La campaña electoral ha terminado y en poco tiempo se elegirá al nuevo presidente del país, la izquierda tiene en sus manos la oportunidad histórica de establecer el primer gobierno del FMLN en la historia del país. La derecha continúa con su tradición histórica de tratar de imponerse en el gobierno y no reconocer su derrota. La historia de El Salvador está llena de golpes de Estado y fraudes electorales, la burguesía quiere recurrir a esta segunda opción como lo hizo en las elecciones de 1972 y 1977 en la época de los gobiernos militares que no querían permitir que la Unión Nacional Opositora (UNO) se hiciera cargo del gobierno.


La campaña electoral ha terminado y en poco tiempo se elegirá al nuevo presidente del país, la izquierda tiene en sus manos la oportunidad histórica de establecer el primer gobierno del FMLN en la historia del país. La derecha continúa con su tradición histórica de tratar de imponerse en el gobierno y no reconocer su derrota. La historia de El Salvador está llena de golpes de Estado y fraudes electorales, la burguesía quiere recurrir a esta segunda opción como lo hizo en las elecciones de 1972 y 1977 en la época de los gobiernos militares que no querían permitir que la Unión Nacional Opositora (UNO) se hiciera cargo del gobierno.

Mauricio Funes y Sánchez Cerén en sus últimos actos de campaña denunciaron la posibilidad de fraude; en seguida la derecha se les fue encima diciendo que no hay posibilidad alguna de que eso ocurra. Se argumenta que el FMLN no reconocerá una eventual derrota y que llamará a acciones violentas. La realidad es que la burguesía sabe que esto es más que una simple elección presidencial, hay una evidente polarización social y las elecciones solo son el escenario actual para la lucha de clases, se están preparando ante posibles protestas de las masas.

 La campaña de miedo

“La Comisión de Derechos Humanos de El Salvador (CDHES) denunció que algunos medios de comunicación son utilizados hoy para generar un nivel de polarización y favorecer al candidato del gobierno en las elecciones del próximo domingo(…) La CDHES hizo referencia a un informe de monitoreo de la misión de la Unión Europea, el cual resume que la información publicada contra el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) fue tres veces mayor que las de tono neutro o positivo” (Prensa Latina 13 de marzo de 2009).

La campaña de la derecha es tremenda, no solo son los spots de ARENA, Yo No Entrego El Salvador, Fuerza Solidaria, el Gobierno de Saca sino además prácticamente todos los medios de comunicación están haciendo campaña a favor de Ávila en sus noticieros. Incluso los spots del Tribunal Supremo Electoral (TSE), donde llaman a la población a votar, parecen anuncios de ARENA.

Una de las noticias a las que les dieron más realce en estos días fue una supuesta agresión de militantes del FMLN a “pacíficos areneros”. En los medios televisivos pasaban imágenes de simpatizantes del partido en el gobierno sangrando en el hospital. Esto va como anillo al dedo a la campaña de miedo y mentiras donde muestran al FMLN como violento que va a seguir los dictados de Chávez que instaurarán la dictadura comunista y regresaremos a la violencia de los años de guerra.

Se descubrió, y algunos medios lo tuvieron que reconocer, que esa supuesta agresión vino de ARENA. Pero mucho peor es la agresión contra dos simpatizantes del FMLN en Nejapa del cual de manera cómplice ha guardado silencio la prensa burguesa nacional aun cuando ha sido denunciado por el vocero del FMLN Sigfrido Reyes. Los dos jóvenes, que formaban parte de la estructura de defensa del voto, traían banderas del partido y fueron asesinados. “Un grupo de desconocidos se les acercó y, sin mediar palabras, los agredió con armas de fuego de grueso calibre. Los jóvenes hermanos, ambos panaderos de oficio, murieron al instante como consecuencia de las heridas sufridas, en tanto que la policía local logró la captura de uno de los agresores” (Prensa Latina, 12 de marzo de 2009). Esta es la doble moral de la burguesía que muestra quienes son los verdaderos violentos y agresores.

Solo en los dos primeros meses del año ha habido 689 homicidios, esta es la herencia de “paz” que nos deja Antonio Saca. Vivimos en una sociedad inmersa en la violencia. No queremos más muertes pero la única forma de evitar más violencia es que las masas oprimidas emprendan una lucha feroz contra la burguesía y su partido ARENA y les arrebatemos el aparato del gobierno, construyendo un estado acorde a nuestras necesidades.

