El gas ruso -en el que se basó la infraestructura ucraniana construida por la URSS (principalmente a través de la calefacción doméstica y las aplicaciones industriales)- ha sido utilizado como herramienta por el imperialismo ruso para ejercer su control sobre Kiev. El gobierno de Kiev sigue dependiendo de las tarifas de los oleoductos que atraviesan Ucrania para obtener una parte importante de sus ingresos (2.000 millones de dólares en 2020), que le preocupa perder. Con su comprometida posición de “la OTAN por encima de Rusia», el recurso del gobierno ha sido exigir sanciones más fuertes por parte de Estados Unidos y la UE contra Rusia.

La economía planificada de la URSS estableció una infraestructura que permitió que los recursos de Rusia y del Donbás se conectaran tanto con la industria ucraniana como con la población en general. En el capitalismo actual, sin embargo, la división del mundo en Estados-nación competidores significa que los beneficios de los capitalistas rusos, ucranianos e internacionales se sitúan por encima de las necesidades de desarrollo económico a largo plazo y del bienestar de los trabajadores. La oligarquía ucraniana ha puesto la economía aún más a merced de los depredadores imperialistas, lo que ha hecho que la población pague mucho más por necesidades básicas como la calefacción.

La pérdida de confianza en Zelensky, de Ucrania a Washington

El ascenso de Zelensky y del partido “Servidor del Pueblo” fue apoyado inicialmente por el clan Kolomoisky, con sede en Dnipropetrovsk, cuyas participaciones en los medios de comunicación habían apoyado la anterior carrera de Zelensky como estrella del espectáculo. A medida que quedaba claro, por los niveles de las encuestas de 2019, que Zelensky iba camino de ser elegido presidente, la influencia del Departamento de Estado de EE.UU. sobre Zelensky y su partido creció. Esto fue en detrimento del anterior apoyo de Estados Unidos a Petro Poroshenko y a su Administración, cuya corrupción y vacilante popularidad lo convirtieron en un candidato menos viable para representar de forma estable los intereses del capital estadounidense en Ucrania.

Cuando Zelensky y el partido “Servidor del Pueblo” fueron elegidos, contaron con el apoyo de Washington. Pero los intereses de este último -que consistían en abrir el mercado ucraniano al capital estadounidense- entraban cada vez más en conflicto con los intereses internos del clan Kolomoisky, que consistían en proteger su parte del botín. Al acercarse a Occidente, Zelensky adoptó la política nacionalista de Poroshenko, a pesar de que había ganado las elecciones por oponerse a ella. Se hizo un acercamiento continuo a los nacionalistas de derecha en el ejército y en la Administración, y se continuó con la guerra civil en Donbas. Aunque esto le ha hecho ganar algunos partidarios en el bando de Poroshenko, el resultado principal ha sido sembrar la desilusión entre sus propios partidarios.

Podemos ver que es un mito la idea de que el partido “Servidor del Pueblo” llenaría el Parlamento ucraniano con “gente de fuera», no contaminada por los antiguos regímenes corruptos. En la práctica, reciclar caras nuevas en el mismo sistema al que supuestamente van a sustituir no tiene sentido. Los incentivos de la democracia capitalista también significan que entre estas “caras nuevas” predominarán los trepadores sociales sin escrúpulos. Y esto se ha reflejado precisamente en los escándalos en torno al gobierno de Zelensky, y sobre todo en torno al propio presidente.

A pesar de las “advertencias a Rusia” emitidas por el gobierno de Biden en 2021, hubo claros indicios de que el apoyo de Washington al gobierno de Zelensky ha disminuido. Al final, al igual que con Poroshenko, la incompetencia y los escándalos que rodean al gobierno hacen que Washington ya no vea al régimen como capaz de defender sus intereses a largo plazo. No es casualidad que la corrupción del “servidor del pueblo” se haya convertido en un tema habitual para los distintos portavoces de Washington.

El recurso del gobierno de Zelensky ha sido exigir sanciones relacionadas con el gasoducto Nord Stream 2. En lo que podría pasar por una escena de una de sus antiguas comedias, Zelensky está decidido a oponerse a la amenaza rusa en Ucrania mientras insiste en que su gas siga fluyendo por el país. Mientras que a Estados Unidos no le interesan los gasoductos del norte, a su aliado Alemania sí. La economía alemana depende de un suministro constante de gas ruso y, a pesar de su alianza con Estados Unidos, un sector decisivo de la clase dominante alemana no apoya claramente una línea tan hostil con Rusia. Al contrario, dependen de Rusia para el gas, e incluso obtienen importantes beneficios revendiendo el gas ruso a sus vecinos. Esto se reflejó tanto en la posición del gobierno de Merkel, como en la del mayor partido del nuevo gobierno, el SPD. Este partido, que normalmente se inclina más hacia los intereses de Washington, ha invertido recientemente su escepticismo hacia Nord Stream 2, aunque el proyecto sigue enfrentándose a la oposición de los Verdes, que controlan el Ministerio de Asuntos Exteriores.

El partido “Servidor del Pueblo” y Zelensky siguen liderando las encuestas de cara a las elecciones previstas para 2024. Sin embargo, el partido se ha visto envuelto en un escándalo. El antiguo número dos de Zelensky, Dmytro Razumkov, ha liderado una escisión de un par de docenas de diputados. Los antiguos miembros del Partido de las Regiones en el Bloque de la Oposición se sitúan regularmente en segundo y tercer lugar. Representan los intereses de la oligarquía del sur del país y del Donbás, que en general está a favor de estrechar los lazos económicos con Rusia. Dado que sus anteriores bastiones eran las regiones separatistas (aunque ciertamente han perdido credibilidad allí), esto constituye otro incentivo para que el gobierno de Zelensky se oponga a cualquier acuerdo de autonomía y amnistía en estas regiones, en caso de que volvieran al redil de Ucrania.

El regreso de la lucha de clases a Ucrania

El periodo que precedió a los confinamientos por el COVID-19 estuvo marcado por un aumento de la lucha de clases en Ucrania, con manifestaciones en particular en relación con los salarios y contra las subidas de las tarifas de los servicios públicos. Si bien la pandemia del COVID-19 frenó esta lucha, hay indicios de que está reapareciendo. Las condiciones de vida siguen empeorando y los precios de los productos de primera necesidad siguen subiendo. Mientras el gobierno de Kiev alaba el heroísmo de los manifestantes de Kazajistán, en su país se dan las mismas condiciones que llevaron a esas protestas. Un movimiento de protesta ucraniano masivo para exigir de forma concreta mejores condiciones de vida supondría un enorme paso adelante respecto a las demandas de Euromaidan de acuerdos de libre comercio con la UE. Los trabajadores ucranianos necesitan desgarrar la niebla del nacionalismo y afirmar su propia posición independiente de clase.

Leave A Reply

Your email address will not be published.