4 diciembre, 2014

Russell Brand – ¡Revolución! Pero, ¿cómo?

Cuando Russell Brand estaba viviendo una vida con un alto grado de consumo de drogas y de fiestas hace apenas unos años, los moralistas en los medios de comunicación y el gobierno tenían  relativamente poco que decir sobre él. Ahora que ha escrito un libro llamando a la revolución anti-capitalista,  los críticos burgueses  se están alineando para insultar, patrocinar y demonizan a Brand por atreverse a exigir una alternativa al sistema actual. Esto dice mucho sobre la idea de la Clase Dirigente de lo que debe hacer una celebridad para que sea  un  buen modelo a seguir.

Cuando Russell Brand estaba viviendo una vida con un alto grado de consumo de drogas y de fiestas hace apenas unos años, los moralistas en los medios de comunicación y el gobierno tenían  relativamente poco que decir sobre él. Ahora que ha escrito un libro llamando a la revolución anti-capitalista,  los críticos burgueses  se están alineando para insultar, patrocinar y demonizan a Brand por atreverse a exigir una alternativa al sistema actual. Esto dice mucho sobre la idea de la Clase Dirigente de lo que debe hacer una celebridad para que sea  un  buen modelo a seguir.

Necesitamos una revolución

 

El libro de Revolución de Brand es muy bienvenido, ya que llama abiertamente a una transformación fundamental de la sociedad. Él es explícito y efectivo en sus ataques a la idea de que podemos reformar el actual sistema de forma gradual, señalando que la desigualdad, la crisis y los problemas sociales son una parte inherente de un sistema basado en el lucro y la explotación. Explica que hay que derrocar al capitalismo por completo y reemplazarlo con algo más.

 

En este sentido, el libro de Brand es un paso adelante de las contribuciones de gente como Thomas Piketty que, como Brand señala,  se llama a sí mismo un partidario del capitalismo y cuyo objetivo es sólo hacer que el sistema funcione un poco mejor. Brand señala que los ataques más violentos contra Piketty por la clase dominante simplemente por sugerir ligeros cambios en el sistema son la evidencia de que el capitalismo no puede ser reformado. Se requiere una revolución si queremos algo diferente a la desigualdad y la austeridad. Aunque no es muy desarrollada, la idea de Brand de lo que va a reemplazar al capitalismo se parece mucho a un sistema socialista en la que los medios de producción son propiedad de la clase trabajadora y gestionados democráticamente.

 

Brand tiene una clara habilidad para conectar con el estado de ánimo, que siente mucha gente hoy en día, de la ira, la privación de derechos y un deseo de cambio. En el libro él explica que  no vota porque todos los políticos son iguales y que desconfía por completo de  las grandes empresas debido a su priorización de las ganancias por encima de todo lo demás. El autor analiza el impacto de estas cosas en la salud de las personas, el medio ambiente y los movimientos sociales de una manera que tiene eco con la gente común.

 

¿Cómo es un cambio revolucionario?

 

El libro es fuerte en sus argumentos a favor de la revolución y de una sociedad basada en la democratización de la economía y la producción para la necesidad no el  lucro, pero su debilidad reside en sus ideas acerca de cómo se puede lograr esta revolución. De hecho, la naturaleza de esta debilidad se resume en la sola  portada del libro que es simplemente una imagen de la cara de Brand- que refleja el mensaje de que la revolución tendrá una forma individualista.

 

Brand dice que el éxito de la revolución depende de la creencia en Dios, y tomará la forma de revolucionar nuestra propia conciencia. En resumen, todo lo que tenemos que hacer es cambiar la manera en que pensamos, retirar nuestro consentimiento sobre el capitalismo y la revolución simplemente sucederá. En consonancia con esto, el autor concuerda  con la aprobación de la interpretación de  Copenhague sobre la física cuántica que sostiene que sólo mediante la observación del mundo lo hacemos real; y cita un estudio que sugiere que las tasas de delincuencia pueden reducirse a través de la meditación.

 

De hecho, la filosofía del materialismo, que sostiene que existe un mundo real y los procesos reales que existen en sí mismos, es rechazada explícitamente por Brand y critica al marxismo de "colocar la economía en el centro del socialismo".

 

Esto es problemático porque la ciencia natural y nuestras interacciones con el mundo sugieren que las cosas y los procesos existen como verdaderas cosas independientemente de lo que nosotros pensemos. Existe la economía capitalista, no porque lo  hayamos soñado en nuestras propias mentes, sino porque hay un proceso definido de producción e intercambio que tiene lugar en el mundo. Una comprensión de cómo funciona esta economía y el resto de los procesos de la sociedad es la clave para cambiarlas. Esto es lo que da a los marxistas una comprensión de la lucha de clases como motor de la historia. Afirmar que estos procesos no existen realmente no nos ayuda a entender o cambiar nada.

 

Las condiciones crean la  conciencia

 

El individualismo defendido por Brand le impide captar una clara definición de la clase, y de hecho le lleva a la conclusión de que todos, incluyendo a los súper ricos, se beneficiarán de una revolución y que todo lo que tenemos que hacer es convencerlos de esto para que suceda. Él no reconoce que los pensamientos y las ideas son, en general, un producto de las circunstancias materiales y  por lo tanto es poco probable que los súper ricos lleguen a un acuerdo para una sociedad igualitaria, socialista. Sus circunstancias materiales de riqueza, en la mayoría de los casos, superará todos los argumentos racionales o lógicos para la igualdad. Esto es por qué es necesaria la lucha de clases.

 

Brand dice que la revolución debemos tomar como modelo para  nosotros mismos es la revolución española de 1930. Esto es lamentable, porque esa revolución terminó en derrota y en el surgimiento de la dictadura fascista de Franco. La razón de su derrota fue en gran parte gracias al hecho de que los anarquistas, que se inclinaban hacia el individualismo y lejos del materialismo, se encontraban en posiciones de liderazgo durante esa revolución y eran, por tanto, incapaces de comprender las fuerzas en el trabajo y las tareas que debían llevarse a cabo.

 

¿Qué camino tomar hacia el cambio revolucionario?

 

En general podemos decir que la rabia alucinante que el libro  Revolución ha provocado  en la burguesía es prueba suficiente de que el anti-capitalismo abierto de Brand y el llamado a la revolución está resonando en una capa de personas radicalizadas, especialmente en los jóvenes hoy en día, en Gran Bretaña. En ese sentido, este libro es muy valioso.

También es valioso como una contribución a un debate acerca de lo que cómo sería una revolución y cómo se puede lograr. Brand rechaza el materialismo y el marxismo en favor del espiritualismo  y del anarquismo – esta es la debilidad del libro. Sin embargo recientemente se anunció que, entre otras cosas, que actualmente está leyendo la Historia de la Revolución Rusa de Trotsky, después de lo cual tal vez reconsidere el valor del marxismo como el conjunto único verdaderamente revolucionario de las ideas.