Alguien dirá que ellos cuentan con las fuerzas represivas y nosotros respondemos que los militares y policías están sufriendo también la crisis económica y si la clase obrera junto a los demás oprimidos del campo y la ciudad se unifican y combaten a los capitalistas y hacen llamados claros a las bases del ejercito y la policía, estas se podrán unir a la lucha por la transformación de la sociedad. Un ejemplo claro de lo que puede ocurrir con una lucha unificada de los trabajadores contra una eventual imposición de ARENA es la revuelta en Madagascar donde se quiso usar al ejército para reprimir las fuertes protestas de las masas contra la crisis y los militares se negaron a reprimir a sus propios hermanos y padres.

 ¿No hay posibilidad de fraude?

Walter Araujo, presidente del TSE, criticó a Funes y Cerén por decir sin pruebas que pueda haber fraude y negó categóricamente esa posibilidad. Dijo que había un padrón electoral confiable y mecanismos que impedían que eso ocurriera. En un programa en TV en el canal 21, el 12 de marzo, explicaba la confiabilidad del sistema electoral salvadoreño cuando el entrevistador mostró a una persona que con dos nombres tenía dos Documentos Únicos de Identidad (DUI). El teatro se calló, Walter Araujo no pudo comprobar la fiabilidad del sistema electoral y al final reconoció que la OEA daba una confiabilidad de un 94.5% del padrón (Colatino, 13 de marzo de 2009). Esto en cualquier otra democracia del planeta sería un escándalo. Si se dice que es una contienda cerrada 5.5% del padrón es una cifra enorme. Para hacer un análisis comparativo, el FMLN en las fraudulentas elecciones de enero de diputados obtuvo 90,830 votos de ventaja sobre ARENA, 5.5% del padrón que equivalen a 230 mil votos dan un buen margen de maniobra a la derecha para hacer un escandaloso fraude.

Este solo dato es más que suficiente para mostrar las debilidades del proceso electoral salvadoreño y la posibilidad real de fraude. Hay muchas irregularidades más que podríamos señalar como el que se haya repartido miles de volantes atacando a Funes en municipios como Santa Ana y San Miguel desde aviones cuando ya se había terminado la campaña electoral. Sabemos que la derecha esta preparando toda una justificación legal para demostrar que ARENA ganará sin truquear las elecciones, pero el desprestigio no solo se da en sus partidos sino también en sus instituciones a las que cada vez menos gente les cree. La burguesía intenta un fraude con amplio margen porque si fuese pequeño la gente no se creerá el resultado y aun con un amplio margen habrá serias dudas.

 El Salvador y EEUU

Dada la dependencia parasitaria que ha generado el capitalismo salvadoreño con respecto al imperialismo norteamericano, la relación con EEUU se convierte en un punto esencial. ARENA ha desarrollado su campaña electoral anticomunista en que si gana el FMLN se romperán relaciones con EEUU, no habrá inversiones y se irán las remesas. Con esta campaña los halcones salvadoreños dan mensajes claros a Obama para que no deje de apoyar a los gobiernos de ARENA en el país y no se le ocurra coquetear con los exguerrilleros.

Esto tuvo eco y congresistas de EEEUU llamaron a los salvadoreños a no votar por el FMLN y 46 parlamentarios republicanos dijeron a Hillary Clinton, Secretaria de Estado, que si ganaba el FMLN había “potenciales amenazas hacia nuestros intereses de seguridad nacional”. Esta injerencia de los políticos más conservadores de EEUU en la política nacional fue aplaudida por la prensa burguesa, principalmente por periódicos como El Diario de Hoy. Muestra los temores de los imperialistas que ya tienen bastantes dolores de cabeza con Hugo Chávez que ha demostrado ser un presidente antiimperialista valiente que busca el beneficio del pueblo y que los acontecimientos lo obligaron a girar a la izquierda aun cuando en un inicio no se declarara socialista.

La posición oficial del gobierno de EEUU decía que no “respalda a ninguno de los candidatos o partidos en la contienda presidencial salvadoreña" y que "El gobierno de los Estados Unidos está dispuesto a trabajar con el ganador de la elección del 15 de marzo".

Obama no es ningún socialista, no es ningún revolucionario, no es siquiera un tipo de izquierda, seria una locura forzar una ruptura con EEUU pero aun así se debe mantener una posición de principios con respecto a su gobierno, el FMLN debe mirar a Barack Obama con una posición de clase. Él ahora cuenta con una amplia popularidad que no será eterna, será incapaz de resolver la crisis y, aun cuando es un tipo más inteligente que Bush, sus políticas están dictadas por los intereses del imperialismo que significarán en el actual periodo una política anti laboral y anti migratoria más dura para los trabajadores latinos en EEUU. Independientemente quien quede en el gobierno las remesas y las inversiones caerán en El Salvador debido a la profundidad de la crisis en EEUU.

