20 junio, 2015

Sobre el régimen de explotación en los colegios privados

"No hay duda de que una sociedad socialista necesitará médicos, enfermeras, y profesores, y cuántos más mejor. Los profesores puede que no produzcan directamente mercancías para el consumo, pero ayudan a formar y educar a la nueva generación de trabajadores, que, sobre todo en la nueva era de la tecnología, requieren cada vez habilidades nuevas y más complejas." Alan Woods, Reformismo o Revolución.

"No hay duda de que una sociedad socialista necesitará médicos, enfermeras, y profesores, y cuántos más mejor. Los profesores puede que no produzcan directamente mercancías para el consumo, pero ayudan a formar y educar a la nueva generación de trabajadores, que, sobre todo en la nueva era de la tecnología, requieren cada vez habilidades nuevas y más complejas." Alan Woods, Reformismo o Revolución.

La educación no puede ser vista como algo separado del total de la estructura  del Estado, ya que forma una de sus partes, y es una herramienta de sometimiento tanto intelectual como material de la sociedad, los maestros y la escuela forman parte de ese andamio del Estado, destinado a objetivos definidos claramente, por un lado, proporcionar los conocimientos básicos necesarios para que el individuo, le sea útil a la clase dominante en su cadena productiva, y por el otro mantenerlo en los límites de la servidumbre y evitar que por medio del conocimiento lleguen a posturas revolucionaras. Ésta a su vez puede ser un canal liberador de la humanidad pero nunca la panacea a los problemas fundamentales de la sociedad capitalista.

Los maestros, considerados como esa capa de trabajadores aristócratas es decir que están por encima de las condiciones de los trabajadores en general debido a que no están directamente involucrados en la producción, han visto como en los últimos años sus niveles de vida empeoran paso a paso, a tal grado que dentro de los grandes contrastes del sistema se encuentra, que incluso en algunos casos los trabajadores no cualificados obtienen un mejor ingreso que la media de maestros aglutinados en el sector privado, ¿absurdo? Claro dentro del sistema de economía de mercado cualquier absurdo es posible.

En el último periodo el aumento del desempleo ha hecho incrementar la demanda y por consiguiente la oferta es menos, los salarios ofrecidos a los que decidieron ser parte de la capa de formadores o facilitadores como les llaman hoy en día, pasa de lo risible a lo trágico, recibiendo ofertas que van  desde  $100.00 a $200.00 por mes. A muchos no les queda otra alternativa que aceptar los míseros salarios ofrecidos y trabajar doble turno o incluso tres o cuatro a manera de mantener un ingreso suficiente para ellos y sus familias. Esto produce un desgaste físico e intelectual que tiene sus repercusiones en la calidad de enseñanza ofrecida a los estudiantes en los subsiguientes turnos, lo cual se refleja en un poco o nulo aprendizaje que viene a consolidar los vicios por años mantenidos en el sistema educativo en general.

El negocio de la educación privada ha sido muy rentable desde sus inicios, el argumento de los precursores de tal rubro es que el Estado, como lo conocemos es incapaz de ofrecer servicios de calidad en el área educativa y por consiguiente de responder a su deber de proveer a los miembros de la sociedad de su derecho a una educación que esté a la altura de las exigencias de otros rubros como el comercio y la industria dominados también por la empresa privada.

Para muestra un botón, una institución X en el municipio de Apopa, ofrece servicios educativos a nivel de bachillerato,  cuenta con una población aproximada de 850 estudiantes, y una planta docente de 25 maestros, de los cuales la mayoría cubre ambos turnos (mañana y tarde), la mensualidad cobrada a los estudiantes es de $45.00, recaudando un aproximado de $38,250.00 por mes, durante los doce meses del año. Si a esto le añadimos que reciben del MINED $8,000 en concepto de pago mensual por el alquiler de parte de sus instalaciones para atender los niveles de educación básica, estamos hablando de un ingreso acercándose casi al medio millón de dólares anuales.  Para estas damas y caballeros que no realizan ningún papel productivo en la sociedad y que viven bien a expensas del cobro por un servicio que debería ser un derecho y por el abuso y explotación de sus trabajadores y docentes. Y si hacemos una evaluación por sencilla que sea encontraremos, enormes fallos en la calidad educativa, en conclusión podemos decir que la administración privada es una falsedad y que lo único que interesa es el beneficio monetario. 

En este mes en que se reconoce la labor de los trabajadores de la educación reafirmamos nuestra denuncia contra el abuso que reciben en las instituciones privadas y exigimos la nacionalización de éstas, bajo control del Estado y que éste al mismo tiempo sea controlado por los trabajadores; por el aumento en  la inversión en  educación del 7% del PIB, por la masificación de la escolarización y dignificación del sector docente.