23 abril, 2015

Sobre el texto: «El Papel del Trabajo en La Transformación del Mono en Hombre» (F. Engels, 1876)

El trabajo, además de ser la fuente de toda riqueza, ha sido una condición básica en el desarrollo de la especie humana y es hoy en día, la condición básica para el desarrollo del hombre en sociedad y de la sociedad misma.

En el periodo evolutivo del ser humano, Darwin plantea: que los monos antropomorfos son unos de los antecesores del hombre, estos caminaban arcados y tenia bello en todo su cuerpo.

El trabajo, además de ser la fuente de toda riqueza, ha sido una condición básica en el desarrollo de la especie humana y es hoy en día, la condición básica para el desarrollo del hombre en sociedad y de la sociedad misma.

En el periodo evolutivo del ser humano, Darwin plantea: que los monos antropomorfos son unos de los antecesores del hombre, estos caminaban arcados y tenia bello en todo su cuerpo.

Estos monos antropomorfos se agrupan en manadas – entiendo que el hombre desde sus remotos tiempos ha sido un animal social- y eran nómadas y durante todo el proceso evolutivo lo fueron, al final del proceso, se convierten en sedentarios. En el proceso evolutivo las manos y los pies, es decir las extremidades, tienen un desarrollo repercusivo en la evolución de los organismos del cuerpo, esto relativo a que existe “una correlación del crecimiento” según Darwin, es decir que un cambio en un elemento repercute en otro que está conectado con el anterior y con varios más. Lo que en la dialéctica seria una interacción universal de un fenómeno con otros recíprocamente.

Ahora bien, ¿Cómo influye el trabajo en este periodo de transición?, precisamente partiendo de que el trabajo genera la evolución del hombre, siendo esta un producto del mismo, vemos que influye en muchos aspectos que se analizan a continuación:

En la adaptación

La evolución de las extremidades se da en base a la necesidad por adaptarse al medio, las funciones del humano se modifican conforme a las nuevas necesidades, por ejemplo, que su forma erecta se debe a tomar alimentos de los arboles, entiéndase que para este proceso tuvieron que pasar millones de años. Evolución que es producto del trabajo tomando en cuenta que la perfección del cuerpo humano ha pasado por un proceso complejo en el que la creación de herramientas y medios para satisfacer sus nuevas necesidades ha modificado su forma para la adaptación del nuevo medio. Esta adaptación al medio es un paso decisivo en la transición del mono al hombre. La adaptación es el contexto en el que se desglosan los demás aspectos en el que el trabajo influye de manera decisiva en el periodo transitorio del mono al hombre.

En el dominio de la naturaleza

El trabajo como constante evolutiva, creo las herramientas para sobrevivir a la naturaleza y los medios para que el hombre primitivo pudiese dominarla, desde la sustracción de frutos, la caza y pesca hasta la agricultura, respondiendo siempre a las nuevas necesidades que se creaban según el avance del proceso evolutivo, es decir el trabajo del hombre primitivo modifico la naturaleza y la domino para satisfacer sus necesidades.

La cuestión del dominio de la naturaleza por el hombre, tiene sus aspectos secundarios del porque los animales no desarrollaron esa facultad, y es porque los animales interrumpen inconscientemente el proceso de la naturaleza en algunos territorios determinados, los animales extraían lo que necesitaban de la naturaleza y abonaban a ella los medios para su desarrollo. El hombre es capaz de dominar a la naturaleza y modificarla para obligarla a servirle, pero siempre respetando, no extrayendo más de lo necesario creando en el hombre primitivo una cierta “humanización”.

En el lenguaje

En el proceso del dominio de la naturaleza, el hombre primitivo se vio en la necesidad de comunicarse para organizarse mejor en el trabajo de sobrevivencia a la naturaleza, al forzar su órganos para intentar reproducir sonidos mediante largos años sus órganos evolucionaron de manera tal que crearon la laringe que les dio la facultad que deseaban, y comenzaron a comunicarse unos con otros y a entenderse mejor satisfaciendo sus necesidades de una forma más completa, siempre mediante el trabajo.

En la alimentación

La necesidad de alimentarse, llevo a los hombre primitivos a trabajar en la sustracción de frutos de la naturaleza, a la caza y la pesca, para lo cual creo herramientas y medios, es decir instrumentos que le facilitaba esta labor y territorios donde se pudiese realizar esta labor, la dieta de frutas y carne causo efecto en el desarrollo de todo el cuerpo en sus exterior e interior.

En los territorios

Entiéndase que los hombres primitivos eran nómadas, es decir, migraban de un lugar a otro sin tener medio establecido, los cambios de climas que sufrían crearon la necesidad de adaptarse a ellos por medio de herramientas que les daban esa capacidad, tomando en cuenta que varias manadas luchaban por la conquista del nuevo territorio de abundancia alimenticia.

En el pensamiento

Al desarrollarse el cuerpo exterior, se desarrollo el cuerpo interior, como ya dijimos, el cerebro se desarrollo conforme a la adaptación del medio, porque el hombre comenzó a comprender que lo que hacía dependía de una necesidad que había que satisfacer para estar estables todos los de la manada. Así el cerebro produjo el pensamiento, producto del trabajo en la evolución. El pensamiento se fue perfeccionando hasta nuestros días pero también se fue tergiversando creando reflejos fantásticos de la vida como la religión, entre otros.

Este desarrollo del hombre trae consigo el desarrollo de su manada, al establecerse en un lugar determinado el hombre se ve en la necesidad de seguir dominando la naturaleza para la satisfacción de sus necesidades, en este proceso influye el desarrollo acelerado del pensamiento para crear medios capaces de dominar el trabajo para obligar a manos ajenas a trabajar para otros, aquí en las denominadas tribus se comienza a ver el germen de sociedad y estratificación social.

El acelerado desarrollo del pensamiento creo la capacidad de explicar los actos humanos en el pensamiento en lugar de explicarlos desde su necesidad que produce su acción, desde este análisis observamos como el dominio de la naturaleza por el hombre hoy en día, causa consecuencias terribles que no son previstas y si lo no les toman importancia. Es decir, que aun siendo el humano capaz de vivir en paz con la naturaleza por controlar las fuentes de vida de esta, explota sus recursos naturales sin impórtale las consecuencias de sus actos.

Analizamos como en el proceso evolutivo o periodo de transición del mono al hombre podemos observar el cumplimiento preciso de las leyes dialécticas mediante el trabajo, leyes que dan las pautas para un mejor razonamiento de los fenómenos actuales de la raza humana.

En el sistema capitalista imperante en la actualidad observamos a diario como el trabajo es el medio de su riqueza y producto del trabajador para crear dicha riqueza. El trabajo sigue siendo la constante para el desarrollo del hombre en la sociedad y de la sociedad misma. En nuestro modo de producción actual la consecuencia de los actos de extracción de la riqueza no tienen importancia solo es importante el resultado inmediato que produce la riqueza del capitalista, por ejemplo, la necesidad de sobrevivir en este régimen, obliga a la clase obrera a servir a empresas explotadoras de recursos naturales que no miden sus impactos ambientales, ya que solo les interesa el resultado inmediato, que es su ganancia y no las malas consecuencias que esta produzca en la naturaleza y en el trabajador mismo, y no se dan cuenta como hace mención Engels que :“la naturaleza toma su venganza”, así también el trabajador la tomara.