22 abril, 2016

Respuesta al periódico “El Mundo” sobre la nota publicada respecto a nuestro artículo “Ortiz, los ‘Panamá Paper’ y las tareas de la izquierda en El Salvador”

Recientemente se nos ha citado en las páginas del periódico burgués “El Mundo” respecto a nuestras críticas hacia al FMLN. Hablamos del artículo del 14 de Abril titulado “BPJ del FMLN lanza fuerte crítica a Ortiz y a Sigfrido Reyes” dicho artículo citaba fragmentos de nuestra publicación del 10 de abril titulada “Ortiz, los “Panamá Paper” y las tareas de la izquierda en El Salvador” aclaramos que las intenciones de nuestro escrito no fueron en aras de destruir o atacar a dichos  dirigentes del FMLN mucho menos al partido mismo, por lo contrario nuestro articulo está dirigido a continuar con la construcción y al fortalecimiento de la principal herramienta con la que cuentan actualmente los trabajadores salvadoreños para cambiar su realidad.

Recientemente se nos ha citado en las páginas del periódico burgués “El Mundo” respecto a nuestras críticas hacia al FMLN. Hablamos del artículo del 14 de Abril titulado “BPJ del FMLN lanza fuerte crítica a Ortiz y a Sigfrido Reyes” dicho artículo citaba fragmentos de nuestra publicación del 10 de abril titulada “Ortiz, los “Panamá Paper” y las tareas de la izquierda en El Salvador” aclaramos que las intenciones de nuestro escrito no fueron en aras de destruir o atacar a dichos  dirigentes del FMLN mucho menos al partido mismo, por lo contrario nuestro articulo está dirigido a continuar con la construcción y al fortalecimiento de la principal herramienta con la que cuentan actualmente los trabajadores salvadoreños para cambiar su realidad.

El diario El Mundo se ha hecho acreedor -al igual que toda la principal prensa escrita- de un descrédito total por parte del movimiento obrero, para nadie es un secreto que este pasquín es parte de ese poder hegemónico que procura mantener bajo la alienación capitalista a la mayoría de la población, estos en la mayoría de ocasiones hacen un frente único en contra de las reivindicaciones de los trabajadores y los avances que se puedan tener desde el gobierno central.

Muchas veces desde nuestra web www.bloquepopularjuvenil.org y desde nuestro periódico mensual el Militante BPJ hemos analizado y criticado las condiciones de explotación de la clase obrera en El Salvador y a nivel internacional. En repetidas ocasiones hemos criticado el enriquecimiento descomunal de la burguesía por medio de la explotación bárbara a la clase obrera, los ataques a las mujeres trabajadoras en la sociedad capitalista,  también hemos criticado las posturas de los funcionarios del Estado burgués, los problemas de la violencia y criminalización juvenil, la falta de empleo y educación para la juventud, sin embargo, en todos estos temas, jamás hemos tenido alguna replica en sus páginas. Entonces, ¿Cuál es la intención de que ahora sí la tengamos? Creemos que las únicas intenciones por parte de este medio en reproducir principalmente nuestras críticas hacia el FMLN tienen la finalidad de crear una situación de confusión en los simpatizantes del partido de izquierda y promover la división en sus bases, desde luego que partiendo de su punto de vista como uno de los tantos voceros de los magnates del país y sus títeres políticos enquistados en el Estado.

Hipócritamente estos periódicos se muestran ante las masas como los paladines defensores de la objetividad y la imparcialidad; sin embargo, lo único que los mueve como fieles comunicadores de la burguesía es el mantenimiento del orden miserable de explotación en manos de sus amos, los ostentosos millonarios locales.      

Reprochamos las intenciones tendenciosas de querer mostrar nuestras críticas como una división o crisis dentro de la izquierda. Nuestra organización BPJ “Voz marxista del FMLN los trabajadores y la juventud” se ha mantenido siempre fiel a la defensa de las ideas del Marxismo revolucionario dentro del FMLN, defendemos la libertad de crítica y autocrítica dentro del partido, tal y como lo dice nuestro artículo, para reafirmarlo citamos el contenido de este donde explicamos el método que debe de desarrollarse en el interior del FMLN: “Máxima libertad en la discusión y máxima unidad en la acción, esta premisa fundamental garantizaría un partido cohesionado con una democracia fundida en hierro” y continuamos “Condenamos enérgicamente este tipo de prácticas en el partido (sobre el involucramiento de ciertos líderes en los Papeles de Panamá), esta situación debe de ser motivo para una amplia discusión desde la base, donde se discuta los papeles y cargos que juegan estos personajes, y las contradicciones que generan con respecto a nuestros objetivos trazados en el congreso pasado.” Nuestra intención jamás ha sido ni será crear una crisis interna en el FMLN, nuestra intención es empujar a la dirección del FMLN hacia la aplicación de un programa revolucionario y socialista, un programa que acabe de raíz con la miseria y la explotación de los trabajadores, un partido que escuche y construya desde su base obrera, que se incline hacia la lucha revolucionaria no solamente en El Salvador si no a nivel internacional, un partido que mantenga la independencia de clase luchando en contra de todas las tendencias burguesas y pequeño burguesas.  

Creemos firmemente en el poder de la clase trabajadora organizada en el FMLN, consideramos al FMLN como el único instrumento por ahora, con la capacidad de poder llevar a cabo una transformación socialista en EL Salvador. Consideramos necesario la democratización al interior del FMLN y pedimos el esclarecimiento de todas las irregularidades surgidas en los últimos días por algunos de nuestros líderes, esto es lo que hace la diferencia entre un verdadero partido revolucionario del resto de agrupaciones políticas, donde se impone la voluntad de unos cuantos por encima de la mayoría, se aplaca todo signo de descontento y se obliga a obedecer ciegamente como acostumbran los partidos de la derecha.

Denunciamos las intenciones políticas del periódico “El Mundo” que ha caído en el más bajo sensacionalismo queriéndonos utilizar como chivos expiatorios. Este tipo de prácticas son típicas de los monopolios de la comunicación. Mientras la burguesía siga manteniendo en sus manos estos monopolios este tipo de situaciones se seguirán reproduciendo, ante esto solo hay un paso: la expropiación de los grandes periódicos y demás medios de comunicación y el inmediato control por parte de organizaciones populares, solo así garantizaremos que la voz de los oprimidos, la voz de la mayoría sea la que en realidad se reproduzca verazmente, mientras se mantenga este monopolio de los medios de comunicación la mentira, la intriga y la ironía seguirán fluyendo en forma de ríos de tinta en las páginas de los periódicos burgueses.

Reiteramos nuestras propuestas vertidas en nuestro artículo:

  1. Democratización del partido, es decir, aplicar el Centralismo Democrático con su premisa fundamental: “Máxima libertad en la discusión, máxima unidad en la acción”.
  2. La convocatoria a una asamblea general para discutir el papel de los dirigentes que están siendo denunciados por anomalías.
  3. Aplicar la consigna de “representante obrero, salario obrero”.  Debe fijarse un salario que permita vivir dignamente, el excedente debe entregarse al partido para la lucha revolucionaria desde el presidente para abajo.
  4. Por un FMLN que sirva como una herramienta proletaria para acabar con la miseria y la explotación