Funes y el FMLN en vez de jugar con la imagen de Obama deberían explicar la bancarrota del sistema capitalista, el callejón sin salida al que nos ha metido y la necesidad de un cambio radical que rompa con el actual sistema capitalista que ha demostrado su fracaso. Bajo una economía planificada, basada en industrias estatizadas bajo control obrero, se podría reconstruir el país e ir dando solución a cada uno de los problemas de las masas.

 

¿Quién dijo miedo?

Los temores de la burguesía los podemos ver demostrados en el enorme operativo que están montando para las elecciones. Desplegarán 18 mil policías y 2 mil militares, algo que es poco común después de que en los acuerdos de paz se limitaran las tareas del ejército.  El Estado sabe que si hay fraude habrá protestas y apuestan a intimidar y si fuese necesario a reprimir. En el municipio de Cabañas en las elecciones de enero se dieron protestas e incluso se llegaron a suspender temporalmente las elecciones. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha anunciado en cadena nacional diez medidas para ordenar las elecciones donde dicen: “El TSE también advierte que la PNC tiene orden de detener a cualquier persona, incluso miembros de Junta Receptora de Votos (JRV), que intenten suspender o interrumpir la votación en algún municipio. Con esto quieren evitar que se repita lo sucedido en enero en el municipio de San Isidro”.

Por si quedan dudas, en esa misma declaración poco antes se señaló de manera clara: “’A cualquier bochinchero le va a caer a palos la Policía y los va a meter presos. El que empiece a tratar de hacer un desorden la respuesta del Estado va a ser enérgica, clara y fuerte’, dijo el magistrado de ARENA y presidente del TSE, Walter Araujo” (La Prensa Grafica, 13 de marzo de 2009).

Funes ha declarado que no necesitamos violencia y llamó a no responder a las agresiones. Muy seguramente Funes sinceramente no quiere violencia pero la burguesía se esta organizando y ha habido agresiones fuertes hacia los simpatizantes del frente, incluso asesinatos. Las elecciones solo son el vehículo que esta expresando las contradicciones de clase y la polarización social, los amplios sectores de la burguesía se están organizando para impedir el gane del FMLN o boicotearlo desde el primer momento y no dudarán en usar cualquier tipo de métodos para defender sus intereses. La forma de evitar violencia es desarmar a los violentos de ARENA, esto se consigue con una lucha decidida y una política de clase donde no se le den concesiones a la burguesía para ganar así a la inmensa mayoría de las masas. No tenemos dudas de que el pueblo salvadoreño se movilizará si hay un fraude, la pregunta es si estas luchas se darán de manera unificada o con luchas aisladas. Dependerá de si la dirección del FMLN se pone al frente y establece un serio plan de lucha.

Estamos de acuerdo en que este 15 de marzo debemos ir a votar para ganar con amplio margen, estar pendientes para detener cualquier irregularidad e impedir a los votantes externos que participen en la elección (como fue el caso de camiones enteros de centroamericanos que vinieron a votar en las elecciones pasadas) y así impedir a la derecha concretar el fraude.

En caso que se concrete Funes y el FMLN tendrían que tener un plan de lucha para defender la democracia y el voto popular, que debe implicar fuertes movilizaciones y si es necesario una huelga general que no es ninguna acción violenta, simplemente una demostración de que nada se mueve en esta sociedad sin el amable permiso de la clase obrera. Una huelga general, aunque solo sea de 24 horas, mostrará nuestra fuerza, desorganizará a la derecha y les asestará duros golpes que los pueden hacer retroceder. Si ARENA concreta el fraude la burguesía no dará un paso atrás fácilmente, solo viendo que pueden perderlo todo estarán dispuestos a ceder el gobierno.

Llamamos a la clase trabajadora a ir a votar este 15 de marzo y defender enérgicamente el voto popular. Cuando el pueblo salvadoreño se une y da una lucha revolucionaria no hay fuerza sobre la tierra capaz de contenerlo.

13 de marzo de 2009

Deja un comentario

Check Also

No más violencia contra la mujer en El Salvador

“Hombres y mujeres somos iguales, ¿por qué tiene que haber un Día Internacional de la Elim…