Teoría Marxista - 23 julio, 2018

Reseña sobre el Estado y la Revolución de Lenin

La bibliografía de Vladímir Ilich Uliánov cuyo alias era Lenin, está plagada de grandes obras como: ¿Qué hacer? (1902); Materialismo y empiriocriticismo (1908); Notas críticas sobre la cuestión nacional (1913); El imperialismo, fase superior del capitalismo (1916); Las tareas del proletariado en la presente revolución (Tesis de Abril) (1917); El Estado y la revolución (1917); La enfermedad infantil del «izquierdismo» en el comunismo (1920) y muchas otras obras que versan sobre las acciones, dirección, teorización o visión que debía llevar en general la revolución obrera mundial y más concretamente la histórica Revolución Rusa de Octubre de 1917.

En esta reseña queremos referirnos a uno de los textos más importante de su obra, puesto que en el expone y desarrolla los fundamentos de la teoría marxista sobre el Estado, que además cuenta con la riqueza de escribirse sobre la experiencia práctica y dinámica que empujaba la revolución rusa.

“El Estado y la revolución. La doctrina marxista del Estado y las tareas del proletariado en la revolución” fue escrito por Lenin en la clandestinidad, ya que entre el otoño de 1916 y comienzos de 1917, él se encontraba exiliado; oculto de la persecución del Gobierno Provisional burgués. Fue entre agosto y septiembre de 1917 que escribe esta excepcional obra[1].

Ted Grant en el prólogo a la edición de 2009 nos dice: “la obra que mejor explica la esencia de la teoría marxista del Estado, es El Estado y la revolución de Lenin”[2] por cuanto que el Estado es concebido desde la teoría marxista como resultado de las contradicciones de clases, ya Engels (1844) planteaba “que en la mayor parte de los Estados históricos los derechos concedidos a los ciudadanos se gradúan con arreglo a su fortuna, y con ello se declara expresamente que el Estado es un organismo para proteger a la clase que posee contra la desposeída”[3].

En este sentido la obra de Lenin es una profundización de los postulados de Marx y Engels sobre el Estado y su carácter represor en contra de las clases despojadas de los medios de producción.

Así pues, en el primer capítulo, Lenin, hace una reflexión sobre nuestra “misión” y que no es otra que “restaurar la verdadera doctrina de Marx sobre el Estado”[4].

Algo muy destacable de Lenin es que al escribir, nos dice, no pretende convencer al lector de sus palabras, sino que, por el contrario, hace citas textuales de la obra de Marx y Engels, para que sea el lector quien vaya formando su propio criterio, pero por supuesto que él hace su interpretación.

En el primer capítulo se explica cómo surge el estado y sentencia Lenin: “El Estado es producto y manifestación del carácter irreconciliable de las contradicciones de clase”[5] pero además señala que la actitud frente al Estado descubre a los falsos socialistas, pues la adopción del discurso de concebir al Estado como el espacio de la “conciliación de clases”, que es la concepción opuesta al marxismo usada por la clase burguesa para justificarlo, da muestra de que aquellos no son más que demócratas pequeño burgueses.

Muy significativo es el apartado 4 de este primer capítulo pues señala que, de toda la riqueza teórica expuesta por Engels, sobre la manera en la que el proletariado puede desmontar el estado burgués, los revisionistas y reformistas únicamente abrazan la concepción de que se “extingue de manera paulatina” pretendiendo así justificar su reformismo, lo que equivale a negar la revolución.

En el segundo capítulo se expone la concepción marxista del estado, algo que, denuncia Lenin, los revisionistas, oportunistas y reformistas se esmeran en ocultar, porque muestra a los obreros su objetivo de clase, que no es otro que ser el gobierno del proletariado: “El Estado, es decir, el proletariado organizado como clase dominante”[6], por sobre la burguesía. En este apartado se desarrolla el concepto de la “dictadura del proletariado” que contrario a lo que manejan los medios de derecha, no es una dictadura como la de Pinochet o Franco etc., sino una democracia obrera.

Si el lector desea conocer como concibe a la Democracia y al Estado el marxismo, esta es una obra imprescindible de estudio. Si la clase proletaria, estudiantes y organizaciones sociales populares desean saber cuáles son las acciones a tomar para transformar al represivo estado burgués en una democracia obrera participativa, abierta y revolucionaria esta es una obra de estudio fundamental.

En el capítulo cinco Lenin expone y desglosa los conceptos teóricos y las acciones prácticas que debe llevar el Estado obrero para lograr su extinción, es decir los pasos para el desarrollo de la utopía de la sociedad comunista, lo que por supuesto no es un objetivo fácil y “que para resolverlo de una manera científica sólo se puede operar con datos científicos sólidamente establecidos”[7] es decir que el proceso de superación del capitalismo al socialismo y de este al comunismo, no es por inercia, requiere de un continuo estudio y análisis de la realidad política, económica y social de la continua lucha del proletariado.

Como señalamos al principio, el Estado surge como consecuencia de las contradicciones de clase, entre la clase que tiene los medios de producción y acapara y concentra la riqueza y la clase que no tiene más que su fuerza de trabajo para subsistir. En la medida que esas contradicciones de clases se van diluyendo, en esa medida, se diluye el Estado.

“La libertad de la sociedad capitalista sigue siendo siempre, poco más o menos, lo que era la libertad en las antiguas repúblicas de Grecia: libertad para los esclavistas. En virtud de las condiciones de la explotación capitalista, los esclavos asalariados moderno viven tan agobiados por la penuria y la miseria, que “no están para democracias”, “no están para política”, y en el curso corriente y pacífic ode los acontecimientos, la mayoría de la población queda al margen de toda participación en la vida político-social.” Lenin (1917)[8].

[1]V. I. Lenin, (1917). EL ESTADO Y LA REVOLUCIÓN (2da. Ed. 2009) Fundación Federico Engels. Versión en PDF Pg. 22

[2] Ídem, pg. 5

[3] E. Friedrich, (1844). EL ORIGEN DE LA FAMILIA, LA PROPIEDAD PRIVADA Y EL ESTADO. Versión digital www.marxists.org 2017. Pg.  113

[4]V. I. Lenin, (1917). EL ESTADO Y LA REVOLUCIÓN (2da. Ed. 2009) Fundación Federico Engels. Versión en PDF Pg. 25

[5]V. I. Lenin, (1917). EL ESTADO Y LA REVOLUCIÓN (2da. Ed. 2009) Fundación Federico Engels. Versión en PDF Pg. 26

[6]V. I. Lenin, (1917). EL ESTADO Y LA REVOLUCIÓN (2da. Ed. 2009) Fundación Federico Engels. Versión en PDF Pg. 44

[7]V. I. Lenin, (1917). EL ESTADO Y LA REVOLUCIÓN (2da. Ed. 2009) Fundación Federico Engels. Versión en PDF Pg. 105

[8]V. I. Lenin, (1917). EL ESTADO Y LA REVOLUCIÓN (2da. Ed. 2009) Fundación Federico Engels. Versión en PDF Pg. 106

Deja un comentario