Reforma fiscal revolucionaria para combatir la elusión y la evasión

Desde la llegada de Cristiani al poder hasta el presidente Sánchez Céren, la deuda externa que se ha acumulado es enorme, no obstante, el endeudamiento en los gobiernos del FMLN se llevó de esta manera debido a su política de conciliación de clases lo que le impide impulsar una reforma tributaria que combata la elusión y evasión fiscal.

ARENA es el partido representante de la burguesía y cuando gobernó configuró el Estado para que los que tienen menos paguen más. Es por esta política perniciosa que instauró ARENA, la cual desmanteló la capacidad del Estado para poder recaudar ingresos que permitirían impulsar obras sociales, que el país se encuentra en un colapso macroeconómico.

En el país los hogares más pobres pagan más de 8 veces impuestos que los que más tienen, es por eso que el portal de Transparencia Activa denuncia: “Bajo la actual estructura de ingresos tributarios en El Salvador, los impuestos pagados por los hogares representan el 79.6% del total de los ingresos públicos, mientras que los pagados por las empresas, el 20.4%”.

A lo anterior cabe agregarle que, de América Latina, nuestro país es el que menos impuestos recauda con relación al PIB, teniendo una estructura tributaria que solo logra el 15 % de los ingresos nacionales o lo que representa el PIB. Es esta grave situación la que un posible gobierno de izquierda que llegue a la presidencia debería resolver para no buscar fondos donde no los hay.

No obstante, cabe señalar que 20 años de gobierno de ARENA terminaron desfalcando al Estado, los montos de corrupción pública y privada que se vivieron en esos 20 años, oscilan aproximadamente los 38 mil millones de dólares, esto a la vez se debe separar entre la corrupción pública que representó 12,515 mil millones de dólares y una corrupción privada (elusión y evasión) que alcanzó los 24, 597 mil millones de dólares. Con estos montos en global se hubiera pagado la deuda pública que posee el país, o se hubiera utilizado para desarrollar áreas estratégicas, como salud y educación, dicho monto hubiera permitido una completa modernización del sistema educativo del país. Pero aquí no se trata de llorar por el pasado, aquí de lo que se trata es de que la población salvadoreña y en especial los más desposeídos deben impulsar y presionar por una reforma tributaria que sea justa, es inadmisible que los que menos tienen y menos representados están en las instancias burguesas sean los que sostienen el aparato estatal burgués y las cuantiosas ganancias de la burguesía.

“La cartera de Estado indicó que, en el último año, los ingresos tributarios ascendieron a $4,118.1 millones, con una variación anual de 3.2 %, equivalente a $129 millones. No obstante, durante el mismo periodo, el gasto corriente  también registró un incremento de 1.5 %, equivalente a $70.2 millones, y en total sumaron $4,777.7 millones; un monto superior al de los desembolsos para honrar compromisos regulares”[1] Esto pareciera hasta cierto punto aceptable, pero se está obviando la deuda provisional y la deuda de los bonos que se cotizan en Europa, lo que hace la situación más deplorable, el gobierno no se endeuda para inversiones estatales que mejoren las condiciones del país, en muchas ocasiones la práctica de endeudamiento fue para gastos corrientes, hoy por hoy se están dando pasos para endeudamiento que por lo menos garantiza infraestructura, como el préstamo por el que se está luchando para la construcción de un nuevo Hospital Rosales.[2]

Pero nuevamente recalcamos, toda la deuda a partir de la configuración tributaria existente, la pagan los que menos tienen, por lo tanto, es necesaria una reforma tributaria que parta de concientizar a los desposeídos del país, para que se movilicen y ayuden a impulsarla, cualquiera que desee hacerlo desde la comodidad del parlamento se verá impotente y desplazado tal cual le ha pasado al FMLN. Muchos dirigentes del FMLN constantemente dicen, “pero el gobierno ha hecho muchas cosas”, algo que no negamos, pero situaciones como estas de los ingresos tributarios, nunca la solucionaron, y es más impusieron otros impuestos de carácter regresivo, ante una carga tributaria ya insostenible para las familias salvadoreñas, no se trata de matizar el Estado capitalista y lidiar con su crisis, se trata de reestructurarlo y de algún lado se debe empezar.

[1] Diario el Mundo “Gobierno confirma gastos corrientes superan ingresos”

[2] El de Maternidad y otros, como la infraestructura del Rancho Navarra, el Redondel Masferrer, etc.

 

News Reporter

Deja un comentario